¿Por qué, de pron­to, le cues­ta tan­to dor­mir?

A par­tir de los 6 me­ses mu­chos be­bés des­can­san to­da la no­che se­gui­da, pe­ro hay al­gu­nos a los que les cues­ta más. Por for­tu­na, en la ma­yo­ría de los ca­sos se de­be a mo­ti­vos con fá­cil so­lu­ción.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Esther Gar­cía, psi­co­pe­da­go­ga

En­tre el cuar­to y el sex­to mes de vi­da los be­bés de­jan de ne­ce­si­tar las to­mas noc­tur­nas y, para ale­gría de los pa­pás, em­pie­zan a dor­mir de un ti­rón. Pe­ro hay ni­ños a los que les re­sul­ta más di­fí­cil es­ta­ble­cer una bue­na di­ná­mi­ca de sue­ño, bien por mo­ti­vos in­ter­nos (ca­rác­ter in­quie­to, có­li­cos…), bien por cau­sas ex­ter­nas (ma­los há­bi­tos al dor­mir). Si es el ca­so de vues­tro be­bé, no te cul­pes ni le cul­pes a él; es nor­mal que en dis­tin­tos mo­men­tos de su de­sa­rro­llo ten­ga di­fi­cul­ta­des para dor­mir. Te ex­pli­ca­mos cuá­les son las más co­mu­nes y cuál es el mejor mo­do de afron­tar­las.

Se des­pier­ta y llo­ra

A to­dos nos ocu­rre: aun­que crea­mos pa­sar dur­mien­do to­da la no­che, lo cier­to es que du­ran­te ese tiempo se re­pi­ten va­rios ci­clos de sue­ño. Ca­da vez que un ci­clo con­clu­ye nos des­per­ta­mos, pe­ro in­me­dia­ta­men­te nos vol­ve­mos a que­dar dor­mi­dos a no ser que al­go nos lo im­pi­da.

En el be­bé pue­de tra­tar­se de una in­co­mo­di­dad fí­si­ca, co­mo es­tar mo­ja­do o te­ner ham­bre, en cu­yo ca­so cuan­do se re­suel­va el mo­ti­vo vol­ve­rá a con­ci­liar el sue­ño. O pue­de ser que ha­ya apren­di­do a dor­mir­se de cier­ta ma­ne­ra (me­ci­do por una na­na, con un ju­gue­te mu­si­cal, etc.) y no se­pa ha­cer­lo de otra for­ma, con lo que llo­ra­rá va­rias ve­ces en la no­che (ca­da vez que un ci­clo de sue­ño ter­mi­ne). La so­lu­ción es te­ner pa­cien­cia e ir mo­di­fi­can­do con calma ese apren­di­za­je, eli­mi­nan­do de su “ru­ti­na de sue­ño” las cir­cuns­tan­cias que lue­go él es in­ca­paz de re­pro­du­cir si se des­pier­ta (me­cer la cu­na, can­tar­le una na­na...).

So­lo duer­me fue­ra de su cu­na

Dor­mir bien tie­ne mu­cho de cos­tum­bre. Al­gu­nos ni­ños con­ci­lian el sue­ño sin pro­ble­mas... pe­ro siem­pre fue­ra de su cu­na. Es así por­que han aso­cia­do un es­pa­cio di­fe­ren­te (la al­fom­bra, el so­fá, la ca­ma de los pa­pás) con el des­can­so. Para ayu­dar­le a cam­biar es­te pa­trón haz de su cu­na un es­pa­cio agra­da­ble y acués­ta­le an­tes de que se que­de dor­mi­do en otro si­tio (si es ne­ce­sa­rio ade­lan­ta la ho­ra de la ce­na y del ri­tual de acos­tar­se). Los pri­me­ros días llo­ra­rá y pro­tes­ta­rá; reacciona con calma en­se­ñán­do­le que su cu­na es el si­tio apro­pia­do para dor­mir, pron­to se acos­tum­bra­rá. Y, en ge­ne­ral, no uti­li­ces la cu­na co­mo es­pa­cio para ju­gar, mé­te­le en ella so­lo para la sies­ta y para acos­tar­le por la no­che.

Llo­ra si me voy del cuar­to

Ha­cia el sép­ti­mo u oc­ta­vo mes de vi­da apa­re­ce en los be­bés la lla­ma­da “an­gus­tia por se­pa­ra­ción” que les ha­ce sen­tir mie­do cuan­do sus pa­pás o la per­so­na que los cui­da no es­tá pre­sen­te; es una eta­pa di­fí­cil para el pe­que­ño, pe­ro que pa­sa pron­to, cuan­do apren­de que se­guís es­tan­do ahí aun­que no os vea.

Para ayu­dar­le acu­de a ver­le cuan­do llo­re, de­dí­ca­le unas pa­la­bras de con­sue­lo y re­cuér­da­le que es ho­ra de dor­mir, pe­ro evi­ta cual­quier ac­ción que pue­da con­ver­tir­se en un há­bi­to (por ejem­plo, en­cen­der la luz). Po­co a po­co ve

acu­dien­do más len­ta­men­te a su cuar­to, ha­blán­do­le mien­tras es­tás yen­do para ver si se calma an­tes de que lle­gues (si si­gue llo­ran­do no de­jes de ir). Y re­cuer­da que un pa­ñi­to o un dou­dou que pue­da aso­ciar con vo­so­tros (de­di­ca un ra­to al día a ju­gar con ese ob­je­to y con el ni­ño) le da­rá se­gu­ri­dad cuan­do es­té so­lo.

Se da gol­pes en la ca­be­za

Al­gu­nos ni­ños tie­nen ex­tra­ños ri­tua­les para re­la­jar­se y al­can­zar el sue­ño, y uno de los más lla­ma­ti­vos es ba­lan­cear­se o gol­pear­se la ca­be­za. Ver­lo pue­de re­sul­tar an­gus­tio­so para los pa­dres, pe­ro su fun­ción vie­ne a ser la mis­ma que la de suc­cio­nar un chu­pe­te, y es un com­por­ta­mien­to ha­bi­tual en­tre los 10 y 24 me­ses. Hay que qui­tar­le im­por­tan­cia, ya que pres­tar­le de­ma­sia­da aten­ción pue­de re­for­zar­lo; bas­ta con evi­tar que se ha­ga da­ño po­nien­do una te­la acol­cha­da en los ba­rro­tes de la cu­na. Eso sí, si es­te com­por­ta­mien­to apa­re­ce a lo lar­go del día, tie­ne una du­ra­ción pro­lon­ga­da o lo ha­ce con ex­ce­si­va fuer­za, ha­bla con su pe­dia­tra.

Quie­re ju­gar a me­dia no­che

Aun­que el cuer­po po­see un re­loj bio­ló­gi­co que nos pre­dis­po­ne a dor­mir de no­che, es­te pue­de ver­se al­te­ra­do. A los be­bés de po­cos días les sue­le su­ce­der, si­tua­ción que me­jo­ra a los 2 me­ses. Pe­ro si tu hi­jo es mayor de 7 me­ses y tie­ne ga­nas de ju­gar cuan­do de­be­ría dor­mir sig­ni­fi­ca que no es­tá can­sa­do. Re­vi­sa sus ho­ra­rios, quizá es­tá dur­mien­do mu­cha sies­ta, o le acues­tas muy tem­prano, o se le­van­ta tar­de. Da­le un pa­seo a úl­ti­ma ho­ra del día, los es­tí­mu­los am­bien­ta­les le can­san.

Le acues­to y pi­de sin pa­rar

A par­tir del año los ni­ños em­pie­zan a de­cir sus pri­me­ras pa­la­bras y apren­den lo po­de­ro­so que es el len­gua­je, no so­lo co­mo he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción sino tam­bién para lla­mar la aten­ción. A es­ta edad, la ma­yo­ría de las ve­ces tu be­bé se calma y de­ja de llo­rar cuan­do le ha­blas des­de otro cuar­to. Pe­ro quién se re­sis­te a un ¡Bi­be!, ¡Agua!,… que pa­re­cen una ne­ce­si­dad cla­ra.

El pro­ble­ma sur­ge cuan­do uti­li­za es­tas lla­ma­das para man­te­ner­te a su la­do. Para evi­tar­lo, ase­gú­ra­te de que al acos­tar­le es­tán cu­bier­tas sus ne­ce­si­da­des y no res­pon­das a su de­man­da dán­do­le lo que pi­de, sino re­cor­dán­do­le que es ho­ra de dor­mir y que ya ha co­mi­do, be­bi­do... Una vez ex­pli­ca­do no se lo re­pi­tas ca­da vez (es­ta­ría lo­gran­do su ob­je­ti­vo: lla­mar tu aten­ción); sim­ple­men­te di­le, con calma, que es ho­ra de dor­mir.

Si con más de 7 me­ses tie­ne ga­nas de ju­gar a me­dia no­che, re­vi­sa sus ho­ra­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.