Primavera y ges­ta­ción, un ex­ce­len­te dúo

¡Qué bue­na es­ta­ción para es­tar es­pe­ran­do un be­bé! Te da­mos pau­tas para apro­ve­char­la a to­pe, cui­dan­do tu sa­lud, dis­fru­tan­do del ca­lor­ci­to y, so­bre to­do, mi­mán­do­te mu­cho. ¡To­ma no­ta!

Crecer Feliz - - SUMARIO - Eva Cal­vo

Em­pie­za el buen tiempo y tú, con ba­rri­ga. ¡En­ho­ra­bue­na! Es cier­to que la primavera tie­ne un in­con­ve­nien­te, el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra, que se lle­va peor en el em­ba­ra­zo. Pe­ro por lo de­más, es­tos me­ses son idea­les para ti. La luz del sol ele­va tus ni­ve­les de op­ti­mis­mo, me­jo­ra tu piel y ha­ce que te veas gua­pí­si­ma; tu re­loj bio­ló­gi­co se sin­cro­ni­za con la es­ta­ción re­pro­duc­ti­va por ex­ce­len­cia y con el en­torno, que es­tá en pleno apo­geo; los ali­men­tos de tem­po­ra­da son los per­fec­tos para tu sa­lud y la del be­bé que es­pe­ras... Y hay mu­cho más. Si­gue le­yen­do y des­cu­bri­rás có­mo apro­ve­char a to­pe es­ta tem­po­ra­da.

Pien­sa en los be­ne­fi­cios que ten­drá tu hi­jo

Si te en­cuen­tras aho­ra en el se­gun­do o en el ter­cer tri­mes­tre de ges­ta­ción, es­tás de suer­te. Un es­tu­dio rea­li­za­do ha­ce un tiempo por la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge (Reino Uni­do) de­mos­tró que los be­bés que ha­bían pa­sa­do la primavera cre­cien­do en la tri­pa de sus ma­dres lle­ga­ron al mun­do con un sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio más fuer­te y una mayor es­ta­tu­ra.

Ex­pon­te al sol... por tus hue­sos

Uno de los be­ne­fi­cios de la primavera es que los días em­pie­zan a ser más lar­gos. Apro­ve­cha para ex­po­ner­te a la luz so­lar al me­nos du­ran­te 15 o 20 mi­nu­tos al día, así te ase­gu­ra­rás de sin­te­ti­zar la vi­ta­mi­na D que ne­ce­si­tas para que el cal­cio se fi­je bien a tus hue­sos y a los de tu be­bé (en el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia las ne­ce­si­da­des de es­te mi­ne­ral au­men­tan un 30%). Eso sí, re­cuer­da apli­car­te fac­tor de pro­tec­ción SPF 50+ en las zo­nas de la piel que van a es­tar ex­pues­tas al sol, para evi­tar la apa­ri­ción de man­chas cu­tá­neas cau­sa­das por él.

Haz de­por­te al ai­re li­bre

Cam­bia las cla­ses del gim­na­sio por un ejer­ci­cio que pue­das prac­ti­car al ai­re li­bre co­mo ca­mi­nar, mon­tar en bi­ci, ha­cer tai chi o yo­ga en un par­que… Te be­ne­fi­cia­rás de una mejor oxi­ge­na­ción, al­go que tu hi­jo re­ci­bi­rá tam­bién a tra­vés del riego san­guí­neo. Y te sen­ti­rás mejor, por­que al prac­ti­car ejer­ci­cio se li­be­ran en­dor­fi­nas, unos neu­ro­trans­mi­so­res que apor­tan sen­sa­ción de fe­li­ci­dad, y por­que la actividad fí­si­ca con­tri­bu­ye a man­te­ner un buen tono mus­cu­lar, que te ven­drá muy bien des­pués, du­ran­te el tra­ba­jo de par­to.

Apro­ve­cha los ali­men­tos de tem­po­ra­da

Fru­tas y ver­du­ras de­ben ser una par­te muy im­por­tan­te de la die­ta de la em­ba­ra­za­da. Y si son de tem­po­ra­da mu­cho mejor, por­que man­tie­nen sus pro­pie­da­des nutricionales in­tac­tas y sus cualidades or­ga­no­lép­ti­cas (tex­tu­ra, apa­rien­cia y sa­bor) son in­me­jo­ra­bles. La ofer­ta du­ran­te es­tos me­ses au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te, así que no de­jes de in­cluir en tu ces­ta de la com­pra fresas, to­ma­tes, li­mo­nes, es­pá­rra­gos ver­des, ca­la­ba­za...

Rea­li­za ejer­ci­cios res­pi­ra­to­rios

El ol­fa­to es el úni­co sen­ti­do que tie­ne una re­la­ción di­rec­ta con el área del ce­re­bro que con­tro­la las emo­cio­nes y la me­mo­ria. Y du­ran­te el em­ba­ra­zo, co­mo se­gu­ra­men­te ya ha­brás no­ta­do, es­tá es­pe­cial­men­te sen­si­ble. Apro-

ve­cha los mo­men­tos en los que es­tés en un par­que o un jar­dín para ha­cer ejer­ci­cios res­pi­ra­to­rios du­ran­te unos mi­nu­tos. Las res­pi­ra­cio­nes pro­fun­das rea­li­za­das con el dia­frag­ma li­be­ran his­ta­mi­nas (unas sus­tan­cias na­tu­ra­les que ayu­dan al sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co a com­ba­tir cuer­pos ex­tra­ños). Y apren­der a ha­cer­las te re­sul­ta­rá muy útil para con­tro­lar des­pués el do­lor de las con­trac­cio­nes en el par­to.

Vi­gi­la la sa­lud de tu ho­gar

Acos­túm­bra­te a ven­ti­lar la ca­sa a dia­rio 15 o 20 mi­nu­tos (mejor al me­dio­día o a pri­me­ra ho­ra de la tar­de). El am­bien­te es­ta­rá más oxi­ge­na­do, lo que te evi­ta­rá do­lo­res de ca­be­za y con­tri­bui­rá a que de no­che duer­mas mejor.

Plan­téa­te si ne­ce­si­tas vi­ta­mi­nas

En la ges­ta­ción el re­loj bio­ló­gi­co se en­cuen­tra al­te­ra­do, por lo que cuan­do llega una nue­va es­ta­ción a mu­chas em­ba­ra­za­das les cues­ta adap­tar sus bio­rrit­mos al cam­bio. Si te no­tas de­caí­da y más can­sa­da de lo nor­mal pue­de que su­fras as­te­nia pri­ma­ve­ral. Duer­me y au­men­ta la in­ges­ta de vi­ta­mi­nas B (hue­vos, le­gum­bres...) y C (cí­tri­cos, to­ma­te, bré­col...) y mag­ne­sio (ver­du­ras de ho­ja ver­de, fru­tos se­cos...); en unos días te sen­ti­rás mu­cho mejor.

Ex­pon­te al sol du­ran­te 15 mi­nu­tos al día (bien pro­te­gi­da) para que tu cuer­po ten­ga vi­ta­mi­na D.

Con­cé­de­te unas mi­ni­va­ca­cio­nes

Cam­biar de ai­res y ale­jar­te del es­trés te ayu­da­rá a dis­fru­tar más de tu estado. Es­tá com­pro­ba­do que los be­ne­fi­cios para la sa­lud de es­ca­par­se unos días son ma­yo­res in­clu­so que los de dis­fru­tar de va­ca­cio­nes más lar­gas (a par­tir del sép­ti­mo día los efec­tos po­si­ti­vos de és­tas em­pie­zan a de­caer). Una de las em­pre­sas más im­por­tan­tes de sa­lud del Reino Uni­do, Nut­field Heatlh, ase­gu­ra que exis­te una re­la­ción en­tre las sa­li­das ha­bi­tua­les en fi­nes de se­ma­na y una me­nor pre­sión ar­te­rial. Ade­más, el 17% de las per­so­nas que se to­man es­tos des­can­sos duer­me mejor y el 29% man­tie­ne los ni­ve­les de es­trés a raya du­ran­te más tiempo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.