Có­mo ac­tuar si tu hi­jo se atraganta

No tie­ne por qué su­ce­der, pe­ro con­vie­ne es­tar pre­pa­ra­dos para ac­tuar an­te es­ta si­tua­ción, que ge­ne­ra gran an­sie­dad. Con es­tas pau­tas po­drás ha­cer­le fren­te.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Dr. Jo­sé Ra­món Ble­sa y Dr. Fran­cis­co Gi­mé­nez, del Ser­vi­cio de Pe­dia­tría IHP, Hos­pi­tal In­ma­cu­la­da de Gra­na­da.

Po­de­mos sos­pe­char que un ni­ño se ha atra­gan­ta­do o tie­ne un cuer­po ex­tra­ño en la vía aé­rea si ha estado co­mien­do o ju­gan­do con ob­je­tos pe­que­ños y de re­pen­te em­pie­za con sín­to­mas de atra­gan­ta­mien­to, co­mo tos con­ti­nua (an­te la pre­sen­cia de un cuer­po ex­tra­ño en la vía res­pi­ra­to­ria el or­ga­nis­mo reacciona con tos, en un in­ten­to de ex­pul­sar­lo), di­fi­cul­tad para res­pi­rar o co­lo­ra­ción mo­ra­da en los labios.

Es­to es más ha­bi­tual en­tre los 6 me­ses y los 6 años. La ma­yo­ría de las ve­ces, to­do se so­lu­cio­na es­pon­tá­nea­men­te con la tos; el 10-20% re­quie­re asis­ten­cia mé­di­ca y el 1% pre­ci­sa una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca.

Una asis­ten­cia co­rrec­ta

Si sur­ge la si­tua­ción, man­tén la calma y ac­túa así:

1. Pri­mer pa­so: No le­sio­nar. Si el ni­ño es mayor, to­se y res­pi­ra, no se de­be in­ter­ve­nir sal­vo para ani­mar­le a que si­ga ha­cién­do­lo. Si se tra­ta de un lac­tan­te, hay que de­jar­le to­ser. Nun­ca se le de­be za­ran­dear, pues­to que se pue­den oca­sio­nar le­sio­nes cer­vi­ca­les, ce­re­bra­les u ocu­la­res. 2. Si la tos es efec­ti­va por­que tie­ne llan­to, res­pon­de a pre­gun­tas, tie­ne tos enér­gi­ca o se ob­ser­va que es ca­paz de co­ger ai­re an­tes de to­ser, no es ne­ce­sa­rio rea­li­zar nin­gu­na ma­nio­bra adi­cio­nal, sal­vo ob­ser­var su evo­lu­ción y ani­mar­le a que si­ga to­sien­do. 3. Si la tos no es efi­caz por­que es in­ca­paz de vo­ca­li­zar, hay una pa­ra­da brus­ca de la tos, no pue­de res­pi­rar, se po­ne mo­ra­do o dis­mi­nu­ye el ni­vel de cons­cien­cia, lo primero es pe­dir ayu­da en el 112. Des­pués, si es­tá aún cons­cien­te: co­ló­ca­lo so­bre tus ro­di­llas, con la ca­be­za ha­cia aba­jo, y da­le gol­pes se­cos en la es­pal­da. Si no fun­cio­na, da­le la vuel­ta, man­tén su ca­be­za ha­cia aba­jo y con dos de­dos, rea­li­za una com­pre­sión del tó­rax (en me­no­res de 1 año). En ma­yo­res de 1 año, con el ni­ño de pie se pue­de rea­li­zar com­pre­sión ab­do­mi­nal (ma­nio­bra de Heim­lich) con mu­cho cui­da­do.

Si ex­pul­sa el ob­je­to: vi­gi­la su estado y cual­quier cam­bio en la res­pi­ra­ción (por si que­da al­go del cuer­po ex­tra­ño en la vía aé­rea). Las com­pre­sio­nes ab­do­mi­na­les pue­den le­sio­nar las vís­ce­ras; an­te la me­nor du­da, llé­va­le al mé­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.