Así con­vie­ne cui­dar­le en es­tos me­ses

Des­pués de los fríos me­ses de in­vierno, los días pri­ma­ve­ra­les vuel­ven a car­gar­nos de ener­gía. Y si eres ma­má de un be­bé es­ta­rás en­can­ta­da, por­que es­ta es­ta­ción es per­fec­ta para él.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Gem­ma Car­do­na Ase­so­ra: Pi­lar Camacho, coor­di­na­do­ra de Ur­gen­cias Pe­diá­tri­cas del Hos­pi­tal Qui­rón­sa­lud Sagrado Co­ra­zón, de Se­vi­lla.

Más ho­ras de luz, un tiempo sua­ve y agra­da­ble... La primavera sien­ta muy bien a los be­bés, ¡y a to­dos!”, re­su­me con hu­mor Pi­lar Camacho, coor­di­na­do­ra de Ur­gen­cias Pe­diá­tri­cas del Hos­pi­tal Qui­rón­sa­lud Sagrado Co­ra­zón de Se­vi­lla. Efec­ti­va­men­te, es­ta es una de las me­jo­res épo­cas para dis­fru­tar jun­to a tu hi­jo: pa­sear­le, ex­po­ner­le a nue­vos es­tí­mu­los en la na­tu­ra­le­za o apro­ve­char las fru­tas y ver­du­ras de tem­po­ra­da para dar­le a pro­bar ali­men­tos di­fe­ren­tes son al­gu­nas de las mil co­sas que vi­vi­rás con él en es­ta es­ta­ción. Ade­más, es­tá com­pro­ba­do que la luz del sol es­ti­mu­la en el or­ga­nis­mo la pro­duc­ción de en­dor­fi­nas, que pre­dis­po­nen a sen­tir­se muy bien.

Y por si fue­ra po­co, un da­to cu­rio­so: se­gún una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en la uni­ver­si­dad es­ta­dou­ni­den­se de Bri­tish Co­lum­bia, los be­bés na­ci­dos en­tre mar­zo y abril tie­nen el do­ble de po­si­bi­li­da­des de lle­gar a pues­tos di­rec­ti­vos en sus pro­fe­sio­nes fu­tu­ras res­pec­to a los ni­ños na­ci­dos en me­ses pos­te­rio­res.

Me­nos in­fec­cio­nes y más ho­ras de sol

Si­guien­do con los da­tos, ha­ble­mos de sa­lud. Es­tá de­mos­tra­do que en primavera se re­du­ce drás­ti­ca­men­te el ries­go de con­traer do­len­cias tí­pi­cas de los me­ses de frío co­mo la gri­pe o la bron­qui­tis y bron­quio­li­tis. “Los vi­rus que cau­san es­tas dos úl­ti­mas em­pie­zan a de­caer a fi­na­les de mar­zo y a par­tir del mes de abril ya son me­nos agre­si­vos”, ex­pli­ca la pe­dia­tra. Ade­más, con la lle­ga­da del buen tiempo tan­to él co­mo tú os be­ne­fi­cia­réis de más ho­ras de sol. Ya sa­bes que el sol ayu­da a sin­te­ti­zar la vi­ta­mi­na D por par­te del or­ga­nis­mo y que és­ta es esen­cial para la asi­mi­la­ción del cal­cio y el for­ta­le­ci­mien­to de los hue­sos.

Para apro­ve­char­lo, sal a pa­sear con tu be­bé en el co­che­ci­to o en la si­lla. Evi­den­te­men­te, ya le ha­brás sa­ca­do a la ca­lle en los me­ses más fríos, pe­ro es aho­ra cuan­do por fin po­drás dis­fru­tar de ca­mi­na­tas más lar­gas (al­go que te ven­drá es­tu­pen­da­men­te para vol­ver a po­ner­te en for­ma). Y con un pa­seo dia­rio de 15 mi­nu­tos tu hi­jo con­se­gui­rá la vi­ta­mi­na D que ne­ce­si­ta.

¡Ho­la mun­do!

Otra ma­ne­ra de apro­ve­char el sol es lle­var al be­bé al par­que a dia­rio. Primero por su sa­lud, por­que se­gún la Aso­cia­ción Española de Pe­dia­tría de Aten­ción Pri­ma­ria (AEPap) ju­gar al ai­re li­bre con­tri­bu­ye sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te al bie­nes­tar de los be­bés. Se­gun­do, por su de­sa­rro­llo emo­cio­nal: en el par­que, un lugar me­nos or­ga­ni­za­do y con­tro­la­do que la ca­sa, el be­bé es­ta­rá ex­pues­to a es­tí­mu­los di­fe­ren­tes que des­per­ta­rán sus sen­ti­dos y fa­vo­re­ce­rán su cu­rio­si­dad. Y tercero, por su so­cia­bi­li­dad. Si to­da­vía es muy pe­que­ño ape­nas se re­la­cio­na­rá con otros be­bés, pe­ro ver­los le ayu­da­rá a fa­mi­lia­ri­zar­se con ellos y se­rá po­si­ti­vo para su fu­tu­ra for­ma de re­la­cio­nar­se. Y si ya tie­ne dos años se li­mi­ta­rá a ju­gar a su la­do, sin co­la­bo­rar ni in­ter­ac­cio­nar, pe­ro po­co a po­co irá imi­tán­do­los, ob­ser­ván­do­los... Se­rá la ba­se para que, cuan­do crez­ca un po­co, apren­da a re­la­cio­nar­se, a pac­tar, a es­pe­rar turno...

El sol sí, pe­ro con cui­da­do

En am­bos ca­sos (du­ran­te el pa­seo y el tiempo en el par­que) has de te­ner en cuen­ta al­gu­nas pre­cau­cio­nes con el sol. En pri­mer lugar, re­cuer­da que se des­acon­se­ja la ex­po­si­ción so­lar di­rec­ta a los be­bés me­no­res de seis me­ses, por­que su piel es muy de­li­ca­da y sus de­fen­sas es­tán aún po­co desa­rro­lla­das. Ade­más, con esa edad aún es de­ma­sia­do pron­to para que le pue­das apli­car un pro­duc­to de pro­tec­ción so­lar. De mo­men­to, cuan­do le sa­ques de pa­seo llé­va­le cu­bier­to con ro­pa li­ge­ra (ca­mi­sa de man­ga lar­ga, pan­ta­lón lar­go, go­rra...) y con la som­bri­lla de su co­che­ci­to o su si­lla abier­ta. A par­tir de los seis me­ses ya pue­des per­ma­ne­cer un ra­to en el par­que con él, pe­ro hu­yen­do de las ho­ras de mayor in­ci­den­cia (de do­ce a cua­tro de la tar­de), evi­tan­do que le dé el sol di­rec­to y apli­cán­do­le un pro­tec­tor SPF 50+. Pón­se­lo me­dia ho­ra an­tes de sa­lir (en las ma­nos, no) y re­pi­te la ope­ra­ción ca­da dos ho­ras.

Cui­da­do con las al­tas temperaturas

Otro fac­tor re­la­cio­na­do con el an­te­rior: el ca­lor. Aun­que aún no sea ve­rano, pue­de ha­ber días en los que la tem­pe­ra­tu­ra sea muy al­ta, y es­to lle­va aso­cia­do el ries­go de que el be­bé se des­hi­dra­te. Si le es­tás dan­do pe­cho, tu le­che le man­tie­ne hi­dra­ta­do, aún así ofré­ce­se­lo más a me­nu­do. Si ya has co­men­za­do con la ali­men­ta­ción com­ple­men­ta­ria da­le agua con fre­cuen­cia. Y un con­se­jo im­por­tan­tí­si­mo: cuan­do sal­gas de pa­seo con el be­bé no te de­ten­gas con el co­che­ci­to al sol: po­dría su­frir un gol­pe de ca­lor. Tam­bién la piel su­fre por es­te ex­ce­so de ca­lor, ya que el su­dor pue­de irri­tar­la y pro­vo­car un sar­pu­lli­do, tí­pi­co de los be­bés me­no­res de un año, de­no­mi­na­do su­da­mi­na. Se tra­ta de una afec­ción be­nig­na que sue­le des­apa­re­cer por sí so­la en unos días; para ali­viar al be­bé la doc­to­ra re­co­mien­da apli­car­le una cre­ma hi­dra­tan­te des­pués del ba­ño.

Eso sí, si tu hi­jo su­fre der­ma­ti­tis ató­pi­ca re­cuer­da que en es­ta épo­ca sue­len ha­ber bro­tes. Evi­ta cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra, man­tén su piel hi­dra­ta­da y con­sul­ta al mé­di­co por si fue­ra ne­ce­sa­rio un tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co.

¿Có­mo ves­tir­le en es­ta es­ta­ción?

Ha­cer­lo bien es esen­cial para dis­mi­nuir mu­chos de los ries­gos del sol y el ex­ce­so de ca­lor. La di­fi­cul­tad prin­ci­pal para ha­cer­lo re­si­de en los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra que pue­den dar­se (pa­sar del ex­te­rior a en­trar en un lugar con ai­re acon­di­cio­na­do, por ejem­plo). Lo mejor es no abri­gar­le de­ma­sia­do (si tie­ne la nu­ca su­do­ro­sa es que es­tá aca­lo­ra­do) pe­ro lle­var siem­pre en­ci­ma al­gu­na re­be­ca o to­qui­lla por si ba­jan las temperaturas, so­pla vien­to, etc. Uti­li­za pren­das de fi­bras na­tu­ra­les, co­mo el al­go­dón o el lino, que fa­ci­li­tan la trans­pi­ra­ción y evi­tan irri­ta­cio­nes y aler­gias.

Apro­ve­cha los nue­vos ali­men­tos

Si tu be­bé ha em­pe­za­do ya con la ali­men­ta­ción com­ple­men­ta­ria (a par­tir de los seis me­ses) en es­ta es­ta­ción hay ex­ce­len­tes fru­tas y ver­du­ras que te ayu­da­rán a ofre­cer­le nue­vas tex­tu­ras y sa­bo­res. Res­pec­to a las pri­me­ras, con el buen tiempo ape­te­cen mu­cho más las pa­pi­llas o ba­ti­dos fres­qui­tos. Y co­mo tie­nen más agua, irán de ma­ra­vi­lla para hi­dra­tar­le. Ci­rue­las, fre­so­nes, man­za­nas, ce­re­zas y al­ba­ri­co­ques es­tán en su mejor mo­men­to, eli­ge las pie­zas más ma­du­ras, que son más di­ges­ti­vas. En cuan­to a ver­du­ras y hor­ta­li­zas, ofré­ce­le ju­día ver­de, za­naho­ria, le­chu­ga y rá­ba­nos. Eso sí, an­tes de ofre­cer­le un nue­vo ali­men­to pre­gun­ta a su pe­dia­tra si ya pue­de to­mar­lo, para evi­tar ries­go de aler­gias. Por ejem­plo, al­gu­nos re­co­mien­dan atra­sar la in­tro­duc­ción de cier­tas fru­tas o ver­du­ras (fresas, me­lo­co­to­nes o gui­san­tes) has­ta los 12 o los 18 me­ses. Por otro la­do, cuan­do pre­pa­res la co­mi­da ex­tre­ma las pre­cau­cio­nes hi­gié­ni­cas, por­que con el ca­lor hay más ries­go de pro­li­fe­ra­ción de gér­me­nes y más gas­tro­en­te­ri­tis. No rom­pas la ca­de­na del frío ni de­jes un ali­men­to a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te de­ma­sia­do tiempo.

Un ries­go que no de­bes ol­vi­dar

Al­go que de­be­rás vi­gi­lar si es­tás con tu be­bé al ai­re li­bre son las pi­ca­du­ras de in­sec­tos. En es­ta épo­ca hay mu­chos (mos­qui­tos, abe­jas, etc...) y aun­que las pi­ca­du­ras no sue­len ser pe­li­gro­sas, sí son do­lo­ro­sas y pue­den re­que­rir con­sul­ta mé­di­ca. Si vais de ex­cur­sión a una zo­na hú­me­da, don­de pro­li­fe­ran mos­qui­tos, vís­te­le de for­ma que la ro­pa le cu­bra bra­zos y pier­nas y lle­va una mos­qui­te­ra para el ai­re li­bre y un in­sec­ti­ci­da eléc­tri­co. No to­das las lo­cio­nes son ap­tas para ni­ños pe­que­ños, con­sul­ta a tu pe­dia­tra. Y si ya le han pi­ca­do, para ali­viar­le, apli­ca frío en la zo­na o un pro­duc­to ade­cua­do para be­bés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.