Fac­to­res cla­ve de un sue­ño se­gu­ro

Des­cu­bre qué de­bes te­ner en cuen­ta en ca­da uno de ellos para pre­ve­nir la apa­ri­ción del Sín­dro­me de Muer­te Sú­bi­ta del Lac­tan­te, un tras­torno aso­cia­do al sue­ño que, por for­tu­na, es muy po­co fre­cuen­te.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Coks Feens­tra

Si ha­bla­mos del des­can­so del be­bé, uno de los as­pec­tos que más preo­cu­pan a los pa­dres es el de la se­gu­ri­dad. En es­te sen­ti­do, es ne­ce­sa­rio abor­dar el lla­ma­do “Sín­dro­me de Muer­te Sú­bi­ta del Lac­tan­te”, un tras­torno aso­cia­do al sue­ño que asus­ta mu­cho pe­ro cu­ya in­ci­den­cia es muy pe­que­ña (2 de ca­da 1.000 ni­ños en Es­pa­ña) y ha dis­mi­nui­do de for­ma es­pec­ta­cu­lar en los úl­ti­mos años gra­cias a las me­di­das de pre­ven­ción. Se­gún la Aso­cia­ción Española de Pe­dia­tría de Aten­ción Pri­ma­ria (AEPAP), es­te sín­dro­me se de­fi­ne co­mo la “muer­te sú­bi­ta de un lac­tan­te de me­nos de un año cu­ya cau­sa per­ma­ne­ce inex­pli­ca­da des­pués de una mi­nu­cio­sa in­ves­ti­ga­ción”. El mayor ries­go de SMSL se da en el pri­mer me­dio año de vi­da del be­bé, so­bre to­do en­tre los 2 y los 4 me­ses, se­gu­ra­men­te por­que la ca­pa­ci­dad del ni­ño para des­per­tar­se del sue­ño aún no es­tá ma­du­ra. Co­no­cer los fac­to­res im­pli­ca­dos (en sen­ti­do po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo) en el SMSL ayu­da a pre­ve­nir su apa­ri­ción.

La pos­tu­ra al dor­mir

En los años no­ven­ta los pe­dia­tras des­cu­brie­ron una re­la­ción en­tre la po­si­ción del be­bé en la cu­na y la muer­te sú­bi­ta y em­pe­za­ron a acon­se­jar a los pa­dres acos­tar a sus be­bés bo­ca arri­ba. La ta­sa de los fa­lle­ci­mien­tos se re­du­jo más del 90%. Por tan­to, aun­que no hay una úni­ca cau­sa para el SMSL, acos­tar al be­bé bo­ca arri­ba es la me­di­da de pre­ven­ción más im­por­tan­te. La ra­zón es que si tie­ne su ca­ra ha­cia aba­jo no siem­pre gi­ra su ca­be­ci­ta de la­do, lo cual di­fi­cul­ta su res­pi­ra­ción. El in­con­ve­nien­te de po­ner al be­bé siem­pre en la mis­ma pos­tu­ra es que pue­da su­frir una li­ge­ra de­for­ma­ción de la ca­be­za, pe­ro lo evi­tas te­nién­do­le mu­cho en bra­zos y lle­ván­do­le en pa­ñue­lo de por­teo o por­ta­be­bés. Y en cuan­to a la po­si­bi­li­dad de que se dé la vuel­ta él so­lo y se pon­ga bo­ca aba­jo, cuan­do el be­bé tie­ne ca­pa­ci­dad para ha­cer­lo (ha­cia el sép­ti­mo mes de vi­da), ya po­see fuer­za su­fi­cien­te para reac­cio­nar si es­tá en pro­ble­mas, así que tran­qui­la.

El in­te­rior de la cu­na

Se­gún da­tos de la AEPAP, una su­per­fi­cie de des­can­so blan­da au­men­ta el ries­go de SMSL, al igual que lo ha­ce la pre­sen­cia en ella de al­moha­das, co­ji­nes y ob­je­tos blan­dos suel­tos, que pue­den lle­gar a di­fi­cul­tar la res­pi­ra­ción del be­bé si cu­bren su ca­ra. Eli­ge un col­chón fir­me (com­prue­ba que no que­da es­pa­cio en­tre es­te y los ba­rro­tes de la cu­na), usa ro­pa de cu­na que se ajus­te bien y evi­ta po­ner ob­je­tos que ago­bien al ni­ño.

La tem­pe­ra­tu­ra

Un ex­ce­so de ca­lor es pe­li­gro­so para el be­bé, que aún no trans­pi­ra bien. Pien­sa que pue­de pa­sar ca­lor si los ra­yos de sol que se fil­tran por la ven­ta­na se com­bi­nan con de­ma­sia­da ro­pa, o si de no­che la ca­le­fac­ción es­tá muy al­ta y él es­tá muy tapado en la cu­na. Man­tén la tem­pe­ra­tu­ra del cuar­to a unos 20º C. Para dor­mir pue­des po­ner­le un body y un pi­ja­ma sa­co y no ta­par­le con na­da. Si pre­fie­res po­ner­le

un pi­ja­ma, pres­cin­de de man­tas y edre­do­nes y tá­pa­le con una sa­ba­ni­ta que le cu­bra so­lo has­ta las axi­las (sa­ca sus bra­zos por arri­ba) y es­té bien re­me­ti­da ba­jo el col­chón en la par­te de los pies. Si es­tá res­fria­do, tie­ne in­fec­ción o tras una va­cu­na no es ne­ce­sa­rio ta­par­le más. Para ase­gu­rar­te de que no es­tá pa­san­do ca­lor, to­ca su nu­ca: si su­da, es­tá muy abri­ga­do. Si sus pies es­tán ca­len­ti­tos y sus ma­nos al­go fres­cas, per­fec­to.

Y un apun­te más: cuan­do va­ya en el co­che quí­ta­le la cha­que­ta y el go­rro, y si lo lle­vas en el por­ta­be­bés, re­cuer­da que tam­bién re­ci­be tu ca­lor cor­po­ral.

Los há­bi­tos de la ma­dre

El he­cho de que la ma­dre fu­me, be­ba o to­me dro­gas du­ran­te el em­ba­ra­zo au­men­ta el ries­go de que lue­go su be­bé su­fra SMSL. Y tras el na­ci­mien­to, el hu­mo del ta­ba­co tam­bién es un fac­tor de ries­go. Es esen­cial que vo­so­tros y el res­to de fa­mi­lia­res, ami­gos, etc., ten­gáis cla­ro que la ha­bi­ta­ción del ni­ño, la ca­sa en ge­ne­ral, el co­che y los es­pa­cios ce­rra­dos don­de es­té el be­bé son lu­ga­res li­bres de hu­mo.

El lugar de des­can­so

Has­ta el año, lo más se­gu­ro para el be­bé es dor­mir en vues­tra ha­bi­ta­ción de no­che (de día en el sa­lón). Aun­que es­téis dor­mi­dos, en vo­so­tros si­gue des­pier­to el ins­tin­to de pro­tec­ción y per­ci­bís cual­quier ano­ma­lía que su­ce­da du­ran­te el sue­ño. De he­cho, los es­tu­dios de­mues­tran que la in­ci­den­cia de SMSL es me­nor en paí­ses co­mo Ja­pón, don­de los be­bés duer­men en la ha­bi­ta­ción de sus pa­dres, que en los que abo­gan por el sue­ño so­li­ta­rio, co­mo Es­ta­dos Uni­dos. En cuan­to al co­le­cho, no exis­te una­ni­mi­dad. Hay es­pe­cia­lis­tas que acon­se­jan su prác­ti­ca, adu­cien­do que con el co­le­cho se pro­du­ce una sin­cro­ni­za­ción fí­si­ca en­tre la ma­dre y el be­bé (aco­plan sus fa­ses de sue­ño) y que la res­pi­ra­ción de la pri­me­ra ayu­da a regular la del se­gun­do, lo cual dis­mi­nu­ye el ries­go de SMSL. Pe­ro otros lo con­si­de­ran pe­li­gro­so y lo des­acon­se­jan, sal­vo que se op­te por una cu­na ado­sa­da que se aña­de a la ca­ma de los pa­dres. En to­do ca­so, no se de­be prac­ti­car el co­le­cho con el be­bé si se han in­ge­ri­do al­cohol o som­ní­fe­ros, se pa­de­ce obe­si­dad o el col­chón de la ca­ma es blan­do y se hun­de.

La lac­tan­cia y el chu­pe­te

Se ha de­mos­tra­do el efec­to pro­tec­tor de la lac­tan­cia ma­ter­na, po­si­ble­men­te por­que de­fien­de al be­bé fren­te a las in­fec­cio­nes, fac­to­res de ries­go para el SMSL. Ade­más, tam­bién se sa­be que la suc­ción que el ni­ño rea­li­za con el chu­pe­te ayu­da a re­du­cir el pe­li­gro de pa­de­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.