¡Qué im­por­tan­te es que jue­gues con él!

Crecer Feliz - - BEBÉ -

Pa­ra be­bés y ni­ños el jue­go es más que una di­ver­sión, es su for­ma de ex­plo­rar, ana­li­zar y apren­der. ¿Y qué fun­ción tie­nes tú en ello? Más im­por­tan­te de lo que pue­das creer.

¿Qué le apor­tas?

El tiem­po que de­di­cas a ju­gar con tu hi­jo, ade­más de fa­vo­re­cer vues­tro víncu­lo, le ayu­da a sen­tir­se va­lo­ra­do, lo que me­jo­ra su au­to­es­ti­ma; ade­más, con­tri­bu­yes a crear un prin­ci­pio de so­cia­li­za­ción (dos per­so­nas, es­ta­ble­cer un or­den, se­guir re­glas, es­pe­rar, ga­nar, per­der), tu in­ter­ac­ción con él me­jo­ra su psi­co­mo­tri­ci­dad y tu pre­sen­cia le apor­ta se­gu­ri­dad.

Có­mo ju­gar con el ni­ño

Du­ran­te sus pri­me­ros me­ses, tu la­bor con­sis­te en ofre­cer­le ob­je­tos se­gu­ros que es­ti­mu­len sus sen­ti­dos.

Des­de el sex­to mes, ade­más tie­nes que mos­trar­le qué ha­ce el ju­gue­te (agi­ta, pul­sa, mue­ve, pa­ra que él lo re­pi­ta). Y des­cri­be to­do: tu voz uni­da a la vis­ta del ob­je­to, me­jo­ra su com­pren­sión del len­gua­je.

A par­tir de los 9 me­ses o cuan­do ini­cie la fa­se de ga­teo, tí­ra­te al sue­lo con él: jue­ga a per­se­guir, a es­con­der al­go de­trás de ti pa­ra que lo bus­que, ofré­ce­le ju­gue­tes mu­si­ca­les pa­ra gol­pear, pe­lo­tas y ob­je­tos ro­dan­tes de gran ta­ma­ño pa­ra in­cen­ti­var su mo­vi­mien­to, li­bros de car­tón o te­la (pa­ra “leer” con él), en­ca­ja­bles pa­ra apren­der for­mas y co­lo­res, y api­la­bles pa­ra que em­pie­ce a en­ten­der el con­cep­to de or­den y ver­ti­ca­li­dad.

Des­de el año, ade­más de to­do lo an­te­rior, si ya ca­mi­na, es­con­de un ob­je­to y ju­gad a bus­car­lo, o es­cón­de­te tú y apa­re­ce (es­to le ayu­da a en­ten­der que aun­que no es­tés, vol­ve­rá a ver­te).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.