PLA­YA Y PIS­CI­NA: TO­DA PRE­CAU­CIÓN ES PO­CA

No le pier­das de vis­ta ni un se­gun­do mien­tras es­té en el agua y to­ma me­di­das pa­ra pre­ve­nir pro­ble­mas con el sol y el ca­lor. Así lo­gra­rás que se di­vier­ta sin co­rrer nin­gún pe­li­gro.

Crecer Feliz - - ESPECIAL SEGURIDAD - Mar­ga Cas­tro Ase­so­res: Dra. Ma­ría Je­sús Esparza y Dr. Ja­vier Llu­na, Co­mi­té de Se­gu­ri­dad y Pre­ven­ción de Le­sio­nes de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría.

El ca­lor y las lar­gas tar­des de ve­rano in­vi­tan a pa­sar mu­cho tiem­po en la pla­ya o en la pis­ci­na. Si quie­res que tus hi­jos dis­fru­ten de am­bas sin co­rrer nin­gún pe­li­gro, es esen­cial que to­mes una se­rie de pre­cau­cio­nes pa­ra pre­ve­nir ries­gos y evi­tar ac­ci­den­tes. ¿Sa­bes cuá­les son los más co­mu­nes en es­tos en­tor­nos?

Aho­ga­mien­to

“En 2016 fa­lle­cie­ron 19 me­no­res por aho­ga­mien­tos; más de la mi­tad de es­tos se pro­du­cen en pis­ci­nas par­ti­cu­la­res”, di­ce Ma­ría Je­sús Esparza, coor­di­na­do­ra del Co­mi­té de Se­gu­ri­dad y Pre­ven­ción de Le­sio­nes de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría (AEP). Aun­que tu hi­jo se­pa na­dar o flo­tar, no de­be es­tar nun­ca so­lo en la pla­ya ni en la pis­ci­na (ni si­quie­ra con man­gui­tos).

Las cau­sas de los aho­ga­mien­tos va­rían se­gún la edad. “Los me­no­res de 5 años se aho­gan so­bre to­do en pis­ci­nas pri­va­das, que no es­tán va­lla­das, en un des­cui­do del cui­da­dor. Los ado­les­cen­tes, en lagos, ríos o en el mar, ge­ne­ral­men­te en re­la­ción con con­duc­tas in­tré­pi­das o ba­jo los efec­tos del al­cohol o dro­gas”, ex­pli­ca el doc­tor Ja­vier Llu­na, miem­bro del Co­mi­té de Se­gu­ri­dad y Pre­ven­ción de Le­sio­nes de la AEP.

¿Có­mo de­bes ac­tuar?

Si no hay pe­li­gro pa­ra ti, sa­ca al ni­ño del agua, túm­ba­lo en el sue­lo bo­ca arri­ba, com­prue­ba los sig­nos vi­ta­les (res­pi­ra­ción, la­ti­do), llá­ma­lo por su nom­bre y mué­ve­lo (sin sa­cu­dir la ca­be­za ni el cue­llo). Si res­pon­de, co­ló­ca­lo en po­si­ción de se­gu­ri­dad (co­mo si es­tu­vie­ra dur­mien­do de la­do) y pi­de a al­guien que acu­da al pues­to de so­co­rro (no lo de­jes so­lo) o lla­ma a emer­gen­cias (112) pa­ra que te den ins­truc­cio­nes. Si no res­pi­ra, avi­sa al 112 e ini­cia las téc­ni­cas de re­ani­ma­ción car­dio­pul­mo­nar (RCP). Los pa­sos a se­guir en la RCP es­tán des­cri­tos en la pá­gi­na 94.

Cor­te de di­ges­tión

Sue­le ocu­rrir en días ca­lu­ro­sos, cuan­do el ni­ño en­tra en el agua de for­ma brus­ca y hay un gran con­tras­te de tem­pe­ra­tu­ra en­tre el agua y el ex­te­rior, so­bre to­do tras una co­mi­da co­pio­sa. Pue­de pro­vo­car la pér­di­da de co­no­ci­mien­to y cau­sar aho­ga­mien­to. “Si la co­mi­da ha si­do li­ge­ra, co­mo sue­le ocu­rrir con los ni­ños en ve­rano y el agua no es­tá fría, no tie­ne por qué ha­ber nin­gún pro­ble­ma en ba­ñar­se en cual­quier mo­men­to. Es peor es­pe­rar dos ho­ras al sol ha­cien­do de­por­te y lue­go su­mer­gir­se de gol­pe en el agua fría con la piel ca­lien­te”, ad­vier­te Ma­ría Je­sús Esparza.

¿Có­mo de­bes ac­tuar?

Si el ni­ño ti­ri­ta sin pa­rar o llo­ra, sá­ca­lo del agua y abrí­ga­lo con una toa­lla; si no me­jo­ra acu­de al cen­tro de so­co­rro o al cen­tro mé­di­co. An­te una pér­di­da de co­no­ci­mien­to, si­gue las mis­mas in­di­ca­cio­nes que en el caso an­te­rior: sá­ca­lo del agua, com­prue­ba sus sig­nos vi­ta­les y, si no res­pi­ra, ini­cia la RCP (pág. 94).

Gol­pe de ca­lor o in­so­la­ción

Los pri­me­ros sín­to­mas del gol­pe de ca­lor son de­bi­li­dad, ma­reos, náu­seas y vó­mi­tos. Si el

Si se ha que­ma­do con el sol, Ba­ja la tem­pe­ra­tu­re de la piel con agua, pe­ro no pon­gas hie­lo di­rec­to.

ni­ño con­ti­núa al sol o en un am­bien­te ca­lu­ro­so, apa­re­ce­rá fie­bre al­ta con piel ca­lien­te, pe­ro se­ca, y otros sín­to­mas co­mo ce­fa­lea, con­fu­sión o des­orien­ta­ción, ca­lam­bres mus­cu­la­res, res­pi­ra­ción su­per­fi­cial y rá­pi­da, fre­cuen­cia car­dia­ca au­men­ta­da (pe­ro con pulso dé­bil), con­vul­sio­nes y pér­di­da de cons­cien­cia.

¿Có­mo de­bes ac­tuar?

Tum­ba al ni­ño bo­ca arri­ba, en un si­tio fres­co, a la som­bra y bien ven­ti­la­do (no de­jes que se amon­to­ne gen­te a su al­re­de­dor); quí­ta­le la ro­pa y pon­le com­pre­sas de agua fres­ca por to­do el cuer­po (no le pon­gas hie­lo ni agua he­la­da ni tam­po­co le des frie­gas con al­cohol). Si es­tá cons­cien­te y no vo­mi­ta, in­cor­pó­ra­lo y ofré­ce­le lí­qui­dos fres­cos. Si es­tá in­cons­cien­te avi­sa in­me­dia­ta­men­te al 112. Si no res­pi­ra, ini­cia la téc­ni­ca de re­ani­ma­ción car­dio­pul­mo­nar. Y re­cuer­da: pa­ra evi­tar es­te ac­ci­den­te, nun­ca de­jes al ni­ño en lu­ga­res ce­rra­dos a al­tas tem­pe­ra­tu­ras (en el co­che, por ejem­plo) ni al sol di­rec­to en las ho­ras de ma­yor ri­gor (12 a 17 h).

Que­ma­du­ras so­la­res

Pue­den ser de pri­me­ro o se­gun­do gra­do (si es so­lo eri­te­ma o hay tam­bién am­po­llas). Am­bas cau­san es­co­zor y do­lor in­ten­so en la piel y se re­la­cio­nan con la pre­dis­po­si­ción a la apa­ri­ción de cán­cer en eda­des fu­tu­ras.

¿Có­mo de­bes ac­tuar?

Una vez se ha pro­du­ci­do la que­ma­du­ra hay que apli­car agua fres­ca sin pre­sio­nar (5-10 mi­nu­tos) y cre­ma hi­dra­tan­te-re­pa­ra­do­ra, ti­po af­ter sun. No pon­gas hie­lo di­rec­to, tam­bién pue­de que­mar. La piel de las am­po­llas es me­jor con­ser­var­la, se pue­de pin­char la am­po­lla (con la má­xi­ma hi­gie­ne) pa­ra que sal­ga el lí­qui­do se­ro­so y per­mi­tir que la piel se ad­hie­ra de nue­vo. Esa piel pro­te­ge de la in­fec­ción y per­mi­te que se cu­re an­tes. Las que­ma­du­ras de se­gun­do gra­do, so­bre to­do si son ex­ten­sas, de­ben ser aten­di­das por una en­fer­me­ra o pe­dia­tra. No de­be vol­ver a ex­po­ner­se al sol has­ta que el en­ro­je­ci­mien­to de la piel ha­ya des­apa­re­ci­do.

Pa­ra pre­ve­nir, evi­ta que es­té al sol en las ho­ras cen­tra­les del día, pro­té­ge­lo con som­bre­ro y ca­mi­se­ta, siem­pre se­cos, y pon­le pro­tec­tor so­lar ca­da dos ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.