La lac­tan­cia en ve­rano tie­ne mu­chas ven­ta­jas

Ya sa­bes que la lac­tan­cia ma­ter­na es lo me­jor pa­ra tu be­bé en sus pri­me­ros me­ses. Y en ve­rano, ade­más, cuen­ta con ven­ta­jas ex­tra. ¿Qué de­bes te­ner pre­sen­te al ama­man­tar a tu hi­jo en es­ta épo­ca?

Crecer Feliz - - SUMARIO - Coks Feens­tra, psi­có­lo­ga.

Se­gu­ro que ya has oí­do ha­blar mil ve­ces de los be­ne­fi­cios que tie­ne dar de ma­mar a tu be­bé en sus pri­me­ros me­ses de vi­da. Tu le­che le apor­ta la pro­por­ción idó­nea de nu­trien­tes que ne­ce­si­ta aho­ra, le pro­te­ge an­te in­fec­cio­nes y aler­gias, re­du­ce el ries­go de que pa­dez­ca dia­be­tes en un fu­tu­ro y, se­gún al­gu­nos es­tu­dios, es bue­ní­si­mo pa­ra el desa­rro­llo de sus ha­bi­li­da­des psi­co­so­cia­les. Y a ti, la lac­tan­cia te vie­ne es­tu­pen­da­men­te, por­que ayu­da a que tu úte­ro se re­cu­pe­re más rá­pi­do tras el par­to y a lar­go pla­zo dis­mi­nu­ye la po­si­bi­li­dad de que sufras cier­tos ti­pos de cán­cer.

Tran­qui­li­dad y co­mo­di­dad

Pe­ro ade­más, si tu be­bé tie­ne po­cos me­ses y so­lo to­ma le­che, com­pro­ba­rás lo có­mo­da que re­sul­ta la lac­tan­cia ma­ter­na en ve­rano:

No ne­ce­si­tas preo­cu­par­te por dar de be­ber al be­bé: tu le­che es más acuo­sa en el ve­rano y sa­tis­fa­ce to­tal­men­te sus ne­ce­si­da­des de hi­dra­ta­ción. Lo que pue­de su­ce­der es que pi­da más tomas a in­ter­va­los más cor­tos. Si lo ha­ce, res­pon­de a su de­man­da sin du­dar­lo: de es­ta ma­ne­ra te ase­gu­ra­rás de sa­tis­fa­cer su sed y ade­más tus se­nos irán adap­tan­do su pro­duc­ción de le­che a las ne­ce­si­da­des de tu hi­jo y al ca­lor. Pa­sa­dos los seis me­ses, ya pue­des em­pe­zar a dar­le sor­bi­tos de agua.

Es muy fá­cil sa­lir con el be­bé (y se­gu­ro que en las va­ca­cio­nes no te ape­te­ce na­da que­dar­te en ca­sa). Gra­cias a la lac­tan­cia ma­ter­na siem­pre lle­vas la co­mi­da del pe­que con­ti­go y pue­des dar­le de co­mer don­de quie­ras.

Be­ne­fi­cios tam­bién pa­ra ti

Sí, por­que al­gu­nas de las vir­tu­des de la lac­tan­cia ma­ter­na pa­ra tu bie­nes­tar se ha­cen más evi­den­tes en ve­rano:

Si des­pués del par­to te que­dan ki­los por per­der (nor­mal) y quie­res em­pe­zar al­gu­na die­ta, ten­drás que es­pe­rar un tiem­po pa­ra ha­cer­lo. Pe­ro dar de ma­mar te ayu­da­rá a co­men­zar a re­du­cir al­go de pe­so y re­cu­pe­rar tu si­lue­ta pa­ra sen­tir­te es­tu­pen­da en ve­rano.

Una vez que es­tá bien es­ta­ble­ci­da, la lac­tan­cia con­tri­bu­ye a re­la­jar­te en va­ca­cio­nes. Dar el pe­cho te obli­ga a des­co­nec­tar del res­to de ta­reas pa­ra con­cen­trar­te en una so­la: es­tar con tu hi­jo. Es un mo­do de prac­ti­car mind­ful­ness, de vi­vir el mo­men­to. De he­cho, un es­tu­dio rea­li­za­do en Sue­cia ha de­mos­tra­do que dar el pe­cho en los pri­me­ros me­ses de vi­da del be­bé ayu­da a la ma­dre a com­ba­tir el es­trés, las preo­cu­pa­cio­nes y apor­ta se­gu­ri­dad.

Qué ne­ce­si­tas sa­ber

Si aca­bas de em­pe­zar con la lac­tan­cia, no te ago­bies si al prin­ci­pio te due­le o te cues­ta que el be­bé ma­me: el ar­te de ama­man­tar es­tá en tus ge­nes y so­lo ha­ce fal­ta al­go de pa­cien­cia, con­fian­za y qui­zás la ayu­da de un ex­per­to en el te­ma pa­ra que en po­co tiem­po to­do va­ya so­bre rue­das. Es­tas pau­tas te se­rán úti­les:

Crea un rin­cón idó­neo pa­ra las tomas, a la som­bra en la te­rra­za o en el pa­tio, don­de no ha­ya co­rrien­tes de ai­re. Sién­ta­te en una me­ce­do­ra, tum­bo­na o ha­ma­ca, pon una mú­si­ca sua­ve y ten un zu­mo a mano. Es­te ri­tual te apor­ta­rá mu­cha tran­qui­li­dad y las tomas se con­ver­ti­rán en mo­men­tos es­pe­cia­les, en un am­bien­te fres­qui­to y con­tem­plan­do a tu hi­jo. Y si se duer­me, apro­ve­cha pa­ra dor­mir tú: un buen sue­ño au­men­ta la can­ti­dad de le­che.

Al prin­ci­pio lo me­jor es dar de ma­mar a de­man­da (en ve­rano es­to re­sul­ta más fá­cil, ya que dis­fru­tas de más tiem­po) por­que en el úte­ro el be­bé se ali­men­ta­ba ca­da vez que le ape­te­cía y por­que su es­tó­ma­go es aún muy pe­que­ño. Po­co a po­co, él mis­mo irá ad­qui­rien­do un pa­trón re­gu­lar de tomas.

In­ten­ta que co­ma de am­bos pe­chos (au­men­ta la pro­duc­ción de le­che), em­pe­zan­do por el que fue el úl­ti­mo en la to­ma an­te­rior.

Cuan­do ter­mi­nes, de­ja los se­nos al ai­re li­bre un ra­to (con el ca­lor, te ven­drá bien) pa­ra pre­ve­nir las grie­tas. Tó­ca­los des­pués de la to­ma y si no­tas que hay par­tes du­ras ma­sa­jéa­los pa­ra evi­tar pro­ble­mas co­mo la mas­ti­tis.

Dos apun­tes im­por­tan­tes

Ade­más de los con­se­jos an­te­rio­res, aho­ra de­bes te­ner pre­sen­tes es­tas re­co­men­da­cio­nes: Cui­da tu hi­dra­ta­ción. Be­be a lo lar­go del día mu­cha agua y/o zu­mos na­tu­ra­les. El ca­fé es diu­ré­ti­co, así que no abu­ses de él.

Es pro­ba­ble que am­bos su­déis bas­tan­te du­ran­te la to­ma. Co­lo­ca una toa­lla o sa­ba­ni­ta fi­na en­tre el be­bé y tu bra­zo, cu­brien­do la zo­na de és­te don­de re­po­sa su ca­be­ci­ta. Pla­nea la to­ma des­pués de un ba­ño re­fres­can­te de am­bos en la pis­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.