Có­mo man­te­ner su buen rit­mo in­tes­ti­nal

Dia­rrea y es­tre­ñi­mien­to, los dos prin­ci­pa­les tras­tor­nos gas­tro­in­tes­ti­na­les en los be­bés, se vuel­ven es­pe­cial­men­te ha­bi­tua­les en ve­rano. ¿Quie­res co­no­cer las pau­tas pa­ra pre­ve­nir­los o ali­viar­los?

Crecer Feliz - - SUMARIO - David Ruiz Ase­sor: Óscar Se­ga­rra, je­fe de la Uni­dad de Gas­troen­te­ro­lo­gía Pe­diá­tri­ca en el Hos­pi­tal Vall d´He­bron, Bar­ce­lo­na.

La dia­rrea y el es­tre­ñi­mien­to son dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da: las en­fer­me­da­des gas­tro­in­tes­ti­na­les, tan ha­bi­tua­les en los be­bés y ni­ños pe­que­ños. Re­sul­tan más fre­cuen­tes en ve­rano por­que en es­ta épo­ca se co­me más fue­ra de ca­sa, el ni­ño prue­ba co­sas nue­vas y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras fa­vo­re­cen la pro­li­fe­ra­ción de gér­me­nes. Ade­más, el ca­lor au­men­ta la su­do­ra­ción, que pro­vo­ca he­ces más du­ras. Ase­gu­rar­nos de que el be­bé si­gue una co­rrec­ta ali­men­ta­ción (tan­to si to­ma so­lo le­che co­mo si ya he­mos em­pe­za­do a di­ver­si­fi­car su die­ta), de que es­tá bien hi­dra­ta­do y man­te­ner unos bue­nos há­bi­tos de hi­gie­ne (la­va­do de ma­nos, es­te­ri­li­za­ción de sus en­se­res...) son los tres pi­la­res pa­ra ga­nar­les la ba­ta­lla.

LA DIA­RREA

La dia­rrea con­sis­te, se­gún ex­pli­ca Óscar Se­ga­rra, je­fe de la Uni­dad de Gas­troen­te­ro­lo­gía Pe­diá­tri­ca del Hos­pi­tal Vall d´He­bron de Bar­ce­lo­na, en “un au­men­to de la fre­cuen­cia de las de­po­si­cio­nes y una dis­mi­nu­ción de su con­sis­ten­cia”. Pue­de pa­re­cer muy ob­vio, re­co­no­ce Se­ga­rra, pe­ro es la de­fi­ni­ción que más se acer­ca a la evi­den­cia. “Son tan­tos los fac­to­res que in­flu­yen en una dia­rrea, de­pen­dien­do de las cau­sas que la pue­den pro­vo­car y de la edad del ni­ño, que op­ta­mos por es­te cri­te­rio ge­ne­ral”, acla­ra.

Y es que la dia­rrea pue­de te­ner un ori­gen ali­men­ta­rio, far­ma­co­ló­gi­co o ví­ri­co/bac­te­riano. En es­te úl­ti­mo caso pue­de ir acom­pa­ña­da de fie­bre, al­go que no ocu­rre en los dos pri­me­ros.

Un pro­ce­so cor­to

“La dia­rrea, a di­fe­ren­cia del es­tre­ñi­mien­to, es un pro­ce­so re­la­ti­va­men­te cor­to que se res­ti­tu­ye de ma­ne­ra es­pon­tá­nea”. Si tu hi­jo se ali­men­ta de le­che ar­ti­fi­cial, lo nor­mal es que ha­ga una de­po­si­ción dia­ria y com­pac­ta, pe­ro si le das pe­cho lo ha­bi­tual es que ha­ga tan­tas de­po­si­cio­nes co­mo tomas (has­ta sie­te u ocho ca­da día). “La ali­men­ta­ción cam­bia y las he­ces tam­bién”, ana­li­za Se­ga­rra.

Si tu hi­jo su­fre dia­rrea y le das pe­cho, man­ten­lo. “La le­che ma­ter­na con­tie­ne su­fi­cien­te agua pa­ra que si­ga hi­dra­ta­do”, in­sis­te. Si las pér­di­das su­pe­raran a las en­tra­das ten­dría que ser in­gre­sa­do pa­ra que se le aña­die­ra al­gún sue­ro adi­cio­nal, pe­ro los ca­sos en los que ocu­rre es­to son ex­tre­mos. Si le das le­che ar­ti­fi­cial, bas­ta­rá con cam­biar la fór­mu­la.

Hi­dra­ta­ción y ali­men­ta­ción ade­cua­das

El ma­yor pe­li­gro de la dia­rrea en el ni­ño es la des­hi­dra­ta­ción (los sig­nos son se­que­dad de la piel y las mu­co­sas, fal­ta de la­grimeo, oje­ras, po­ca ori­na, fal­ta de ac­ti­vi­dad e irri­ta­bi­li­dad), de ahí que lo pri­me­ro que de­bas ha­cer sea man­te­ner­le bien hi­dra­ta­do. “Que be­ba to­da el agua que pue­da”, in­sis­te el pe­dia­tra. Es­to sue­le ser más que su­fi­cien­te y úni­ca­men­te en los ca­sos ex­tre­mos ha­brá que dar­le sue­ro.

¿Y la co­mi­da? “La die­ta as­trin­gen­te tie­ne sen­ti­do en los dos o tres pri­me­ros días de la dia­rrea agu­da. Pues­to que el de­seo es fre­nar el pro­ce­so cuan­to an­tes, es re­co­men­da­ble in­cluir ali­men­tos con po­ca fi­bra”, di­ce el doc­tor. Nos re­fe­ri­mos a arroz, pa­ta­tas, pan, zanahoria… No es bueno de­jar el in­tes­tino sin ali­men­to mu­cho tiem­po, sal­vo que sea es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio. “A ve­ces hay ni­ños que sí re­quie­ren un re­po­so in­tes­ti­nal, pe­ro lo nor­mal es que si­ga co­mien­do con una die­ta re­la­ti­va­men­te sua­ve”, ex­pli­ca. Eso sí, hay que evi­tar los ali­men­tos fri­tos o los muy co­ci­na­dos; na­da de gui­sos o si­mi­la­res. Y por su­pues­to re­nun­ciar

An­te la dia­rrea, lo esen­cial es man­te­ner al be­bé bien hi­dra­ta­do.

en lo po­si­ble a los ali­men­tos ri­cos en fi­bra (fru­tas, le­gum­bres, ce­rea­les y ver­du­ras). La die­ta as­trin­gen­te es bue­na los pri­me­ros días, pe­ro si se man­tie­ne pue­de ser la res­pon­sa­ble de que la dia­rrea no se cu­re. “Las gra­sas son fun­da­men­ta­les pa­ra es­ta­bi­li­zar el rit­mo in­tes­ti­nal y si se man­tie­ne una die­ta as­trin­gen­te y con po­ca gra­sa sur­gi­rán dos pro­ble­mas: pri­me­ro, que el ni­ño no ga­na­rá pe­so, y se­gun­do, que su cuer­po ado­le­ce­rá de las gra­sas ne­ce­sa­rias pa­ra que el íleon, que es la par­te fi­nal del in­tes­tino, nor­ma­li­ce su rit­mo”, avi­sa el gas­tro­en­te­ró­lo­go pe­diá­tri­co.

Cuan­do los fár­ma­cos son ne­ce­sa­rios

Si el agua y la die­ta no son su­fi­cien­tes, a ve­ces hay que re­cu­rrir a los fár­ma­cos co­mo úl­ti­ma so­lu­ción. Son, fun­da­men­tal­men­te, de tres ti­pos: los sue­ros de rehi­dra­ta­ción oral, que tie­nen agua con sa­les y al­go de glu­co­sa; el ra­ce­ca­do­tri­lo, un agen­te an­ti­dia­rrei­co muy efi­caz cuan­do la dia­rrea es muy se­cre­to­ra (“es un pro­duc­to que ayu­da a ba­lan­cear lí­qui­dos”, ex­pli­ca Se­ga­rra) y los pro­bió­ti­cos. “Si hay un des­equi­li­brio de la flo­ra in­tes­ti­nal, se pue­de co­lo­car des­de el ex­te­rior una gran ma­sa de flo­ra bac­te­ria­na pa­ra res­ti­tuir la si­tua­ción”.

EL ES­TRE­ÑI­MIEN­TO

El es­tre­ñi­mien­to es la otra ca­ra de la mo­ne­da. Si no­tas un cam­bio en la fre­cuen­cia de las de­po­si­cio­nes del be­bé y per­ci­bes que le cues­ta ha­cer­las más de lo nor­mal, pro­ba­ble­men­te se de­ba a que es­tá es­tre­ñi­do. De en­tra­da es con­ve­nien­te que no te alar­mes. Apro­xi­ma­da­men­te un 5% de las con­sul­tas pe­diá­tri­cas en aten­ción pri­ma­ria tie­nen que ver con es­ta ano­ma­lía, pe­ro so­lo una de ca­da cua­tro aca­ba de­ri­va­da al gas­tro­en­te­ró­lo­go pe­diá­tri­co. “Las de­po­si­cio­nes no tie­nen que re­tra­sar­se más allá de las 48 ho­ras. Por lo tan­to ese mar­gen de un ter­cer día sin ha­cer ca­ca nos sir­ve de re­fe­ren­cia”, ex­pli­ca el je­fe de la Uni­dad de Gas­troen­te­ro­lo­gía Pe­diá­tri­ca.

Al ser un be­bé, su sis­te­ma di­ges­ti­vo es in­ma­du­ro y se es­tá for­man­do. Ade­más, su rit­mo in­tes­ti­nal es más len­to que el de los adul­tos. Por otra par­te, cuan­do los ni­ños aún son pe­que­ños, en oca­sio­nes tie­nen di­fi­cul­tad pa­ra re­la­jar el es­fín­ter y los múscu­los pe­ri­fé­ri­cos, por lo que su con­trol no siem­pre es el ade­cua­do.

El do­lor, un fac­tor im­por­tan­te

El do­lor aca­ba con­di­cio­nan­do el fac­tor del es­tre­ñi­mien­to en el 90% de los ca­sos. “Cuan­do la am­po­lla rec­tal se lle­na, en­vía un men­sa­je al ce­re­bro de que es hora de apre­tar. Pe­ro si por cual­quier ra­zón, el ni­ño tie­ne en el ce­re­bro el men­sa­je de que le due­le al apre­tar, au­to­má­ti­ca­men­te lo evi­ta”, aler­ta Se­ga­rra. Va re­te­nien­do y esa re­ten­ción va acom­pa­ña­da de una pér­di­da pau­la­ti­na de sen­si­bi­li­dad. “Una de­po­si­ción do­lo­ro­sa es el pun­to de par­ti­da de to­do. Ha­cer ca­ca le mo­les­ta y lo evi­ta”, ex­pli­ca.

Fi­bra, agua y mo­vi­mien­to

El tra­ta­mien­to con­tra el es­tre­ñi­mien­to en be­bés y ni­ños pe­que­ños se ba­sa en un con­jun­to de me­di­das: una bue­na hi­dra­ta­ción, un co-

El do­lor del be­bé al ha­cer las de­po­si­cio­nes em­peo­ra el es­tre­ñi­mien­to.

rrec­to con­su­mo de fi­bra y mo­vi­mien­to. To­ma no­ta de có­mo pue­des con­se­guir­las:

Man­tén al ni­ño hi­dra­ta­do. Cuan­ta más agua be­ba, más agua lle­ga­rá a los tra­mos fi­na­les del co­lon y más pas­to­sas se­rán las de­po­si­cio­nes.

Ofré­ce­le ali­men­tos con fi­bra. Se en­cuen­tra en las fru­tas, las ver­du­ras, los ce­rea­les y las le­gum­bres, bá­si­ca­men­te. La idea fun­da­men­tal es ofre­cer­le ali­men­tos di­ver­sos con fi­bra su­fi­cien­te. Con­vie­ne no abu­sar de plá­ta­nos, man­za­nas (las dos fru­tas más as­trin­gen­tes) y arroz (el más pro­ble­má­ti­co en­tre los ce­rea­les). “Hay que com­pen­sar los ali­men­tos pa­ra bus­car el equi­li­brio”, in­ci­de Se­ga­rra.

Aní­ma­le a mo­ver­se. Cuan­do un ni­ño pe­que­ño per­ma­ne­ce tum­ba­do mu­cho tiem­po o se mue­ve po­co, su in­tes­tino tam­po­co se mue­ve. Si to­da­vía no ga­tea ni an­da, lle­var­lo en la mo­chi­la en po­si­ción ver­ti­cal le be­ne­fi­cia­rá. Si es un po­co más ma­yor, jue­ga con él a des­pla­zar­se ga­tean­do, o haz que an­de o bai­le... Y los ma­sa­jes ab­do­mi­na­les tam­bién le ayu­dan. Y re­cuer­da que tam­bién exis­ten re­me­dios na­tu­ra­les, co­mo las se­mi­llas, que apor­tan un ex­tra de fi­bra que pue­de ser muy be­ne­fi­cio­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.