Seis as­pec­tos de tu sa­lud que has de vi­gi­lar

No te sor­pren­das si el to­co­gi­ne­có­lo­go les pres­ta una aten­ción muy es­pe­cial: tie­nen una enor­me in­fluen­cia en el desa­rro­llo del em­ba­ra­zo y tam­bién en tu sa­lud y en la del be­bé que es­pe­ras.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Eva Cal­vo

Du­ran­te to­da la ges­ta­ción vas a es­tar muy bien controlada. Pa­ra ase­gu­rar­se de que to­do mar­cha bien, y si el em­ba­ra­zo es­tá trans­cu­rrien­do con nor­ma­li­dad, de­be­rás ir a la con­sul­ta del to­co­gi­ne­có­lo­go una vez al mes has­ta apro­xi­ma­da­men­te la se­ma­na 37; lue­go quin­ce­nal­men­te has­ta que sal­gas de cuen­tas; y des­pués, si tu be­bé se re­tra­sa, ca­da se­ma­na. No te sal­tes nin­gu­na de es­tas ci­tas, por­que en ellas se vi­gi­la­rán seis as­pec­tos de tu sa­lud que son muy im­por­tan­tes en es­tos me­ses.

La evo­lu­ción del pe­so

Hay que con­tro­lar si el au­men­to de pe­so es ade­cua­do res­pec­to a la edad ges­ta­cio­nal del be­bé. Pe­ro no te ob­se­sio­nes; unas mu­je­res en­gor­dan más que otras y una tri­pa gran­de no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te más pe­so. Lo ideal es que en la ges­ta­ción la ma­dre ga­ne en­tre 9 y 12 ki­los si an­tes de que­dar­se em­ba­ra­za­da es­ta­ba en su pe­so ade­cua­do; has­ta 7 u 8 si te­nía so­bre­pe­so y has­ta 15 si su ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral era ba­jo. Si se co­gen más ki­los de los desea­dos, au­men­ta el ries­go de desa­rro­llar hi­per­ten­sión o dia­be­tes y el par­to pue­de ser más com­pli­ca­do; si no se co­gen los ne­ce­sa­rios, el be­bé pue­de na­cer con ba­jo pe­so o an­tes de tiem­po. Lo pri­me­ro se so­lu­cio­na con die­tas adap­ta­das a las ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les de la ges­tan­te y lo se­gun­do, con su­ple­men­tos ali­men­ti­cios co­mo ba­ti­dos pro­tei­cos. El mé­di­co te in­di­ca­rá qué ha­cer.

La ten­sión

Es nor­mal que fluc­túe a lo lar­go de to­da la ges­ta­ción; en el pri­mer tri­mes­tre sue­le es­tar ba­ja (de ahí el can­san­cio ge­ne­ra­li­za­do que se su­fre du­ran­te es­ta épo­ca) y des­pués va su­bien­do has­ta al­can­zar los va­lo­res pre­vios al em­ba­ra­zo en el úl­ti­mo tri­mes­tre.

Tu to­có­lo­go la vi­gi­la­rá muy de cer­ca por­que si sube más de lo re­co­men­da­ble en el se­gun­do tri­mes­tre (va­lo­res su­pe­rio­res a 13/8mHg) pue­de ser un in­di­cio de preeclam­psia, una com­pli­ca­ción que afec­ta a la pla­cen­ta y que pue­de in­ter­fe­rir en el co­rrec­to desa­rro­llo del fe­to.

Si el to­có­lo­go sos­pe­cha que es­te es tu ca­so, te to­ma­rá la ten­sión en tres con­sul­tas di­fe­ren­tes. De con­fir­mar­se los va­lo­res al­tos te in­di­ca­rá se­guir una es­tric­ta die­ta (ba­ja en sal), ha­cer ejer­ci­cio y, si es ne­ce­sa­rio, me­di­ca­ción pa­ra con­tro­lar­la o in­clu­so in­gre­so hos­pi­ta­la­rio.

Los ni­ve­les de glu­co­sa

Al­re­de­dor de un 10% de em­ba­ra­za­das desa­rro­llan dia­be­tes ges­ta­cio­nal. Con­tro­la­do a tiem­po, es­te tras­torno no tie­ne por qué im­pli­car ries­gos; pe­ro cuan­do pa­sa inad­ver­ti­do pue­de oca­sio­nar que el be­bé naz­ca con so­bre­pe­so (ma­cro­so­mía), au­men­tan­do el ries­go de par­to ins­tru­men­ta­li­za­do y de com­pli­ca­cio­nes res­pi­ra­to­rias en el neo­na­to. Pa­ra evi­tar­lo, el to­có­lo­go me­di­rá ru­ti­na­ria­men­te tus ni­ve­les de glu­co­sa en ori­na y en san­gre; cuan­do es­tá pre­sen­te (glu­co­su­ria) es in­di­cio de dia­be­tes ges­ta­cio­nal. Ade­más, a to­das las em­ba­ra­za­das se les prac­ti­ca el test O´Su­lli­van en­tre la se­ma­na 24 y 26, pa­ra ase­gu­rar que hay un equi­li­brio en­tre los ni­ve­les de glu­co­sa in­ge­ri­dos y los gas­ta­dos. Es­ta prue­ba con­sis­te en una ana­lí­ti­ca de san­gre en ayu­nas y otra una ho­ra más tar­de, des­pués de ha­ber be­bi­do 50 g de glu­co­sa.

Si los va­lo­res son su­pe­rio­res a 140 se­rá ne­ce­sa­rio ha­cer una “cur­va de azú­car” pa­ra con­fir­mar

el diag­nós­ti­co. La prue­ba es si­mi­lar a la an­te­rior, pe­ro en es­te ca­so con cua­tro ana­lí­ti­cas con­se­cu­ti­vas y más glu­co­sa, por­que se be­be en tres oca­sio­nes (la pri­me­ra ex­trac­ción se rea­li­za siem­pre en ayu­nas). Si la dia­be­tes no pue­de con­tro­lar­se úni­ca­men­te con die­ta, pue­de ser ne­ce­sa­rio el uso de in­su­li­na.

La ac­ti­vi­dad de la ti­roi­des

La glán­du­la ti­roi­dea se en­car­ga del buen fun­cio­na­mien­to de la pla­cen­ta y del co­rrec­to desa­rro­llo neu­ro­ló­gi­co del fe­to. Pa­ra com­pro­bar que sus ni­ve­les son nor­ma­les (la hor­mo­na es­ti­mu­lan­te de la ti­roi­des THS de­be ser in­fe­rior a 2,5 mUI/L en el pri­mer tri­mes­tre y a 3,0 mUI/L en el se­gun­do y ter­ce­ro) y que el can­san­cio que su­fres no se de­be a un hi­po­ti­roi­dis­mo, te ha­rán una ana­lí­ti­ca en ca­da tri­mes­tre. Si el to­có­lo­go no es­tá sa­tis­fe­cho con los re­sul­ta­dos te pres­cri­bi­rá un su­ple­men­to de yo­do o un su­ple­men­to de hor­mo­na ti­roi­dea. Ra­ra­men­te la em­ba­ra­za­da su­fre hi­per­ti­roi­dis­mo (la ti­roi­des tra­ba­ja más de la cuen­ta y no­ta pal­pi­ta­cio­nes y su­do­res); cuan­do es­to ocu­rre se in­hi­be con me­di­ca­ción has­ta el fi­nal del em­ba­ra­zo.

Las in­fec­cio­nes de ori­na

Son co­mu­nes en es­tos me­ses y a ve­ces asin­to­má­ti­cas, por lo que las ana­lí­ti­cas for­man par­te de los con­tro­les tri­mes­tra­les. Cuan­do el re­sul­ta­do es po­si­ti­vo se tra­tan con an­ti­bió­ti­cos no no­ci­vos pa­ra el fe­to, pa­ra evi­tar el ries­go de par­to pre­ma­tu­ro. Ade­más, el to­có­lo­go apro­ve­cha­rá los aná­li­sis pa­ra des­car­tar la pre­sen­cia de al­bú­mi­na (in­di­cio de preeclam­psia) o la ace­to­na ele­va­da (re­la­cio­na­da con la dia­be­tes ges­ta­cio­nal). A par­tir de la se­ma­na 36 tam­bién te ha­rán un exu­da­do va­gi­nal y anal pa­ra de­tec­tar si eres por­ta­do­ra del es­trep­to­co­co del gru­po B, una bac­te­ria ha­bi­tual en el trac­to di­ges­ti­vo pe­ro que, si co­lo­ni­za la va­gi­na, pue­de con­ta­mi­nar al be­bé cuan­do es­te atra­vie­se el ca­nal del par­to. Pa­ra evi­tar­lo, en el na­ci­mien­to se su­mi­nis­tran an­ti­bió­ti­cos por vía in­tra­ve­no­sa a la ma­má.

El hie­rro y otros va­lo­res en san­gre

Al me­nos una vez en ca­da tri­mes­tre tu to­có­lo­go te rea­li­za­rá un he­mo­gra­ma pa­ra com­pro­bar los ni­ve­les de leu­co­ci­tos (si es­tán muy ele­va­dos in­di­can una in­fec­ción), pla­que­tas (ne­ce­sa­rias pa­ra la co­rrec­ta coa­gu­la­ción) y he­ma­to­cri­to y he­mo­glo­bi­na (ase­gu­ran bue­na ab­sor­ción de hie­rro y, por tan­to, bue­na oxi­ge­na­ción fe­tal).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.