Ayu­da a tu re­cién na­ci­do a adap­tar­se al mun­do

Du­ran­te el em­ba­ra­zo cre­cía tran­qui­lo y có­mo­do den­tro de ti y aho­ra le to­ca apren­der a vi­vir en un en­torno to­tal­men­te dis­tin­to. ¡Me­nos mal que cuen­ta con­ti­go y con tus cui­da­dos pa­ra sen­tir­se igual de bien!

Crecer Feliz - - SUMARIO - Gem­ma Car­do­na Ase­so­ra: Ana Mar­tín, neao­na­tó­lo­ga del Hos­pi­tal Sant Joan de Déu de Bar­ce­lo­na.

Por fin ha na­ci­do tu be­bé! Te sien­tes emo­cio­na­da y exul­tan­te de ale­gría, pe­ro no pue­des evi­tar que te in­va­dan al­gu­nos te­mo­res: lo ves tan frá­gil e in­de­fen­so y el mun­do que le ro­dea, en ple­na épo­ca oto­ñal, te pa­re­ce tan frío y du­ro pa­ra él... Tran­qui­la, tu hi­jo es mu­cho más fuer­te de lo que crees. “Du­ran­te nue­ve me­ses y paso a paso, tu pe­que­ño se ha ido for­man­do pa­ra que, lle­ga­dos a es­te día, es­té to­tal­men­te pre­pa­ra­do pa­ra adap­tar­se a la nue­va vi­da”, ex­pli­ca Ana Mar­tín, neo­na­tó­lo­ga del hos­pi­tal Sant Joan de Déu de Bar­ce­lo­na. Mien­tras es­ta­ba en tu úte­ro, tu hi­jo ha des­cu­bier­to lo que es el sa­bor, se ha acos­tum­bra­do a oír­te y ha apren­di­do a bus­car su pos­tu­ra pre­fe­ri­da. Así que aho­ra que es­tá aquí te to­ca ha­cer que se sien­ta igual de feliz que cuan­do se desa­rro­lla­ba en tu in­te­rior y dar­le to­dos los cui­da­dos y mimos po­si­bles.

Te sur­gi­rán mil du­das (¡nor­mal, él no es el úni­co que es­tá co­no­cien­do una nue­va vi­da!), pe­ro cuan­do me­nos te lo esperes, te da­rás cuen­ta de que to­do va per­fec­ta­men­te. “En el fon­do es mu­chí­si­mo más fá­cil de lo que ima­gi­na­mos. Se tra­ta prin­ci­pal­men­te de sen­ti­do co­mún y amor”, di­ce la doc­to­ra.

Tus bra­zos son su me­jor re­fu­gio

Des­de los pri­me­ros mo­men­tos, tu be­bé que­rrá es­tar el má­xi­mo tiem­po po­si­ble con­ti­go. Sen­tir tu piel, oír tu voz... no ne­ce­si­ta na­da más. De he­cho, al prin­ci­pio so­lo ve a una dis­tan­cia de 25 cen­tí­me­tros, jus­to la que hay cuan­do le sos­tie­nes en bra­zos. “Es al­go na­tu­ral. Sim­ple­men­te, pre­ci­sa de ti pa­ra ha­cer la tran­si­ción de un en­torno fa­mi­liar a la vi­da ex­te­rior. Yo re­co­mien­do co­ger­le siem­pre que lo re­cla­me. No se le mal­cría en ab­so­lu­to”, di­ce la doc­to­ra. En­tre tus bra­zos, tu hi­jo vuel­ve a sen­tir­se igual de pro­te­gi­do que en el em­ba­ra­zo. En­ton­ces, los lí­mi­tes de “su ca­sa” le da­ban se­gu­ri­dad. En cam­bio, aho­ra hay mu­cho es­pa­cio a su al­re­de­dor y eso pue­de an­gus­tiar­le. Fí­ja­te, por ejem­plo, en có­mo a ve­ces, cuan­do le de­jas en la cu­na, da un res­pin­go y abre bra­zos y pier­nas. Es el lla­ma­do re­fle­jo de Mo­ro, una res­pues­ta in­vo­lun­ta­ria del be­bé an­te la sen­sa­ción de que se va a caer. Abrá­za­le con ter­nu­ra y se cal­ma­rá, o en­vuél­ve­le con una to­qui­lla pa­ra que sien­ta más re­co­gi­do.

Así le cal­ma es­cu­char tu voz

Tam­bién le en­can­ta es­cu­char­te. ¿Sa­bías que oye des­de la se­ma­na 24 de ges­ta­ción? En tu úte­ro los so­ni­dos más cons­tan­tes eran los la­ti­dos de tu co­ra­zón y tu voz (co­mo es­ta­ba ro­dea­do por lí­qui­do am­nió­ti­co no le lle­ga­ba to­tal­men­te ní­ti­da, pe­ro sí la per­ci­bía lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra re­co­no­cer­la des­pués del na­ci­mien­to). Por eso, aho­ra am­bas co­sas son un bál­sa­mo pa­ra él. Acú­na­le con­tra tu hom­bro iz­quier­do, de­ja que re­co­noz­ca los so­ni­dos de tu cuer­po y há­bla­le. Se sen­ti­rá feliz.

Lac­tan­cia ma­ter­na: ali­men­to y con­fort

Otra de las ma­yo­res sa­tis­fac­cio­nes pa­ra tu hi­jo es que le des el pe­cho, por­que es­tá pe­ga­di­to a ti y por­que el re­fle­jo de suc­ción, que ya te­nía en el úte­ro, le re­con­for­ta. “Al suc­cio­nar, el be­bé li­be­ra en­dor­fi­nas y su bie­nes­tar cre­ce. En

el hos­pi­tal he­mos com­pro­ba­do que si prac­ti­ca­mos una ana­lí­ti­ca a un re­cién na­ci­do mien­tras es­tá suc­cio­nan­do, ni se en­te­ra”, ex­pli­ca la doc­to­ra. Ade­más, el lí­qui­do am­nió­ti­co tie­ne un gus­to si­mi­lar al de la le­che ma­ter­na, por lo que cuan­do tu hi­jo ma­ma, re­co­no­ce su olor y gus­to co­mo al­go fa­mi­liar y se tran­qui­li­za.

Ofré­ce­le pe­cho a de­man­da. “Tu be­bé sa­brá me­jor que na­die cuán­do lo ne­ce­si­ta”, di­ce la neo­na­tó­lo­ga. Y si te sur­ge la du­da de si es­tá co­mien­do lo su­fi­cien­te, no te ago­bies: si le ves sa­tis­fe­cho y tran­qui­lo, y el pe­dia­tra com­prue­ba que la cur­va de cre­ci­mien­to es la ade­cua­da, sig­ni­fi­ca que to­do va ge­nial.

En cuan­to a la pos­tu­ra, la más ade­cua­da se­rá la que os va­ya me­jor a los dos. Eso sí, pres­ta aten­ción a la téc­ni­ca, por­que de un mal aga­rre sur­gen pro­ble­mas co­mo las grie­tas. Lo im­por­tan­te es que ore­ja, es­pal­da y ca­de­ra del be­bé es­tén en lí­nea rec­ta y tu pe­zón a la al­tu­ra de su na­riz. Cuan­do fi­na­li­ce la to­ma, sos­ten­le en bra­zos en po­si­ción ver­ti­cal y da­le sua­ves pal­ma­di­tas en la es­pal­da pa­ra que eche los ga­ses.

Un ho­gar tan agra­da­ble co­mo el úte­ro

Du­ran­te el em­ba­ra­zo, tu be­bé vi­vía en un en­torno es­ta­ble que ron­da­ba los 37 ºC y era tu cuer­po el que se en­car­ga­ba de re­gu­lar su tem-

pe­ra­tu­ra. A par­tir de aho­ra, sin em­bar­go, de­be em­pe­zar a re­gu­lar­la por sí mis­mo. Y co­mo en las pri­me­ras se­ma­nas el sis­te­ma que lo ha­ce es­tá aún in­ma­du­ro, le afec­tan los cam­bios de frío a ca­lor y vi­ce­ver­sa. Por otra par­te, has­ta los tres me­ses, apro­xi­ma­da­men­te, pier­de ca­lor con re­la­ti­va fa­ci­li­dad por­que tie­ne me­nos gra­sa ais­lan­te y más su­per­fi­cie cor­po­ral, en pro­por­ción a su pe­so, que un adul­to.

Por eso es esen­cial que vi­gi­les la tem­pe­ra­tu­ra del ho­gar: lo ideal es que du­ran­te el día sea de 22-24º y que el am­bien­te es­té ven­ti­la­do y con cier­to gra­do de hu­me­dad. In­ten­ta que sea una tem­pe­ra­tu­ra uni­for­me en to­da la ca­sa y evi­ta que lle­guen al be­bé co­rrien­tes de ai­re.

Bien abri­ga­do pa­ra sa­lir

Igual de im­por­tan­te es que acier­tes con su ro­pa, so­bre to­do aho­ra que ha­ce más frío en la ca­lle que en ca­sa. Si­gue la nor­ma ge­ne­ral de po­ner­le una pie­za más de la que tú lle­va­rías. Pe­ro tam­po­co te pa­ses: si tie­ne mu­cho ca­lor aca­ba­rá su­dan­do y pue­de res­friar­se. Si du­das, un buen tru­co es to­car­le la nu­ca pa­ra ver si es­tá su­do­ro­sa (quí­ta­le al­go) o la na­riz pa­ra ver si la tie­ne fría (abrí­ga­lo más).

An­tes de sa­lir, re­pa­sa qué ac­ti­vi­da­des vais a rea­li­zar: si vais a pa­sar mu­cho ra­to al ai­re li­bre, si iréis a al­gún si­tio don­de la ca­le­fac­ción sue­le es­tar al­ta, etc. Lo más ade­cua­do es ves­tir­le por ca­pas (en plan “ce­bo­lla”) y bus­car un abri­go fá­cil de po­ner y qui­tar. Ade­más, no le sa­ques sin un go­rri­to que le ta­pe la ca­be­za y los oídos y lle­va un pro­tec­tor de llu­via pa­ra el ca­rri­to por si os sor­pren­de un cha­pa­rrón oto­ñal.

De pa­seo... aun­que va­ya dor­mi­do

Una vez ves­ti­do pa­ra la oca­sión, ¡sa­lid a la ca­lle! El mal tiem­po no de­be ser un im­pe­di­men­to pa­ra vues­tros pa­seos dia­rios, que fa­vo­re­cen su desa­rro­llo y for­ta­le­cen sus de­fen­sas. Pe­ro ten pre­sen­te que, aun­que más ade­lan­te los apro­ve­cha­rá pa­ra des­cu­brir el mun­do, por aho­ra irá dor­mi­do una gran par­te del tiem­po. Hay un mo­ti­vo: en el mun­do ex­te­rior hay tal can­ti­dad de es­tí­mu­los que a ve­ces se sien­te des­bor­da­do y su for­ma de pro­te­ger­se es ce­rrar los ojos. No hay du­da: en las pri­me­ras se­ma­nas, su má­xi­ma prio­ri­dad si­gues sien­do tú.

Tu re­cién na­ci­do ne­ce­si­ta es­tar mu­cho tiem­po en con­tac­to con­ti­go, es­to le ayu­da a ha­cer la tran­si­ción a su nue­vo en­torno.

El ba­ño, bue­nos re­cuer­dos

Al vol­ver a ca­sa o al aca­bar el día, na­da me­jor que un ba­ño ca­len­ti­to. A la ma­yo­ría de be­bés les en­can­ta, por­que en cier­to mo­do les re­cuer­da a cuan­do es­ta­ban en el úte­ro ma­terno. An­tes de em­pe­zar, ase­gú­ra­te de que en el cuar­to no ha­ce frío, de que tie­nes to­do a mano (toa­llas, ja­bón pH neu­tro) y de que el agua es­tá a unos 36 gra­dos. Lue­go, a dis­fru­tar del mo­men­to. Mé­ce­le sua­ve­men­te, há­bla­le,

jue­ga con él… Ca­da be­bé reac­cio­na de for­ma di­fe­ren­te: a al­gu­nos los re­la­ja el con­tac­to con el agua; a otros, por el con­tra­rio, los ac­ti­va. Aca­ba el ba­ño en tres o cua­tro mi­nu­tos, se­ca bien al be­bé y apro­ve­cha pa­ra dar­le un ma­sa­je con una cre­ma o acei­te cor­po­ral, pa­san­do sua­ve­men­te tus ma­nos por ca­da par­te de su cuer­po, nom­bran­do su mano o su pie... El ma­sa­je tie­nen dos fun­cio­nes. “Por un la­do –ex­pli­ca Ana Mar­tín–, es “una ma­ne­ra de ex­pre­sar tu afec­to al be­bé y trans­mi­tir­le lo que eres y tu amor por él”. Por otro, le ayu­da a in­tuir có­mo es su cuer­po, cuán­to ocu­pa su pro­pio es­pa­cio y dón­de em­pie­za el mun­do” .

Dor­mir pa­ra adap­tar­se al en­torno

Sí, du­ran­te su pri­mer mes de vi­da el be­bé duer­me unas 16 ho­ras dia­rias. No es ex­tra­ño: es­tá adap­tán­do­se a un en­torno más mo­vi­do que el que co­no­cía, y eso le con­su­me mu­cha ener­gía. Mien­tras duer­me, su ce­re­bro ma­du­ra y pro­ce­sa to­do lo apren­di­do du­ran­te la vi­gi­lia.

Pe­ro ¿có­mo des­can­sa­rá me­jor? Lo ideal es que lo ha­ga en un moi­sés, la cu­na es to­da­vía muy gran­de pa­ra él y se sen­ti­ría un po­co per­di­do. Eli­ge un col­chón un po­co du­ro, y no pon­gas al­moha­da, man­tas, pe­lu­ches... na­da que pue­da ta­par­le la ca­be­za du­ran­te el sue­ño. En es­te sen­ti­do, los sa­cos-pi­ja­ma son una bue­na op­ción por­que abri­gan al be­bé sin ago­biar­le y le de­jan li­ber­tad de mo­vi­mien­tos.

Pa­ra pre­ve­nir la muer­te sú­bi­ta, acués­ta­le bo­ca arri­ba (es la pos­tu­ra re­co­men­da­da por los pe­dia­tras) y evi­ta que en el cuar­to ha­ga mu­cho ca­lor (lo ideal de no­che, unos 20 ºC).

En cuan­to al me­jor lu­gar, lo más có­mo­do en los pri­me­ros me­ses es que duer­ma en vues­tra ha­bi­ta­ción, por­que ne­ce­si­ta sen­tir­te cer­ca y por­que las tomas son muy con­ti­nuas.

Cui­da que es­té se­gu­ro en su am­bien­te

Aho­ra que ya sa­bes có­mo lo­grar que tu be­bé se en­cuen­tre tan a gus­to co­mo si si­guie­ra den­tro de ti, es im­por­tan­te que cui­des tam­bién que su nue­vo en­torno sea se­gu­ro. Pa­ra lo­grar­lo, en sus pri­me­ras se­ma­nas to­ma me­di­das co­mo ale­jar su moi­sés o su cu­na de cual­quier fuen­te de ca­lor, de las ven­ta­nas y de cor­ti­nas lar­gas a las que pue­da lle­gar. Ade­más, evi­ta po­ner mo­que­tas o al­fom­bras, que acu­mu­lan pol­vo, y op­ta me­jor por sue­los de par­qué o de cor­cho; es­tos son más cá­li­dos y más ade­lan­te se­rán me­jo­res pa­ra fa­vo­re­cer su ga­teo. Y ha­blan­do de ga­tear, ten pre­sen­te que en cuan­to tu hi­jo se lan­ce a ha­cer­lo (o em­pie­ce a des­pla­zar­se por el sue­lo de cual­quier mo­do) de­be­rás cu­brir las es­qui­nas de los mue­bles y co­lo­car pro­tec­to­res en los en­chu­fes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.