De­tec­ta cuan­to an­tes los pro­ble­mas de su vis­ta

¿Tu hi­jo se que­ja de do­lor de ca­be­za y mo­les­tias en los ojos? ¿Cie­rra uno de ellos si hay mu­cha cla­ri­dad? ¿Los en­tre­cie­rra pa­ra di­vi­sar una ima­gen le­ja­na? ¿Di­bu­ja o mi­ra los li­bros con la ca­ra pe­ga­da al pa­pel? Pi­de ci­ta al of­tal­mó­lo­go.

Crecer Feliz - - SUMARIO -

Du­ran­te los pri­me­ros me­ses del cur­so es­co­lar pue­den apa­re­cer pro­ble­mas en los ojos de los ni­ños, so­bre to­do por­que fuer­zan más la vis­ta al leer o es­cri­bir. Si tu hi­jo se fro­ta los ojos con fre­cuen­cia, le cues­ta apren­der a leer, se acer­ca mu­cho al li­bro, o in­clu­so evi­ta ju­gar a la pelota con los de­más ni­ños, llé­va­lo al of­tal­mó­lo­go pa­ra que le reali­ce una re­vi­sión. Los ex­per­tos re­co­mien­dan ha­cer­la por pri­me­ra vez a los tres años, por­que es cuan­do el pe­que­ño em­pie­za a co­la­bo­rar en la ex­plo­ra­ción (ya ha­bla, re­co­no­ce di­bu­jos, etc.). “Pe­ro se acon­se­ja acu­dir an­tes de los 3 años si en la fa­mi­lia hay pro­ble­mas im­por­tan­tes de vi­sión o siem­pre que los pa­dres sos­pe­chen que al­go ocu­rre en la vis­ta de su hi­jo”, acla­ra la of­tal­mó­lo­ga Gem­ma Romeu Ce­rri­llo. He­mos ha­bla­do con ella so­bre los pro­ble­mas tí­pi­cos de la vis­ta en ni­ños. ¿Quie­res sa­ber cuá­les son los más co­mu­nes?

MIO­PÍA: el ni­ño tie­ne ma­la vi­sión de le­jos

Pa­ra ver con ni­ti­dez, las imá­ge­nes de los ob­je­tos tie­nen que en­fo­car­se jus­to en un pun­to en­ci­ma de la re­ti­na, pe­ro si se en­fo­can de­lan­te de la mis­ma se ge­ne­ra una ima­gen bo­rro­sa, dan­do lu­gar a la mio­pía. Los pe­que­ños que su­fren es­te tras­torno “pue­den ser ni­ños que evi­tan los jue­gos de pelota, por­que se sien­ten in­se­gu­ros al no ver bien. Tam­bién es po­si­ble que ba­jen el ren­di­mien­to es­co­lar si no ven con cla­ri­dad la pi­za­rra”, di­ce la of­tal­mó­lo­ga. CÓ­MO SO­LU­CIO­NAR­LO

La mio­pía se co­rri­ge uti­li­zan­do ga­fas o len­tes de con­tac­to. “No de­sa­pa­re­ce con la edad, sue­le au­men­tar con el cre­ci­mien­to y lue­go, so­bre los 15-16 años, se es­ta­bi­li­za. Si el ni­ño quie­re ver per­fec­to ne­ce­si­ta­rá lle­var ga­fas o len­tes de con­tac­to to­da su vi­da, u ope­rar­se la mio­pía en la edad adul­ta”, ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta.

HIPERMETROPÍA: su vi­sión de cer­ca es bo­rro­sa

Por re­gla ge­ne­ral, los ni­ños con hipermetropía ven bo­rro­so de cer­ca por­que su ojo en­fo­ca los ob­je­tos por de­trás de la re­ti­na. “Pe­ro exis­ten gra­dos: si tie­nen una hipermetropía muy gran­de ven mal de le­jos y de cer­ca, y sue­len ser ni­ños dis­traí­dos, in­clu­so un po­co tor­pes. Si la hipermetropía es le­ve o mo­de­ra­da, el ni­ño es ca­paz de aco­mo­dar­la (com­pen­sar­la) per­fec­ta­men­te y pa­sa inad­ver­ti­da”, in­di­ca la of­tal­mó­lo­ga. Es­ta aco­mo­da­ción cons­tan­te pro­vo­ca fa­ti­ga en los ojos y do­lor de ca­be­za, irri­ta­ción ocu­lar, pi­cor en los ojos y has­ta pér­di­da del in­te­rés por la lec­tu­ra o por apren­der. CÓ­MO SO­LU­CIO­NAR­LO

Se co­rri­ge con ga­fas o len­tes de con­tac­to y sue­le des­apa­re­cer con el cre­ci­mien­to. “Los ni­ños, al te­ner los ojos pe­que­ños, sue­len ser hi­per­mé­tro­pes de ma­ne­ra fi­sio­ló­gi­ca (nor­mal pa­ra su edad). Con­for­me el ni­ño va cre­cien­do (y por lo tan­to tam­bién su ojo) es­ta hipermetropía sue­le des­apa­re­cer”, di­ce la ex­per­ta.

AS­TIG­MA­TIS­MO: ve los ob­je­tos de­for­ma­dos

El as­tig­ma­tis­mo pro­du­ce una ima­gen dis­tor­sio­na­da de los ob­je­tos tan­to de le­jos co­mo de cer­ca. “El ni­ño ve los con­tor­nos mal de­fi­ni­dos e irre­gu­la­res”, di­ce la of­tal­mó­lo­ga. Ocu­rre por­que la ima­gen de los ob­je­tos que­da en­fo­ca­da en va­rios pun­tos so­bre la re­ti­na, en lu­gar de es­tar en un so­lo pun­to, que es lo nor­mal. El pe­que­ño que lo su­fre se sue­le que­jar de do­lor de ca­be­za, con­ges­tión y pi­cor de ojos. CÓ­MO SO­LU­CIO­NAR­LO

El as­tig­ma­tis­mo se co­rri­ge con ga­fas o con len­tes de con­tac­to. Tam­bién se pue­de ope­rar, pe­ro en la edad adul­ta y una vez que se ha­ya es­ta­bi­li­za­do la gra­dua­ción.

ESTRABISMO: des­vía uno de los ojos

El pe­que­ño biz­quea o des­vía uno de los ojos: ha­cia den­tro (en­do­tro­pia), ha­cia afue­ra (exo­tro­pia), ha­cia arri­ba (hi­per­tro­pia) o ha­cia aba­jo (hi­po­tro­pia). Al­gu­nos, pa­ra com­pen­sar esa des­via­ción, in­cli­nan la ca­be­za ha­cia un la­do o cierran un ojo si hay mu­cha cla­ri­dad. “El ni­ño con estrabismo no uti­li­za el ojo des­via­do pa­ra ver, so­lo mi­ra con el que es­tá ‘rec­to’, de ma­ne­ra que el ojo des­via­do no apren­de a ver, se que­da va­go”, acla­ra la es­pe­cia­lis­ta. CÓ­MO SO­LU­CIO­NAR­LO

La ma­yo­ría de los ca­sos se co­rri­gen so­lo con ga­fas, pe­ro en otros es ne­ce­sa­ria la ci­ru­gía. Al­gu­nos es­tra­bis­mos pue­den tra­tar­se con in­yec­cio­nes de bó­tox, “aun­que a ve­ces so­lo se con­si­gue una me­jo­ra tran­si­to­ria o par­cial”, ad­vier­te la of­tal­mó­lo­ga. “Y so­lo al­gu­nos ti­pos de estrabismo me­jo­ran con ejer­ci­cios ocu­la­res, que con­sis­ten en re­for­zar la con­ver­gen­cia de los ojos”, pun­tua­li­za Gem­ma Romeu. Mar­ga Cas­tro Ase­so­ra: Dra. Gem­ma Romeu Ce­rri­llo, of­tal­mó­lo­ga pe­diá­tri­ca del Ins­ti­tu­to Of­tal­mo­ló­gi­co Qui­rón­sa­lud Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.