Si ave­ri­guas por qué llo­ra, lo­gra­rás cal­mar­le

Oír llo­rar al be­bé de­ses­pe­ra a cual­quier ma­dre o pa­dre pri­me­ri­zo en los pri­me­ros me­ses. ¿Qué ha­cer? Des­cu­bre qué le su­ce­de y ac­túa en con­se­cuen­cia.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Ma­ría Cas­tri­llón

Quie­re co­mer

Es­te llan­to se re­co­no­ce por­que es rít­mi­co: el be­bé em­pie­za a llo­rar, se de­tie­ne pa­ra to­mar ai­re y vuel­ve a co­men­zar de nue­vo. Tam­bién es tí­pi­co que se lle­ve los pu­ñi­tos a la bo­ca y los chu­pe­tee con an­sia, o que se to­que la me­ji­lla con la mano. Ya sa­bes que du­ran­te los pri­me­ros me­ses del be­bé hay que ali­men­tar­le a de­man­da, cuan­do él lo pi­da. Así que si llo­ra mi­ra si lo ha­ce co­mo te he­mos di­cho y com­prue­ba que no hay otra ra­zón pa­ra su llan­to (tie­ne el pa­ñal su­cio, se sien­te mal...). Des­car­ta­das otras cau­sas, da­le de co­mer sin de­mo­ra, pe­ro con cal­ma.

Te ne­ce­si­ta a su la­do

Tu be­bé se ve a sí mis­mo co­mo una pro­lon­ga­ción de ti, por eso es ló­gi­co que cuan­do no te tie­ne cer­ca se sien­ta in­se­gu­ro y te­me­ro­so. Es­te llan­to se re­co­no­ce por­que es tris­te, mo­nó­tono y en tono ba­jo. Cuan­do apa­rez­ca acu­de in­me­dia­ta­men­te a co­ger­le y bé­sa­le, abrá­za­le, mí­ma­le... es lo que me­jor le vie­ne pa­ra tran­qui­li­zar­se.

Tie­ne sue­ño

Mu­chos be­bés llo­ran an­tes de dor­mir, so­bre to­do cuan­do es­tán tan can­sa­dos que no lo­gran con­ci­liar el sue­ño. Es­te llan­to es mo­nó­tono, man­te­ni­do, y es pro­ba­ble que el be­bé se to­que la ca­be­za o la ore­ja o bos­te­ce. Atién­de­le y có­ge­le en tus bra­zos pa­ra cal­mar­le. A es­ta edad no se ma­la­cos­tum­bra, to­do lo con­tra­rio: de­jar­le llo­rar so­lo lle­va a que se sien­ta más an­gus­tia­do.

Es­tá in­có­mo­do por al­go

Pue­de ser por­que su pa­ñal es­tá mo­ja­do (llo­ra­rá con fuer­za, so­bre to­do si tie­ne la piel del cu­le­te es­co­ci­da) o por­que es­tá pa­san­do frío o ca­lor (su llan­to se­rá que­jum­bro­so y se mos­tra­rá in­quie­to). En am­bos ca­sos, la so­lu­ción es tan fá­cil co­mo eli­mi­nar la cau­sa de su ma­les­tar. Así que com­prue­ba si su pa­ñal es­tá su­cio y si es así, cám­bia­se­lo pron­to y pon­le una cre­ma cal­man­te. Res­pec­to a la tem­pe­ra­tu­ra, tó­ca­le la na­riz y, si es­tá fría, pon­le al­gu­na pren­da más. O mi­ra si su nu­ca es­tá su­do­ro­sa. ¿Es así? Sig­ni­fi­ca que de­bes qui­tar­le al­go de abri­go.

Se sien­te mal

Si es­tá in­cu­ban­do una en­fer­me­dad o tie­ne fie­bre, mos­tra­rá un llan­to dé­bil, que­jum­bro­so y con­ti­nua­do. Mé­ce­lo, pon­le el ter­mó­me­tro pa­ra com­pro­bar su tem­pe­ra­tu­ra y si es su­pe­rior a 38ºC llé­va­le al pe­dia­tra. En cam­bio, si lo que le pa­sa es que le due­le al­go, su llan­to se­rá pro­lon­ga­do y es­tri­den­te. Si no se cal­ma, ve con él al mé­di­co en cuan­to pue­das.

Su­fre có­li­cos del lac­tan­te

Es una cau­sa fre­cuen­te de llan­to des­de la se­gun­da se­ma­na de vi­da has­ta el ter­cer mes. El be­bé llo­ra­rá a ho­ras de­ter­mi­na­das, en­co­ge­rá las pier­nas, se re­tor­ce­rá... Co­ló­ca­le bo­ca aba­jo so­bre tu an­te­bra­zo y pa­séa­lo mien­tras le ma­sa­jeas la es­pal­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.