4-5 años: con­so­li­dar o cam­biar re­glas

A es­ta edad, vues­tro hi­jo irá acep­tan­do me­jor los lí­mi­tes, aun­que ten­drá al­ti­ba­jos. Ana­li­zad su com­por­ta­mien­to y su to­le­ran­cia a la frus­tra­ción pa­ra sa­ber si to­do si­gue el ca­mino co­rrec­to o hay que va­riar al­go el rum­bo.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Isa­bel Ál­va­rez, psi­có­lo­ga.

Aun­que a ve­ces nos cues­te creer­lo, to­dos los ni­ños desean por­tar­se bien; muy pron­to des­cu­bren que ha­cien­do ca­so a sus pa­dres cuen­tan con su apro­ba­ción, y eso es muy im­por­tan­te pa­ra ellos. Por eso, si des­de el prin­ci­pio ha­béis ido mar­can­do lí­mi­tes cla­ros a vues­tro hi­jo, es pro­ba­ble que a es­ta edad ha­ya apren­di­do a acep­tar­los re­la­ti­va­men­te bien. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que to­do va­ya a ir so­bre rue­das a par­tir de aho­ra: el desa­rro­llo del ni­ño no es li­neal y es ha­bi­tual que sur­jan di­fi­cul­ta­des que en­tor­pez­can la la­bor edu­ca­ti­va. Son mo­men­tos es­pe­cial­men­te crí­ti­cos, en los que edu­car re­quie­re aña­dir do­sis ex­tra de pa­cien­cia y per­sis­ten­cia.

“Ya soy ma­yor”

Ha­cia los 4 o 5 años el ni­ño ha ad­qui­ri­do enor­mes ha­bi­li­da­des y es cons­cien­te de ello, se sien­te po­de­ro­so y quie­re ha­cer co­sas de ma­yo­res (que­dar­se más tiem­po vien­do la te­le o co­mer a des­ho­ras), y to­ma ini­cia­ti­vas que no co­rres­pon­den a su edad, co­mo in­ten­tar cru­zar la ca­lle so­lo. Es mo­men­to de que le de­jéis so­lu­cio­nar pe­que­ños pro­ble­mas de la vi­da co­ti­dia­na, re­con­ci­liar­se tras una pe­lea, ha­cer un ami­go o to­mar una de­ci­sión. En­car­gad­le pe­que­ñas ta­reas co­mo lle­var los pla­tos a la me­sa o re­co­ger sus ju­gue­tes. Tam­bién se sen­ti­rá bien si te­néis en cuen­ta su opi­nión so­bre la ro­pa que le gus­ta o la pe­lí­cu­la que quie­re ver; es­to le ayu­da­rá a com­pen­sar la frus­tra­ción que le pro­du­cen los lí­mi­tes.

Una re­vi­sión a su edu­ca­ción

Tam­bién es un buen mo­men­to pa­ra que es­téis aten­tos a su for­ma de com­por­tar­se: si le cues­ta o no aca­tar las nor­mas, si con­fía en sus ca­pa­ci­da­des o se mues­tra in­se­gu­ro, etc. Es­to os da­rá la pau­ta pa­ra eva­luar vues­tro mo­do de edu­car­le y sa­ber si te­néis que cam­biar al­go. Ade­más, es im­por­tan­te que iden­ti­fi­quéis si tie­ne un ba­jo ni­vel de to­le­ran­cia a la frus­tra­ción. Es­tas son al­gu­nas de las se­ña­les que lo in­di­can:

Se nie­ga a co­mer si en el pla­to no hay al­go que le gus­ta.

Se en­fu­rru­ña cuan­do no po­néis su pro­gra­ma fa­vo­ri­to en la te­le.

En el co­le le cues­ta ha­cer ami­gos y se pe­lea con otros ni­ños.

Al sa­lir de cla­se siem­pre hay que com­prar­le al­go; si no, se nie­ga a ca­mi­nar has­ta ca­sa.

La ho­ra de ir­se a la ca­ma es siem­pre un cal­va­rio.

Si de­tec­táis es­tas se­ña­les en el ni­ño es esen­cial que os pon­gáis ya en mar­cha pa­ra dar un gi­ro ra­di­cal a es­ta si­tua­ción.

Pa­ra re­con­du­cir­lo...

A los ni­ños les con­tra­ría que las co­sas no sal­gan co­mo desean y los pa­dres que­re­mos dar­les gus­to y ver­los fe­li­ces; por eso nos cues­ta mar­car­les lí­mi­tes. Pe­ro so­lo si les de­ja­mos ex­pe­ri­men­tar la frus­tra­ción y les en­se­ña­mos a acep­tar­la y su­pe­rar­la lo­gra­re­mos ni­ños fe­li­ces, que con­fían en sus ca­pa­ci­da­des y que res­pe­tan a los de­más. Así que, en la si­guien­te oca­sión en la que ac­túe mal, pro­bad a se­guir es­tos pa­sos:

Em­pa­ti­zad con él: “Veo que es­tás fu­rio­so con tu her­ma­na”.

Co­mu­ni­cad­le vues­tros sen­ti­mien­tos: “Pe­ro me dis­gus­ta mu­cho que le ha­yas pe­ga­do”.

In­ten­tad ra­zo­nar: “Ella es más pe­que­ña y no te ha he­cho na­da”.

Mar­cad­le un lí­mi­te de for­ma cla­ra y fir­me: “Así que es­pe­ro que no lo ha­gas de nue­vo”.

Ofre­ced­le una sa­li­da a su ac­ti­tud: “Po­drás ver tu pro­gra­ma, pe­ro só­lo un ra­ti­to y des­pués de que ter­mi­ne el de tu her­ma­na”.

Aplau­did sus lo­gros y fe­li­ci­tad­le por lo que ha­ga bien: “Me en­can­ta que ha­yas cam­bia­do la ca­ra se­ria por la ca­ri­ta son­rien­te; te has ga­na­do que ju­gue­mos jun­tos a tu jue­go fa­vo­ri­to”.

(Un apunte: No cen­su­réis sus sen­ti­mien­tos, es bueno que los ex­pre­se; so­lo po­ned lí­mi­te a sus de­mos­tra­cio­nes. Por ejem­plo, de­cid­le: “Pe­gar no es­tá bien” en lu­gar de “¡Eres ma­lo!”).

La im­por­tan­cia del ejem­plo

Al­go esen­cial a la ho­ra de con­so­li­dar las ba­ses edu­ca­ti­vas que ha­béis pues­to o cam­biar al­gu­nas pau­tas es dar ejem­plo al ni­ño. Pa­ra bien y pa­ra mal, vo­so­tros sois su pri­mer y más im­por­tan­te mo­de­lo de com­por­ta­mien­to, por eso des­de que era muy pe­que­ño se fi­ja en có­mo ac­tuáis. Y aho­ra que se sien­te ma­yor y le en­can­ta ha­cer lo mis­mo que los adul­tos, es­to co­bra más im­por­tan­cia. Te­ned­lo pre­sen­te y re­cor­dad que por más que le di­gáis que hay que cru­zar la ca­lle aten­dien­do al se­má­fo­ro, por ejem­plo, di­fí­cil­men­te lo apren­de­rá si os ve cru­zar por don­de y cuan­do se os an­to­ja. Mu­chas ve­ces, vues­tros ac­tos y vues­tras ac­ti­tu­des le en­se­ñan más que vues­tras pa­la­bras.

No per­dáis la cal­ma

En to­do ca­so, pa­ra lo­grar que vues­tro hi­jo sea más obe­dien­te con­vie­ne que adap­téis vues­tras exi­gen­cias a su edad y no le pi­dáis más de lo que pue­de ha­cer o en­ten­der; eso evi­ta­rá que os sin­táis frus­tra­dos y os de­ses­pe­réis. Tam­bién os ayu­da­rá re­cor­dar que a es­ta edad le cues­ta pa­sar de una ac­ti­vi­dad a otra. Si le avi­sáis con an­te­la­ción (“en 15 mi­nu­tos nos va­mos”) y se lo re­cor­dáis a los 5 mi­nu­tos, le re­sul­ta­rá más fá­cil obe­de­cer. Pa­ra no per­der los es­tri­bos, ade­más:

Si te­néis que re­pren­der­le, ha­ced­lo en el mo­men­to en el que se por­te mal; pos­po­ner y acu­mu­lar las re­ga­ñi­nas so­lo sir­ve pa­ra ser des­me­di­dos en la re­pri­men­da.

Ana­li­zad qué os ha­ce es­ta­llar. ¿Qui­zá vais acu­mu­lan­do en­fa­dos has­ta que ex­plo­táis? Si es así, co­rre­gid­le a tiem­po. O qui­zá se de­ba a que es­táis es­tre­sa­dos por al­gu­na cir­cuns­tan­cia ex­ter­na, a que exis­ten ten­sio­nes en la pa­re­ja… En es­te ca­so, bus­cad re­me­dios que no afec­ten al ni­ño.

En si­tua­cio­nes des­qui­cian­tes, ha­ced una pau­sa y cread dis­tan­cia. Por ejem­plo, si es­tá in­so­por­ta­ble y ma­má ha lle­ga­do al lí­mi­te de su pa­cien­cia es me­jor que el ni­ño va­ya a la “si­lla de pen­sar” y per­ma­nez­ca allí los mi­nu­tos que co­rres­pon­dan a su edad (si tie­ne 4 años, cua­tro mi­nu­tos); cuan­do vuel­va, sim­ple­men­te hay que ac­tuar con nor­ma­li­dad, co­mo si na­da hu­bie­ra ocu­rri­do. En cual­quier ca­so, apren­de­rá a obe­de­cer y a pos­po­ner sus de­seos po­co a po­co, con pro­tes­tas y en­fa­dos, has­ta que com­pren­da que lo que ha­céis no es echar­le un pul­so, sino ve­lar por su bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.