¡Otra vez con tos! A ca­da ti­po, su re­me­dio

No to­das las to­ses son igua­les, por­que ca­da una es­tá pro­vo­ca­da por una cau­sa di­fe­ren­te. Apren­der a dis­tin­guir­las por su fre­cuen­cia, so­ni­do, du­ra­ción o por el mo­men­to del día en que apa­re­cen ayu­da a com­ba­tir­las.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Da­vid Ruiz Ase­so­ra: Gem­ma Mo­re­ra, pe­dia­tra y ne­mó­lo­ga in­fan­til en Vi­la no­va i la Gel­trú, Bar­ce­lo­na.

La tos es un sín­to­ma, no una en­fer­me­dad. In­di­ca que al­go es­tá pa­san­do, ya que es la for­ma en la que el or­ga­nis­mo de tu hi­jo reac­cio­na fren­te a una ano­ma­lía. “Se tra­ta de un me­ca­nis­mo de de­fen­sa pa­ra com­ba­tir al­gu­na pa­to­lo­gía en el apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, la gran ma­yo­ría de ellas sin ex­ce­si­va im­por­tan­cia”, cuen­ta Gem­ma Mo­re­ra, neu­mó­lo­ga in­fan­til en Vi­la­no­va i la Gel­trú.

Gra­cias a es­te re­fle­jo de la tos, las vías res­pi­ra­to­rias del ni­ño se lim­pian de se­cre­cio­nes o de al­gún cuer­po ex­tra­ño, per­mi­tien­do que pa­se el ai­re cuan­do hay una obs­truc­ción de esas vías. La tos, pues, mo­vi­li­za la mu­co­si­dad de los pul­mo­nes y me­jo­ra su oxi­ge­na­ción. “En la gran ma­yo­ría de los ca­sos, es­te re­fle­jo na­tu­ral es pa­sa­je­ro y no re­quie­re de nin­gún tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co”, ex­pli­ca la pe­dia­tra. Úni­ca­men­te en al­gu­nas si­tua­cio­nes es con­ve­nien­te ac­tuar, pe­ro son po­co ha­bi­tua­les.

Se cal­cu­la que apro­xi­ma­da­men­te un 20% de las con­sul­tas pe­diá­tri­cas son por tos. Hay va­rios ti­pos, se­gún la cau­sa que las pro­vo­ca; te ex­pli­ca­mos có­mo di­fe­ren­ciar­las pa­ra que pue­das to­mar las me­di­das ade­cua­das en ca­da ca­so.

Pro­duc­ti­va

Tu hi­jo lle­va dos días con mo­cos. El pro­ble­ma ha em­pe­za­do en la na­riz, pe­ro ba­ja a los bron­quios. Y ahí es cuan­do em­pie­za la tos, ya que su or­ga­nis­mo tra­ta de ex­pul­sar­los de las vías res­pi­ra­to­rias ba­jas. La tos pro­duc­ti­va es la más fre­cuen­te de to­das. “Se re­co­no­ce fá­cil­men­te por­que du­ran­te el to­si­do se oye tam­bién el rui­do del mo­co”, ex­pli­ca la ex­per­ta. El otro cri­te­rio pa­ra dis­tin­guir­la de otras to­ses es que nor­mal­men­te de­sa­pa­re­ce por la no­che. “En ge­ne­ral es una tos be­nig­na que no de­be­ría du­rar más de dos o tres se­ma­nas”, di­ce la neu­mó­lo­ga in­fan­til. Si el ni­ño tie­ne un buen es­ta­do de sa­lud ge­ne­ral, no pre­sen­ta fie­bre, es­tá des­can­sa­do y duer­me co­rrec­ta­men­te por la no­che, no ha­ce fal­ta que ha­gas na­da es­pe­cial. Bas­ta una bue­na hi­dra­ta­ción pa­ra que po­co a po­co va­ya des­apa­re­cien­do.

Se­ca o irri­ta­ti­va

Sue­le co­men­zar con un do­lor de gar­gan­ta, nor­mal­men­te pro­vo­ca­do por una fa­rin­gi­tis. Es­ta irri­ta­ción ini­cial es la que lle­va a tu hi­jo a to­ser, por­que le mo­les­ta. “Es co­mo un círcu­lo vi­cio­so: al ni­ño le pi­ca la gar­gan­ta y to­se, pe­ro cuan­to más to­se, más le pi­ca”, ex­pli­ca Gem­ma Mo­re­ra. Es­ta tos es ca­rac­te­rís­ti­ca del ini­cio de pro­ce­sos ví­ri­cos res­pi­ra­to­rios, co­mo el res­fria­do, que no van acom­pa­ña­dos de fle­ma. Sue­le ser ha­bi­tual en ve­rano, por cul­pa de los ai­res acon­di­cio­na­dos o ven­ti­la­do­res, y sue­le acen­tuar­se por la pre­sen­cia de agen­tes irri­tan­tes am­bien­ta­les co­mo la con­ta­mi­na­ción o el uso del ta­ba­co. “De ahí la im­por­tan­cia de evi­tar fu­mar en ca­sa, in­clu­so en el bal­cón”, acon­se­ja la pe­dia­tra. Es­ta tos, co­mo la pro­duc­ti­va, no sue­le du­rar más de dos se­ma­nas.

La­rin­gea

Más co­no­ci­da co­mo tos pe­rru­na por el so­ni­do que pro­vo­ca, es un ti­po de tos muy fre­cuen­te en los ni­ños. “Re­sul­ta fá­cil de iden­ti­fi­car por ser se­ca, afó­ni­ca y muy in­ten­sa”, acla­ra la doc­to­ra. Su ori­gen sue­le ser una in­fec­ción de ti­po ví­ri­co que pro­vo­ca una in­fla­ma­ción de la la­rin­ge (no de la fa­rin­ge). “El ni­ño se sue­le que­dar afó­ni­co de­bi­do pre­ci­sa­men­te a la in­fla­ma­ción de sus cuer­das vo­ca­les. To­se por­que le mo­les­ta”, aña­de Mo­re­ra. Es con­ve­nien­te de­tec­tar­la a tiem­po y acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta, pues­to que la la­rin­ge es muy es­tre­cha y si se in­fla­ma más de la cuen­ta pue­de im­pe­dir el paso del ai­re. El tra­ta­mien­to ha­bi­tual es con cor­ti­coi­des ora­les; en ca­sos gra­ves se re­cu­rre a tra­ta­mien­to ne­bu­li­za­do o in­clu­so in­tu­ba­ción.

As­má­ti­ca

A pe­sar de que el as­ma sue­le apa­re­cer en los ni­ños a par­tir de los 3 años, en oca­sio­nes se ma­ni­fies­ta a eda­des muy tem­pra­nas (y sue­le ser di­fí­cil de diag­nos­ti­car, ya que se con­fun­de con otras en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias). Si no­tas que, al to­ser, tu hi­jo pa­re­ce es­tar so­plan­do por un pi­to que sue­na den­tro de su pe­cho,

es po­si­ble que su ori­gen se de­ba a un cie­rre bron­quial, al­go pro­pio de los pro­ce­sos as­má­ti­cos. “El aler­geno pro­vo­ca la in­fla­ma­ción de la vía aé­rea, es­tre­chán­do­la, lo que cau­sa al fi­nal la tos y la di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria”, ex­pli­ca Gem­ma Mo­re­ra. Pues­to que el po­len per­ma­ne­ce du­ran­te mu­chos días en el am­bien­te, si la tos se alar­ga pue­de ser un sín­to­ma. En es­te ca­so (so­bre to­do si es ha­cia la pri­ma­ve­ra) es con­ve­nien­te que lle­ves al ni­ño a un neu­mó­lo­go in­fan­til pa­ra su diag­nós­ti­co.

Otra co­sa dis­tin­ta es la bron­quio­li­tis, cau­sa­da por el vi­rus sin­ci­tial res­pi­ra­to­rio, más di­fí­cil de tra­tar. Es más fre­cuen­te en los be­bés en­tre 3 y 6 me­ses de vi­da y so­lo en los ca­sos más gra­ves se­rá ne­ce­sa­ria la hos­pi­ta­li­za­ción. De cual­quier mo­do, es ne­ce­sa­rio que lle­ves a tu hi­jo al pe­dia­tra pa­ra que te di­ga qué ha­cer.

Tos fe­ri­na

Afec­ta so­bre to­do a los lac­tan­tes me­no­res de seis me­ses que no es­tán pro­te­gi­dos por la va­cu­na de la tos fe­ri­na (afor­tu­na­da­men­te, son muy po­cos). “Es muy con­ta­gio­sa si el be­bé no es­tá pro­te­gi­do”, aler­ta la doc­to­ra Mo­re­ra. Los pri­me­ros sín­to­mas son si­mi­la­res a los de un res­fria­do: mo­queo, es­tor­nu­dos, tos le­ve y a ve­ces al­go de fie­bre. “Pe­ro al ca­bo de un par de se­ma­nas la tos se vuel­ve se­ca e irri­ta­ti­va y da paso a ata­ques de tos que pue­den du­rar más de un mi­nu­to”, ex­pli­ca la neu­mó­lo­ga in­fan­til. Se sue­le iden­ti­fi­car por­que en oca­sio­nes el ni­ño se po­ne mo­ra­do de tan­to es­fuer­zo, emi­te un rui­do de as­pi­ra­ción y es po­si­ble que vo­mi­te. “In­clu­so pue­de de­jar de res­pi­rar du­ran­te unos po­cos se­gun­dos tras el ata­que de tos”, aler­ta la doc­to­ra. El pro­ce­so sue­le du­rar un par de se­ma­nas.

Si crees que tu hi­jo pue­de su­frir tos fe­ri­na es esen­cial que lo lle­ves al pe­dia­tra na­da más ob­ser­var los sín­to­mas. En la gran ma­yo­ría de los ca­sos no hay com­pli­ca­cio­nes, pe­ro en los más gra­ves ne­ce­si­ta­rá vi­gi­lan­cia mé­di­ca. Re­cuer­da que la va­cu­na de la tos fe­ri­na se ad­mi­nis­tra a los 2, 4 y 6 me­ses de vi­da del be­bé.

Por re­flu­jo gas­tro­eso­fá­gi­co

El re­flu­jo pro­pio de los be­bés tam­bién pue­de pro­vo­car tos. “Al ha­cer la di­ges­tión, re­gur­gi­tan res­tos de ali­men­tos que pue­den lle­gar a la trá­quea”, cuen­ta Gem­ma Mo­re­ra. Sue­le ser más ha­bi­tual des­pués de co­mer y pue­de ve­nir acom­pa­ña­da de vó­mi­to y llan­to. Tam­bién es fre­cuen­te cuan­do tu hi­jo es­tá tum­ba­do. Por eso, pa­ra ha­cer fren­te a es­ta tos, es con­ve­nien­te que lo in­cor­po­res, al­zan­do el ca­be­zal de la ca­ma y co­lo­cán­do­le de la­do. “Cu­ran­do el re­flu­jo se co­rri­ge au­to­má­ti­ca­men­te la tos”, tran­qui­li­za la doc­to­ra. Llé­va­lo a su pe­dia­tra pa­ra que le ha­ga una ex­plo­ra­ción. En de­ter­mi­na­dos ca­sos es po­si­ble que le reali­ce una ph-me­tría eso­fá­gi­ca.

Cau­sa­da por un cuer­po ex­tra­ño

Si tu hi­jo no tie­ne fie­bre ni con­ges­tión na­sal pe­ro no pa­ra de to­ser, tal vez lo ha­ga por­que tie­ne un cuer­po ex­tra­ño en los pul­mo­nes. “Es una tos cons­tan­te, per­sis­ten­te, que no ce­sa de día pe­ro tam­po­co de no­che”, ex­pli­ca la neu­mó­lo­ga in­fan­til. “Es­tos pe­que­ños cuer­pos ex­tra­ños nor­mal­men­te se de­tec­tan tar­de”, cuen­ta. Pue­de ha­ber­lo in­tro­du­ci­do por la bo­ca o in­clu­so por la na­riz: un tro­ci­to de ca­cahue­te o uno de almendra muy pe­que­ño... Nor­mal­men­te el pro­ce­so de la tos aca­ba ex­pul­sán­do­lo so­lo, pe­ro si per­sis­te, es im­por­tan­te que lle­ves al ni­ño al pe­dia­tra. En ca­so de que lo con­si­de­re opor­tuno le ha­rá una ra­dio­gra­fía y se lo ex­trae­rá ha­cién­do­le una bron­cos­co­pia. No te alar­mes, no sue­le ser gra­ve a pe­sar de que, a sim­ple vis­ta, re­sul­te apa­ra­to­sa por la apa­ri­ción de cuer­pos ex­tra­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.