1-2 años: ya ne­ce­si­ta los pri­me­ros lí­mi­tes

Por su se­gu­ri­dad, pe­ro tam­bién por­que pa­ra evo­lu­cio­nar des­de el pun­to de vis­ta emo­cio­nal el ni­ño tie­ne que sen­tir que sus pa­dres se preo­cu­pan por él y se en­car­gan de en­se­ñar­le qué pue­de y qué no pue­de ha­cer.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Ma­ría Cas­tri­llón

En los pri­me­ros me­ses de vi­da, el be­bé tie­ne “barra li­bre” de mimos y cui­da­dos, va adap­tán­do­se a la ru­ti­na dia­ria que es­ta­ble­cen sus pa­dres y sa­be que ellos siem­pre es­tán ahí pa­ra res­pon­der a sus ne­ce­si­da­des. Es lo me­jor pa­ra él, por­que de es­te mo­do va apren­dien­do que pue­de con­fiar en el mun­do y ad­quie­re, po­co a po­co, una ba­se de se­gu­ri­dad y fe­li­ci­dad.

A par­tir del año, es­ta si­gue sien­do la re­ce­ta pa­ra edu­car­le; pe­ro es esen­cial aña­dir un in­gre­dien­te más: las pri­me­ras nor­mas.

¿Son tan im­por­tan­tes?

La res­pues­ta es sí. Sin ellas, no apren­de­rá a desen­vol­ver­se en un mun­do que es­tá em­pe­zan­do a co­no­cer y en el que se en­cuen­tra to­tal­men­te per­di­do. Ne­ce­si­ta que vo­so­tros, co­mo pa­dres, ejer­záis de guías y le en­se­ñéis por dón­de de­be ir y qué es­tá bien o mal. So­lo así se sen­ti­rá su­fi­cien­te­men­te se­gu­ro a la ho­ra de in­ten­tar co­sas nue­vas e in­clu­so, con el tiem­po, de re­be­lar­se con­tra los lí­mi­tes (cuan­do es­to ocu­rra, fe­li­ci­taos: se­rá la me­jor se­ñal de que es­tá desa­rro­llán­do­se co­rrec­ta­men­te). Pe­ro ¿có­mo se em­pie­za a po­ner re­glas? Va­ya­mos por par­tes.

Des­cu­brien­do el “no”...

Los pri­me­ros “noes” apa­re­cen en la vi­da del be­bé cuan­do em­pie­za a ser más au­tó­no­mo y a ha­cer al­gu­nas co­sas por su cuen­ta: se lle­va ob­je­tos a la bo­ca, in­ten­ta me­ter los de­dos en el en­chu­fe, ga­tea en­ci­ma de la ca­ma... La ló­gi­ca y el afán de evi­tar­le ries­gos os lle­van a im­pe­dír­se­lo y a ex­pli­car­le, mien­tras lo ha­céis, que eso no es­tá bien.

...y en­ten­dien­do qué sig­ni­fi­ca

Sin em­bar­go, has­ta el fi­nal del pri­mer año, cuan­do el ni­ño ha ad­qui­ri­do ya más cons­cien­cia de sí mis­mo co­mo per­so­na in­de­pen­dien­te, no co­mien­za a en­ten­der real­men­te ese “no” y lo que sig­ni­fi­ca: un freno a sus de­seos. Por eso se sien­te frus­tra­do al es­cu­char­lo y se opo­ne a él, llo­ran­do, pro­tes­tan­do e in­ten­tan­do ha­cer de nue­vo aque­llo que no le de­jáis ha­cer. Es lo que le to­ca a es­ta edad. Pe­ro ne­ce­si­ta que vo­so­tros le res­pon­dáis con cal­ma y con fir­me­za y que va­yáis en­se­ñán­do­le que hay al­gu­nos lí­mi­tes que no pue­de pa­sar. Si os no­ta se­gu­ros irá in­terio­ri­zan­do la idea de que es­tos lí­mi­tes de­ben ser bue­nos, por­que pa­ra vo­so­tros, que sois las per­so­nas más im­por­tan­tes de su pe­que­ño mun­do, lo son.

Pen­sad bien las re­glas

Pe­ro tan esen­cial co­mo po­ner esas pri­me­ras nor­mas en el mo­men­to con­ve­nien­te es que sean ade­cua­das. Si no, no be­ne­fi­cia­rán a vues­tro hi­jo y ade­más, no con­se­gui­réis que las acep­te ni que las cum­pla. Por eso, me­re­ce mu­cho la pe­na que de­di­quéis un tiem­po a pen­sar qué ca­rac­te­rís­ti­cas de­ben te­ner.

Han de es­tar con­sen­sua­das

La pri­me­ra pre­mi­sa. Si los pa­dres no es­tán de acuer­do en las nor­mas bá­si­cas y ca­da uno

po­ne las que con­si­de­ra, el ni­ño se sien­te con­fun­di­do, no sa­be a qué ate­ner­se y aca­ba por no ha­cer ca­so a nin­gu­na. Pa­ra evi­tar­lo, de­ci­did en­tre los dos cuá­les son los lí­mi­tes pa­ra vues­tro hi­jo. Y al­go muy im­por­tan­te: si uno de los dos mar­ca una nor­ma por su cuen­ta y el otro no es­tá con­for­me, no lo dis­cu­táis de­lan­te del ni­ño ni le deis la or­den con­tra­ria. Ha­blad cuan­do no es­té de­lan­te y so­lu­cio­nad el asun­to.

Me­jor que no sean mu­chas

A es­ta edad, vues­tro hi­jo tie­ne una me­mo­ria muy cor­ta y to­da­vía no po­see ca­pa­ci­dad pa­ra re­te­ner mu­chos con­cep­tos. Ade­más, es­tá en ple­na fa­se de ex­plo­ra­ción, y si ca­da vez que in­ten­ta al­go se en­cuen­tra con un “no” por sis­te­ma, se­rá más di­fí­cil que lo res­pe­te (y si lo ha­ce, ter­mi­na­rá por no in­ten­tar na­da, al­go ne­ga­ti­vo pa­ra su desa­rro­llo). Lo me­jor es que por aho­ra es­ta­blez­cáis so­lo las tres o cua­tro nor­mas que con­si­de­réis real­men­te ne­ce­sa­rias.

Bus­cad la cohe­ren­cia

Te­ned pre­sen­te lo que pue­de ha­cer y en­ten­der vues­tro hi­jo en es­ta eta­pa; de na­da sir­ve que le in­di­quéis al­go pa­ra lo que aún no es­tá pre­pa­ra­do. In­ten­tad que las re­glas sean siem­pre las mis­mas y no cam­bien de la no­che a la ma­ña­na sin ra­zón (si hoy no le de­jáis su­bir­se al so­fá, tam­po­co le de­jéis al día si­guien­te so­lo por­que es­téis con gen­te y no que­ráis en­fa­da­ros).

Pe­ro huid de la ri­gi­dez

Lo an­te­rior no qui­ta pa­ra que po­dáis ser más fle­xi­bles en al­gu­na oca­sión, siem­pre que ha­ya un mo­ti­vo ra­zo­na­ble pa­ra ello y los dos pa­dres es­téis de acuer­do. Apren­der que a ve­ces las re­glas pue­den va­riar irá en­se­ñan­do al ni­ño a adap­tar­se al cam­bio, al­go esen­cial pa­ra que sea feliz.

Y a la ho­ra de es­ta­ble­cer­las...

La fór­mu­la bá­si­ca es: cla­ri­dad + se­gu­ri­dad + ca­ri­ño. Es de­cir, ex­pli­cád­se­las a vues­tro hi­jo con po­cas pa­la­bras y un vo­ca­bu­la­rio que él pue­da en­ten­der, ha­ced­lo mi­rán­do­le a los ojos y con un tono cal­ma­do y se­gu­ro y no es­ca­ti­méis mimos y mues­tras de afec­to al di­ri­gi­ros a él. Así las en­ten­de­rá y, lo que es más im­por­tan­te, irá acep­tán­do­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.