Cuá­les son las fa­ses tí­pi­cas de una ra­bie­ta

No po­déis evi­tar que vues­tro hi­jo su­fra ra­bie­tas de vez en cuan­do, pe­ro sí dis­mi­nuir su fre­cuen­cia y res­pon­der del mo­do ade­cua­do en ca­da fa­se.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Coks Feens­tra, psi­có­lo­ga.

En el pe­río­do de los 2 a los 3 años ca­si to­dos los pe­que­ños (al­go más los ni­ños que las ni­ñas) tie­nen ra­bie­tas. Al­gu­nos, va­rias al día; otros, una por se­ma­na. En unos ca­sos du­ran po­cos mi­nu­tos, en otros se alar­gan du­ran­te ho­ras. Así que, si vues­tro hi­jo es­tá en es­ta edad, os to­ca ar­ma­ros de pa­cien­cia y cen­tra­ros en los as­pec­tos po­si­ti­vos que las ra­bie­tas tie­nen pa­ra él, por­que no vais a po­der im­pe­dir que apa­rez­can.

Sin em­bar­go, es­to no sig­ni­fi­ca que no se pue­da dis­mi­nuir su fre­cuen­cia. Pa­ra con­se­guir­lo, evi­tad que el ni­ño lle­gue a es­tar ago­ta­do o so­bre­es­ti­mu­la­do (es­to mer­ma su ca­pa­ci­dad de aguante), no le lle­véis a la com­pra o de vi­si­ta cuan­do ten­ga sue­ño, sed fle­xi­bles en asun­tos sin im­por­tan­cia y fir­mes y cla­ros en los im­por­tan­tes... Y cuan­do, a pe­sar de es­tas me­di­das, la ra­bie­ta ha­ga su apa­ri­ción, se­guid los si­guien­tes pa­sos pa­ra afron­tar­la en ca­da fa­se. Reac­cio­nar de la for­ma ade­cua­da con­tri­bui­rá a que la si­tua­ción sea más fá­cil de lle­var pa­ra to­dos.

1. Las pri­me­ras se­ña­les

Jus­to an­tes de que co­mien­ce el be­rrin­che, el ni­ño mues­tra una res­pi­ra­ción ace­le­ra­da y sue­le man­te­ner los pu­ños ce­rra­dos. Em­pie­za a dar se­ña­les de ner­vio­sis­mo y a po­ner ca­ra de po­cos ami­gos.

QUÉ HA­CER: In­ten­tad tran­qui­li­zar­le ha­blán­do­le con cal­ma, sin dar de­ma­sia­da im­por­tan­cia a la si­tua­ción, o des­viad su aten­ción ha­cia al­go que sue­la in­tere­sar­le. Es­ta úl­ti­ma pau­ta sue­le fun­cio­nar bien con ni­ños de dos años, por­que a es­ta edad su me­mo­ria es to­da­vía bas­tan­te cor­ta.

2. El mo­men­to del 'no'

Co­mien­za la ra­bie­ta. El pe­que­ño em­pie­za a llo­rar y a gri­tar. La pa­la­bra más ha­bi­tual en es­te mo­men­to es ‘NO’, una cla­ra mues­tra de que la ra­zón de que pro­tes­te es que lo que de­be ha­cer (o de­jar de ha­cer) no le gus­ta.

QUÉ HA­CER: Lle­vad­le a un en­torno di­fe­ren­te, dad­le al­go de be­ber, se­guid in­ten­tan­do des­viar su aten­ción di­cién­do­le al­go que le sor­pren­da... Y si lo que le ha en­fa­da­do es al­go que se sien­te in­ca­paz de rea­li­zar, co­mo api­lar blo­ques en una to­rre, ayu­dad­le (no lo ha­gáis por él) ha­blán­do­le con cal­ma.

3. El pun­to ál­gi­do

La ra­bie­ta ya es im­pa­ra­ble: el ni­ño se ti­ra al sue­lo, da pa­ta­das, gri­ta y llo­ra fuer­te. Es­tá he­cho una fu­ria, la par­te emo­cio­nal de su ce­re­bro es la que man­da aho­ra, por eso es in­ca­paz de aten­der a ra­zo­nes. Al­gu­nos pe­que­ños, en es­te mo­men­to ti­ran ob­je­tos, des­tro­zan lo que tie­nen en­tre ma­nos o se dan ca­be­za­zos con­tra el sue­lo.

QUÉ HA­CER: Ya no es po­si­ble in­ter­ve­nir, per­mi­tid que se desaho­gue y que la ra­bie­ta si­ga su cur­so (vi­gi­lad que no se ha­ga da­ño). Man­te­ned la cal­ma, pa­ra no aña­dir más emo­cio­nes a las su­yas, y no in­ten­téis ra­zo­nar con él, so­lo per­ma­ne­ced a su la­do. Si mues­tra com­por­ta­mien­tos des­truc­ti­vos, abra­zad­le fuer­te pa­ra fre­nar­los. En ca­so de que se au­to­le­sio­ne, dad­le un co­jín y de­cid­le que lo gol­pee con sus pu­ños: es una al­ter­na­ti­va pa­ra su ne­ce­si­dad de gol­pear co­mo ex­pre­sión de ra­bia (que en sí no es al­go ne­ga­ti­vo).

4. El prin­ci­pio del fin

La ra­bie­ta em­pie­za a re­mi­tir, el ni­ño so­llo­za y qui­zá bus­que con­sue­lo (vi­vir una ra­bie­ta le ate­mo­ri­za mu­cho).

QUÉ HA­CER: Es mo­men­to de tra­du­cir sus emo­cio­nes en pa­la­bras, co­mo: "sí, ca­ri­ño, es­ta­bas muy en­fa­da­do… pe­ro aho­ra ya ha pa­sa­do". No de­jéis de aco­ger­le cuan­do bus­que con­sue­lo, lo ne­ce­si­ta.

5. To­do vuel­ve a la nor­ma­li­dad

El ni­ño vuel­ve a es­tar co­mo si no hu­bie­ra pa­sa­do na­da, tran­qui­lo y re­la­ja­do... has­ta la si­guien­te ra­bie­ta.

QUÉ HA­CER: Evi­tad cri­ti­car­le, las ra­bie­tas son al­go nor­mal y os ayu­dan a en­se­ñar­le nor­mas. Pe­ro no ce­dáis an­te ellas o au­men­ta­rán por­que vues­tro hi­jo re­cu­rri­rá a ellas pa­ra con­se­guir lo que quie­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.