2-3 años: la re­be­lión con­tra el mun­do

Vues­tro hi­jo, que ca­da vez acep­ta­ba de me­jor ga­na las nor­mas, se ha vuel­to de pron­to un “re­vo­lu­cio­na­rio” cu­ya pa­la­bra pre­fe­ri­da es “no”. ¡En­ho­ra­bue­na! In­di­ca que es­tá ma­du­ran­do. Pe­ro ¿có­mo con­vie­ne res­pon­der an­te su ac­ti­tud?

Crecer Feliz - - SUMARIO - Isa­bel Ál­va­rez, psi­có­lo­ga

Has­ta aho­ra vues­tro hi­jo iba acep­tan­do las re­glas que le mar­ca­bais e in­clu­so se mos­tra­ba muy so­lí­ci­to y co­la­bo­ra­dor an­te vues­tras de­man­das. Pe­ro de un tiem­po a es­ta par­te, su dis­cur­so es­tá pla­ga­do de “yo so­lo” y de “noes” y los llo­ros y las pa­ta­le­tas apa­re­cen ca­da vez que le con­tra­riáis en al­go. No os ago­biéis, es­to no in­di­ca que va­ya a te­ner una per­so­na­li­dad com­pli­ca­da ni que le es­téis edu­can­do mal. Es una eta­pa nor­mal de su desa­rro­llo, la pri­me­ra de una se­rie de pe­río­dos de re­bel­día que vi­vi­rá vues­tro hi­jo. Y sí, es una tem­po­ra­da de mu­cho des­gas­te pa­ra vo­so­tros, pe­ro llena de re­tos pa­ra él. ¿Có­mo apro­ve­char­la pa­ra afian­zar las ba­ses de su edu­ca­ción?

No le gus­tan las nor­mas

A es­ta edad el ni­ño vi­ve un gran cam­bio: has­ta aho­ra, aun­que tu­vie­ra ya al­gu­nos lí­mi­tes, po­día ha­cer mu­cho de lo que le ape­te­cía. Pe­ro a me­di­da que ad­quie­re más au­to­no­mía y sien­te una ma­yor ne­ce­si­dad de in­ves­ti­gar y ha­cer co­sas sin ayu­da, se va en­fren­tan­do a más prohi­bi­cio­nes. Eso le des­con­cier­ta y le en­fa­da, so­bre to­do cuan­do quie­nes le fre­nan son ¡ma­má y pa­pá! Ade­más, en es­ta eta­pa, acep­tar las nor­mas re­sul­ta es­pe­cial­men­te frus­tran­te pa­ra el pe­que­ño: de­be de­jar su jue­go (“ven a po­ner­te el pi­ja­ma”), pos­po­ner su de­seo (“aho­ra no pue­des ver la te­le”) y aca­tar la vo­lun­tad de sus pa­dres jus­to cuan­do es­tá em­pe­zan­do a des­cu­brir la su­ya.

Es­tá afian­zan­do su “yo”

Por otra par­te, hay que te­ner pre­sen­te que, pa­ra cre­cer, el ni­ño ne­ce­si­ta en­tre­nar su au­to­no­mía: que­rer lo que sus pa­dres no quie­ren, y ne­gar­se a lo que le pi­den. Y aho­ra que es­tá en ple­na fa­se de afian­za­mien­to del “yo”, se opo­ne a las ór­de­nes pa­ra re­for­zar su in­ci­pien­te per­so­na­li­dad. Di­ce “no” pa­ra lue­go sen­tir­se au­tó­no­mo al de­cir “sí” (“no lo ha­go por­que tú me lo pi­das, lo ha­go por­que yo quie­ro ha­cer­lo”).

Ex­pre­sa me­jor sus emo­cio­nes

Ade­más, en es­ta eta­pa, vues­tro hi­jo rea­li­za otra gran con­quis­ta: co­no­ce ca­da vez más emo­cio­nes y se lan­za a ex­pre­sar qué le gus­ta y qué no, a ve­ces con pa­la­bras y otras ve­ces me­dian­te su len­gua­je cor­po­ral. Así, del mis­mo mo­do que co­rre o ríe cuan­do se sien­te feliz, pa­ta­lea, gri­ta o pe­ga cuan­do sien­te ra­bia o frus­tra­ción. ¿Y por qué lo ha­ce más en ca­sa que fue­ra? Por­que em­pie­za a com­pren­der me­jor la di­fe­ren­cia en­tre el “yo” y el “otro” a tra­vés de la re­la­ción con sus adul­tos de re­fe­ren­cia, es de­cir, sus pa­dres. Y co­mo so­lo se atre­ve a ex­pe­ri­men­tar sus sen­ti­mien­tos den­tro de un víncu­lo se­gu­ro, las reac­cio­nes tí­pi­cas de es­ta eta­pa (obs­ti­na­ción, im­pa­cien­cia, opo­si­ción…) aflo­ran a me­nu­do con vo­so­tros y po­cas ve­ces en la guar­de­ría. Así que es­to es bue­na se­ñal: in­di­ca que hay un ape­go po­si­ti­vo y un desa­rro­llo emo­cio­nal sano.

De­be acep­tar la frus­tra­ción

Par­tien­do de es­ta ba­se, aho­ra el si­guien­te re­to pa­ra vues­tro hi­jo

es apren­der a to­le­rar la frus­tra­ción. Pa­ra ayu­dar­le, es im­por­tan­te que no cai­gáis en la ten­ta­ción de ce­der an­te sus exi­gen­cias por pe­na o, sim­ple­men­te, por no oír­le. Te­ner un po­co de mano iz­quier­da y gran­des do­sis de pa­cien­cia y po­ner en prác­ti­ca es­tas pau­tas son las cla­ves pa­ra su­pe­rar y apro­ve­char es­te pe­río­do:

No to­méis la opo­si­ción del ni­ño co­mo un ac­to con­tra vo­so­tros; os ha­ría reac­cio­nar con en­fa­do y frus­tra­ción. In­ten­tad mi­rar­lo des­de su la­do y en­ten­der su pos­tu­ra (por ejem­plo, no quie­re ir­se a la ca­ma por­que te­me se­pa­rar­se de vo­so­tros). Así abor­da­réis la si­tua­ción con una ac­ti­tud más po­si­ti­va.

Ofre­ced­le opor­tu­ni­da­des de ser au­tó­no­mo. Sed ina­mo­vi­bles en al­gu­nos asun­tos (“es ho­ra de dor­mir” o “no pue­des to­mar ca­ra­me­los an­tes de co­mer”), pe­ro de­jad­le ele­gir en pe­que­ñas co­sas (¿nos lle­va­mos de pa­seo la mu­ñe­ca o el pe­lu­che?).

Cuan­do que­ráis al­go de él, no uti­li­céis fra­ses in­te­rro­ga­ti­vas (¿nos va­mos a la ca­ma?), sino aser­ti­vas: “nos va­mos a la ca­ma”. De es­ta for­ma no se plan­tea­rá que hay po­si­bi­li­dad de pro­tes­tar.

Tra­tad de cam­biar vues­tro “¡no!” por un “¡ya!” o un “¡pa­ra!”. Los men­sa­jes de prohi­bi­ción van en con­tra de su afán de ser au­tó­no­mo y en­co­nan más su ac­ti­tud.

Elo­giad­le siem­pre que mues­tre una ac­ti­tud co­la­bo­ra­do­ra. Pe­ro re­cor­dad que pa­ra el ni­ño de es­ta edad los me­jo­res pre­mios son los be­sos y los abra­zos.

Las ra­bie­tas son po­si­ti­vas

A pe­sar de es­tas pau­tas, es prác­ti­ca­men­te se­gu­ro que du­ran­te es­ta épo­ca las ra­bie­tas de vues­tro hi­jo se­rán al­go ha­bi­tual.

Si os pre­gun­táis si se­ría me­jor con­sen­tir al­go más al pe­que­ño pa­ra evi­tar­las, os se­rá de uti­li­dad re­cor­dar que cuan­do un ni­ño no tie­ne lí­mi­tes se sien­te in­se­gu­ro, des­pro­te­gi­do y per­di­do. Y os tran­qui­li­za­rá sa­ber que las ra­bie­tas, por in­có­mo­das que re­sul­ten, jue­gan un pa­pel im­por­tan­te en el desa­rro­llo emo­cio­nal del pe­que­ño e irán des­apa­re­cien­do a me­di­da que va­ya cre­cien­do y ma­du­ran­do (de he­cho, en­tre los 3 y los 4 años dis­mi­nu­ye su fre­cuen­cia y a par­tir de es­ta edad em­pie­zan a des­apa­re­cer). Co­mo pa­dres, te­ner pre­sen­te que son un sín­to­ma po­si­ti­vo y que no du­ran eter­na­men­te os ayu­da­rá a vi­vir­las me­jor y a man­te­ner la cal­ma a la ho­ra de afron­tar­las. Y es­to, sin du­da, se­rá muy be­ne­fi­cio­so pa­ra vues­tro hi­jo.

No to­méis su opo­si­ción co­mo un ac­to con­tra vo­so­tros, sino co­mo par­te de su desa­rro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.