¿Có­mo se com­por­ta tu hi­jo en el co­le­gio?

Es­tos son los 9 ti­pos de ‘per­so­na­li­dad’ que sue­len adop­tar los ni­ños cuan­do se re­la­cio­nan con sus ami­gos. ¿En cuál (o cuá­les) de ellos es­ta­ría vues­tro hi­jo?

Crecer Feliz - - SUMARIO - Es­ter Alon­so. Ase­so­ra: Isa­bel Sa­la­ma, psi­có­lo­ga clí­ni­ca y ex­per­ta en Enea­gra­ma. Fun­da­do­ra y pre­si­den­ta de Ae­nea­gra­ma.

Du­ran­te los años de co­le­gio, el ni­ño se re­la­cio­na con sus igua­les y apren­de a so­cia­li­zar me­jor, una ta­rea que en oca­sio­nes pue­de ser di­fí­cil y cu­yo ob­je­ti­vo es apro­bar la asig­na­tu­ra más com­ple­ja de to­das: res­pe­tar­se y res­pe­tar a los de­más. Du­ran­te es­te apren­di­za­je, aflo­ran en él dis­tin­tos as­pec­tos de su per­so­na­li­dad que en ca­sa no son tan evi­den­tes. Y co­no­cer­los pue­de ser de gran ayu­da a la ho­ra de apo­yar­le en sus re­la­cio­nes. Pa­ra orien­ta­ros, he­mos de­fi­ni­do los di­fe­ren­tes “ca­rac­te­res” que pue­de adop­tar vues­tro hi­jo ba­sán­do­nos en el enea­gra­ma, un sis­te­ma de cla­si­fi­ca­ción que des­cri­be nue­ve ti­pos de per­so­na­li­dad dis­tin­tos y sus in­ter­re­la­cio­nes. Te­ned pre­sen­te que es­ta cla­si­fi­ca­ción es so­lo orien­ta­ti­va y que, aun­que un ni­ño o una ni­ña pue­da pre­sen­tar ma­yor ten­den­cia ha­cia un ti­po u otro, es di­fí­cil que cum­pla to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas de nin­guno; lo nor­mal es que ten­ga va­rias de dis­tin­tos ti­pos.

El “re­la­cio­nes pú­bli­cas”

Es muy so­cia­ble y sue­len preo­cu­par­le más las re­la­cio­nes con sus com­pa­ñe­ros que es­tu­diar. Le gus­ta te­ner su gru­po de ami­gos, con el que or­ga­ni­zar y asis­tir a pla­nes es­pe­cia­les, le en­can­ta ce­le­brar sus cum­plea­ños y sien­te mu­cho si uno de los in­vi­ta­dos no pue­de asis­tir. No es com­pe­ti­ti­vo y sí muy ge­ne­ro­so: no le im­por­ta na­da pres­tar sus co­sas ni sus ejer­ci­cios (pe­ro no a to­do el mun­do), se ofre­ce a echar una mano in­clu­so cuan­do na­die se lo pi­de y, co­mo con­tra­par­ti­da, tam­bién es­pe­ra que le echen una mano a él (cuan­do tam­po­co lo pi­de mu­chas ve­ces). Es muy di­ver­ti­do, aun­que pue­de pa­sar épo­cas de apa­tía y fal­ta de au­to­es­ti­ma, so­bre to­do cuan­do sien­te que al­guien a quien quie­re le ha de­cep­cio­na­do. Pre­fie­re las ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas a las de­por­ti­vas.

PUN­TO FUER­TE. Su ge­ne­ro­si­dad y su ca­pa­ci­dad pa­ra or­ga­ni­zar.

PUN­TO DÉ­BIL. Tie­ne mie­do de per­der amis­ta­des y eso o a ve­ces pue­de lle­var­le a no ser del to­do sin­ce­ro, a ac­tuar “por la es­pal­da”. En­se­ñad­le a de­cir las co­sas de fren­te pa­ra que sus ami­gos no se sien­tan “ma­ni­pu­la­dos”.

El perfeccionista

Es es­tu­dio­so y edu­ca­do y se es­fuer­za por ha­cer las co­sas bien. Muy exi­gen­te con sus ta­reas, en la ma­yo­ría de los ca­sos sue­le sa­car bue­nas no­tas. Pre­fie­re las asig­na­tu­ras “de es­tu­diar”, co­mo len­gua, li­te­ra­tu­ra o ma­te­má­ti­cas, a las crea­ti­vas, co­mo dibujo o mú­si­ca. Pue­de pa­re­cer al­go tí­mi­do en oca­sio­nes. No le agra­da sal­tar­se las nor­mas, ni tam­po­co que los de­más se las sal­ten, por eso es fre­cuen­te que “re­ga­ñe” a otros ni­ños cuan­do es­tán ha­cien­do al­go que no de­ben. No le im­por­ta ex­pli­car al­gún ejer­ci­cio a sus ami­gos, pe­ro no le gus­ta de­jar sus cua­der­nos ni com­par­tir sus re­sul­ta­dos: tie­ne una per­cep­ción muy cla­ra del es­fuer­zo y es bas­tan­te com­pe­ti­ti­vo.

PUN­TO FUER­TE. Sus com­pa­ñe­ros pue­den apren­der de él la im­por­tan­cia de ser res­pon­sa­bles y lo bueno que es ser vo­lun­ta­rio­so.

PUN­TO DÉ­BIL. Con­vie­ne que apren­da a ser me­nos “man­dón” y rí­gi­do. Es bueno que se re­la­je un po­co de vez en cuan­do y que tra­ba­je su em­pa­tía. Pa­ra ello, es esen­cial vues­tra la­bor a la ho­ra de ha­cer­le com­pren­der que las per­so­nas son más im­por­tan­tes que los li­bros o las nor­mas.

El en­can­ta­dor

Se preo­cu­pa mu­cho por la im­pre­sión que da a los de­más y le en­can­ta ir siem­pre apro­pia­do pa­ra la ac­ti­vi­dad que se va a ha­cer. Es buen es­tu­dian­te, le gus­ta sa­car bue­nas no­tas y se es­fuer­za al má­xi­mo por con­se­guir­lo. Le gus­tan más las ac­ti­vi­da­des in­di­vi­dua­les que las de equi­po. Ge­ne­ral­men­te es muy há­bil en cual­quier ac­ti­vi­dad fí­si­ca y bas­tan­te com­pe­ti­ti­vo; en lu­gar de con­for­mar­se con ser el se­gun­do, tra­ba­ja pa­ra ser el pri­me­ro. Su afán por des­ta­car pue­de lle­var­le a fan­ta­sear de­ma­sia­do y, en al­gu­nas oca­sio­nes, a con­tar me­dias ver­da­des o in­clu­so mentiras, lo que pro­vo­ca que los de­más des­con­fíen de él y le to­men por al­guien su­per­fi­cial.

PUN­TO FUER­TE. Su ca­pa­ci­dad de es­fuer­zo en to­dos los as­pec­tos y su fal­ta de con­for­mis­mo.

PUN­TO DÉ­BIL. Aun­que pue­da pa­re­cer to­do lo con­tra­rio, sue­le ser in­se­gu­ro y ne­ce­si­ta des­ta­car y te­ner la apro­ba­ción de los de­más pa­ra sen­tir­se bien. Con­vie­ne que le en­se­ñéis que no es ne­ce­sa­rio im­pre­sio­nar a las per­so­nas pa­ra que te quie­ran.

El so­ña­dor

Su ima­gi­na­ción des­bor­dan­te ha­ce que vi­va gran par­te del tiem­po en un mun­do de fan­ta­sía. Se des­pis­ta con fa­ci­li­dad y le cues­ta con­cen­trar­se; pue­de pa­sar un ra­to lar­go de­lan­te de un li­bro sin leer una so­la lí­nea. No sue­le gus­tar­le prac­ti­car de­por­te, es­pe­cial­men­te si es en gru­po, y pre­fie­re las ac­ti­vi­da­des tran­qui­las co­mo es­cu­char mú­si­ca, leer, ver pe­lí­cu­las… Es muy ge­ne­ro­so, sim­pá­ti­co y tran­qui­lo, ha­ce ami­gos allá don­de va. Pe­ro le cues­ta ex­pre­sar su opi­nión y de­cir que no y por eso mu­chas ve­ces se de­ja lle­var y aca­ba ha­cien­do co­sas que no le ape­te­cen.

PUN­TO FUER­TE. Su ge­ne­ro­si­dad y su ca­pa­ci­dad de es­tar de buen hu­mor. PUN­TO DÉ­BIL. Hu­ye con fre­cuen­cia a su mun­do de fan­ta­sía, pos­ter­gan­do pro­ble­mas, de­be­res, etc. Es fun­da­men­tal que asu­ma ru­ti­nas de es­tu­dio pa­ra no de­jar­lo to­do pa­ra el úl­ti­mo mo­men­to y que apren­da a vi­vir el pre­sen­te y la reali­dad y a asu­mir y cum­plir sus res­pon­sa­bi­li­da­des sin pos­po­ner­las.

El lí­der

Con­si­gue que los de­más le si­gan in­clu­so sin pro­po­nér­se­lo, en­tien­de la amis­tad con in­ten­si­dad y es un ami­go fiel. Tie­ne mu­cha re­sis­ten­cia y ener­gía, por eso le gus­tan más los de­por­tes in­ten­sos y de equi­po que es­tu­diar. Le cues­ta lle­var ru­ti­nas de es­tu­dio, y con­vie­ne es­tar en­ci­ma de él pa­ra que asu­ma res­pon­sa­bi­li­da­des. Se mues­tra du­ro y des­ca­ra­do cuan­do se sien­te in­se­gu­ro y si al­go “no le sa­le” se en­fa­da mu­cho; hay que ani­mar­le a que se en­fren­te a lo que le preo­cu­pa, an­tes de que se cie­rre en ban­da y co­ja ma­nía a una ac­ti­vi­dad o un com­pa­ñe­ro. Sue­le ser di­fí­cil ha­cer­le cam­biar de opi­nión.

PUN­TO FUER­TE. Es leal, muy ami­go de sus ami­gos, tie­ne un gran co­ra­zón y su per­so­na­li­dad ha­ce que no se de­je lle­var.

PUN­TO DÉ­BIL. Es muy sen­si­ble a las ofen­sas de los de­más y, cuan­do al­guien le de­cep­cio­na, no sue­le dar se­gun­das opor­tu­ni­da­des. Es im­por­tan­te en­se­ñar­le a per­do­nar y ayu­dar­le a fre­nar sus im­pul­sos pa­ra evi­tar en­fren­ta­mien­tos con las fi­gu­ras de au­to­ri­dad.

El juer­guis­ta

No pue­de evi­tar­lo: le en­can­ta pa­sár­se­lo bien. Siem­pre en­cuen­tra opor­tu­ni­dad pa­ra di­ver­tir­se y ver el la­do po­si­ti­vo de las co­sas. Le cues­ta con­cen­trar­se, por eso es más efi­caz que es­tu­die du­ran­te pe­rio­dos cor­tos a que per­ma­nez­ca sen­ta­do an­te un li­bro mu­cho ra­to se­gui­do. No le preo­cu­pan las no­tas, sue­le de­jar­lo to­do pa­ra el úl­ti­mo mo­men­to. Le gus­tan las ac­ti­vi­da­des fí­si­cas, es­pe­cial­men­te las que son muy exi­gen­tes y po­co re­pe­ti­ti­vas. Tie­ne una gran in­te­li­gen­cia ver­bal y uti­li­za su la­bia pa­ra sa­lir­se con la su­ya.

PUN­TO FUER­TE. Su ca­pa­ci­dad de re­la­ti­vi­zar los pro­ble­mas y bus­car so­lu­cio­nes ima­gi­na­ti­vas.

PUN­TO DÉ­BIL. Tie­ne que apren­der que no siem­pre es mo­men­to de di­ver­tir­se. Con­vie­ne ir dán­do­le res­pon­sa­bi­li­da­des po­co a po­co, pa­ra que va­ya in­terio­ri­zán­do­las con tran­qui­li­dad.

El cu­rio­so

Le preo­cu­pa mu­cho lo que los de­más pien­san de él y per­te­ne­cer al gru­po. Es ma­du­ro pa­ra su edad y asi­mi­la las nor­mas con fa­ci­li­dad (si­guién­do­las se sien­te se­gu­ro). Se in­tere­sa por ad­qui­rir co­no­ci­mien­tos prác­ti­cos que po­ten­cien su va­lor de­lan­te de sus igua­les y le gus­ta com­pren­der có­mo fun­cio­nan las co­sas. Tie­ne un gran sen­ti­do del hu­mor y le en­can­ta di­ver­tir­se con sus ami­gos y gas­tar bro­mas, pe­ro ex­pe­ri­men­ta bro­tes de mal ge­nio que con­vie­ne no re­for­zar pa­ra que se le pa­sen an­tes. Es po­si­ble que, si tie­ne mie­do, tra­te de su­pe­rar­lo ha­cien­do aque­llo que le asus­ta: sue­le sen­tir­se mo­ti­va­do por los re­tos y pue­de que con la edad se de­can­te por ac­ti­vi­da­des que im­pli­quen ries­go.

PUN­TO FUER­TE. Su in­te­li­gen­cia rá­pi­da y prác­ti­ca, su ca­pa­ci­dad pa­ra en­fren­tar­se a los re­tos y las di­fi­cul­ta­des y su fa­ci­li­dad pa­ra ha­cer reír.

PUN­TO DÉ­BIL. Tie­ne po­ca re­sis­ten­cia a la frus­tra­ción. A ve­ces pue­de gas­tar bro­mas al­go hi­rien­tes; hay que en­se­ñar­le que al­gu­nos co­men­ta­rios pue­den ser una agre­sión.

El ex­plo­ra­dor

Dis­fru­ta apren­dien­do y le en­can­ta ha­cer ex­pe­ri­men­tos y co­lec­cio­nes de co­ches, pie­dras, cro­mos... que or­de­na y guar­da con cui­da­do. Pue­de que­dar­se en­si­mis­ma­do ob­ser­van­do a un ani­mal y, cuan­do ya sa­be leer, sue­le de­jar­se atra­par por lec­tu­ras, in­clu­so por aque­llas com­ple­jas pa­ra su edad. Sa­ca muy bue­nas no­tas en las asig­na­tu­ras que le gus­tan, y en las que no, no le im­por­ta te­ner un apro­ba­do ras­pa­do. Es re­ser­va­do y al­go tí­mi­do, pe­ro no su­fre por ello; aun­que le gus­ta te­ner ami­gos, no ne­ce­si­ta al gru­po tan­to co­mo otros. A ve­ces no quie­re es­tar con otros ni­ños o ir a un cum­plea­ños, por ejem­plo, sim­ple­men­te por­que no le ape­te­ce; hay que res­pe­tar sus ga­nas de so­le­dad.

PUN­TO FUER­TE. Sus de­seos de apren­der y explorar pa­ra re­sol­ver los mis­te­rios de la vi­da.

PUN­TO DÉ­BIL. Es un po­co so­li­ta­rio y pue­de lle­gar a sen­tir­se in­có­mo­do en los gru­pos y las mul­ti­tu­des. Ayu­dad­le a re­la­cio­nar­se apo­yán­do­se en las nor­mas so­cia­les pa­ra su em­pa­tía.

El crea­ti­vo

Es ob­ser­va­dor y cau­te­lo­so, bas­tan­te tí­mi­do has­ta que co­ge con­fian­za. Pre­fie­re te­ner un so­lo ami­go o ami­ga con el que com­par­tir las ale­grías y las pe­nas que mu­chas amis­ta­des su­per­fi­cia­les. Le gus­ta es­cu­char y apren­der de los de­más y se sien­te bien cuan­do to­ma de­ci­sio­nes, aun­que la ti­mi­dez le im­pi­de ha­cer­lo con fre­cuen­cia y se sien­te mal por ello. Sue­le ca­llar­se las frus­tra­cio­nes y las de­cep­cio­nes, lo que ha­ce que a ve­ces es­tas “sal­gan” sin con­trol, en for­ma de arran­ques de en­fa­do.

Le gus­tan las ac­ti­vi­da­des en las que pue­de ex­pre­sar sus ca­pa­ci­da­des ar­tís­ti­cas co­mo mú­si­ca, tea­tro, pin­tu­ra… pe­ro no siem­pre se atre­ve a de­cir que quie­re ha­cer­las (hay que em­pu­jar­le un po­co). Se es­fuer­za por ser buen es­tu­dian­te, pe­ro se dis­trae con fa­ci­li­dad si la asig­na­tu­ra no le in­tere­sa.

PUN­TO FUER­TE. Su crea­ti­vi­dad des­bor­dan­te y un sen­ti­do del hu­mor muy in­te­li­gen­te.

PUN­TO DÉ­BIL. Tien­de a com­pa­rar­se con los de­más y a juz­gar­se du­ra­men­te. Ani­mad­le a va­lo­rar­se, so­lo así po­drá ser más aser­ti­vo y re­la­cio­nar­se des­de la igual­dad, al­go que fo­men­ta­rá su buen hu­mor y fre­na­rá sus arran­ques de ira.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.