Ma­má, di adiós al sen­ti­mien­to de cul­pa

¿De­jas al be­bé pa­ra ir a tra­ba­jar y no pue­des evi­tar pen­sar que es­tás ha­cien­do al­go mal? ¿Te sien­tes res­pon­sa­ble si tu hi­jo no duer­me? Des­tie­rra cuan­to an­tes es­ta sen­sa­ción de cul­pa­bi­li­dad: no te be­ne­fi­cia en na­da.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Ana Can­frán

La ma­ter­ni­dad es una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa, qué du­da ca­be. Pe­ro tam­bién su­po­ne una gran res­pon­sa­bi­li­dad. Y en oca­sio­nes, la pre­sión de que­rer ser las ma­dres per­fec­tas nos lle­va a sen­tir­nos cul­pa­bles al pen­sar que no es­ta­mos “a la al­tu­ra”. ¿Por qué apa­re­ce es­te sen­ti­mien­to? ¿Es más ha­bi­tual aho­ra que an­tes? ¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra de­jar­lo de la­do? De to­do ello he­mos ha­bla­do con Lu­cía Ga­lán, re­co­no­ci­da pe­dia­tra y au­to­ra del blog “Lu­cía, mi pe­dia­tra”. Y es­to es lo que nos ha con­ta­do.

¿Có­mo nos afec­ta es­te sen­ti­mien­to?

Si no des­te­rra­mos esa cul­pa­bi­li­dad o sim­ple­men­te “nos acos­tum­bra­mos” a con­vi­vir con ella, ter­mi­na irre­me­dia­ble­men­te mi­nan­do nues­tra au­to­es­ti­ma y os­cu­re­ce la ima­gen que pro­yec­ta­mos a nues­tros hi­jos. ¿Có­mo quie­ro que me vean mis hi­jos ca­da ma­ña­na? Es­ta es la pre­gun­ta que de­be­mos ha­cer­nos ca­da vez que atra­ve­sa­mos la puer­ta de ca­sa.

¿Pue­de apor­tar­nos al­gún be­ne­fi­cio?

Po­cos be­ne­fi­cios le veo, fran­ca­men­te. Qui­zá nos sir­va pa­ra pro­fun­di­zar en el ori­gen de ese sen­ti­mien­to (por qué me sien­to así), pa­ra iden­ti­fi­car nues­tras ca­ren­cias y po­ner to­do nues­tro em­pe­ño en sa­lir a flo­te, en for­ta­le­cer nues­tras de­bi­li­da­des, en tra­ba­jar nues­tras vir­tu­des y en ale­jar­nos de aque­llo que nos las­tra.

¿Qué ha­cer si apa­re­ce cuan­do de­ja­mos al be­bé pa­ra ir­nos al tra­ba­jo?

La pre­gun­ta del mi­llón. No hay re­ce­tas má­gi­cas ni uni­ver­sa­les. Ca­da una de­be­mos te­jer nues­tro pro­pio tra­je a me­di­da en fun­ción de nues­tras ne­ce­si­da­des y cir­cuns­tan­cias per­so­na­les. Va­mos a de­jar ya de com­pa­rar­nos unas con otras, va­mos a de­jar de juz­gar­nos. Las ne­ce­si­da­des de ca­da ma­dre son di­fe­ren­tes y aquí no hay de­ba­te al­guno. Dis­fru­ta de ca­da ins­tan­te que ten­gas jun­to a tus hi­jos, mu­cho, po­co... el que sea. Pe­ro haz­lo. Y si con­si­de­ras que es po­co tiem­po, lu­cha con uñas y dien­tes por con­se­guir un po­co más, pe­ro sin la­men­ta­cio­nes.

¿Y cuan­do sa­li­mos en pa­re­ja, sin él?

Nun­ca hay que sen­tir­se cul­pa­ble. ¿Qué sen­ti­do tie­ne sa­lir a ce­nar con tu pa­re­ja si vas a es­tar así? Pa­ra eso, qué­da­te en ca­sa. Si sa­li­mos es pa­ra dis­fru­tar, pa­ra li­be­rar­nos un po­co, pa­ra re­lle­nar otras par­ce­las de nues­tra vi­da que son im­por­tan­tes, co­mo la re­la­ción de pa­re­ja. Tam­bién pa­ra re­ga­lar­le esos mo­men­tos de des­co­ne­xión a la otra per­so­na. ¿Te ima­gi­nas ir a ce­nar con al­guien que se sien­te mal por es­tar con­ti­go y que desea re­gre­sar a ca­sa? Ade­más de ma­dres so­mos mu­chas más co­sas, y sen­tir­nos bien con no­so­tras mis­mas es bá­si­co pa­ra nues­tra sa­lud men­tal y sen­ti­men­tal.

¿Per­der la pa­cien­cia es ser peor ma­dre?

Per­der la pa­cien­cia, con el rit­mo de lo­cos que lle­va­mos, es com­ple­ta­men­te nor­mal y hu­mano. A to­dos nos ocu­rre. Se tra­ta de que esos mo­men­tos sean con­ta­dos y li­mi­ta­dos, de que con el paso del tiem­po sea­mos ca­pa­ces de iden­ti­fi­car ese pun­to sin re­torno en el que no­ta­mos que va­mos a en­trar en bu­cle y se­pa­mos pa­rar. Eso es lo di­fí­cil. Si tras­pa­sa­mos la lí­nea to­ca rec­ti­fi­car, pe­dir dis­cul­pas y em­pe­zar de ce­ro, con los ni­ños tam­bién. Pe­ro co­mo to­do en es­ta vi­da re­quie­re de un en­tre­na­mien­to y de ha­ber pa­sa­do por in­fi­ni­dad de cir­cuns­tan­cias pa­ra po­der desa­rro­llar la pa­cien­cia.

¿Y no dar de ma­mar al ni­ño?

¡Por su­pues­to que no, has­ta ahí po­día­mos lle­gar! Yo soy fiel de­fen­so­ra de la lac­tan­cia ma­ter­na y les he da­do pe­cho a mis dos hi­jos has­ta que ellos han que­ri­do, un año ca­da uno. Pe­ro no se­ré yo la que juz­gue ni cul­pa­bi­li­ce a una ma­dre por no ha­cer lo mis­mo. ¿Con qué de­re­cho? Con to­da la in­for­ma­ción a su al­can­ce, ca­da una es li­bre de ele­gir el ti­po de lac­tan­cia que desea dar a sus hi­jos.

Qué di­fí­cil es no cul­pa­bi­li­zar­se si un hi­jo no duer­me, o si co­me mal...

Nin­gu­na co­sa que ha­ga­mos por el bien de nues­tros hi­jos y fa­mi­lia de­be ha­cer­nos sen­tir cul­pa­bles. Esa es la teo­ría. Aho­ra to­ca lle­var­la a la prác­ti­ca. Hay ni­ños que tar­dan más en dor­mir o en co­mer ade­cua­da­men­te; son pe­que­ños de­ta­lles que en ese mo­men­to se vi­ven co­mo al­go dra­má­ti­co, pe­ro con el tiem­po nos da­mos cuen­ta de que en reali­dad no te­nían tan­ta im­por­tan­cia, de que to­do pa­sa y de que no me­re­ce to­da la ener­gía que po­ne­mos en ello. Keep calm and re­lax…

¿Có­mo po­de­mos afron­tar las crí­ti­cas?

Fil­tran­do lo que nos lle­ga; un­tán­do­nos con va­se­li­na pa­ra que los co­men­ta­rios y opi­nio­nes no so­li­ci­ta­dos no nos afec­ten y nos res­ba­len. Yo sue­lo de­cir: “el mo­do en que ac­túas, las de­ci­sio­nes que tomas ba­jo el te­cho de tu ca­sa... ¿te ha­cen feliz a ti? ¿Ha­cen fe­li­ces a los tu­yos?” Si la res­pues­ta a es­tas pre­gun­tas es sí, ade­lan­te. No ha­ce fal­ta na­da más.

¿Las re­des so­cia­les ge­ne­ran más pre­sión?

Pue­de ser. En las re­des so­cia­les se tras­pa­san lí­mi­tes que no se pa­san en la vi­da real. Pe­ro pen­sé­mos­lo fría­men­te. ¿De ver­dad va­mos a per­mi­tir que al­guien que no nos co­no­ce de na­da en­tre has­ta nues­tra co­ci­na y nos di­ga qué de­be­mos dar de co­mer a nues­tro hi­jo, o que se me­ta en nues­tra ca­ma pa­ra juz­gar si ha­ce­mos co­le­cho? De­fi­ni­ti­va­men­te, no. Lí­mi­tes cla­ros y no leer a quien no nos ha­ce sen­tir bien.

¿Una cla­ve pa­ra ad­qui­rir más se­gu­ri­dad?

La esen­cial es acep­tar­nos co­mo so­mos, con nues­tras vir­tu­des y nues­tros de­fec­tos, sin el des­truc­ti­vo sen­ti­mien­to de cul­pa. En mi úl­ti­mo li­bro “Eres una ma­dre ma­ra­vi­llo­sa” ha­go un li­be­ra­dor ale­ga­to a la au­to­acep­ta­ción de ca­da uno de no­so­tros, pa­dres y ma­dres. A que­rer­nos tal cual so­mos, a li­mar nues­tras aris­tas y po­ten­ciar nues­tras vir­tu­des. La ma­ter­ni­dad, la pa­ter­ni­dad es el via­je más in­ten­so, ma­ra­vi­llo­so, di­fí­cil e inol­vi­da­ble que va­mos a vi­vir nun­ca. ¡No lo des­apro­ve­che­mos! Vi­vir­lo en la luz o en la som­bra so­lo de­pen­de de no­so­tros. Y yo ten­go cla­ro dón­de de­seo es­tar.

¿Las de­ci­sio­nes que tomas te ha­cen feliz a ti? ¿Ha­cen fe­li­ces a los tu­yos? Si la res­pues­ta es sí... ¡ade­lan­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.