Me­jo­ra sus de­fen­sas pa­ra un oto­ño sano

La me­jor re­ce­ta pa­ra es­tar sa­nos con­tie­ne cua­tro in­gre­dien­tes: die­ta me­di­te­rrá­nea, ai­re lim­pio, ejer­ci­cio dia­rio y des­can­so de más de diez ho­ras por la no­che. Ase­gú­ra­te de ofre­cér­se­la a tu hi­jo es­te oto­ño.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Mar­ga F. Cas­tro Dr. Jor­di Sa­pe­na Grau, je­fe de Ser­vi­cio de Pe­dia­tría y Neo­na­to­lo­gía del Cen­tro Mé­di­co Tek­non, en Bar­ce­lo­na.

El oto­ño im­pli­ca me­nos ho­ras de luz, me­nos tiem­po al ai­re li­bre, más frío e, inevi­ta­ble­men­te, más res­fria­dos e in­fec­cio­nes. Pa­ra que el ni­ño pa­se to­do el cur­so fuer­te y sano, es muy im­por­tan­te vi­gi­lar de­ter­mi­na­dos há­bi­tos que con­tri­bui­rán a que sus de­fen­sas fun­cio­nen a pleno ren­di­mien­to. “Las de­fen­sas en­glo­ban to­das las sus­tan­cias y me­ca­nis­mos del cuer­po hu­mano que lo pro­te­gen de las dis­tin­tas agre­sio­nes ex­ter­nas que pue­den da­ñar­lo, des­equi­li­brar­lo o al­te­rar su fun­cio­na­mien­to”, ex­pli­ca el Dr. Jor­di Sa­pe­na Grau, je­fe de Ser­vi­cio de Pe­dia­tría y Neo­na­to­lo­gía del Cen­tro Mé­di­co Tek­non, en Bar­ce­lo­na.

Die­ta va­ria­da (y me­di­te­rrá­nea)

A tra­vés de la ali­men­ta­ción en­tran en el or­ga­nis­mo to­dos los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio: en el in­tes­tino se con­cen­tra una par­te im­por­tan­te de las “de­fen­sas”, y en su co­rrec­to fun­cio­na­mien­to in­flu­ye el equi­li­brio de la mi­cro­bio­ta (flo­ra in­tes­ti­nal), que a su vez es­tá con­di­cio­na­da por la ali­men­ta­ción.

“El ex­ce­so de gra­sas, de azú­car o de pro­teí­nas en la die­ta pue­de al­te­rar el equi­li­brio de la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal. De ma­ne­ra que una die­ta des­equi­li­bra­da, in­su­fi­cien­te o ca­ren­te de nu­trien­tes pue­de pro­du­cir un mal fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y una ma­yor pro­pen­sión a pa­de­cer en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas”, ad­vier­te el pe­dia­tra. La re­co­men­da­ción es lle­var una die­ta va­ria­da, ri­ca en ver­du­ras y fru­tas (que apor­tan vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les), que in­clu­ya ade­más pes­ca­do, car­ne, lác­teos, ce­rea­les (pre­fe­ren­te­men­te in­te­gra­les), le­gum­bres y acei­te de oli­va. Y por su­pues­to, evi­tar los dul­ces, zu­mos co­mer­cia­les, ba­ti­dos, bo­llos, chu­che­rías y snacks.

Una ho­ra dia­ria de ejer­ci­cio y jue­go

Rea­li­zar ejer­ci­cio y ju­gar al ai­re li­bre es un fac­tor que pro­te­ge fren­te a la obe­si­dad y ade­más for­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio: “El ejer­ci­cio fí­si­co mo­de­ra­do au­men­ta la fre­cuen­cia res­pi­ra­to­ria y la re­no­va­ción del ai­re en el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio, pro­du­cien­do un “la­va­do” de vi­rus y bac­te­rias que re­du­ce la pro­ba­bi­li­dad de con­traer en­fer­me­da­des”, ex­pli­ca Jor­di Sa­pe­na. La re­co­men­da­ción del Co­mi­té de Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría es que el ni­ño reali­ce al me­nos una ho­ra al día de ac­ti­vi­dad fí­si­ca mo­de­ra­da o in­ten­sa, bien en for­ma de jue­gos en el par­que o bien en for­ma de de­por­te.

Has­ta los 5 años, lo más in­di­ca­do es que jue­gue al ai­re li­bre y de 5 a 7 años pue­de co­men­zar a par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des de equi­po. Tam­bién es muy im­por­tan­te in­cor­po­rar el ejer­ci­cio fí­si­co a la vi­da dia­ria: ir ca­mi­nan­do al co­le­gio si se pue­de, su­bir las es­ca­le­ras al vol­ver a ca­sa y no co­ger el as­cen­sor, etc.

Des­can­so noc­turno de 10-12 ho­ras

La fal­ta de sue­ño so­me­te al or­ga­nis­mo a una si­tua­ción de es­trés que re­per­cu­te ne­ga­ti­va­men­te so­bre el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. “Las per­so­nas so­me­ti­das a si­tua­cio­nes de pri­va­ción de sue­ño son más pro­cli­ves a pa­de­cer in­fec­cio­nes”, ad­vier­te el pe­dia­tra.

Lo acon­se­ja­ble es crear una ru­ti­na en ho­ra­rios y há­bi­tos de sue­ño y evi­tar ele­men­tos dis­tor­sio­nan­tes an­tes de dor­mir, co­mo es el

uso de pantallas o la in­ges­ta de bebidas ex­ci­tan­tes con ca­feí­na. “El uso de las pantallas a la ho­ra de dor­mir dis­mi­nu­ye la pro­duc­ción de me­la­to­ni­na en­dó­ge­na y se aso­cia a una me­nor can­ti­dad del sue­ño noc­turno y a una po­bre ca­li­dad del mis­mo”, aler­ta Jor­di Sa­pe­na. ¿Y cuán­to de­ben dor­mir los ni­ños? Las ho­ras de sue­ño dia­rias van dis­mi­nu­yen­do se­gún cre­cen. En es­te sen­ti­do, la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría re­co­mien­da que de los 3 a los 5 años duer­man de 10 a 12 ho­ras, y en­tre los 6 y los 10 años, al­re­de­dor de 10 ho­ras al día.

Ai­re lim­pio

La in­ha­la­ción de sus­tan­cias tó­xi­cas pro­du­ce al­te­ra­cio­nes en la mu­co­sa del sis­te­ma res­pi­ra­to­rio que afec­tan a su res­pues­ta in­mu­ne y fa­ci­li­tan la en­tra­da en el or­ga­nis­mo de nu­me­ro­sos gér­me­nes. En­tre los tó­xi­cos más no­ci­vos, el pe­dia­tra ci­ta el ta­ba­co: “Es el con­ta­mi­nan­te am­bien­tal más cer­cano y no­ci­vo pa­ra los ni­ños, no so­lo por la ab­sor­ción de sus­tan­cias tó­xi­cas y can­ce­rí­ge­nas, sino por las al­te­ra­cio­nes que pro­du­ce en la mu­co­sa res­pi­ra­to­ria y en el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma in­mu­ne. De ma­ne­ra que los hi­jos de pa­dres fu­ma­do­res pa­de­cen más en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias que los hi­jos de pa­dres no fu­ma­do­res”, co­men­ta. La can­ti­dad de vi­rus pre­sen­tes en la at­mós­fe­ra au­men­ta du­ran­te los me­ses de oto­ño–in­vierno, por lo que la re­co­men­da­ción es ven­ti­lar la ca­sa a dia­rio y sa­lir con el ni­ño al par­que, a ser po­si­ble le­jos de lu­ga­res con­ta­mi­na­dos. “En los pul­mo­nes en­tran en­tre 17.000 y 400.000 vi­rus por mi­nu­to; es­tas ci­fras son su­pe­rio­res en en­tor­nos ce­rra­dos y po­co ven­ti­la­dos, de ahí la im­por­tan­cia de man­te­ner a los ni­ños al ai­re li­bre o en lu­ga­res con una fre­cuen­te re­no­va­ción del ai­re”, acon­se­ja el Dr. Sa­pe­na.

La­va­do de ma­nos

In­cul­car al ni­ño el há­bi­to de la­var­se las ma­nos con fre­cuen­cia y del mo­do ade­cua­do es mu­cho más que un sim­ple ges­to de hi­gie­ne: “Es­tá de­mos­tra­do que el la­va­do de ma­nos fre­cuen­te es una de las prác­ti­cas que más im­pac­to tie­nen a la ho­ra de evi­tar la trans­mi­sión de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas”, in­di­ca el pe­dia­tra. Lo re­co­men­da­ble es que el ni­ño se acos­tum­bre a la­var­se las ma­nos siem­pre an­tes de las co­mi­das y des­pués de ir al ba­ño. Se de­be en­se­ñar es­té há­bi­to du­ran­te los pri­me­ros años de vi­da, por­que “en eda­des pos­te­rio­res es más di­fí­cil su ad­qui­si­ción”. Y la in­di­ca­ción tam­bién se ha­ce ex­ten­si­ble a los adul­tos, ya que ade­más de dar ejem­plo a los ni­ños, evi­tan la trans­mi­sión de gér­me­nes a tra­vés del con­tac­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.