Tu ho­gar, un lu­gar cá­li­do y se­gu­ro pa­ra el be­bé

Si quie­res que tu be­bé se sien­ta bien y crez­ca sano en vues­tra ca­sa, es esen­cial que la con­vier­tas en un en­torno sa­lu­da­ble y sin pe­li­gros. Lo­grar­lo es más fá­cil de lo que pien­sas.

Crecer Feliz - - SUMARIO -

Con un be­bé en ca­sa es esen­cial que cui­des el am­bien­te: su sa­lud y su bie­nes­tar de­pen­den en gran par­te de ello. Cuan­do de­co­res su ha­bi­ta­ción uti­li­za pin­tu­ras la­va­bles y ató­xi­cas y has­ta el pri­mer año no co­lo­ques al­fom­bras. Ade­más, es esen­cial que ven­ti­les la ca­sa a dia­rio, que no fu­mes en ella ni per­mi­tas que na­die lo ha­ga y que evi­tes uti­li­zar am­bien­ta­do­res fuer­tes o pro­duc­tos de lim­pie­za agre­si­vos (so­bre to­do si tu hi­jo ya se des­pla­za ga­tean­do o ca­mi­nan­do).

Otro as­pec­to muy im­por­tan­te es la tem­pe­ra­tu­ra. La ideal: unos 22ºC por el día y 18-20ºC por la no­che, apro­xi­ma­da­men­te. Y un de­ta­lle: in­ten­ta que no ha­ya una gran di­fe­ren­cia en­tre la de la ca­sa y la ex­te­rior, pa­ra pre­ve­nir inopor­tu­nos res­fria­dos. En cuan­to a la lim­pie­za, qui­ta el pol­vo y as­pi­ra a dia­rio pa­ra evi­tar que ha­ya en el sue­lo pe­lu­sas u ob­je­tos pe­que­ños que el ni­ño pue­da lle­var­se a la bo­ca cuan­do em­pie­ce a ga­tear. Pe­ro no te ago­bies por man­te­ner un en­torno im­po­lu­to; no es ne­ga­ti­vo que su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio se va­ya for­ta­le­cien­do a me­di­da que tu be­bé cre­ce.

Evi­ta los ries­gos

Ade­más de sano, vues­tro ho­gar de­be ser se­gu­ro pa­ra el ni­ño. Si aún no se mue­ve por su cuen­ta de­bes vi­gi­lar que su cu­na cum­ple to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad y no es­tá cer­ca de fuen­tes de ca­lor, lám­pa­ras, ven­ta­nas, ca­bles o cuer­das de cor­ti­na de las que pue­da ti­rar. A me­di­da que ad­quie­ra au­to­no­mía, cam­bia o pro­te­ge los mue­bles con los que pue­da ha­cer­se da­ño y re­cu­rre a sis­te­mas de se­gu­ri­dad pa­ra los ca­jo­nes, el WC, las ven­ta­nas, las es­ca­le­ras y los en­chu­fes. Ade­más, guar­da a buen re­cau­do me­di­ci­nas, pro­duc­tos de lim­pie­za y uten­si­lios pe­li­gro­sos; eli­mi­na man­te­les con ob­je­tos que se cai­gan si tira de ellos; qui­ta de su al­can­ce co­sas que se rom­pan... ¿Un con­se­jo? Ima­gi­na que eres él y re­co­rre la ca­sa a ga­tas, in­ten­tan­do iden­ti­fi­car po­si­bles ries­gos. ¡Te sor­pren­de­rás!

Pon­te en el lu­gar de tu be­bé y re­co­rre la ca­sa a ga­tas pa­ra iden­ti­fi­car po­si­bles ries­gos; es la me­jor ma­ne­ra de pre­ver ac­ci­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.