¿Y si pi­llas la gri­pe es­tan­do em­ba­ra­za­da?

Con el em­ba­ra­zo las de­fen­sas del cuer­po ba­jan y la po­si­bi­li­dad de co­ger una in­fec­ción co­mo la gri­pe es ma­yor que de cos­tum­bre. ¿Qué pue­des ha­cer pa­ra pre­ve­nir­la? ¿Y si ya la su­fres?

Crecer Feliz - - SUMARIO -

Nos en­con­tra­mos en ple­na tem­po­ra­da de gri­pe y, si es­tás em­ba­ra­za­da, te to­ca protegerte más que nun­ca. La ra­zón es que pue­de ve­nir acom­pa­ña­da de cier­tos sín­to­mas o de­ri­var en de­ter­mi­na­das com­pli­ca­cio­nes que di­fi­cul­ten la evo­lu­ción de tu ges­ta­ción o afec­ten al desa­rro­llo de tu hi­jo. Lo bueno es que hoy en día exis­ten mo­dos efi­ca­ces de pre­ven­ción. Te con­ta­mos cuá­les son, có­mo pue­des di­fe­ren­ciar es­ta en­fer­me­dad de otras que cur­san con sín­to­mas pa­re­ci­dos y qué de­bes ha­cer si ya la has con­traí­do pa­ra pro­te­ger tu sa­lud y la del be­bé que es­tás es­pe­ran­do.

No es lo mis­mo que un res­fria­do

Una gri­pe no es lo mis­mo que un ca­ta­rro o res­fria­do, aun­que al­gu­nos de sus sín­to­mas se pa­rez­can. Am­bas en­fer­me­da­des es­tán pro­vo­ca­das por vi­rus y afec­tan a las vías res­pi­ra­to­rias, pe­ro se di­fe­ren­cian en bas­tan­tes as­pec­tos.

En con­cre­to, el ca­ta­rro es de apa­ri­ción gra­dual y sus sín­to­mas sue­len ser ma­les­tar ge­ne­ral con do­lor de gar­gan­ta y abun­dan­te mu­co­si­dad. La tos no es fre­cuen­te y la fie­bre no sue­le su­pe­rar los 38°C. Du­ra apro­xi­ma­da­men­te una se­ma­na (aun­que con las de­fen­sas ba­jas la re­cu­pe­ra­ción pue­de ser más len­ta) y muy ra­ra­men­te pre­sen­ta com­pli­ca­cio­nes.

Por su par­te, la gri­pe sue­le ma­ni­fes­tar­se de gol­pe con do­lo­res de ca­be­za y mus­cu­la­res, ago­ta­mien­to, fie­bre que pue­de lle­gar a su­pe­rar los 38ºC y ha­bi­tual­men­te tos. Es ra­ro su­frir do­lor de gar­gan­ta. Al­gu­nos de los sín­to­mas, co­mo el can­san­cio, du­ran has­ta dos y tres se­ma­nas. Y es más fre­cuen­te que apa­rez­can com­pli­ca­cio­nes de la en­fer­me­dad.

Va­cu­nar­se, la me­jor pre­ven­ción

Pre­ve­nir siem­pre es me­jor que cu­rar. Y en el ca­so de la gri­pe, el mé­to­do más efi­caz y el re­co­men­da­do por los es­pe­cia­lis­tas es va­cu­nar­se. La va­cu­na in­yec­ta­ble de la gri­pe es se­gu­ra, ya que es­tá crea­da a par­tir de vi­rus inac­ti­va­dos que no pue­den trans­mi­tir la en­fer­me­dad (so­lo pue­de es­tar con­tra­in­di­ca­da si pa­de­ces aler­gia al hue­vo; co­mén­ta­se­lo al mé­di­co). Es cier­to que en al­gu­nas per­so­nas pue­de oca­sio­nar sín­to­mas se­cun­da­rios co­mo do­lo­res mus­cu­la­res, en­ro­je­ci­mien­to en la zo­na del pin­cha­zo o unas dé­ci­mas de tem­pe­ra­tu­ra, pe­ro ra­ra­men­te du­ran más de 48 ho­ras y los al­tos be­ne­fi­cios de re­du­cir el ries­go de con­traer la en­fer­me­dad los com­pen­san.

Otro mo­ti­vo pa­ra ha­cer­lo es pro­te­ger a tu hi­jo cuan­do naz­ca: va­cu­nar­se du­ran­te el em­ba­ra­zo re­du­ce en un 80% el ries­go de que el be­bé sea in­gre­sa­do por una in­fec­ción res­pi­ra­to­ria. La ex­pli­ca­ción es que las de­fen­sas que tú fa­bri­cas pa­ra com­ba­tir la en­fer­me­dad pa­san al fe­to y le pro­te­gen du­ran­te los seis pri­me­ros me­ses de vi­da, pe­rio­do en el que to­da­vía no se le pue­de va­cu­nar con­tra la en­fer­me­dad.

Tam­bién son ne­ce­sa­rias otras me­di­das

A pe­sar de lo di­cho, de­bes te­ner en cuen­ta que la va­cu­na no ga­ran­ti­za la in­mu­ni­dad al cien por cien. Por eso, tie­nes que to­mar otras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.