Co­mer con los cin­co sen­ti­dos.

Un buen ‘foo­die’ na­ce… ¡y se ha­ce! Desde su pri­mer con­tac­to con la mas­ti­ca­ción, pue­des ofre­cer­le ali­men­tos que se sal­gan de su ‘zo­na de con­fort’ (y de la tu­ya) y que le ayu­den a apre­ciar nue­vos sa­bo­res y tex­tu­ras.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Car­men Ma­ta Tex­to re­vi­sa­do por la nu­tri­cio­nis­ta Pa­tri­cia Llo­ves Pas­cual, nu­tri­cio­nis­ta vo­cal de CODINNA/ NADNEO (Co­le­gio Ofi­cial de Die­tis­tas - Nu­tri­cio­nis­ta de Na­va­rra)

Cuen­ta la ma­dre de Paco Mo­ra­les, chef del res­tau­ran­te cor­do­bés Noor (una es­tre­lla Mi­che­lin) que, de muy ni­ño, ya co­mía se­si­tos de co­ne­jo fri­to con una cu­cha­ri­lla. Pue­de que te cues­te ima­gi­nar­te en esa te­si­tu­ra, pe­ro no pre­ten­de­mos ir tan le­jos: so­lo que­re­mos re­cor­dar­te que los pa­dres son, en úl­ti­ma ins­tan­cia, los res­pon­sa­bles de qué, cuán­do e in­clu­so cuán­to co­men los ni­ños. La edu­ca­ción de la con­duc­ta ali­men­ta­ria en­tre los 0 a los 3 años tie­ne el ob­je­ti­vo de con­se­guir, ade­más de un buen es­ta­do nu­tri­cio­nal, el apren­di­za­je de há­bi­tos ali­men­ta­rios sa­lu­da­bles. Sa­be­mos que te­ner un ni­ño mal­co­me­dor pue­de re­pre­sen­tar el ma­yor de los desafíos, pe­ro tam­bién que no de­bes po­ner­te (y po­ner­le) ba­rre­ras. Los pa­la­da­res más aven­tu­re­ros na­cen, pe­ro tam­bién se ha­cen: so­lo han de re­ci­bir los es­tí­mu­los gas­tro­nó­mi­cos ade­cua­dos y un am­bien­te fa­mi­liar sa­lu­da­ble (los ni­ños son gran­des imi­ta­do­res). Cuan­do el be­bé al­can­za los 9-12 me­ses, es el mo­men­to per­fec­to pa­ra co­men­zar es­ta ‘ope­ra­ción gour­met’, ya que por fin va a apren­der a mas­ti­car. Lo im­por­tan­te es que pon­gas a su dis­po­si­ción una gran va­rie­dad de ali­men­tos y que de­jes que sea él el que de­ci­da qué co­mer. De he­cho, nu­me­ro­sos es­tu­dios han con­fir­ma­do que cuan­tas más fru­tas y ver­du­ras di­fe­ren­tes prue­be an­tes de cum­plir el año, más di­ver­si­fi­ca­da se­rá su ali­men­ta­ción pa­ra cuan­do cum­pla los 6. Acep­ta que di­ga ‘no’, y crea un am­bien­te tran­qui­lo, sin pre­sio­nar. Vi­gí­la­le de cer­ca, pe­ro re­cuer­da: pa­ra él es un mo­men­to de des­cu­bri­mien­to en el que de­be­rá po­ner en jue­go sus cin­co sen­ti­dos.

Co­mer con los ojos

¿Hay al­go más lla­ma­ti­vo que el co­lor ro­jo in­ten­so de las fre­sas o el mo­ra­do de los arán­da­nos? Ofré­ce­se­las en tro­ci­tos pe­que­ños o haz un pu­ré po­co pa­sa­do que, in­clu­so, po­drás usar pa­ra un­tar en el pan a mo­do de con­fi­tu­ra. Me­lo­co­tón, san­día, agua­ca­te... Si a sus bri­llan­tes to­nos les su­mas su fres­cu­ra y sus tex­tu­ras blan­di­tas, es­ta­mos an­te otra op­ción nu­tri­ti­va y su­per­sen­ci­lla pa­ra ofre­cer a los peques. Fue­ra del mun­do ve­ge­tal, de­ter­mi­na­dos ti­pos de pas­ta (me­jor in­te­gral) co­mo los tor­ni­llos, la­zos, va­rie­da­des de co­lo­res... tam­bién des­per­ta­rán su cu­rio­si­dad. Pron­to se con­ver­ti­rá en una de sus co­mi­das fa­vo­ri­tas, de­bi­do a su sa­bor sua­ve y a que les re­sul­ta muy fá­cil de ma­ne­jar. Eso sí, ase­gú­ra­te de que es­tá más bien pa­sa­da y de cor­tár­se­la en tro­zos pe­que­ñi­tos.

Cues­tión de gus­to

A prio­ri, que el ni­ño acep­te co­mer un tro­zo de pan o un pe­da­zo de plá­tano no tie­ne mu­cho mé­ri­to. Pe­ro, ¿y si te atre­ves a ir más allá de los va­lo­res se­gu­ros? Por ejem­plo, ofre­cién­do­le es­pi­na­cas –con su ca­rac­te­rís­ti­co sa­bor te­rro­so–; el tan de mo­da ka­le –cu­ya tex­tu­ra du­ra y un po­co amar­ga po­drás con­tra­rres­tar si la

rie­gas con acei­te de oli­va vir­gen ex­tra y li­món y la de­jas re­po­sar una no­che en la ne­ve­ra– o el car­do, cu­yo con­te­ni­do en cal­cio es res­pon­sa­ble de su to­que amar­go. En el mun­do de los ce­rea­les tam­bién hay po­si­bi­li­dad de in­no­var, so­bre to­do a tra­vés de las va­rie­da­des in­te­gra­les, que tie­nen más con­te­ni­do en fi­bra, vi­ta­mi­nas del gru­po B, un sa­bor más in­ten­so y ade­más, re­gu­lan el trán­si­to in­tes­ti­nal: ha­bla­mos de la qui­noa, el tri­go du­ro o can­deal, el arroz in­te­gral, el mi­jo, el ka­mut...

¡Qué bien hue­le!

Aña­de en su die­ta pe­que­ñas can­ti­da­des de ce­bo­lla, ce­bo­llino y ajo. Al co­ci­nar­los, es­tos in­gre­dien­tes ac­túan co­mo au­tén­ti­cos po­ten­cia­do­res del olor y el sa­bor, ca­pa­ces de po­ner un plus hasta a sus pu­rés más ano­di­nos. No so­lo eso: los 12 me­ses mar­can la tran­si­ción a una ali­men­ta­ción que, ca­da vez más, se in­te­gra­rá con la del res­to de la fa­mi­lia. En ese sen­ti­do, re­cu­rrir a ade­re­zos, hier­bas y es­pe­cias, no so­lo le apor­ta­rá un ex­tra de an­ti­oxi­dan­tes, sino que con­tri­bui­rá a ex­pan­dir su pa­la­dar y pre­pa­rar­le pa­ra el pa­so a la co­mi­da adul­ta. ¡No te pa­ses! Y, por su­pues­to, evi­ta las muy pi­can­tes, que pue­den re­sul­tar ex­ce­si­vas pa­ra su gus­to, aún sen­si­ble. Si no sa­bes por dón­de em­pe­zar, op­ta por los bi­no­mios clá­si­cos: man­za­na con ca­ne­la, co­li­flor con nuez mos­ca­da, car­ne pi­ca­da con oré­gano, ve­ge­ta­les con to­mi­llo, agua­ca­te con ci­lan­tro, pes­ca­do con li­món y pe­re­jil, po­llo con curry sua­ve­ci­to…

Con las ma­nos en la ma­sa

La pers­pec­ti­va de un ni­ño en una tro­na con chu­rre­tes de co­mi­da por to­das par­tes, no es ape­te­ci­ble, pe­ro sí ne­ce­sa­ria. ¡Dé­ja­le que to­que y se man­che! Le fas­ci­na­rá la tex­tu­ra ba­bo­sa de una tor­ti­lla a la fran­ce­sa en tro­ci­tos, o un cuen­co de ‘bo­li­tas’ (len­te­jas, gui­san­tes… Con­ge­la­dos, le ser­vi­rán, ade­más, pa­ra ali­viar sus en­cías). Tam­bién pue­des pre­pa­rar un sli­me muy sui ge­ne­ris con pu­ré de pa­ta­ta ca­se­ro o arroz muy pa­sa­do.

Oí­do co­ci­na

A los ni­ños de en­tre 1 y 6 años (ca­pa­ces de mas­ti­car y tra­gar con se­gu­ri­dad), les gus­tan más las ver­du­ras cru­das fren­te a las her­vi­das, en­tre otras co­sas por­que les atraen los co­lo­res vi­vos. Eso por no men­cio­nar el irre­sis­ti­ble crack que ha­cen al mor­der­los. De­ja que su oí­do se de­lei­te ofre­cién­do­le bas­ton­ci­tos de za­naho­ria o pe­pino. ¡Fres­qui­tos y de­li­cio­sos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.