¿Tu pe­que se ma­rea? ‘Tips’ muy prác­ti­cos.

¿Tu pe­que se ma­rea? No pa­sa na­da: es al­go que le ocu­rre a más del 40 % de los ni­ños de en­tre 2 y 12 años. ¿La bue­na no­ti­cia? Que con el tiem­po se pa­sa; y que con cier­tos cui­da­dos se pue­de ali­viar... y hasta pre­ve­nir.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Tex­to ase­so­ra­do y re­vi­sa­do por el doc­tor Jo­sé Mi­guel Vi­lla­cam­pa, je­fe aso­cia­do del Ser­vi­cio de Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía en el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Fun­da­ción Ji­mé­nez Díaz de Ma­drid

La úl­ti­ma vez que un pa­pi de la guar­de in­ten­tó gen­til­men­te lle­var­nos a ca­sa a Jon y a mí, me ne­gué ate­rra­da an­te la cer­te­za de que mi pe­que aca­ba­ría vo­mi­tan­do sus úl­ti­mas cin­co to­mas en la ta­pi­ce­ría im­po­lu­ta de su co­che... Y es que, desde los 2 me­ses, a Jon –que con tres años tie­ne más de 50 co­ches de ju­gue­te– le bas­ta con su­bir­se en uno pa­ra ma­rear­se...”. Es­ta anéc­do­ta leí­da en un fo­ro de ma­mis de cre­cer­fe­liz.es ex­pre­sa a la per­fec­ción el cal­va­rio de mu­chos pa­dres, pa­ra quie­nes un ac­to tan co­ti­diano se con­vier­te en una pe­sa­di­lla. “Les pa­sa, so­bre to­do, a los ni­ños pe­que­ños por­que to­da­vía no han acu­mu­la­do su­fi­cien­tes ex­pe­rien­cias pre­vias pa­ra que su sis­te­ma in­te­gra­dor de in­for­ma­cio­nes ayu­de al ce­re­bro a re­sol­ver la in­con­gruen­cia que se da cuan­do via­jan: su oí­do in­terno no­ta el mo­vi­mien­to, pe­ro su cuer­po y sus ojos no”, ex­pli­ca el doc­tor Jo­sé Mi­guel Vi­lla­cam­pa, je­fe aso­cia­do del ser­vi­cio de Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía de la Fun­da­ción Ji­mé­nez Díaz de Ma­drid.

Lo que es más ra­ro, pe­ro exis­te, es que se ma­reen los me­no­res de 2 años. ¿Por qué? “Por­que es­tos ni­ños ape­nas uti­li­zan la in­for­ma­ción vi­sual, por lo que no hay un con­flic­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en­tre di­chos sis­te­mas sen­so­ria­les”, ex­pli­ca el ex­per­to. Pe­ro cuan­do la ci­ne­to­sis afec­ta a un be­bé, es to­da­vía más do­lo­ro­so pa­ra los pa­pis, pues con­so­lar­lo y en­ten­der­lo se ha­ce más di­fi­cul­to­so. “Lo pri­me­ro que se no­ta cuan­do un be­bé se ma­rea es que ce­sa su ac­ti­vi­dad, y el ni­ño en­tra en una fa­se de si­len­cio y quie­tud, ais­lán­do­se del res­to de su en­torno. Po­co des­pués co­men­za­rán lo que los mé­di­cos lla­ma­mos ‘sín­to­mas au­to­nó­mi­cos’: se po­ne pá­li­do, em­pie­za con su­do­res fríos, pal­pi­ta­cio­nes, ce­fa­lea y, fi­nal­men­te, el vó­mi­to. En me­dio, el be­bé co­men­za­rá a llo­rar por­que per­ci­be que al­go no va bien”, ex­pli­ca el mé­di­co. ¿Qué ha­cer? Pues, la ver­dad, cuan­do ya se ha ma­rea­do, po­co... Bueno, mu­cho: ha­blar­le, tran­qui­li­zar­le, lim­piar­le el su­dor, ven­ti­lar el co­che, pa­rar siem­pre que sea po­si­ble pa­ra que se re­pon­ga... La cla­ve pa­ra evi­tar la ci­ne­to­sis es­tá an­tes del via­je: ese es el mo­men­to en el que, a ve­ces, se pue­de pre­ve­nir el ma­reo.

Co­mer o no co­mer... y otras pre­cau­cio­nes

“Hay que evi­tar las co­mi­das co­pio­sas an­tes o du­ran­te el via­je, pues uno de los pri­me­ros sín­to­mas de la ci­ne­to­sis es el en­len­te­ci­mien­to del va­cia­do gás­tri­co”, ex­pli­ca el doc­tor so­bre un he­cho que ha­rá que tu pe­que es­té in­có­mo­do. Tam­po­co de­bes hin­char al ni­ño de lí­qui­dos –hi­dra­tar­le sí, pe­ro si be­be de­ma­sia­do se fa­ci­li­ta­rá el vó­mi­to– ni te­ner el co­che con de­ma­sia­do ca­lor o con un am­bien­ta­dor fuer­te. “Hay dos po­si­cio­nes que di­fi­cul­tan el ma­reo: tum­ba­do to­tal­men­te, o sen­ta­do lo más al­to que pue­das pa­ra que mi­re al ho­ri­zon­te”, cuen­ta el doc­tor. ¿Y la so­lu­ción de­fi­ni­ti­va? El sue­ño: dor­mi­do nun­ca se ma­rea­rá, así que eli­ge las ho­ras de su sies­ta pa­ra via­jar.

Tam­bién en tren, en bar­co y avión

Quien tie­ne un ni­ño que su­fre es­te tras­torno sa­be que es ca­paz de echar hasta la pri­me­ra pa­pi­lla en el AVE Ma­drid-Má­la­ga. “En el tren es más in­fre­cuen­te, y lo me­jor pa­ra que no su­ce­da es in­vi­tar al ni­ño a mi­rar por la ven­ta­na a un pun­to le­jano del ho­ri­zon­te. Y, por su­pues­to, no ha­cer­le via­jar mar­cha atrás”, ex­pli­ca el ex­per­to. En au­to­bús hay que evi­tar los asien­tos tra­se­ros, ya que son los que más se mue­ven

y ofre­cen un me­nor en­torno vi­sual fron­tal. Si via­jáis en avión, no ol­vi­des re­ser­var las pla­zas más cer­ca­nas a las alas por la mis­ma ra­zón; y en bar­co la so­lu­ción es fá­cil: pa­sar la ma­yor par­te del tiem­po po­si­ble al fres­co, re­ci­bien­do la bri­sa en cu­bier­ta y mi­ran­do al ho­ri­zon­te.

No es una en­fer­me­dad

En efec­to, la ci­ne­to­sis se con­si­de­ra una hi­per­sen­si­bi­li­dad que tie­ne ba­se ge­né­ti­ca y que sue­len su­frir los ni­ños muy es­ti­mu­la­dos vi­sual­men­te. Lo peor, y lo que más ma­rea, es la an­sie­dad, aun­que tam­bién el olor a dió­xi­do de car­bono –tu­bo de es­ca­pe– o ha­cer al­go en el co­che fi­jan­do la vis­ta den­tro –es­ta de­be di­ri­gir­se a un pun­to le­jano–. Las ca­rre­te­ras con mu­chas cur­vas, los ace­le­ro­nes y fre­na­zos, y la al­ta ve­lo­ci­dad, ma­rean más. Igual que las ta­blets, mó­vi­les, pan­ta­llas, libros... to­do lo que le ha­ga fi­jar la vis­ta den­tro del vehícu­lo. ¿Y qué pa­sa si tu hi­jo tie­ne más de 12 años y si­gue ma­reán­do­se? “En ese ca­so lo me­jor es lle­var­le al oto­rri­no­la­rin­gó­lo­go pa­ra que re­vi­se la nor­ma­li­dad de su sis­te­ma sen­so­rial ves­ti­bu­lar”, ad­vier­te el ex­per­to. Y, de cual­quier for­ma, sé po­si­ti­va: re­cuér­da­le que Cris­to­bal Co­lón, el al­mi­ran­te Nel­son y Char­les Dar­win se ma­rea­ban ha­bi­tual­men­te... ¡y mi­ra si lle­ga­ron le­jos!

Ċęĺ1àçËĻõĮę Co­lla­rín pa­ra su­je­tar el cue­llo y mi­ni­mi­zar el mo­vi­mien­to, pa­ra que tu pe­que no se ma­ree (10 € aprox.).Ņęĺ őhőĺ õî¦õĩĻęĺSi­lla Axis­sFix Air con air­bags in­te­gra­dos (649 €). ŀęĺ1àçËĻõĮę Or­ga­ni­za­dor de via­je pa­ra te­ner a mano las toa­lli­tas, el bi­be con agua, su ju­gue­te fa­vo­ri­to... (20 € aprox.).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.