Ayú­da­le a dor­mir so­li­to... ¡y sin mie­do!

Si no quie­re dor­mir so­lo no es ca­pri­cho: se tra­ta de mie­do. Un sen­ti­mien­to que for­ma par­te de la vi­da de tu hi­jo y que es ne­ce­sa­rio pa­ra su cre­ci­mien­to. Eso sí, has de ayu­dar­le a su­pe­rar­lo.

Crecer Feliz - - SUMARIO - Tex­to re­vi­sa­do por la doc­to­ra Mi­la­gros Me­rino, miem­bro de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Sue­ño

Alo lar­go de sus pri­me­ros años de vi­da, tu hi­jo pa­sa­rá por dis­tin­tas eta­pas evo­lu­ti­vas en las que se en­fren­ta­rá a pro­ble­mas. Uno de ellos, y que sue­le preo­cu­par mu­cho a los pa­dres, son los mie­dos, so­bre to­do los noc­tur­nos. In­de­pen­dien­te­men­te de su ori­gen, sue­len ser tran­si­to­rios, ter­mi­nan su­perán­do­los y, ade­más, les ayu­dan a ma­du­rar. Los mie­dos es­tán aso­cia­dos a sus dis­tin­tas fa­ses de desa­rro­llo y va­rían en fun­ción de có­mo evo­lu­cio­nan las ca­rac­te­rís­ti­cas cog­ni­ti­vas, so­cia­les o emo­cio­na­les de tu pe­que­ño. ¿Có­mo pue­des ayu­dar­le? Pri­me­ro, de­bes sa­ber a qué co­sa con­cre­ta le tie­ne mie­do pa­ra po­der en­fren­tar­te al pro­ble­ma, que siem­pre tie­ne so­lu­ción.

Los mie­dos noc­tur­nos (a la os­cu­ri­dad, mons­truos de­ba­jo de la ca­ma, pe­sa­di­llas...) sue­len pro­du­cir­se en­tre los 2 y 4 años de edad e in­clu­so pro­lon­gar­se hasta los 8. Du­ran­te es­ta eta­pa, la ca­pa­ci­dad ima­gi­na­ti­va de tu pe­que­ño es des­bor­dan­te. En sus jue­gos em­pie­zan a apa­re­cer di­no­sau­rios, dra­go­nes y otros per­so­na­jes que, cuan­do se cue­lan en sus sue­ños, le pro­du­cen an­gus­tia. De ahí que cuan­do se sien­ta so­lo se nie­gue a dor­mir.

Ave­ri­gua a qué os en­fren­táis

Te vas a dar cuen­ta rá­pi­da­men­te de que tu hi­jo tie­ne mie­do por­que te pe­di­rá que duer­mas con él, que no le de­jes a so­las en la ha­bi­ta­ción, e in­clu­so que­rrá dor­mir con vo­so­tros en vues­tra ca­ma. Lo pri­me­ro es es­cu­char­le y de­jar que ex­pre­se lo que sien­te; char­la con él so­bre lo que le asus­ta y rés­ta­le im­por­tan­cia, pe­ro no le ig­no­res, por­que sen­tir mie­do re­sul­ta an­gus­tio­so pa­ra él. Es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te que nun­ca le ri­di­cu­li­ces ni le ha­gas sen­tir ver­güen­za por sen­tir mie­do: ha­bla­mos de un sen­ti­mien­to hu­mano, y co­mo tal de­be­mos apren­der a acep­tar­lo pa­ra po­der su­pe­rar­lo. Una vez se­pas lo que le im­pi­de dor­mir so­lo, haz­le com­pren­der que lo que le asus­ta so­lo es­tá en su ca­be­za. Por ejem­plo, si no quie­re en­trar a os­cu­ras en la ha­bi­ta­ción, en­tra con él de la mano; jue­ga a que sois espías y te­néis que ca­mu­fla­ros en la os­cu­ri­dad pa­ra des­cu­brir al in­tru­so… A tra­vés de los jue­gos pue­de des­cu­brir que sus te­mo­res son in­fun­da­dos. Y con ellos tú pue­des trans­mi­tir­le tu afec­to, pro­tec­ción, tran­qui­li­dad y con­fian­za. Así siem­pre te con­ta­rá sus mie­dos y po­drás ayu­dar­le a su­pe­rar­los y a que se sien­ta más se­gu­ro. ¿Otra co­sa más? Sí, ¡pré­mia­le! Ca­da vez que con­si­ga avan­zar en la su­pera­ción de su mie­do, ala­ba su es­fuer­zo, sus lo­gros, su va­len­tía... Eso re­for­za­rá su au­to­es­ti­ma y su con­fian­za.

Tu ca­ri­ño es su me­jor te­ra­pia

Su­pe­rar el mie­do a dor­mir so­lo es to­do un re­to pa­ra él y tu apo­yo se­rá fun­da­men­tal. Ayu­da bas­tan­te es­ta­ble­cer una ru­ti­na dia­ria sen­ci­lla que evi­te ver la te­le o rea­li­zar ac­ti­vi­da­des de­ma­sia­do mo­vi­das una ho­ra an­tes de ir­se a dor­mir, pa­ra que no lle­gue so­brex­ci­ta­do y le cues­te con­ci­liar el sue­ño. Con el mis­mo ob­je­ti­vo, los ali­men­tos de la ce­na han de ser de fá­cil di­ges­tión –ver­du­ras, pes­ca­dos, po­llo…–. Sed fie­les a las ru­ti­nas: el ba­ño, la ce­na, la­var­se los dien­tes, leer un cuen­to, es­cu­char al­gu­na can­ción, char­lar unos mi­nu­tos... To­do ello le ayu­da­rá a re­la­jar­se an­tes de dor­mir. Si el pro­ble­ma es la os­cu­ri­dad, dé­ja­le una lam­pa­ri­ta en­cen­di­da o una luz de apo­yo, le tran­qui­li­za­rá. Pe­ro si pa­san me­ses y ves que el mo­men­to de ir­se a la ca­ma se con­vier­te en un au­tén­ti­co su­pli­cio pa­ra tu hi­jo, con­súl­ta­lo con el pe­dia­tra o con un es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na de sue­ño. Más va­le pre­ve­nir la an­sie­dad...

A ca­da edad, su mie­do par­ti­cu­lar

Du­ran­te su pri­mer año de vi­da, tu hi­jo sue­ña con sen­sa­cio­nes y co­lo­res, le so­bre­sal­tan los rui­dos fuer­tes o ex­tra­ños o se­pa­rar­se de ti. A los 2 años des­cu­bre que no le gus­ta lo des­co­no­ci­do, le asus­ta la os­cu­ri­dad, la so­le­dad y se­pa­rar­se de ti. Los 3 es la edad de los mons­truos... ¡in­ven­ta un ri­tual con tu pe­que pa­ra de­rro­tar­los! A los 4, irrum­pen los te­rro­res noc­tur­nos, so­bre to­do cuan­do em­pie­za el co­le. Tam­bién le asus­tan los ani­ma­les, el da­ño fí­si­co y la se­pa­ra­ción de vo­so­tros. A par­tir de los 5, los se­res ex­tra­or­di­na­rios van de­ca­yen­do y en sus pe­sa­di­llas le preo­cu­pan el co­le, los exá­me­nes, ha­cer el ri­dícu­lo... Ya sa­bes, lo­ca­li­za sus mie­dos y ayú­da­le a ven­cer­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.