El bo­ti­quín que ne­ce­si­tas pa­ra los pe­que­ños per­can­ces de tu hi­jo.

El me­jor bo­ti­quín ha de ser re­sis­ten­te, fá­cil­men­te trans­por­ta­ble, sin ex­ce­so de pro­duc­tos pe­ro con to­do lo in­dis­pen­sa­ble. Y con los nú­me­ros de emer­gen­cias y to­xi­co­lo­gía bien vi­si­bles, ¡por si aca­so!

Crecer Feliz - - SUMARIO - Da­vid Ruiz Tex­to ase­so­ra­do por Inés Sán­chez, se­cre­ta­ria de la Aso­cia­ción Va­len­cia­na de En­fer­me­ría Pe­diá­tri­ca

La lle­ga­da del buen tiem­po mul­ti­pli­ca las op­cio­nes de di­ver­sión… ¡pe­ro tam­bién las de su­frir un per­can­ce! Un bo­ti­quín de pri­me­ros au­xi­lios es una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra ha­cer fren­te a los pe­que­ños ac­ci­den­tes que pue­de su­frir tu hi­jo. A las ha­bi­tua­les fie­bres, dia­rreas y vó­mi­tos, se aña­den ras­gu­ños, cor­tes, in­so­la­cio­nes, que­ma­du­ras de piel, pi­ca­du­ras o atra­gan­ta­mien­tos, en­tre otros. “Re­co­mien­do siem­pre dos bo­ti­qui­nes: uno pa­ra ca­sa y otro pa­ra los des­pla­za­mien­tos”, su­gie­re Inés Sán­chez, se­cre­ta­ria de la Aso­cia­ción Va­len­cia­na de En­fer­me­ría Pe­diá­tri­ca. Exis­ten dos ries­gos ha­bi­tua­les a la ho­ra de pre­pa­rar un bo­ti­quín de pri­me­ros au­xi­lios: el pri­me­ro es que fal­ten co­sas im­por­tan­tes. “De ahí que mi pri­mer con­se­jo sea la du­pli­ci­dad de pro­duc­tos. Es me­jor te­ner­los re­pe­ti­dos que echar­los de me­nos”, re­co­mien­da. El se­gun­do es in­cluir de­ma­sia­dos. “Eso pro­vo­ca que cuan­do se ne­ce­si­ta al­go con ur­gen­cia, cues­te en­con­trar­lo en ese laberinto de ma­te­rial sa­ni­ta­rio”, aña­de. Por eso, el bo­ti­quín bá­si­co ha de con­te­ner lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio e in­dis­pen­sa­ble. Y to­do ello bien or­de­na­do y ac­tua­li­za­do. “Hay que re­vi­sar­lo de vez en cuan­do pa­ra desechar los me­di­ca­men­tos ca­du­ca­dos y que ca­da uno ten­ga su pros­pec­to co­rres­pon­dien­te”, re­cuer­da la en­fer­me­ra.

El bo­ti­quín siem­pre ha de in­cluir me­di­ci­nas, pro­duc­tos pa­ra la piel, ar­tícu­los de hi­gie­ne y uten­si­lios prác­ti­cos

Los in­dis­pen­sa­bles

Los ele­men­tos que no de­be­rían fal­tar en tu bo­ti­quín se pue­den di­vi­dir en dos gran­des gru­pos: los me­di­ca­men­tos (in­clu­yen­do los pro­duc­tos pa­ra la piel), por un la­do, y por otro, los ar­tícu­los de hi­gie­ne y uten­si­lios prác­ti­cos.

Anal­gé­si­cos y an­ti­tér­mi­cos. Los dos más ha­bi­tua­les: pa­ra­ce­ta­mol e ibu­pro­feno, pa­ra los ca­sos de do­lor, in­fla­ma­ción o fiebre.

An­ti­his­ta­mí­ni­cos. Pa­ra las aler­gias, muy ha­bi­tua­les en pri­ma­ve­ra. Si su­fres al­gu­na aler­gia se­ve­ra, in­clu­ye au­to­in­yec­to­res de adre­na­li­na. Cre­mas an­ti­in­fla­ma­to­rias a ba­se de ár­ni­ca. Sue­ro fi­sio­ló­gi­co pa­ra la­va­dos ocu­la­res, na­sa­les, ri­ni­tis y si­mi­la­res.

An­ti­sép­ti­cos y de­sin­fec­tan­tes. La po­vi­do­na yo­da­da es la más ha­bi­tual.

Ma­te­rial de cu­ra: ti­ri­tas, es­pa­ra­dra­po, al­go­dón y ga­sas pa­ra cu­brir he­ri­das. Pro­tec­tor so­lar FPS +30. An­ti­pi­ca­du­ras. Los roll-on son muy efi­ca­ces. Ter­mó­me­tro. Elec­tró­ni­co, por in­fra­rro­jos, de ga­lio... cual­quie­ra me­nos de mer­cu­rio. Ti­je­ras y pin­zas.

Sue­ro oral pa­ra ca­sos de des­hi­dra­ta­ción.

Lo­ca­li­za­ble pe­ro le­jos de los ni­ños

Es im­por­tan­te que guar­des el bo­ti­quín en un si­tio fi­jo, fá­cil­men­te lo­ca­li­za­ble y le­jos de fuen­tes de ca­lor. Ade­más, es re­co­men­da­ble que sea re­sis­ten­te y ten­ga cie­rre her­mé­ti­co, pe­ro no con lla­ve. Y que es­té le­jos del al­can­ce de tus hi­jos. “Bas­ta que es­té ubi­ca­do en un es­tan­te lo su­fi­cien­te­men­te ele­va­do pa­ra que no lle­guen ni su­bién­do­se a un ta­bu­re­te”, ex­pli­ca Inés Sán­chez. Ade­más, es fun­da­men­tal que in­clu­ya los nú­me­ros de Emer­gen­cias (112) y del Ser­vi­cio de In­for­ma­ción To­xi­co­ló­gi­ca (91 562 04 20). “Lo acon­se­ja­ble es te­ner ade­más am­bos nú­me­ros en la agen­da del mó­vil”, su­gie­re la en­fer­me­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.