La esen­cia de la ar­qui­tec­tu­ra

Cuadernos Casa Viva - - Sumario - PRO­YEC­TO DE AR­QUI­TEC­TU­RA E IN­TE­RIO­RIS­MO: EST­HER BRO­SE­TA.

Se tra­ta de una vi­vien­da en­tre me­dia­ne­ras, en pleno cas­co his­tó­ri­co de la lo­ca­li­dad va­len­cia­na de Llí­ria, de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX. El va­lor de su ubi­ca­ción en el cas­co ur­bano, es­tra­té­gi­co e in­he­ren­te en la me­mo­ria del que vi­ve en ella, uni­do a la ne­ce­si­dad de lo­grar un ho­gar que se ajus­te a las ne­ce­si­da­des de la vi­da del usua­rio, en­cau­zan una reha­bi­li­ta­ción ri­gu­ro­sa que cum­ple con el nue­vo mo­do de vi­da.

La ar­qui­tec­tu­ra in­te­rior se equi­li­bra con el ex­te­rior pa­ra lo­grar abs­traer­se del con­te­ne­dor en que se en­cuen­tra, y apa­re­cen va­cíos que rom­pen o detienen la luz, en el in­ten­to de ex­pre­sar un es­pa­cio ex­te­rior. La es­ca­le­ra se mues­tra co­mo una es­cul­tu­ra que se re­la­cio­na con los es­pa­cios de los dis­tin­tos ni­ve­les de la vi­vien­da y que acom­pa­ña al pa­tio ad­ya­cen­te, del cual re­ci­be la luz que cru­za en­tre pel­da­ños. En los ven­ta­na­les se op­ta por el sis­te­ma de do­ble es­tor de Ban­da­lux. El os­cu­re­ci­mien­to to­tal se lo­gra con Plus Black Out co­lor blan­co y pa­ra ta­mi­zar se op­ta por el polys­creen Plus PS, co­lor te­ja, jun­to los ven­ta­na­les de ace­ro cor­ten, y tono me­tá­li­co jun­to ven­ta­na­les de alu­mi­nio blan­co.

LAS LA­MAS DE ACE­RO COR­TEN SE IN­TE­GRAN

EN EL CON­TEX­TO Y PAI­SA­JE UR­BANO

LAS AL­TU­RAS

Y LA ES­CA­LE­RA GE­NE­RAN DI­FE­REN­TES ÁM­BI­TOS EN EL MIS­MO ES­PA­CIO

DE ES­TAR

Se bus­ca una com­po­si­ción geo­mé­tri­ca esen­cia­lis­ta de du­ros án­gu­los, com­pac­ta y con la sin­ce­ri­dad de los ele­men­tos cons­truc­ti­vos. El ex­te­rior ofre­ce un con­tras­ta­do jue­go de vo­lú­me­nes en­tre los hue­cos pris­má­ti­cos y el cuer­po, que a mo­do de mi­ra­dor, avan­za so­bre la ca­lle, bus­can­do la ar­mo­nía de pro­por­cio­nes y el ca­rác­ter es­cul­tó­ri­co de la fa­cha­da. Des­de la ca­lle, la vi­vien­da se mues­tra im­pe­ne­tra­ble y los grue­sos mu­ros dis­po­nen de aber­tu­ras, de geo­me­trías ro­tun­das y lim­pias de car­pin­te­rías, pro­te­gi­das con la­mas que gi­ran en torno a su pro­pio eje, en­fa­ti­zan­do la ver­ti­ca­li­dad del plano de fa­cha­da y tras­la­dan­do la mis­ma per­cep­ción, en cuan­to es­ca­la y al­tu­ra, al in­te­rior.

Las la­mas, de ace­ro cor­ten, co­la­bo­ran en el jue­go de vo­lú­me­nes, y con su ma­te­ria­li­dad, se in­te­gran en el con­tex­to y pai­sa­je ur­bano.

La luz se to­ma prin­ci­pal­men­te del fon­do in­te­rior de par­ce­la, a tra­vés de dos lu­cer­nas en los ex­tre­mos me­dia­ne­ros. El es­pa­cio ba­jo lu­cer­nas es ex­te­rior y atra­vie­sa las tres plan­tas de la vi­vien­da, ca­si a mo­do de pe­que­ños pa­tios, y el in­te­rior, que co­lin­da con es­te es­pa­cio, lo to­ma pa­ra pro­lon­gar­se y ha­cer­se ex­te­rior. La luz en­tra des­de el plano de cu­bier­ta en ver­ti­cal y con in­ten­si­dad en los ni­ve­les su­pe­rio­res, don­de se ubi­ca el es­tar, y se sua­vi­za en los ni­ve­les in­fe­rio­res, don­de se ubi­can las ha­bi­ta­cio­nes y el ac­ce­so.

La se­cuen­cia de ma­yor a me­nor in­ten­si­dad de luz se con­si­gue per­ci­bir en to­do el in­te­rior por la con­ti­nui­dad es­pa­cial.

Se in­ten­ta en­con­trar el equi­li­brio en­tre ex­te­rior e in­te­rior sin ale­jar­se de las nor­mas ra­cio­na­les, ex­pre­san­do cier­ta esen­cia caó­ti­ca y mul­ti­di­men­sio­nal, la he­te­ro­ge­nei­dad de re­fe­ren­cias, la su­per­po­si­ción de es­pa­cios y la di­na­mi­ci­dad. El in­te­rior apa­re­ce des­li­ga­do de las di­men­sio­nes que la ro­dean.

El es­pa­cio prin­ci­pal lo con­for­man el hall de ac­ce­so, el sa­lón, la co­ci­na, el of­fi­ce, el co­me­dor, el área de lec­tu­ra y el es­tu­dio. Gra­cias a la irre­gu­la­ri­dad de la par­ce­la, las di­fe­ren­tes al­tu­ras, las lu­cer­nas y la ma­te­ria­li­dad de la es­ca­le­ra, se ge­ne­ran di­fe­ren­tes ám­bi­tos. Así, des­de el ves­tí­bu­lo, se ob­ser­va la es­ca­le­ra, que pa­re­ce col­gar de cu­bier­ta, y se per­ci­be la luz, que va ta­mi­zán­do­se. En el sa­lón, re­la­cio­na­do di­rec­ta­men­te con la aper­tu­ra de fa­cha­da, se in­tu­yen otros ám­bi­tos re­du­ci­dos, co­mo la zo­na de es­tu­dio y el área de lec­tu­ra, aco­ta­dos por los su­ti­les ges­tos geo­mé­tri­cos de los mu­ros, y la co­ci­na, en se­gun­do plano.

El co­me­dor, abuhar­di­lla­do, en el ni­vel más al­to, don­de se ofre­cen vis­tas ha­cia el pai­sa­je, de­ja caer la vis­ta so­bre el of­fi­ce y se per­mi­te la vi­sual en dia­go­nal has­ta el otro ex­tre­mo del es­pa­cio, el sa­lón.

Las dos ha­bi­ta­cio­nes, in­de­pen­dien­tes del es­tar y en­tre ellas, ge­ne­ran di­fe­ren­tes ám­bi­tos en el es­pa­cio pro­pio de ca­da una. La ha­bi­ta­ción prin­ci­pal, jun­to a fa­cha­da, tie­ne el mi­ra­dor co­mo pro­ta­go­nis­ta, el cual con­tie­ne la zo­na de des­can­so, que vue­la con él. Un ves­ti­dor, un ba­ño y un chill out, com­ple­tan la ha­bi­ta­ción, per­ci­bién­do­se to­do a una y en torno a la zo­na de des­can­so.

La ha­bi­ta­ción in­fan­til, en el otro la­do, al fon­do de la fa­cha­da, re­ci­be la luz des­de las lu­cer­nas, es­ta vez con vi­drios de co­lo­res, que ayu­dan a or­ga­ni­zar el es­pa­cio. Tres ám­bi­tos pa­ra tres pe­que­ños usua­rios que tie­nen in­de­pen­den­cia o es­tán re­vuel­tos se­gún las ne­ce­si­da­des. Aquí, el mo­bi­lia­rio del ves­ti­dor en torno al cual gi­ran las di­fe­ren­tes zo­nas, per­mi­te la fle­xi­bi­li­dad de uso.

La ar­qui­tec­tu­ra bus­ca un diá­lo­go di­rec­to en­tre los dis­tin­tos ma­te­ria­les pa­ra en­fa­ti­zar la uni­dad y cohe­ren­cia de la obra en su to­ta­li­dad, lle­nan­do de evo­ca­cio­nes ca­da es­pa­cio, in­terno o ex­terno, bo­rran­do la fron­te­ra en­tre am­bos.

La es­ca­le­ra no es es­ca­le­ra, es vo­lu­men, es­cul­tu­ra, for­ma, se­ñal, ele­men­to ar­ti­cu­la­dor… ha­ce de li­ga­zón es­pa­cial en­tre las di­fe­ren­tes plan­tas de la vi­vien­da y car­ga de po­ten­cia la ver­ti­ca­li­dad del es­pa­cio va­cío y tu­bu­lar don­de se en­cuen­tra, que va des­de el ac­ce­so has­ta los ni­ve­les su­pe­rio­res.

Es­tá sus­pen­di­da con unos ca­bles de ace­ro inoxi­da­ble des­de el for­ja­do su­pe­rior. Las zan­cas que­bra­das es­tán rea­li­za­das con dos ple­ti­nas de 20 mm de es­pe­sor, y las hue­llas son cha­pas de 8 mm tam­bién de ace­ro cor­ten. No hay con­tra­hue­llas. Los ca­bles, dis­tri­bui­dos de for­ma ho­mo­gé­nea en los pel­da­ños, ha­cen de ba­ran­di­lla.

El sue­lo re­ves­ti­do de ma­te­rial con­ti­nuo en co­lor gris ace­ro con­tras­ta con las pa­re­des blan­cas y el mo­bi­lia­rio la­ca­do en al­to bri­llo. Las aguas del ma­te­rial ce­men­to­so que cu­bre el sue­lo de to­da la vi­vien­da, tan­to del in­te­rior co­mo del ex­te­rior, son de tex­tu­ra fi­na y de as­pec­to sa­ti­na­do. Las pa­re­des blan­cas in­te­gran el mo­bi­lia­rio y las puer­tas de ma­de­ra. Se evi­ta el uso de ac­ce­so­rios y tan­to los ti­ra­do­res co­mo la tex­tu­ra del di­se­ño se con­for­man con una hen­di­du­ra en la pro­pia ma­de­ra, que li­ga con la com­po­si­ción de la­mas de ace­ro oxi­da­do.

EL ES­PA­CIO BA­JO LU­CER­NAS ES EX­TE­RIOR Y ATRA­VIE­SA

LAS TRES PLAN­TAS DE LA VI­VIEN­DA

SE IN­TEN­TA EN­CON­TRAR EL EQUI­LI­BRIO EN­TRE EX­TE­RIOR

E IN­TE­RIOR SIN ALE­JAR­SE DE LAS NOR­MAS

Una pie­za en L for­ma la me­si­ta, el ca­be­ce­ro y la ca­ma en las dos ha­bi­ta­cio­nes in­fan­ti­les. El ta­ta­mi so­bre el que se apo­ya el col­chón tie­ne per­fo­ra­cio­nes cir­cu­la­res de di­fe­ren­tes diá­me­tros pa­ra ha­cer una ré­pli­ca del di­bu­jo del te­cho. Se com­ple­ta con unas es­tan­te­rías de 7 cm de es­pe­sor con leds y con un so­bre de ma­yo­res di­men­sio­nes, que vue­la des­de la pa­red y ha­ce de me­sa de es­cri­to­rio. En el ám­bi­to co­mún, se di­se­ña un pe­que­ño so­fá, trans­for­ma­ble en ca­ma y en es­cri­to­rio ajus­tán­do­se a las di­fe­ren­tes ne­ce­si­da­des, bien de es­tu­dio o bien de jue­go.

SE BUS­CA UN DIÁ­LO­GO

DI­REC­TO EN­TRE MA­TE­RIA­LES PA­RA EN­FA­TI­ZAR LA COHE­REN­CIA DE LA OBRA

El di­se­ño del mo­bi­lia­rio es con­tun­den­te y de im­por­tan­te es­pe­sor, vin­cu­lán­do­se al vo­lu­men de los hue­cos en el ce­rra­mien­to. Se crean pie­zas pu­ras de for­mas rec­tas, aris­ta­das y cir­cu­la­res que in­ten­tan le­vi­tar. Así, el di­se­ño de ca­mas y del mo­bi­lia­rio au­xi­liar no se apo­ya en el sue­lo, y las es­tan­te­rías emer­gen de la pa­red. Se bus­ca la ho­ri­zon­ta­li­dad en el di­se­ño de las pie­zas de mo­do que se crea una con­tra­po­si­ción a la ver­ti­ca­li­dad de la vi­vien­da y una pro­xi­mi­dad ha­cia el usua­rio, ha­cién­do­se par­tí­ci­pe en su plano de tra­ba­jo.

Siem­pre in­di­rec­ta, la ilu­mi­na­ción res­ba­la, bien so­bre los pa­ra­men­tos blan­cos, bien so­bre el re­ves­ti­mien­to de cor­ten. El pa­ra­men­to me­dia­ne­ro que con­for­ma el va­cío don­de se ubi­ca la es­ca­le­ra, ge­ne­ra un con­jun­to de hue­cos verticales ilu­mi­na­dos que bien po­drían ser hue­cos de fa­cha­da, pe­ro dis­tri­bui­dos po­ten­cian­do la ver­ti­ca­li­dad de di­cho es­pa­cio y rom­pien­do la di­vi­sión por plan­tas.

El co­lor de la luz, pre­ten­de com­bi­nar dos to­nos en los di­fe­ren­tes am­bien­tes, uno de ma­yor ca­li­dez, que acom­pa­ña las zo­nas de es­tar y de dor­mir, y otro más frío y de luz blan­ca en los ám­bi­tos de es­tu­dio y en la ilu­mi­na­ción in­te­gra­da en el mo­bi­lia­rio. Pun­tual­men­te, se pro­po­ne luz azu­la­da, en un ám­bi­to de la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal, con­ti­nua a su zo­na de ba­ño y trans­for­ma­ble en un pe­que­ño chill-out.

En cohe­ren­cia con las lí­neas mar­ca­das por la ilu­mi­na­ción y el mo­bi­lia­rio, re­ji­llas blan­cas las acom­pa­ñan y dan so­lu­ción al sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción, re­suel­to con má­qui­nas en los te­chos de los nú­cleos hú­me­dos y con con­duc­tos en el fal­so te­cho. Pe­se a la pre­vi­sión de sis­te­mas de acon­di­cio­na­mien­to, la vi­vien­da ofre­ce ven­ti­la­ción cruzada es­te-oes­te, con­trol so­lar me­dian­te la­mas co­mo sis­te­ma de os­cu­re­ci­mien­to y pro­tec­ción, ce­rra­mien­to de mor­te­ro de cal y otras so­lu­cio­nes cons­truc­ti­vas, que pro­por­cio­nan un in­te­rior con­for­ta­ble y efi­cien­te ener­gé­ti­ca­men­te.

Y el pri­mer con­tac­to, en el ám­bi­to de ac­ce­so, se reúne to­do lo con­te­ni­do en la vi­vien­da. En un es­pa­cio de po­co más un me­tro de su­per­fi­cie, se to­ca el re­ves­ti­do de cha­pas de ace­ro oxi­da­do, de des­pie­ce ver­ti­cal, y que in­te­gra una puer­ta for­ta­le­ci­da por sus 12 cm de es­pe­sor. Es­te vo­lu­men de tran­si­ción en­tre in­te­rior-ex­te­rior, ya evi­den­cia lo má­si­co, la pe­cu­lia­ri­dad de lo ho­ra­da­do, su luz y su som­bra, y la tex­tu­ra y el co­lor del me­tal…y tam­bién el so­ni­do, ahí, en la ciu­dad de la mú­si­ca.

20

La lám­pa­ra de sus­pen­sión es­tá di­se­ña­da por Est­her Bro­se­ta, son tres tu­bos cir­cu­la­res de alu­mi­nio blan­co e ilu­mi­na­ción led, col­ga­dos, que re­la­cio­nan el ni­vel del al­ti­llo y el del sa­lón y dan con­ti­nui­dad a los ca­bles ten­sa­dos que sus­ten­tan la es­ca­le­ra. El te­le­vi­sor de leds col­ga­do a pa­red y el blu-ray 3D son de Sam­sung. El equi­po de so­ni­do, Ho­me ci­ne­ma y los al­ta­vo­ces son de Bo­se. Los me­ca­nis­mos, in­te­rrup­to­res y en­chu­fes son de Jung, mo­de­lo LS990, de te­cla pla­na, de lí­neas cla­ras y sen­ci­llas. Me­si­ta Toi y bu­ta­ca Evo­lu­tion de Za­not­ta.

La co­ci­na se ha rea­li­za­do a me­di­da con una is­la, cu­ya ban­ca­da se pro­lon­ga has­ta co­mu­ni­car­se con el sa­lón. To­do el mo­bi­lia­rio es de ma­de­ra DM la­ca­da al­to bri­llo co­lor blan­co y ti­ra­dor ocul­to. La ban­ca­da es de Si­les­to­ne blan­co Zeus. Los elec­tro­do­més­ti­cos son Bosch, in­te­gra­dos en el mo­bi­lia­rio de la co­ci­na, y la pla­ca de coc­ción y la cam­pa­na de­co­ra­ti­va Cu­bo son de Sie­mens.

Se di­se­ña la me­sa del co­me­dor a me­di­da, cua­dra­da pa­ra en­mar­car la geo­me­tría del es­pa­cio, y con un so­bre de im­por­tan­te es­pe­sor que mar­ca una hen­di­du­ra pa­ra ge­ne­rar un pe­que­ño os­cu­ro. La pa­ta cen­tral es de ace­ro cor­ten y for­ma las aris­tas de un ca­jón con cier­to án­gu­lo so­bre el que vue­la la su­per­fi­cie de apo­yo.

Unas me­si­tas de gran­des ca­jo­nes ha­cen de asien­to, una ca­ma que si­gue las mis­mas lí­neas verticales que las la­mas de cor­ten de la fa­cha­da y un ca­be­ce­ro ba­jo que in­te­gra la ilu­mi­na­ción en la par­te su­pe­rior. To­do con ma­de­ra DM la­ca­da al­to bri­llo blan­co. A la iz­quier­da se en­cuen­tra el ja­cuz­zi, que co­mu­ni­ca con la du­cha del ba­ño prin­ci­pal a tra­vés de un vi­drio. Se di­se­ña un mue­ble la­ca­do en blan­co que ocul­ta el ja­cuz­zi y so­bre el que se deposita un col­chón y gran­des co­ji­nes ta­pi­za­dos con po­li­piel blan­ca que ge­ne­ran un ám­bi­to de lec­tu­ra acom­pa­ña­dos de una luz in­di­rec­ta azu­la­da. El cu­bre­ca­mas es de Man­te­rol, mo­de­lo Mandarina blan­co, y las toa­llas de Ha­bi­tat.

El la­va­bo de la ha­bi­ta­ción in­fan­til se di­se­ña do­ble. Los toa­lle­ros han si­do di­se­ña­dos con ple­ti­nas de ace­ro inoxi­da­ble si­guien­do la lí­nea de los ti­ra­do­res del res­to de la vi­vien­da. Los ac­ce­so­rios son de Cos­mic, mo­de­lo Bath Li­fe, co­lor blan­co. Los espejos se han he­cho a me­di­da y con la ilu­mi­na­ción fluo­res­cen­te in­te­gra­da. Inodo­ro y bi­dé Me­ri­dian sus­pen­di­do. Las gri­fe­rías de los ba­ños y de la co­ci­na son de Tres, mo­de­lo Cua­dro-Tres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.