So­bre un acan­ti­la­do

Cuadernos Casa Viva - - Sumario - PRO­YEC­TO: MA­RIO FER­NÁN­DEZ GON­ZÁ­LEZ.

Las di­fi­cul­ta­des ini­cia­les que plan­tea un te­rreno en pen­dien­te irre­gu­lar se con­vier­ten en ven­ta­jas cuan­do la ca­sa dis­tri­bu­ye los es­pa­cios de for­ma que dis­fru­ta de las vis­tas des­de to­dos los rin­co­nes y crea una cir­cu­la­ción có­mo­da y muy fun­cio­nal pa­ra su uso du­ran­te to­do el año.

El pro­yec­to con­sis­tía en cons­truir una vi­vien­da uni­fa­mi­liar en la Cos­ta Bra­va so­bre una par­ce­la con una to­po­gra­fía muy abrup­ta y con una gran ma­sa bos­co­sa de pino au­tóc­tono y ma­to­rral. Asi­mis­mo, el so­lar te­nía una vis­ta pri­vi­le­gia­da ha­cia el mar Me­di­te­rrá­neo, ya que se en­cuen­tra lo­ca­li­za­do jus­to en­ci­ma de un acan­ti­la­do ro­co­so de vein­ti­cin­co me­tros de al­tu­ra.

El so­lar en el que se si­túa la vi­vien­da tie­ne una to­po­gra­fía muy pro­nun­cia­da, pa­san­do de la co­ta 25 me­tros a la co­ta 40 me­tros en ape­nas 45 me­tros. Otro de los as­pec­tos im­por­tan­tes de la par­ce­la es que con­tie­ne una gran ma­sa bos­co­sa a ba­se de pino au­tóc­tono y ma­to­rral. El fron­tal de la par­ce­la mi­ra di­rec­ta­men­te a mar, con una lon­gi­tud de 107 m, jus­ta­men­te en­ci­ma de un pe­que­ño acan­ti­la­do ro­co­so de unos vein­ti­cin­co me­tros de al­tu­ra, mien­tras que el lin­de con la ca­lle es de tan só­lo se­sen­ta me­tros y con una orien­ta­ción Sur-Es­te, Sur, Sur-Oes­te. La vi­vien­da se si­túa en el la­te­ral de­re­cho de la par­ce­la de­jan­do es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra las otras dos vi­vien­das que mi­ran di­rec­ta­men­te a mar y con las cua­les com­par­te la pro­pie­dad.

La pis­ci­na, ubi­ca­da a la al­tu­ra del ac­ce­so de la ca­sa, ocu­pa una te­rra­za orien­ta­da al mar con el que se con­fun­de crean­do un efec­to de con­ti­nui­dad muy bello.

LA PIS­CI­NA, A LA AL­TU­RA DEL AC­CE­SO

DE LA CA­SA, OCU­PA UNA TE­RRA­ZA ORIEN­TA­DA

AL MAR

EL DIS­TRI­BUI­DOR

ES UN CUER­PO A DO­BLE AL­TU­RA QUE FUN­CIO­NA CO­MO NE­XO DE UNIÓN

En el sa­lón se apre­cia un so­fá ta­pi­za­do en blan­co de Cár­me­nes, un mue­ble bi­blio­te­ca en ro­ble os­cu­ro he­cho a me­di­da y una me­sa de cen­tro de B&B Ita­lia.

En la plan­ta su­pe­rior se ubi­can la co­ci­na, el co­me­dor, el sa­lón y el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, las tres pie­zas que se apre­cian en es­ta ima­gen rea­li­za­da des­de la en­tra­da a la ca­sa, jun­to a la es­ca­le­ra que con­du­ce a la plan­ta su­pe­rior. Es­tas es­tan­cias tie­nen un re­co­rri­do cir­cu­lar, es­tan­do to­das en­tre­la­za­das y con vis­tas ha­cia el mar. De­bi­do a la gran can­ti­dad de luz na­tu­ral que en­tra en es­te es­pa­cio, se rea­li­za una pro­tec­ción so­lar con screens de la fir­ma Lou­ver­dra­pe, del gru­po Gra­vent. Unas si­llas en piel blan­ca ro­dean una me­sa de ma­de­ra de ro­ble. La lám­pa­ra de pie es de Fos­ca­ri­ni.

LOS DIS­TIN­TOS VO­LÚ­ME­NES ES­TÁN

ABIER­TOS HA­CIA EL MAR Y CE­RRA­DOS

HA­CIA EL IN­TE­RIOR

LA ILU­MI­NA­CIÓN AR­TI­FI­CIAL

SE OR­GA­NI­ZA ME­DIAN­TE FO­COS

EM­PO­TRA­DOS EN EL TE­CHO

EL SO­LAR EN EL QUE SE SI­TÚA LA VI­VIEN­DA TIE­NE

UNA TO­PO­GRA­FÍA MUY PRO­NUN­CIA­DA

Des­de el pi­so su­pe­rior, el dor­mi­to­rio prin­ci­pal go­za de unas vis­tas inigua­la­bles.

El dor­mi­to­rio prin­ci­pal de la vi­vien­da ubi­ca­do en la plan­ta su­pe­rior se en­cuen­tra pa­vi­men­ta­do, co­mo to­do el res­to de la ca­sa, en ma­de­ra de ro­ble ame­ri­cano con tin­te ma­rrón os­cu­ro y bar­niz. Las es­tan­cias si­tua­das en la plan­ta su­pe­rior de la vi­vien­da tie­nen un re­co­rri­do cir­cu­lar, es­tan­do to­das en­tre­la­za­das y con vis­tas ha­cia el mar. Pa­ra ello, las te­rra­zas ex­ter­nas es­tán pa­vi­men­ta­das con ta­ri­ma flo­tan­te en ma­de­ra de Ipé. La lám­pa­ra de pie es la Jazz de Vi­bia y la de lec­tu­ra es de Flos, mo­de­lo Ke­vin.

LOS MUE­BLES

ES­CO­GI­DOS DES­TA­CAN POR SU SO­BRIE­DAD

Y ELE­GAN­CIA

SO­BRE LA DE­LI­CA­DA SIN­FO­NÍA DE BLAN­COS

TAN SÓ­LO UNA LE­VE CON­CE­SIÓN

AL CO­LOR

El pro­yec­to se com­po­ne de tres pie­zas o vo­lú­me­nes: el ac­ce­so, la zo­na de no­che y la plan­ta su­pe­rior. El ac­ce­so o dis­tri­bui­dor es un cuer­po a do­ble al­tu­ra que fun­cio­na co­mo ne­xo de unión en­tre la zo­na de no­che, la zo­na de día, el só­tano y el dor­mi­to­rio prin­ci­pal. La zo­na de no­che, for­ma­da por los dor­mi­to­rios in­di­vi­dua­les, un ba­ño y el la­va­de­ro, es la par­te más ale­ja­da y re­co­gi­da con res­pec­to a las vis­tas prin­ci­pa­les. Se ac­ce­de a los dor­mi­to­rios a tra­vés de un pa­si­llo con tres lu­cer­na­rios que se­ña­li­zan las puer­tas de en­tra­da a los mis­mos. En la plan­ta su­pe­rior se ubi­can el res­to de es­tan­cias de la vi­vien­da, la co­ci­na, el co­me­dor, el sa­lón y el dor­mi­to­rio prin­ci­pal. Es­tas es­tan­cias tie­nen un re­co­rri­do cir­cu­lar, to­das en­tre­la­za­das y con vis­tas ha­cia el mar. La zo­na de no­che y la plan­ta su­pe­rior se en­cuen­tran uni­das por el dis­tri­bui­dor que ac­túa co­mo “ró­tu­la” res­pec­to al vo­lu­men de no­che, gi­ra­do 45º pa­ra adap­tar la fa­cha­da de la vi­vien­da a la del so­lar y te­ner vis­tas al mar y a las ca­las de la cos­ta.

Los tres vo­lú­me­nes se en­tre­la­zan sin que ha­ya una unión, sino que en ca­da uno de los en­cuen­tros se abre una ven­ta­na ras­ga­da, in­clu­so a do­ble al­tu­ra, pa­ra di­fe­ren­ciar y en­fa­ti­zar ca­da una de las pie­zas. La vi­vien­da y los dis­tin­tos vo­lú­me­nes son com­ple­ta­men­te abier­tos ha­cia mar y ce­rra­dos ha­cia el in­te­rior de la par­ce­la. De es­te mo­do, cuan­do se cir­cu­la por la par­ce­la pa­ra ac­ce­der a la vi­vien­da, no se tie­nen vis­tas al mar has­ta que se ac­ce­de a ella. Así, me­dian­te el re­co­rri­do cir­cu­lar se ob­tie­nen las dis­tin­tas y más va­ria­das pers­pec­ti­vas que ofre­ce en mag­ní­fi­co pai­sa­je.

El pro­yec­to de in­te­rior de es­ta ca­sa sor­pren­de por la neu­tra­li­dad de los ele­men­tos uti­li­za­dos, tan­to a ni­vel for­mal co­mo cro­má­ti­co. Los mue­bles es­co­gi­dos des­ta­can por su so­brie­dad y ele­gan­cia den­tro de los pa­rá­me­tros de lo que se co­no­ce co­mo es­ti­lo con­tem­po­rá­neo. Mue­bles ta­pi­za­dos en co­lor blan­co, si­llas del mis­mo co­lor, pa­re­des y com­ple­men­tos a jue­go y tan só­lo un con­tras­te no­ta­ble con la ma­de­ra os­cu­ra que se per­ci­be en los pa­vi­men­tos, en de­ter­mi­na­das pie­zas co­mo la li­bre­ría, la me­sa de co­me­dor o las puer­tas de in­te­rior. So­bre es­ta de­li­ca­da sin­fo­nía de blan­cos tan só­lo una con­ce­sión al co­lor que se re­pi­te en di­fe­ren­tes pie­zas de la ca­sa pa­ra re­cor­dar que los bue­nos ar­tis­tas uti­li­zan una pa­le­ta re­du­ci­da: el na­ran­ja de las bu­ta­cas del dor­mi­to­rio, de la me­sa del of­fi­ce y los com­ple­men­tos del sa­lón. Un tono vibrante so­bre el fon­do neu­tro de los blan­cos.

La ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial se or­ga­ni­za me­dian­te fo­cos em­po­tra­dos en el te­cho apo­ya­dos por su­ti­les tra­zos de luz pun­tual en lám­pa­ras de di­se­ño mo­derno. Con ello se in­ten­ta com­pen­sar la abru­ma­do­ra en­tra­da de luz na­tu­ral de que go­za la vi­vien­da en to­das sus es­tan­cias y de for­ma sin­to­má­ti­ca y ejem­plar, en el dor­mi­to­rio prin­ci­pal ubi­ca­do en la plan­ta su­pe­rior.

32

Pa­ra la fa­cha­da de es­ta vi­vien­da, ubi­ca­da jus­to en­ci­ma de un acan­ti­la­do ro­co­so de vein­ti­cin­co me­tros de al­tu­ra, se op­ta por la pie­dra ca­li­za en co­lor blan­co sin pu­lir, ex­traí­da de una can­te­ra de Mur­cia, so­bre mu­ro de la­dri­llo. La plan­ta prin­ci­pal de la ca­sa coin­ci­de con la te­rra­za don­de se ubi­ca la pis­ci­na, orien­ta­da a la bahía pa­vi­men­ta­da con lis­to­nes de ma­de­ra de ipe tra­ta­da pa­ra la in­tem­pe­rie. El va­so de la pis­ci­na ha si­do re­ves­ti­do de gre­si­te azul. Las tum­bo­nas son de la fir­ma Ket­tal, con es­truc­tu­ra de me­tal la­ca­do en blan­co. La cons­truc­ción es obra de Arias y Oli­vé, ba­jo la di­rec­ción de M. Fer­nán­dez y Ai­tor Cor­ne­jo. La es­truc­tu­ra es obra de Jo­sep Lluís Ser­ven.

La zo­na de no­che y la plan­ta su­pe­rior se en­cuen­tran uni­das por el dis­tri­bui­dor que ac­túa co­mo ró­tu­la res­pec­to al vo­lu­men de no­che, gi­ra­do 45º pa­ra adap­tar la fa­cha­da de la vi­vien­da a la del so­lar y te­ner vis­tas al mar y a las ca­las de la cos­ta. To­da la ca­sa cuen­ta con car­pin­te­ría de ace­ro inoxi­da­ble, ta­ri­ma flo­tan­te so­bre ca­le­fac­ción por sue­lo ra­dian­te, puer­tas pi­vo­tan­tes sue­lo te­cho pin­ta­das en blan­co y me­ca­nis­mos de la fir­ma Jung mo­de­lo LS blan­co alpino.

La co­ci­na se or­ga­ni­za a lo lar­go de las dos lar­gas pa­re­des que de­li­mi­tan es­ta es­tan­cia. Se ha equi­pa­do con mo­bi­lia­rio con fron­ta­les la­ca­dos en blan­co de la fir­ma San­tos y elec­tro­do­més­ti­cos de Sie­mens, agru­pan­do las fun­cio­nes de for­ma ra­cio­nal y de­jan­do que la luz en­tre des­de la puer­ta acris­ta­la­da de ac­ce­so al jar­dín. Al fi­nal del mue­ble de tra­ba­jo una me­sa con so­bre de co­lor ro­ji­zo se con­vier­te en el of­fi­ce de es­te es­pa­cio.

La es­ca­le­ra que co­mu­ni­ca am­bas plan­tas se ha rea­li­za­do me­dian­te un per­fil de ace­ro aca­ba­do con una si­lue­ta de ma­de­ra que da vo­lu­men apa­ren­te a los es­ca­lo­nes y una ba­ran­di­lla de cris­tal que real­za la be­lle­za de es­ta pie­za. Se ubi­ca en el cuer­po que ar­ti­cu­la los dos vo­lú­me­nes de la ca­sa, con una mag­ní­fi­ca cris­ta­le­ra que la abre al pai­sa­je de al­re­de­dor, co­mo se apre­cia en los pla­nos de plan­ta.

Una mag­ní­fi­ca ba­ñe­ra de hi­dro­ma­sa­je mo­de­lo Ha­wai de Ro­ca se con­vier­te en pro­ta­go­nis­ta de es­te es­pa­cio, que se abre al jar­dín y a la bahía cer­ca­na y se con­vier­te en una zo­na de re­lax de la plan­ta su­pe­rior. Los sa­ni­ta­rios son el mo­de­lo Ele­ments de la mis­ma fir­ma. La gri­fe­ría es de las fir­mas Tres y Hans­grohe, los ac­ce­so­rios de Cos­mic y las toa­llas y com­ple­men­tos son de Ha­bi­tat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.