Trans­for­mar el en­torno

Cuadernos Casa Viva - - Sumario -

Es más eco­nó­mi­co re­for­mar la ca­sa de arri­ba a aba­jo que pen­sar en ad­qui­rir una nue­va vi­vien­da, con la ven­ta­ja que su­po­ne tra­ba­jar so­bre un es­pa­cio del que se co­no­cen con de­ta­lle sus po­si­bi­li­da­des. Una re­for­ma es­truc­tu­ral pue­de ser com­ple­ja o sen­ci­lla, se­gún el al­can­ce de los ob­je­ti­vos, pe­ro es siem­pre un pro­ce­so de­li­ca­do y en­go­rro­so pa­ra el que con­vie­ne ar­mar­se de pa­cien­cia, te­ner las ideas muy cla­ras y con­tar con la co­la­bo­ra­ción de un buen equi­po pro­fe­sio­nal.

Re­for­mar es mu­cho más que cam­biar un ta­bi­que de si­tio o eli­mi­nar­lo. Es trans­for­mar com­ple­ta­men­te el es­pa­cio vi­tal de la ca­sa. Es ade­cuar­lo a las ne­ce­si­da­des, a ve­ces cam­bian­tes, de sus ocu­pan­tes y pre­ver, en la me­di­da de lo po­si­ble, las exi­gen­cias del fu­tu­ro in­me­dia­to. Una re­for­ma com­ple­ta su­po­ne un re­co­no­ci­mien­to de que el for­ma­to de vi­da que ofre­ce una cons­truc­ción ha ca­du­ca­do y es ne­ce­sa­rio sus­ti­tuir­lo por otro más ac­tual. Pe­ro hay muy bue­nas ra­zo­nes pa­ra tra­ba­jar so­bre la ba­se de una cons­truc­ción an­te­rior.

Es más eco­nó­mi­co re­for­mar que crear una nue­va es­truc­tu­ra cons­truc­ti­va. Per­mi­te apro­ve­char las co­sas bue­nas de la cons­truc­ción an­te­rior que se co­no­cen so­bra­da­men­te, pa­ra me­jo­rar las que no son tan bue­nas. En oca­sio­nes se par­te de una cons­truc­ción an­ti­gua que me­re­ce la pe­na ser res­pe­ta­da, in­te­gral­men­te o en par­te, por mo­ti­vos pa­tri­mo­nia­les, sen­ti­men­ta­les o ar­tís­ti­cos. Bue­nas ra­zo­nes pa­ra pro­ce­der a trans­for­mar la vi­vien­da y con­ver­tir­la en un en­torno más ade­cua­do a las nue­vas exi­gen­cias, me­jor tec­ni­fi­ca­do, con ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción co­rrec­tos y cir­cui­tos de con­trol de ilu­mi­na­ción y cli­ma a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias.

Una vez se tie­ne cla­ro el ob­je­ti­vo de la re­for­ma, es con­ve­nien­te pe­dir va­rios pre­su­pues­tos a los pro­fe­sio­na­les o in­dus­tria­les de con­fian­za. Es im­por­tan­te que es­tén de­ta­lla­dos por par­ti­das y que es­pe­ci­fi­quen la ca­li­dad o in­clu­so las mar­cas de los ma­te­ria­les a uti­li­zar. Así se pue­den com­pa­rar en­tre ellos. Res­pec­to a los ma­te­ria­les uti­li­za­dos, es me­jor de­jar­lo en ma­nos del pro­fe­sio­nal, ya que pue­de ob­te­ner im­por­tan­tes des­cuen­tos de los pro- veedores. Es esen­cial tra­ba­jar con pro­fe­sio­na­les acre­di­ta­dos y con re­fe­ren­cias de in­ter­ven­cio­nes pre­vias. Lo ideal son los es­tu­dios de in­te­rio­ris­mo y las em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en re­for­mas in­te­gra­les ya que, ade­más de ex­pe­rien­cia con­tras­ta­da, cuen­tan con un se­gu­ro de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil pro­fe­sio­nal que les cu­bre en ca­so de ac­ci­den­te.

Hay re­for­mas que pre­ci­san de una li­cen­cia de obra ma­yor, en cu­yo ca­so hay que pre­sen­tar en el Ayun­ta­mien­to un pro­yec­to fir­ma­do por un ar­qui­tec­to. Nos re­fe­ri­mos a obras que afec­ten a la es­truc­tu­ra del in­mue­ble (mu­ros de car­ga), a la fa­cha­da o a los ele­men­tos co­mu­nes; así co­mo las que am­plíen el vo­lu­men del in­mue­ble o im­pli­quen un cam­bio de uso (un pi­so que se trans­for­ma en un lo­cal, por ejem­plo). El res­to de las re­for­mas se con­si­de­ran de obra me­nor. Al­gu­nas pue­den pre­ci­sar de una li­cen­cia de obra me­nor o, sim­ple­men­te, de un ac­to co­mu­ni­ca­do.

En es­te es­pa­cial CUA­DER­NOS de Ca­sa Vi­va, he­mos reuni­do al­gu­nos de los me­jo­res pro­yec­tos de re­for­ma de vi­vien­das uni­fa­mi­lia­res que he­mos po­di­do en­con­trar en los úl­ti­mos años. Una se­rie de pro­yec­tos que es­pe­ra­mos sir­van de ins­pi­ra­ción y guía pa­ra la re­for­ma de tu ca­sa, lec­tor.

Tex­to: Mar­cel Be­ne­di­to. Fo­to­gra­fías: imá­ge­nes de San­tos, ar­chi­vo CV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.