La gran ca­ja de luz

Cuadernos Casa Viva - - Sumario - PRO­YEC­TO: ES­TU­DIO BARRÈS-CO­QUET ARCHITECTES.

Pa­ra de­vol­ver a la vi­da es­ta an­ti­gua vi­vien­da con­ven­cio­nal se ha cons­trui­do un cu­bo de cris­tal de nue­ve me­tros de al­tu­ra que ocu­pa el es­pa­cio de las vie­jas pa­re­des y re­crea un in­te­rior per­fec­ta­men­te in­te­gra­do en el bos­que cer­cano. Los es­pa­cios abier­tos y el in­te­rio­ris­mo, a ba­se de clá­si­cos del di­se­ño, con­fi­gu­ran un es­pa­cio pa­ra vi­vir in­só­li­to y muy có­mo­do.

Se crea un cu­bo en cris­tal con la mis­ma vo­lu­me­tría, al­tu­ra y plan­ta que la ca­sa ori­gi­nal

El es­pa­cio prin­ci­pal de la vi­vien­da re­for­ma­da es­tá des­ti­na­do a sa­lón y co­ci­na, se­pa­ra­dos por un ta­bi­que abier­to que al­ber­ga mo­bi­lia­rio por el la­do más fun­cio­nal. La nue­va cons­truc­ción con nue­ve me­tros de al­tu­ra se ve atra­ve­sa­da por el ti­ro de la chi­me­nea de Fo­cus y por el de la cam­pa­na ex­trac­to­ra de la co­ci­na. En cam­bio, las tres ha­bi­ta­cio­nes de ni­ños con sus res­pec­ti­vos ba­ños se re­ser­van pa­ra la pri­me­ra plan­ta.

La nue­va cons­truc­ción es un gran es­pa­cio don­de se ubi­ca la co­ci­na, el sa­lón y el co­me­dor

El sa­lón se con­ci­be co­mo si fue­ra un acuario, cu­ya co­ne­xión con el ex­te­rior es per­ma­nen­te

En los al­re­de­do­res de Lyon, los ar­qui­tec­tos Ca­ro­li­ne Barrès y Thierry Co­quet han he­cho una in­ter­ven­ción so­bre una ex­ten­sión de una ca­sa an­ti­gua con­ju­gan­do el en­can­to clá­si­co bur­gués con la ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea en un ejer­ci­cio de es­ti­lo no­ta­ble.

La re­for­ma de es­ta vi­vien­da, da­ta­da de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, ha sa­bi­do con­ser­var al­gu­nos ele­men­tos ori­gi­na­les, co­mo el par­qué de ma­de­ra an­ti­gua y los te­chos. Con la lle­ga­da de los ni­ños y la ne­ce­si­dad de agran­dar los es­pa­cios, los pro­pie­ta­rios de­ci­die­ron con­tar con los ar­qui­tec­tos Ca­ro­li­ne Barrès y Thierry Co­quet pa­ra rea­li­zar una ex­ten­sión de­pu­ra­da de la ca­sa so­bre el jar­dín.

Con el es­pa­cio de par­ti­da un po­co li­mi­ta­do, los au­to­res del pro­yec­to ju­ga­ron con la fan­tás­ti­ca al­tu­ra de la cons­truc­ción, crean­do un cu­bo de la mis­ma vo­lu­me­tría, al­tu­ra y plan­ta que la ca­sa ori­gi­nal que, en un au­daz ca­ra a ca­ra, se acer­ca a la trans­pa­ren­cia to­tal. Fer­vien­tes de­fen­so­res de la sim­pli­ci­dad de ma­te­ria­les, de­ci­den in­ter­ve­nir con cris­tal, ace­ro y par­qué de ar­ce cla­ro pa­ra ayu­dar a di­la­tar los vo­lú­me­nes.

La bi­blio­te­ca es­tá si­tua­da en la an­ti­gua edi­fi­ca­ción y fun­cio­na co­mo des­pa­cho

La nue­va cons­truc­ción de 129 m2 con nue­ve me­tros de al­tu­ra, los mis­mos que la an­te­rior, es un gran es­pa­cio don­de se ubi­ca la co­ci­na, el sa­lón y el co­me­dor. En cam­bio, las tres ha­bi­ta­cio­nes de ni­ños con sus res­pec­ti­vos ba­ños se re­ser­van pa­ra la pri­me­ra plan­ta. Por su la­do, la ha­bi­ta­ción de ma­tri­mo­nio, el des­pa­cho y la bi­blio­te­ca se ubi­can en la an­ti­gua ca­sa. En es­ta nue­va rea­li­za­ción se en­fa­ti­za la luz, la pu­re­za y la pues­ta en va­lor de la ve­ge­ta­ción del jar­dín. La es­truc­tu­ra cú­bi­ca es­tá pen­sa­da co­mo una ca­ja don­de ca­ben dos cuer­pos más, in­te­gran­do así las ha­bi­ta­cio­nes.

Los dos ni­ve­les es­tán co­nec­ta­dos por una pa­sa­re­la de cris­tal ex­cep­cio­nal­men­te aé­rea, sin nin­gu­na ba­ran­di­lla, úni­ca­men­te con una red de circo de pro­tec­ción pa­ra las po­si­bles caí­das. En el in­te­rior to­do jue­ga al­re­de­dor del blan­co, con­tras­tan­do con la pe­sa­da red me­tá­li­ca de la cris­ta­le­ra, fa­bri­ca­da en ace­ro co­lor an­tra­ci­ta, el mis­mo co­lor uti­li­za­do pa­ra la chi­me­nea cen­tral, que con lí­neas de­pu­ra­das se al­za has­ta los nue­ve me­tros col­gan­do del te­cho. Allí, un con­tra­pe­so de cien ki­los per­mi­te mo­ver la cam­pa­na so­bre la ba­se cuan­do es ne­ce­sa­rio.

La co­ci­na de as­pec­to es­cul­tu­ral se di­vi­de en ar­ma­rio, is­la y ta­bi­que se­pa­ra­dor abier­to

El de­pu­ra­do y fun­cio­nal ba­ño se re­vis­te de bal­do­sa blan­ca que con­tras­ta con el mo­bi­lia­rio de ma­de­ra y el co­lor ne­gro an­tra­ci­ta de la en­ci­me­ra y el sue­lo. La ha­bi­ta­ción de ma­tri­mo­nio, se en­cuen­tra en la par­te an­ti­gua de la ca­sa y con­ser­va los ele­men­tos clá­si­cos de la cons­truc­ción ori­gi­nal. La ca­ma, ves­ti­da con len­ce­ría de Ca­rré Blanc, cuen­ta con un ca­be­ce­ro de ma­de­ra que se con­ju­ga con las me­si­tas de no­che. En la pa­red, cuel­ga una pin­tu­ra de lla­ma­ti­vos co­lo­res.

El ba­ño com­bi­na bal­do­sa blan­ca, ele­men­tos de ma­de­ra y en­ci­me­ra ne­gro an­tra­ci­ta

El es­pa­cio des­ti­na­do a la co­ci­na ocu­pa la cuar­ta par­te de la plan­ta y es­tá rea­li­za­do en laminado blan­co con las en­ci­me­ras de gra­ni­to. La co­ci­na se com­po­ne de un gran ar­ma­rio blan­co, una is­la cen­tral y un ce­rra­mien­to con un ta­bi­que que se­pa­ra es­te es­pa­cio de tra­ba­jo del sa­lón, con una gran aber­tu­ra cen­tral pa­no­rá­mi­ca a tra­vés de la cual la mi­ra­da se fo­ca­li­za ha­cia la chi­me­nea y el fue­go.

Al la­do del sa­lón de­co­ra­do con pie­zas ico­nos de di­se­ño, se en­cuen­tra el co­me­dor, con me­sa y si­llas de es­ti­lo vin­ta­ge con lí­neas muy grá­fi­cas. El ac­ce­so a las ha­bi­ta­cio­nes del pri­mer pi­so se rea­li­za a tra­vés de la ca­sa an­ti­gua, me­dian­te una es­ca­le­ra que con­du­ce a la pa­sa­re­la de cris­tal sus­pen­di­da en el va­cío. La ha­bi­ta­ción de ma­tri­mo­nio, se en­cuen­tra en la par­te an­ti­gua de la ca­sa y con­ser­va los ele­men­tos clá­si­cos de la cons­truc­ción ori­gi­nal. La bi­blio­te­ca, aho­ra am­plia­da, reúne a la fa­mi­lia las tar­des de in­vierno. De es­ta for­ma, la par­te nue­va y la an­ti­gua de la vi­vien­da son aho­ra un so­lo es­pa­cio pa­ra vi­vir có­mo­da­men­te.

La nue­va vi­vien­da re­crea el es­pa­cio ori­gi­nal pre­vio a la re­for­ma pe­ro sus­ti­tu­yen­do las pa­re­des por cris­tal. Pa­ra ello se ha tra­ba­ja­do con una nue­va piel de ace­ro y alu­mi­nio de co­lor ne­gro y pa­ne­les de cris­tal re­sis­ten­te y ais­lan­te. Se apues­ta por la al­tu­ra de nue­ve me­tros pa­ra el sa­lón, crean­do un cu­bo de la mis­ma vo­lu­me­tría, al­tu­ra y plan­ta que la ca­sa ori­gi­nal, rea­li­za­do en cris­tal, ace­ro y par­qué de ar­ce cla­ro.

El trans­pa­ren­te y lu­mi­no­so sa­lón se in­te­gra en el jar­dín úni­ca­men­te in­te­rrum­pi­do por unas gran­des cris­ta­le­ras de sue­lo a te­cho. Co­mo ele­men­to cen­tral del es­pa­cio se ha­lla un pro­to­ti­po de chi­me­nea te­les­có­pi­ca, rea­li­za­da a me­di­da e ins­pi­ra­da en el Fi­lio­fo­cus de la fir­ma Fo­cus, de 9 m de al­tu­ra y 1,60 m de diá­me­tro de ba­se. Su con­tra­pe­so de cien ki­los fi­ja­do en el te­cho per­mi­te una fá­cil aper­tu­ra y cie­rre. A su al­re­de­dor se dis­po­nen mue­bles icono del di­se­ño in­ter­na­cio­nal, co­mo es la bu­ta­ca Barcelona de Mies van der Rohe pa­ra la fir­ma Knoll o la chai­se lon­gue LC4 de Le Cor­bu­sier y Char­lot­te Pe­rriand pa­ra Cas­si­na. La me­si­ta de cen­tro Zen en ma­de­ra de ce­re­zo, se con­ju­ga con los dos ori­gi­na­les si­llo­nes Pa­llo­ne de la fir­ma Leo­lux y el so­fá de co­lor azul pro­ce­den­te de Ro­che Bo­bois. El mo­bi­lia­rio del co­me­dor es de Ha­bi­tat.

La bi­blio­te­ca, si­tua­da en la an­ti­gua edi­fi­ca­ción y con fun­cio­nes de des­pa­cho, cuen­ta con to­da una pa­red re­ves­ti­da de es­tan­te­rías mo­du­la­res de la fir­ma Ha­bi­tat, una es­ca­le­ra y la bu­ta­ca Barcelona de Mies van der Rohe pa­ra Knoll. El es­pí­ri­tu vin­ta­ge del co­me­dor vie­ne da­do por mue­bles muy grá­fi­cos, co­mo es el con­jun­to de me­sa y si­llas pro­ce­den­tes de Ha­bi­tat, y por el es­ti­lo de la va­ji­lla mo­de­lo Ote­llo, de Ber­nar­daud Li­mo­ges. La chai­se lon­gue es la LC2 de Cas­si­na y los si­llon­ci­tos de co­lo­res son de Leo­lux; el so­fá azul es de Ro­che Bo­bois.

La es­cul­tu­ral co­ci­na equipada con mo­bi­lia­rio de la fir­ma Leicht, se di­vi­de en tres par­tes: ar­ma­rio, is­la y ta­bi­que de se­pa­ra­ción. La pri­me­ra, se com­po­ne de va­rios ar­ma­rios la­mi­na­dos en blan­co con ti­ra­do­res en ace­ro inoxi­da­ble y horno in­te­gra­do de la fir­ma Sie­mens. Por su par­te, la is­la cuen­ta con una ex­ten­sa en­ci­me­ra de gra­ni­to que, en un ex­tre­mo, per­mi­te la fun­ción de ba­rra jun­to a dos ta­bu­re­tes. Una gran cam­pa­na ex­trac­to­ra se­mi pro­fe­sio­nal de la fir­ma Gut­mann se co­lo­ca so­bre la pla­ca de in­duc­ción de De Die­trich. Jun­to a ella una va­ji­lla de por­ce­la­na blan­ca de Asa Co­llec­tion. El ta­bi­que de se­pa­ra­ción cuen­ta con una do­ble fun­ción, la de se­gre­gar­se del sa­lón y la de zo­na de aguas. Con una gran aber­tu­ra cen­tral pa­no­rá­mi­ca ha­cia el sa­lón, cuen­ta con una ne­ve­ra Lieb­herr en aca­ba­do ace­ro inoxi­da­ble, gri­fe­ría Blan­co y una ca­fe­te­ra Ma­gi­mix.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.