A rit­mo fre­né­ti­co

San­tia­goMon­tob­bio reivin­di­ca la vi­da fí­si­ca, la dis­po­si­ción a go­zar el mar, el sol, los pe­que­ños pla­ce­res que ro­dean al crea­dor

La Vanguardia - Culturas - - LIBRO|S - RAFAEL LO­ZANO

San­tia­go Mon­tob­bio (Bar­ce­lo­na, 1966) pro­du­jo en torno a sus 20 años una abun­dan­te obra poé­ti­ca que la crí­ti­ca aco­gió con ca­lor por su fuer­za y sin­ce­ri­dad y que ha se­gui­do acu­mu­lan­do lec­to­res: ver­sos tor­tu­ra­dos en el fon­do y la for­ma que­se­pre­gun­tan­so­bre­la­na­tu­ra­le­za de la vi­da y la crea­ción, es­cri­tos de un ti­rón, sin co­rre­gir ni una co­ma, po­seí­do el au­tor por una ins­pi­ra­ción arro­lla­do­ra que de pron­to, un buen día, lo aban­do­nó y lo de­jó se­co de lo que pa­ra él es la ra­zón de la exis­ten­cia, el ar­te, la crea­ción.

Ae­sehu­ra­cán­le­si­guie­ron­vein­te años de cal­ma chi­cha, de si­len­cio, que lle­nó con un pa­cien­te tra­ba­jo de edi­ción has­ta con­se­guir ver pu- y to­dos ellos en la his­tó­ri­ca co­lec­ción El Bar­do, que tam­bién se en­car­ga­rá de com­ple­tar la te­tra­lo­gía.

Es­tos poe­mas de Mon­tob­bio re­fle­jan en el fon­do y en la for­ma la otra ca­ra de su obra de ju­ven­tud: la mis­ma sor­pre­sa an­te el rap­to de la ins­pi­ra­ción, la mis­ma ac­ti­tud de en­tre­ga al he­cho ar­tís­ti­co, la con­si­de­ra­ción de la poe­sía co­mo una ra­ma lai­ca de la so­te­rio­lo­gía –la cien­cia de la sal­va­ción–. Pe­ro aho­ra la fu­ria se tor­na en re­fle­xión; la mú­si­ca, al­ma del ver­so li­bre de Mon­tob­bio, flu­ye en ge­ne­ral en un dis­cur­so más re­la­ja­do: en la pre­sen­ta­ción del li­bro en Bar­ce­lo­na, Klaas Wijns­ma, tra­duc­tor al ho­lan­dés de la obra de Mon­tob­bio, cuan­do ex-

MARC ARIAS

San­tia­go Mon­tob­bio, fo­to­gra­fia­do en su do­mi­ci­lio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.