En­tre­vis­ta a Ro­ber­to Leal

El pe­rio­dis­ta se­vi­llano afron­ta el difícil re­to de pre­sen­tar el re­gre­so más es­pe­ra­do de 2017, Ope­ra­ción Triun­fo, cu­ya no­ve­na edi­ción es­tá a pun­to de ca­ra­me­lo.

Cuore - - Sumario - > por Cris­ti­na Abel

Es el pre­sen­ta­dor más en­vi­dia­do del mo­men­to por­que es­tá a pun­to de po­ner­se al fren­te del re­torno más es­pe­ra­do de es­te oto­ño: Ope­ra­ción Triun­fo. (38) fue ele­gi­do el pa­sa­do mes de agos­to, con la apro­ba­ción de TVE y Gest­mu­sic, pa­ra con­du­cir la ga­las se­ma­na­les del con­cur­so mu­si­cal, un ca­ra­me­lo que lle­ga ape­nas sie­te años des­pués de su sal­to a la pe­que­ña pan­ta­lla na­cio­nal co­mo re­por­te­ro de Es­pa­ña di­rec­to, que pre­sen­ta des­de sep­tiem­bre de 2014. El se­vi­llano atra­vie­sa un mo­men­to dulce en lo pro­fe­sio­nal y en lo personal, tras la lle­ga­da al mun­do de Lola ha­ce dos me­ses. Un be­bé que tra­jo al­go más que un pan de­ba­jo del bra­zo.

Ro­ber­to Leal —¿Quién te iba a de­cir ha­ce ape­nas dos me­ses que ibas a es­tar al fren­te del es­pa­cio más es­pe­ra­do de la tem­po­ra­da?

La ver­dad que sí. Cuan­do pre­sen­ta­mos Ho­tel Ro­mán­ti­co em­pe­zó a so­nar mi nom­bre, ya os di­je que me ha­cía ilu­sión es­tar en­tre los po­si­bles pre­sen­ta­do­res, pe­ro no es­ta­ba he­cho a la idea de que es­to se pu­die­ra con­ver­tir en una reali­dad. Al mes de aque­llo, tu­ve una lla­ma­da que me con­fir­mó que mi nom­bre es­ta­ba pre­sen­te, que ha­bía po­si­bi­li­da­des, que era cier­to. Fue cua­tro días an­tes del anun­cio ofi­cial cuan­do me die­ron la no­ti­cia.

—En aquel mo­men­to nos di­jis­te: “Si me lo pro­pu­sie­ran, lo ha­ría sin pen­sar. Al fi­nal es po­ner­te ahí pa­ra lo bueno y pa­ra lo ma­lo”. ¿Es­tás pre­pa­ra­do pa­ra to­do?

Sí. Y re­cuer­do que me pre­gun­tas­te si no me da­ba vér­ti­go. Cuan­do se pre­sen­tan opor­tu­ni­da­des así en es­ta pro­fe­sión hay que co­ger­las con mu­chas ga­nas y ya es­tá, en­tre­gar­te al má­xi­mo. Pien­so que no pue­de sa­lir mal, es­tá cla­ro que hay mu­cha ex­pec­ta­ción y que no hay una fór­mu­la per­fec­ta, pe­ro yo con­fío en que sal­ga bien y es­tar a la al­tu­ra. Voy a in­ten­tar ser co­mo soy, por­que creo que esa es la cla­ve, lo que ha­go to­das las tar­des en Es­pa­ña di­rec­to, pa­sar­lo bien y dis­fru­tar­lo.

—Es muy pro­ba­ble que la ga­la ob­ten­ga gran­des re­gis­tros de au­dien­cia, pe­ro lo más difícil es man­te­ner­las el res­to de emi­sio­nes. ¿Cuá­les son las cla­ves?

Creo que, co­mo di­ces, la pri­me­ra ga­la es­tá sus­ci­tan­do mu­cha ex­pec­ta­ción y nos au­gu­ran bue­nos re­sul­ta­dos de au­dien­cia. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca na­da. La cla­ve va a es­tar en el cas­ting, que es lo que bus­ca­ba Gest­mu­sic des­de el prin­ci­pio: cen­trar­se en los con­cur­san­tes. Yo pue­do es­tar me­jor o peor, el ju­ra­do pue­de es­tar más o me­nos acer­ta­do, pe­ro si el es­pec­ta­dor no sien­te lo que trans­mi­ten es­tos cha­va­les, es­to no fun­cio­na­ría. No po­de­mos vi­vir de la pri­me­ra ga­la y tam­po­co del re­cuer­do de OT, por­que es­to va a ser un nue­vo OT. Han pa­sa­do 16 años.

—¿Se­gui­rás al fren­te de

Es­pa­ña di­rec­to? Sí. En prin­ci­pio, yo ten­dría que es­tar en Ta­rra­sa un día an­tes, pa­ra el en­sa­yo de la ga­la, y el día de la emi­sión. De­pen­de­rá de cuán­do sea al fi­nal el día ele­gi­do.

—Tie­nes ante ti más de tres me­ses de lo­cu­ra…

Sí, pe­ro hay al­go bo­ni­to en to­do es­to y es que mi mu­jer es de Bar­ce­lo­na y si­gue de ba­ja por la ma­ter­ni­dad. Se me va a ha­cer mu­cho más lle­va­de­ro el he­cho de que ella se suba con­mi­go a ca­sa de sus pa­dres. Es cier­to que va a ser una pa­li­za, pe­ro le doy la vuel­ta al cal­ce­tín y pien­so: “Es­to va a ser tres me­ses, tres me­ses y me­dio, la opor­tu­ni­dad de mi ca­rre­ra, co­mo si tu­vie­ra que ir co­rrien­do”.

—Lo que es cier­to es que es­te 2017 ha si­do un año de in­fle­xión. De­cías que Lola traía un pan de­ba­jo del bra­zo…

¡Ha traí­do una pa­na­de­ría! De pron­to, no ha­bía ter­mi­na­do de emi­tir­se Ho­tel Ro­mán­ti­co y ya me di­je­ron que iba a ser pre­sen­ta­dor de OT. Pa­re­ce men­ti­ra, lo más im­por­tan­te de mi vi­da es mi ni­ña y, a par­tir de ahí, me vino to­do lo que he vi­vi­do es­te ve­rano. Tam­po­co sa­be­mos qué pa­sa­rá, pien­so dis­fru­tar­lo igual por­que pa­ra mí es­to es un apren­di­za­je.

—Tu ni­ña ha cum­pli­do dos me­ses. ¿Qué tal es­tá?

Es­tá te­la de gua­pa. Es ver­dad que los ni­ños cam­bian mu­chí­si­mo y se es­tá po­nien­do pre­cio­sa por­que tie­ne los ojos cla­ros, muy cla­ros. Es muy di­ver­ti­da, tie­ne muy buen des­per­tar, duer­me muy bien. La po­bre se es­tá me­tien­do unos via­jes tre­men­dos por­que allí don­de ten­ga­mos que ir va con no­so­tros. A mí Lola me ha cam­bia­do la vi­da. Por las ma­ña­nas, to­da­vía hay mu­chas ve­ces que no me lo creo, ¡es­ta co­si­ta la he­mos he­cho no­so­tros! —Ho­tel Ro­mán­ti­co

no tu­vo los da­tos es­pe­ra­dos y TVE no se ha pro­nun­cia­do so­bre una se­gun­da en­tre­ga. ¿Di­rías que sí?

Cuan­do se pre­sen­tan opor­tu­ni­da­des así en es­ta pro­fe­sión hay que co­ger­las con mu­chas ga­nas.”

Cla­ro que sí, aun­que no creo que su­ce­da. Al fi­nal el da­to se mi­ra. Pe­ro tam­bién te di­go una co­sa, que no quie­ro po­ner­me pe­sa­do, por­que Es­pa­ña di­rec­to y OT son bas­tan­te. Tam­po­co se tra­ta de es­tar a to­das ho­ras y to­dos los días, pre­fie­ro to­már­me­lo con cal­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.