En­tre­vis­ta a Pe­la­yo Díaz

El as­tu­riano arran­ca una nue­va fa­ce­ta en ‘Cám­bia­me’ (Te­le­cin­co) y nos con­fie­sa ha­ber en­con­tra­do en la te­le­vi­sión su vo­ca­ción y un lu­gar des­de el que poder lle­gar a su fans.

Cuore - - Sumario - > por Cris­ti­na Abel

Has­ta ha­ce po­co más de 10 años, Pe­la­yo Díaz (31) era un chi­co des­co­no­ci­do, al que su apues­ta por for­mar­se en Cen­tral Saint Mar­tins (la mis­ma uni­ver­si­dad don­de es­tu­dia mo­da An­to­nio Ban­de­ras) le cam­bió drás­ti­ca­men­te la vi­da. Tra­ba­jó con gran­des, co­mo Ale­xan­der McQueen, o el que fue­ra su pa­re­ja, David Del­fín, y lan­zó su pri­me­ra co­lec­ción, con­vir­tién­do­se en un re­fe­ren­te de la mo­da. Sien­do ya todo un it boy, el ove­ten­se dio el sal­to a la te­le­vi­sión en 2015 gra­cias al exi­to­so pro­gra­ma Cám­bia­me (Te­le­cin­co), me­dio que con­si­de­ra su há­bi­tat na­tu­ral. —Con la vuel­ta de tuer­ca de Cám­bia­me, en es­ta nue­va eta­pa te ale­jas del todo de tu pa­pel de coach. ¿Con­ten­to? Es­toy su­per­con­ten­to, la ver­dad. Creo que yo tam­bién ne­ce­si­ta­ba ese cam­bio, no voy a men­tir. Han si­do ca­si tres años ha­cien­do ese tra­ba­jo y, ya que el pro­gra­ma se da­ba la vuel­ta, a mí tam­bién me ape­te­cía te­ner otro pa­pel. No que­ría de­jar el pro­gra­ma y me pa­re­ce muy guay que los pro­duc­to­res ha­yan pen­sa­do en mí pa­ra es­ta nue­va fa­ce­ta por­que, en cier­ta ma­ne­ra, creo que con­fían mu­cho en mí. Sien­to que me es­tán dan­do una res­pon­sa­bi­li­dad.

—Cuan­do te en­tre­vis­ta­mos ha­ce ca­si tres años, la te­le­vi­sión pa­ra ti era co­mo un sal­to al va­cío. ¿Aho­ra pien­sas en tu vi­da sin ha­cer te­le­vi­sión?

La ver­dad es que no que­rría pa­ra na­da de­jar la te­le­vi­sión. Aho­ra he des­cu­bier­to que es mi me­dio, que es el tra­ba­jo al que quie­ro de­di­car­me siem­pre. He sen­ti­do que es una vo­ca­ción, me per­mi­te ex­pre­sar­me, lle­gar al pú­bli­co que siem­pre he que­ri­do y su­mar to­dos los se­gui­do­res que siem­pre me han acom­pa­ña­do. Me le­van­to to­dos los días dán­do­le las gra­cias a la te­le­vi­sión.

—¿Echas de me­nos tu eta­pa co­mo coach de es­ti­lis­mo?

Nun­ca echo de me­nos na­da. Soy una per­so­na ce­ro nos­tál­gi­ca y lo ol­vi­do, lo per­dono todo, no me in­tere­sa vi­vir en el pa­sa­do. A mí me in­tere­sa el fu­tu­ro, lo que está por ve­nir. No pien­so que he per­di­do a dos com­pa­ñe­ras, creo que he ga­na­do a cua­tro o cin­co más. Es ma­ra­vi­llo­so, hay que acos­tum­brar­se a lo que vie­ne y de­jar atrás lo de­más.

—¿Crees que has he­cho to­dos los cam­bios que te­nías que ha­cer?

No creo que ha­ya si­do por­que ha­ya he­cho to­dos los cam­bios que te­nía que ha­cer o por­que es­té a otro ni­vel. Siem­pre he di­cho que no soy es­ti­lis­ta, eso era lo ma­ra­vi­llo­so de mí. No es que los ha­ya he­cho to­dos, sino que cuan­do cam­bia el pro­gra­ma yo tam­bién quie­ro cam­biar. No quie­ro ha­cer lo que ha­cía an­tes. Creo que hay una evo­lu­ción en Pe­la­yo te­le­vi­si­va­men­te co­mo a ni­vel per­so­nal. No quie­ro de­jar de apren­der co­sas nue­vas y que me su­pon­gan al­go de di­fi­cul­tad. Si en­cuen­tro al­go di­fí­cil, lo voy a ma­cha­car has­ta que lo con­si­ga.

—Pa­re­ces ca­paz de co­mer­te el mun­do. ¿Qué sue­ños tie­nes por cum­plir?

Ten­go tan­tos… Apar­te de la te­le­vi­sión, si­go ha­cien­do es­tra­te­gia on­li­ne pa­ra mar­cas. Ten­go la suer­te de poder com­pa­gi­nar lo más de­mo­crá­ti­co de mi tra­ba­jo, co­mo es la te­le­vi­sión, con el fac­tor lu­jo, tra­ba­jan­do con Car­tier, Va­len­tino, Ar­ma­ni… Uno de mis ma­yo­res ído­los es Andy War­hol y siem­pre le di­go a la gen­te que, si es­tu­vie­ra vi­vo, le en­can­ta­ría Te­le­cin­co. Se­ría el pri­me­ro que se iría un día a co­mer al McDo­nald’s y otro al Ritz. Hay que ser fe­liz en un ho­tel de cin­co es­tre­llas y en una pen­sión. Hay que ser fe­liz en pri­me­ra cla­se y en tu­ris­ta. Hay que adap­tar­se, el ca­mino no te tie­ne que obs­ta­cu­li­zar pa­ra lle­gar a tu des­tino.

—¿Y cuál es tu des­tino?

Más que un des­tino, lo ma­ra­vi­llo­so está en que dis­fru­to del ca­mino; creo que el via­je es mu­cho más in­tere­san­te que la me­ta. Está bien te­ner me­tas, pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar dis­fru­tar del ca­mino por­que nun­ca sa­be­mos dón­de se va a aca­bar. Eso lo apren­dí muy bien en 2017. Así que hay que es­tar siem­pre con una son­ri­sa, siem­pre po­si­ti­vo. Ob­via­men­te to­dos te­ne­mos nues­tros días ma­los, pe­ro in­clu­so en esos días hay que dis­fru­tar.

—El pro­gra­ma ha su­fri­do fluc­tua­cio­nes en las au­dien­cias en los úl­ti­mos tiem­pos, ¿te preo­cu­pa que se aca­be?

Nun­ca me ha preo­cu­pa­do. Me hu­bie­ra lle­va­do un dis­gus­to, por­que es un tra­ba­jo que dis­fru­to mu­cho, pe­ro creo que todo lo que pa­sa es por al­go y que el cam­bio siem­pre es pa­ra me­jor. Creo que si en su mo­men­to hu­bie­ran pen­sa­do que Cám­bia­me se aca­ba­ra, otra puer­ta se hu­bie­ra abier­to pa­ra mí y, si no, yo la hu­bie­ra echa­do aba­jo. Creo que hay que sa­lir a por las opor­tu­ni­da­des, no hay que es­pe­rar a que lla­men a tu puer­ta. Eso lo apren­dí de Na­ta­lia (Fer­viú), igual que pi­des un ca­fé, tie­nes que pe­dir lo que deseas, por­que a lo me­jor la gen­te no sa­be lo que quie­res.

Apren­dí de Na­ta­lia que, igual que pi­des un ca­fé, tie­nes que pe­dir lo que deseas.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.