PA­RA­NOIA MA­TER­NAL

Cuore - - Por La Bo­ca - @re­be­ca­rus

Yo creía que mi sue­gra y to­das las abue­las de Es­pa­ña se es­ta­ban pa­san­do un po­qui­to cuan­do en pleno mes de agos­to me pe­dían que arro­pa­ra más al be­bé con una re­be­qui­ta o al­gu­na otra co­sa ab­sur­da que aca­ba­ra en un di­mi­nu­ti­vo, por­que la cria­tu­ra iba a co­ger un ca­ta­rro. Pe­ro aca­bo de des­cu­brir que, al la­do de Ky­lie Jen­ner, son to­das unas pa­so­tas que po­drían ha­ber sa­li­do de cual­quier fes­ti­val hippy con sus hi­jos cho­rrean­do ba­rro. Y es que re­sul­ta que la pe­que­ña del clan Kar­das­hian-Jen­ner, y re­cien­te ma­dre de la pe­que­ñi­ta stor­mi, es una per­so­na “un pe­lín ob­se­sio­na­da con los gér­me­nes”, lo que sig­ni­fi­ca que pa­ra po­der co­no­cer a su be­bé tie­nes que ha­cer­te un mon­tón de prue­bas mé­di­cas pa­ra de­mos­trar que no trans­por­tas nin­gún vi­rus y con­tes­tar a las tres pre­gun­tas que la es­fin­ge que ha co­lo­ca­do en la puer­ta del dor­mi­to­rio de la pe­que­ña te ha­rá. Ky­lie ha de­ci­di­do que su dor­mi­to­rio sea la ha­bi­ta­ción más se­gu­ra y de­sin­fec­ta­da del mun­do. Por eso se ha gas­ta­do más de 4.000 dó­la­res en una cu­na Ve­tro Lu­ci­te fa­bri­ca­da en ma­te­ria­les no tó­xi­cos, si­guien­do el ejem­plo de su her­ma­na ma­yor, Kim Kar­das­hian. Ade­más, pa­ra ac­ce­der a la ha­bi­ta­ción de la pe­que­ña Stor­mi tie­nes que pa­sar un es­tric­to con­trol y es­tar en una lis­ta de in­vi­ta­dos. Va­mos, que si eres de los que se que­dan siem­pre en la puer­ta de los clubs por­que no es­tás en la di­cho­sa lis­ta, ve­te ha­cien­do a la idea de que nun­ca co­no­ce­rás a la más pe­que­ña del fa­mo­so clan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.