En­tre­vis­ta a Gi­llian An­der­son

La ac­triz de­mues­tra que las mu­je­res ma­du­ras tie­nen mu­cho que de­cir en Hollywood. > por Lau­ra Sacks­vi­lle

Cuore - - Su­ma­rio -

Sal­tó a la fa­ma dan­do vi­da a la agen­te Scully en Ex­pe­dien­te X. Vein­te años más

tar­de, Gi­llian An­der­son (49) tie­ne en su ha­ber una fruc­tí­fe­ra ca­rre­ra que in­clu­ye te­le­vi­sión, ci­ne y tea­tro. En 1997 fue la pri­me­ra mu­jer en ga­nar un Emmy, un Glo­bo de Oro y el Pre­mio del Sin­di­ca­to de Ac­to­res el mis­mo año. In­ter­pre­tan­do a la agen­te Scully, An­der­son se con­vir­tió en uno de los ros­tros más que­ri­dos de la his­to­ria de la te­le­vi­sión. “En esa épo­ca el icono fe­me­nino de la te­le­vi­sión era Pa­me­la An­der­son, Scully era una no­ve­dad”, re­cuer­da la ac­triz en nues­tro en­cuen­tro en Los Án­ge­les. Cuan­do la se­rie de­jó de emi­tir­se, en 2002, Gi­llian con­ti­nuó in­ter­pre­tan­do ro­les de mu­je­res frías, in­te­li­gen­tes y com­ple­jas, tan­to en ci­ne co­mo en te­le­vi­sión y en el es­ce­na­rio. Aho­ra re­gre­sa a la pan­ta­lla gran­de con La ca­sa tor­ci­da, ba­sa­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de

Agat­ha Ch­ris­tie, en la que in­ter­pre­ta a Mag­da Leó­ni­des, una se­duc­to­ra y excéntrica ac­triz de tea­tro, nue­ra del adi­ne­ra­do pa­triar­ca grie­go Arís­ti­des Leó­ni­des, ase­si­na­do en ex­tra­ñas cir­cuns­tan­cias. Ella es uno de los prin­ci­pa­les sos­pe­cho­sos. “Es un cru­ce

en­tre Cleo­pa­tra y Nor­ma Des­mond (la pro­ta­go­nis­ta de El cre­púscu­lo de

los dio­ses)”, bro­mea la ac­triz. —¿Eres fan de Agat­ha Ch­ris­tie?

Ha­cía mu­cho que no leía na­da su­yo, pe­ro sin du­da ha si­do uno de mis au­to­res fa­vo­ri­tos… y es­ta no­ve­la es pa­ra mí una de las más di­ver­ti­das, lle­na de in­tri­gas y con un fi­nal que te sor­pren­de, muy po­co usual en el tra­ba­jo de la no­ve­lis­ta. Lo que más me gus­ta es que, a pe­sar de ser una pe­lí­cu­la de épo­ca, tie­ne un to­que muy con­tem­po­rá­neo, tie­ne mu­chos pa­ra­le­lis­mos con el mun­do ac­tual. —¿Có­mo con­ce­bis­te al per­so­na­je?

A Mag­da le ob­se­sio­na des­cu­brir al ase­sino de su sue­gro, so­bre to­do por­que tie­ne in­ten­cio­nes de sa­car­le par­ti­do al dra­ma fa­mi­liar y pro­du­cir el guión que ha es­cri­to su ma­ri­do. Es excéntrica, egoís­ta, al­cohó­li­ca y ma­la ma­dre.

Por pri­me­ra vez en mi vi­da es­toy pensando en tra­ba­jar me­nos pa­ra pa­sar más tiem­po con mis hi­jos.”

—Eres ma­dre de tres hi­jos. ¿Qué es lo más di­fí­cil de ser ma­dre? Com­bi­nar la pro­fe­sión con la ma­ter­ni­dad. No soy de las que les gus­ta to­mar­se la vi­da con cal­ma y, de he­cho, no he de­ja­do de tra­ba­jar en to­dos es­tos años, pe­ro por pri­me­ra vez en mi vi­da es­toy pensando en tra­ba­jar me­nos pa­ra pa­sar más tiem­po con mis dos hi­jos pe­que­ños an­tes de que les al­can­ce la ado­les­cen­cia y no quie­ran sa­ber na­da de mí (ri­sas). —¿Te re­sul­ta fá­cil ha­blar con ellos de te­mas im­por­tan­tes?

A ve­ces sí, pe­ro otras me cues­ta mu­cho... Re­cuer­do una char­la com­pli­ca­da con ellos: mi her­ma­na aca­ba­ba de ca­sar­se con una mu­jer, y uno de mis hi­jos di­jo: “En­ton­ces ¿no hay pes­ca­di­to pa­ra ha­cer los ni­ños?”. Me acor­dé de una con­ver­sa­ción que tu­vi­mos en la que les in­ten­té ex­pli­car lo que era el es­per­ma, una es­pe­cie de pes­ca­di­to que sa­lía del hom­bre y que ayu­da­ba a en­gen­drar be­bés. No fue una bue­na idea (ri­sas). —Tu hi­ja, Pi­per, tie­ne ya 22 años. ¿Qué con­se­jos le das a ella?

Pi­per es una jo­ven muy se­gu­ra de sí mis­ma, to­do lo con­tra­rio a mí cuan­do te­nía su edad. A mí me cos­ta­ba mu­cho de­cir a al­go que no, era in­ca­paz de dar un pa­so atrás pa­ra re­fle­xio­nar si al­go me con­ve­nía o no, an­tes de dar el sí. Oja­lá hu­bie­ra te­ni­do más con­fian­za en mí mis­ma. —Es­tás a pun­to de cum­plir los 50 años, ¿có­mo lo lle­vas?

Es­tu­pen­da­men­te, qué te voy a de­cir, no hay mu­cho que pue­da ha­cer por evi­tar­lo (ri­sas). —¿Se lle­va me­jor cuan­do se tie­ne nue­va pa­re­ja, co­mo es tu ca­so?

Te­ner una pa­re­ja con la que te lle­vas bien ayu­da, cla­ro. Pe­ter (Mor­gan) y yo te­ne­mos una gran sim­bio­sis. Di­cho es­to, soy una per­so­na acos­tum­bra­da a es­tar so­la, y eso tam­bién me gus­ta. —¿Tie­nes al­go en co­mún con los per­so­na­jes con los que más te aso­cia­mos, co­mo Scully o Ste­lla Gib­son, de la se­rie La ca­za? Soy bas­tan­te me­tó­di­ca, que es una de las cua­li­da­des co­mu­nes a am­bos per­so­na­jes. Eso me vie­ne de ha­ber tra­ba­ja­do des­de muy jo­ven en una in­dus­tria que me se­pa­ró de mi ado­les­cen­cia y me en­se­ñó a ser una per­so­na res­pon­sa­ble. Soy muy or­ga­ni­za­da con mi agen­da de tra­ba­jo. —¿Es cier­to que no pien­sas vol­ver a

Ex­pe­dien­te X?

Sí, será la úl­ti­ma pa­ra mí. Así es co­mo es­ta­ba pla­nea­do. Es­toy pa­san­do por un mo­men­to de mu­cha li­ber­tad ar­tís­ti­ca, en el que me han ofre­ci­do co­sas muy di­fe­ren­tes que su­po­nen un gran desafío, y vol­ver se­ría con­tra­pro­du­cen­te pa­ra mí. —Lle­gas­te a di­ri­gir un epi­so­dio, ¿te gus­ta­ría de­di­car­te a la di­rec­ción?

Sí, es al­go que me gus­ta­ría ha­cer en el fu­tu­ro, ¡si­gue ha­bien­do muy po­cas di­rec­to­ras de ci­ne! Aun­que no sé si soy lo su­fi­cien­te­men­te pa­cien­te co­mo pa­ra di­ri­gir a un equi­po. —¿Has­ta qué pun­to es im­por­tan­te pa­ra ti ayu­dar a las mu­je­res a ser in­de­pen­dien­tes? Sin du­da he he­re­da­do de Scully cier­ta res­pon­sa­bi­li­dad, por lo que ella re­pre­sen­ta­ba en los años no­ven­ta y por la fuer­te in­fluen­cia que tu­vo en las mu­je­res de esa épo­ca. A lo lar­go de los años he­mos vis­to có­mo el pa­pel de la mu­jer en la so­cie­dad es mu­cho más re­le­van­te. Su voz lle­ga más le­jos y su li­ber­tad es al­go in­dis­cu­ti­ble. Aún que­da mu­cho tra­mo por re­co­rrer al res­pec­to, pe­ro, co­mo he­mos vis­to re­cien­te­men­te, el pa­pel de la mu­jer en la so­cie­dad es un te­ma que es­tá a la or­den del día y el he­cho de ha­ber te­ni­do la opor­tu­ni­dad de in­ter­pre­tar a al­guien co­mo Scully en el pa­sa­do me ani­ma a par­ti­ci­par más en es­ta lu­cha de las mu­je­res. —A raíz de las acu­sa­cio­nes de abu­sos y la bre­cha sa­la­rial, en EE. UU. las mu­je­res se han uni­do. ¿Có­mo lo ves tú des­de Reino Uni­do, don­de vi­ves ac­tual­men­te? La gen­te en Eu­ro­pa no es tan po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta o tan ex­tre­mis­ta co­mo en EE. UU., pe­ro ad­mi­ro a las mu­je­res que han da­do un pa­so ade­lan­te. No se tra­ta so­lo de abu­sos se­xua­les, sino de igual­dad de de­re­chos, de crear nue­vas re­glas y le­gis­la­cio­nes y un cam­bio de con­cien­cia so­cial.

Soy una per­so­na acos­tum­bra­da a es­tar so­la, y me gus­ta.”

Ju­lian Sands da vi­da a Phi­lip Leo­ni­des.

roGEr ALLAM (64) La ac­triz ha pu­bli­ca­do va­rios li­bros, y el em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino es­tá muy pre­sen­te en ellos. So­bre las ta­blas El ci­ne, la te­le­vi­sión y las no­ve­las le dejan tiem­po pa­ra una de sus gran­des pa­sio­nes, el tea­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.