“RE­SI­NES, NO. ME­JOR UNO DE 20”

Con ‘Ola de crí­me­nes’ es­tá vi­vien­do mo­men­tos me­mo­ra­bles y que nun­ca ol­vi­da­rá, co­mo en­trar en la ca­sa de ‘Gran Her­mano’: “Fue cor­ti­to, in­do­lo­ro y olía mal.”

Cuore - - Entrevista - Ma­ri­bel Ver­dú

N un­ca pu­do ima­gi­nar que vol­ve­ría a tra­ba­jar con Gra­cia Que­re­je­ta des­pués de Sie­te me­sas de bi­llar fran­cés (2007)… Pues con Ola de crí­me­nes ¡ya van cua­tro! Ma­ri­bel

Ver­dú (48) cuen­ta con más de 70 pe­lí­cu­las a sus es­pal­das, dos Go­ya y un Pre­mio Na­cio­nal de Ci­ne (2008). Una ve­te­ra­na del ci­ne es­pa­ñol que si­gue sien­do la mis­ma ni­ña que dis­fru­ta­ba me­tién­do­se en la piel de otros. Sa­lu­dan­do, con na­tu­ra­li­dad y cer­ca­nía, Ma­ri­bel se sien­ta a la me­sa y pi­de per­mi­so pa­ra co­mer por­que, ex­pli­ca, lle­va des­de las ocho de la ma­ña­na ha­cien­do en­tre­vis­tas sin des­can­so. Y en­tre bo­ca­do y bo­ca­do, nos va des­ve­lan­do có­mo fue pa­ra ella ha­cer es­ta dis­pa­ra­ta­da co­me­dia ne­gra. —¿Qué es lo que más te se­du­jo de ha­cer Ola de crí­me­nes? Vol­ver a tra­ba­jar con Gra­cia Que­re­je­ta y que las pro­ta­go­ni­tas fue­ran tres mu­je­res de ar­mas to­mar.

—¿Có­mo te pre­pa­ras­te el pa­pel de Ley­re, una mu­jer que ha­ría lo que fue­ra por su hi­jo? Ti­rán­do­me a la pis­ci­na, con­fian­do en mi di­rec­to­ra y dis­frun­tán­do­lo mu­chí­si­mo. No soy ma­dre, pe­ro soy hi­ja, y sé que una ma­dre es ca­paz de ha­cer lo que sea por sus hi­jos. —¿En la vi­da real has que­ri­do ma­tar a al­gún di­rec­tor con el que ha­yas tra­ba­ja­do? Sí. No te voy a dar nom­bres, pe­ro sí los mo­ti­vos por los que lo ha­ría: por ha­ber si­do unos mal­tra­ta­do­res, irres­pe­tuo­sos o unos im­pre­sen­ta­bles. —Des­pués de ha­ber te­ni­do idi­lios en la fic­ción con mu­chos de los gran­des del ci­ne… ¿có­mo se afron­ta te­ner un af­fai­re en Ola de crí­me­nes con Mi­guel Ber­nar­deau?

Ma­ra­vi­llo­sa­men­te (ri­sas). Buff, ima­gí­na­te que aho­ra, de re­pen­te, me po­nen a Re­si­nes o Jor­ge Sanz, no, per­do­na… Me­jor uno de vein­te. Cuan­do me pon­gan a uno de mi edad… me va a dar ba­jón (ri­sas). —El pró­xi­mo año vuel­ves a po­ner­te a las ór­de­nes de Gra­cia Que­re­je­ta,

en In­vi­si­bles. Sí, con Adria­na Ozo­res y Em­ma Suá­rez, ¡qué ga­nas! So­mos mu­je­res afec­ta­das por su­mar cin­co dé­ca­das. No sé por qué nos quie­ren ven­der que los 50 son los nue­vos 40, es me­jor que nos di­gan: “Aco­mó­da­te, lo de atrás no vuel­ve. In­ten­ta es­tar lo me­jor po­si­ble pa­ra la edad que tie­nes”.

Ma­ta­ría a al­gu­nos di­rec­to­res por mal­tra­ta­do­res e irres­pe­tuo­sos.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.