PORS­CHE DE­SIGN

Pors­che De­sign si­gue sen­tan­do los ci­mien­tos de su nue­va eta­pa co­mo fir­ma relojera, pro­ce­so que in­clu­ye el cam­bio de dis­tri­bui­dor en nues­tro país. Un buen mo­men­to pa­ra re­cu­pe­rar una de las ca­sas más in­no­va­do­ras del mer­ca­do

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO AN­DRÉS MO­RENO

Di­se­ño en es­ta­do pu­ro

Qui­zás os­cu­re­ci­dos por el éxi­to de su ra­ma de mo­da, los re­lo­jes de Pors­che De­sign no dis­fru­tan hoy en día del re­co­no­ci­mien­to me­re­ci­do. De ser así, se­ría to­da una in­jus­ti­cia por nues­tra par­te, por­que las crea­cio­nes de Pors­che De­sign for­man par­te de la ico­no­gra­fía en la que se sus­ten­ta la re­lo­je­ría mo­der­na. ¿Una opinión exa­ge­ra­da? Pa­ra na­da. Un so­lo dato ser­vi­rá pa­ra ex­pli­car por qué Pors­che De­sign ha si­do una de las ca­sas más in­no­va­do­ras del mer­ca­do. Su ori­gen es­tá en 1972, cuan­do Fer­di­nand Ale­xan­der Pors­che de­ci­de crear un es­tu­dio de di­se­ño con el cual co­mer­cia­li­zar pro­duc­tos di­se­ña­dos y ma­nu­fac­tu­ra­dos con el pres­ti­gio­so nom­bre fa­mi­liar. Por en­ton­ces, Pors­che ya era una de las fir­mas de re­fe­ren­cia de la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca. Ha­bían al­can­za­do un gran éxi­to co­mer­cial nue­ve años an­tes con el lan­za­mien­to del 911, de­por­ti­vo di­se­ña­do por el pro­pio Fer­di­nand A. Pors­che. Pors­che De­sign tu­vo una pri­me­ra se­de en Stutt­gart, aun­que pron­to mo­vió su se­de a Aus­tria. El de­seo de Fer­di­nand con Pors­che De­sign era tras­la­dar al cam­po de la mo­da el mis­mo con­cep­to con el que ha­bía lo­gra­do triun­far en la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca, es­to es, un pro­duc­to con un avan­za­do di­se­ño, re­fle­jo

del tra­ba­jo de in­ge­nie­ría que lo ha­bía he­cho po­si­ble. El pri­mer pro­duc­to di­se­ña­do y pro­du­ci­do por Pors­che De­sign fue na­da me­nos que un re­loj, bau­ti­za­do con el nom­bre de Ch­ro­no­graph I. Se­ría un re­loj muy especial que pa­sa­ría a la his­to­ria de es­ta in­dus­tria por ser el pri­me­ro del mun­do com­ple­ta­men­te ne­gro. Fer­di­nand Ale­xan­der Pors­che ha­bía he­cho lo mis­mo que años más tar­de re­pe­ti­rían otros gran­des crea­do­res co­mo Giu­lio Pa­pi o Ri­chard Mi­lle: adop­tar so­lu­cio­nes de otros cam­pos de la in­ge­nie­ría y apli­car­las a la re­lo­je­ría. Pors­che no es­ta­ba ha­cien­do otra co­sa que apli­car en el ace­ro de su re­loj el mis­mo ti­po de re­cu­bri­mien­to que se ve­nía uti­li­zan­do en la in­ge­nie­ría au­to­mo­vi­lís­ti­ca, aun­que en es­te ca­so con una pu­ra fun­ción es­té­ti­ca. El tra­ta­mien­to ne­gro ma­te era, en pa­la­bras de Pors­che, el me­jor mo­do de con­ser­var la esen­cia del di­se­ño del re­loj, aun­que tam­bién ga­ran­ti­za­ba una más que óp­ti­ma lec­tu­ra de sus fun­cio­nes.

El Ch­ro­no­graph I su­pu­so el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da a una ca­rre­ra que co­no­ce­ría su má­xi­mo es­plen­dor en los pró­xi­mos años de la mano de IWC. Aquí es ne­ce­sa­rio pun­tua­li­zar que Pors­che De­sign has­ta aho­ra no ha si­do un fa­bri­can­te de re­lo­jes en esen­cia y siem­pre ha ido de la mano de un so­cio co­la­bo­ra­dor pa­ra su fa­bri­ca­ción. Pri­me­ro fue Or­fi­na, una ca­sa ra­di­ca­da en Gren­chen, lo­ca­li­dad fa­mo­sa por al­ber­gar la se­de de Breitling. Fer­di­nand A. Pors­che de­ci­dió en 1977 cam­biar de so­cio y co­men­zó a tra­ba­jar con IWC. De es­ta co­la­bo­ra­ción sal­drían dos re­lo­jes mí­ti­cos que aún dis­fru­tan de un pri­vi­le­gia­do pues­to en las lis­tas de los afi­cio­na­dos. El pri­me­ro es la re­fe­ren­cia 3510, fa­bri­ca­do en alu­mi­nio ado­ni­za­do ne­gro y que tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de in­cluir una brú­ju­la en el in­te­rior de su ca­ja. El se­gun­do, pre­sen­ta­do en 1980, se lla­ma­ría Titan Ch­ro­no­graph y se­ría re­cor­da­do por ser el pri­mer re­loj fa­bri­ca­do en ti­ta­nio. Es­ta afir­ma­ción tie­ne un im­por­tan­te ma­tiz, pues­to que ya se ha­bían rea­li­za­do pre­via­men­te otros re­lo­jes fa­bri­ca­dos en es­te ma­te­rial, aun­que es­tos nun­ca ha­bían pa­sa­do la fa­se de pro­to­ti­po (Ome­ga) o ha­bían si­do fa­bri­ca­dos fue­ra de Sui­za (Sei­ko, Di­ver de 1975). Pos­te­rior­men­te, la unión re­pe­ti­ría éxi­to con el ti­ta­nio en una se­rie de re­lo­jes de bu­ceo. Pors­che De­sign ce­só su co­la­bo­ra­ción con IWC en 1997. La fir­ma de di­se­ño se de­can­tó por es­ta op­ción por­que dos años an­tes ha­bía de­ci­di­do ad­qui­rir su pro­pia fir­ma de re­lo­jes, la his­tó­ri­ca Eter­na, tam­bién ra­di­ca­da en Gren­chen co­mo la an­te­rior Or­fi­na. Es­ta se­ría la en­car­ga­da de fa­bri­car los re­lo­jes de la ca­sa de di­se­ño con una se­rie de pie­zas de mar­ca­do ca­rác­ter co­mer­cial y con el ne­gro co­mo prin­ci­pal co­lor de re­fe­ren­cia. De to­dos mo­dos, no fal­ta­ron en es­ta épo­ca pie­zas in­tere­san­tes. Es el ca­so del P.6910 In­di­ca­tor, un cro­nó­gra­fo de 2004 con in­di­ca­dor de tiem­pos par­cia­les di­gi­ta­les, com­pli­ca­ción que lo con­ver­tía en uno de los mo­vi­mien­tos más com­pli­ca­dos del mer­ca­do, con más de ocho­cien­tos com­po­nen­tes. En 2012, Pors­che De­sign se des­pren­dió de Eter­na, que fi­nal­men­te se ven­dió al gru­po Chi­na Hai­dian, y se cor­tó, así, la re­la­ción de su­mi­nis­tra­dor. Con es­ta rup­tu­ra, Pors­che De­sign co­men­zó una nue­va épo­ca en la que se pre­sen­ta­ba co­mo res­pon­sa­ble úni­co de sus crea­cio­nes. La en­ti­dad, de­no­mi­na­da Pors­che De­sign Ti­me­pie­ces, con se­de en So­leu­ra (Sui­za), co­la­bo­ra con las ofi­ci­nas cen­tra­les de Pors­che De­sign en Aus­tria. Pa­ra la fa­bri­ca­ción de los re­lo­jes, cuen­ta con una se­lec­ción de los me­jo­res pro­vee­do­res del mer­ca­do. Es­ta de­ci­sión ha traí­do co­mo con­se­cuen­cia una con­si­de­ra­ble re­duc­ción del ca­tá­lo­go de re­lo­jes de Pors­che De­sign y un cam­bio de con­cep­to en las nue­vas crea­cio­nes de la mar­ca.

El es­treno de Diar­sa (Cuer­vo y So­bri­nos, Hublot, Ulys­se Nar­din) co­mo nuevo dis­tri­bui­dor pa­ra nues­tro país coin­ci­de con el lan­za­mien­to de una de sus pie­zas más am­bi­cio­sas de los úl­ti­mos años. Su nom­bre es 1919 Da­te­ti­mer Eter­nity y ha si­do des­cri­to por los res­pon­sa­bles de Pors­che De­sign co­mo “un cru­ce en­tre la es­cue­la de la Bauhaus y el Pors­che 356”. La com­pa­ra­ción es más per­ti­nen­te y tie­ne más pro­fun­di­dad de lo que pue­da parecer en un prin­ci­pio. El gui­ño a la Bauhaus que­da cla­ro en la ex­tre­ma lim­pie­za

del di­se­ño del 1919 Da­te­ti­mer Eter­nity, con unas for­mas pa­ra na­da re­bus­ca­das, en las que des­ta­ca la cu­rio­sa cons­truc­ción y las asas de la co­rrea so­bre las que se sus­ten­ta la ca­ja. Por su­pues­to, tam­po­co es aje­na al di­se­ño fun­cio­nal de la Bauhaus la ca­rac­te­rís­ti­ca es­fe­ra mi­ni­ma­lis­ta, de muy fá­cil lec­tu­ra, que vuel­ve a re­pro­du­cir en los cuar­tos los nú­me­ros em­plea­dos en los con­ta­do­res de los Pors­che. En cuan­to a la re­fe­ren­cia al Pors­che 356, era ne­ce­sa­rio pa­ra la mar­ca re­for­zar sus la­zos his­tó­ri­cos con unos de sus de­por­ti­vos más clá­si­cos, icono del di­se­ño de la dé­ca­da de 1950. In­clu­so po­dría­mos ha­blar de cier­to com­pro­mi­so vin­ta­ge, aun­que el 1919 Da­te­ti­mer Eter­nity es­tá más cer­ca de los di­se­ños ori­gi­na­les de los se­ten­ta de Pors­che De­sign que de los re­lo­jes de la épo­ca en la que fue lan­za­do el Pors­che 356. La ver­sión bá­si­ca del 1919 Da­te­ti­mer Eter­nity es­tá rea­li­za­da en ti­ta­nio, el ma­te­rial icó­ni­co de la mar­ca. Tie­ne un diá­me­tro de 42 milímetros y equi­pa un mo­vi­mien­to Se­lli­ta SW 200. Tam­bién es­tá dis­po­ni­ble en ver­sión Black, ya sea en ti­ta­nio nor­mal o con re­cu­bri­mien­to en­ne­gre­ci­do, con bra­za­le­te de ti­ta­nio o co­rrea de cau­cho. Por úl­ti­mo, tam­bién se ha pre­sen­ta­do una ver­sión cro­nó­gra­fo de nom­bre 1919 Ch­ro­no­ti­mer. Una fir­ma a la que se­guir sus pa­sos más in­me­dia­tos.

Ya aso­cia­da con IWC, Pors­che De­sign lan­zó en 1978 la re­fe­ren­cia 3510, la cual in­cluía una brú­ju­la en el in­te­rior de su ca­ja de alu­mi­nio ado­ni­za­do

El Ch­ro­no­graph 1 de 1972 fue la pri­me­ra crea­ción de Pors­che De­sign y tam­bién el pri­mer re­loj de mun­do con aca­ba­do com­ple­ta­men­te en ne­gro

El P’6910 In­di­ca­tor de 2004, ya en co­la­bo­ra­ción con Eter­na, lla­mó la aten­ción en su mo­men­to por in­cor­po­rar un cro­nó­gra­fo de lec­tu­ra di­gi­tal. El mo­vi­mien­to, rea­li­za­do so­bre una ba­se Val­joux, po­seía un to­tal de más de ocho­cien­tos com­po­nen­tes

El Ch­ro­no­graph Titan fue el pri­mer re­loj del mun­do rea­li­za­do ín­te­gra­men­te en ti­ta­nio. Sur­gió en 1980, tam­bién fru­to de la co­la­bo­ra­ción con IWC Schaff­hau­sen

El Pors­che De­sign 1919 Da­te­ti­mer Eter­nity re­pre­sen­ta la nue­va ima­gen de Pors­che De­sign con una vuel­ta a las lí­neas más pu­ras de su di­se­ño y rea­li­za­do en ti­ta­nio, ma­te­rial icó­ni­co de la fir­ma La ver­sión cro­nó­gra­fo del 1919 se de­no­mi­na Ch­ro­no­ti­mer. Es­ta re­fe­ren­cia es­tá rea­li­za­da con ca­ja de ti­ta­nio ne­gro y po­see una co­rrea de cau­cho

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.