JAE­GER-LECOUL­TRE

Lau­rent Vi­nay, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de co­mu­ni­ca­ción de Jae­ger-LeCoul­tre, nos cuen­ta el pro­yec­to de co­la­bo­ra­ción de la ma­nu­fac­tu­ra con el mun­do del ci­ne

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO AN­DRÉS MO­RENO

Al­go más que gla­mur

No es nor­mal en­con­trar­se con una per­so­na co­mo Lau­rent Vi­nay den­tro de la re­lo­je­ría. Pa­ra em­pe­zar, re­co­no­ce que no te­nía ni idea de es­te mun­do an­tes de tra­ba­jar pa­ra Jae­ger-LeCoul­tre. Tam­bién es ver­dad que el ám­bi­to de tra­ba­jo de Vi­nay ha es­ta­do has­ta ha­ce po­co bien le­jos de las mon­ta­ñas que aco­gen la ma­nu­fac­tu­ra. “Siem­pre he es­ta­do acos­tum­bra­do a via­jar. Na­cí en Pa­rís, pe­ro de ni­ño vi­ví la ma­yor par­te del tiem­po en Áfri­ca y Orien­te Me­dio de­bi­do a la ca­rre­ra de di­plo­má­ti­co de mi pa­dre. La pri­me­ra vez que vi­ví en Pa­rís fue con 17 años. Allí es­tu­dié y, des­pués, me mar­ché a San Fran­cis­co”.

Creo que sus pri­me­ros pa­sos la­bo­ra­les son más bien exó­ti­cos. ¿No es así?

Es ver­dad. La pri­me­ra par­te de mi ca­rre­ra la­bo­ral la desa­rro­llé en Ja­pón. Acep­té una ofer­ta de tra­ba­jo pen­san­do que es­ta­ría un año, y fi­nal­men­te es­tu­ve do­ce. To­da mi ca­rre­ra se ha desa­rro­lla­do en el mun­do de la mo­da. Tra­ba­jé pa­ra Vertbaudet y, pos­te­rior­men­te, pa­ra La­cos­te y Hu­go Boss. Ha­ce ca­si tres años, en marzo de 2013, de­ci­dí dar un cam­bio a mi vi­da y co­men­cé a tra­ba­jar pa­ra Jae­ge­rLeCoul­tre. Tra­ba­jo en los cuar­te­les ge­ne­ra­les de Le Sen­tier, pe­ro pre­fie­ro vi­vir en Lau­sa­na: ha­cer­lo en Le Sen­tier hu­bie­se si­do un cam­bio de­ma­sia­do brus­co vi­nien­do de To­kio.

Por lo que ve­mos, no te­nía ex­pe­rien­cia pre­via en el mun­do de la re­lo­je­ría.

Exac­to. Fue un des­cu­bri­mien­to pa­ra mí. Al prin­ci­pio in­clu­so en­con­tra­ba la re­lo­je­ría de­ma­sia­do abu­rri­da, vi­nien­do de la mo­da, don­de se tra­ba­ja a ve­lo­ci­dad de vér­ti­go y tie­nes que en­tre­gar cua­tro co­lec­cio­nes al año. Pe­ro me fui enamo­ran­do de los re­lo­jes se­gún pa­sa­ba el tiem­po y des­cu­brí el po­ten­cial que te­nían pa­ra desa­rro­llar mi tra­ba­jo.

¿Y por qué Jae­ger-LeCoul­tre?

Una sim­ple cues­tión de des­tino. Tu­ve una en­tre­vis­ta con una em­pre­sa de ca­za­ta­len­tos y, des­pués de con­ver­sar un ra­to, me di­je­ron que la fir­ma en cues­tión era una ca­sa relojera. No me di­je­ron el nom­bre, por su­pues­to. Yo les re­cor­dé que no sa­bía na­da de re­lo­jes (es­to no era un pro­ble­ma pa­ra ellos) y les ad­ver­tí que so­lo es­ta­ba in­tere­sa­do en tra­ba­jar en una ca­sa relojera: Jae­ger-LeCoul­tre. Yo ape­nas sa­bía na­da de ellos, pe­ro me unía un víncu­lo emo­cio­nal: mis pa­dres me ha­bían re­ga­la­do un Re­ver­so cuan­do cum­plí 30 años. Es un re­ga­lo tí­pi­ca­men­te pa­ri­sino.

¿Qué cree que bus­ca­ban en us­ted cuan­do le eli­gie­ron?

Cuan­do me con­tac­ta­ron que­rían a al­guien que vi­nie­ra de la mo­da, que apor­ta­ra una vi­sión di­fe­ren­te de la re­lo­je­ría. Es­to no sig­ni­fi­ca au­to­má­ti­ca­men­te ha­cer al­go di­fe­ren­te. La mo­da es más avan­za­da en tér­mi­nos de co­mu­ni­ca­ción. Tie­nes que pre­sen­tar más co­lec­cio­nes du­ran­te el año, hay mu­chas más mar­cas en el mer­ca­do y tie­nes que mo­ver­te muy rá­pi­do si no quie­res des­apa­re­cer. En re­lo­je­ría se es­tán ha­cien­do co­sas que ya se ha­cían en mo­da ha­ce dos o tres años.

“TO­DO EL MUN­DO AMA EL CI­NE Y SIEN­TE IN­TE­RÉS POR LOS FES­TI­VA­LES, YA SEA POR LAS PE­LÍ­CU­LAS O POR EL GLA­MUR QUE LAS RO­DEA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.