CARTIER

En­tre­vis­ta con Vin­cent Pi­che, di­rec­tor ge­ne­ral de Cartier Ibe­ria

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO AN­DRÉS MO­RENO

Vin­cent Pi­che / Jue­go de for­mas

Re­co­no­ce lle­var to­da una vi­da en Cartier, aun­que en su ca­so no po­de­mos de­cir que es­to sea mu­cho tiem­po. Por­que Vin­cent Pi­che, ac­tual di­rec­tor ge­ne­ral de Cartier Ibe­ria, es asom­bro­sa­men­te jo­ven pa­ra un car­go de res­pon­sa­bi­li­dad co­mo el su­yo. Se cum­ple aho­ra un año de su nom­bra­mien­to y he­mos pen­sa­do que es un buen mo­men­to pa­ra ha­cer ba­lan­ce. Na­ci­do en 1980 en el sur de Fran­cia, Pi­che se in­cor­po­ró a Cartier ha­ce do­ce años des­pués de com­ple­tar sus es­tu­dios de in­ge­nie­ría y rea­li­zar un más­ter en la Es­cue­la de Ne­go­cios de Pa­rís. En es­ta ciu­dad, dio sus pri­me­ros pa­sos den­tro de la mar­ca.

¿En qué con­sis­tió su pri­mer tra­ba­jo?

For­ma­ba par­te del equi­po de desa­rro­llo de pro­duc­to en el cam­po de la re­lo­je­ría. Es­te tra­ba­jo tie­ne siem­pre tres pa­tas en Cartier: un equi­po de már­que­tin, otro de desa­rro­llo téc­ni­co y el ter­ce­ro de crea­ti­vi­dad. Yo es­ta­ba en la par­te de már­que­tin. Allí fue pre­ci­sa­men­te don­de co­no­cí a Ca­ro­le Fo­res­tier ha­ce diez años. Más tar­de me fui a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra tra­ba­jar co­mo ven­de­dor en nues­tra fa­mo­sa bou­ti­que de la Quin­ta Ave­ni­da de Nue­va York. Así es­tu­ve unos años has­ta lle­gar a ser di­rec­tor de es­ta. Una vez cum­pli­do el ob­je­ti­vo, ya so­lo me que­da­ba re­gre­sar a Pa­rís pa­ra ana­li­zar y tra­ba­jar la red in­ter­na­cio­nal de dis­tri­bu­ción. Gra­cias a es­te tra­ba­jo, pu­de es­ta­ble­cer con­tac­to con el equi­po es­pa­ñol de Cartier, por lo que ya co­no­cía a mu­chos de sus miem­bros cuan­do me in­cor­po­ré co­mo di­rec­tor ge­ne­ral en sep­tiem­bre del año pa­sa­do.

Ha tra­ba­ja­do pa­ra Cartier cer­ca de do­ce años. ¿Qué re­pre­sen­ta pa­ra us­ted la mar­ca? ¿Qué ima­gen tie­ne de ella?

Hay dos ca­ras de la em­pre­sa. Una es la pú­bli­ca, la que ve to­do el mun­do. Des­pués es­tá la in­ter­na. Es­ta es la que más ha cam­bia­do en es­tos do­ce años que lle­vo, por suer­te pa­ra bien. For­ma­mos par­te de una em­pre­sa co­mo Ri­che­mont con ca­si 29.000 em­plea­dos, que es una ci­fra que nos da una idea de su ta­ma­ño. Pe­ro, aun sien­do una em­pre­sa gran­de, hay par­tes de ella que aún fun­cio-

nan co­mo si fue­ran pe­que­ñas fir­mas, que es al­go que me gus­ta mu­cho.

¿Qué lle­va a al­guien a en­trar y com­prar en Cartier?

So­mos una em­pre­sa clá­si­ca, que siem­pre ha es­ta­do en el ima­gi­na­rio de las per­so­nas. Cartier sur­ge de ma­ne­ra na­tu­ral cuan­do al­guien ha­bla de com­prar un ani­llo o un co­llar. Por suer­te, tam­bién ocu­rre lo mis­mo con ico­nos co­mo el Santos, el Tank o, más re­cien­te­men­te, Ba­llon Bleu. Creo que no hay nin­gu­na otra ma­nu­fac­tu­ra en el mer­ca­do con es­te ni­vel de re­co­no­ci­mien­to mun­dial.

¿Se ha en­con­tra­do en Es­pa­ña con una ima­gen de Cartier di­fe­ren­te a la que, por ejem­plo, tie­ne de la mar­ca un clien­te es­ta­dou­ni­den­se o fran­cés?

No, es igual en to­dos los mer­ca­dos, pre­ci­sa­men­te por el re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal que le in­di­ca­ba an­tes y, por su­pues­to, por la po­si­bi­li­dad que exis­te hoy en día de via­jar pa­ra co­no­cer otras cul­tu­ras y vi­vir en otros paí­ses. Hoy en día las fron­te­ras no son te­rri­to­ria­les, sino ge­ne­ra­cio­na­les. Nues­tro re­to es dar a co­no­cer Cartier a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, ya sea en Es­ta­dos Uni­dos o Es­pa­ña.

¿Y có­mo se pue­de con­se­guir?

Hay mu­chos mo­dos, co­men­zan­do por la ofer­ta. Ve­rá que los pro­duc­tos re­cien­tes co­mo Clou en jo­ye­ría y Dri­ve en re­lo­je­ría es­tán pen­sa­dos pa­ra un pú­bli­co más jo­ven de lo ha­bi­tual, o al me­nos en es­pí­ri­tu. Tam­bién te­ne­mos la ven­ta­ja de con­tar con ico­nos co­mo el ani­llo Tri­nity o re­lo­jes co­mo Tank y Santos, que son pie­zas con una gran his­to­ria de­trás. Te­ne­mos el con­te­ni­do, y aho­ra lo que te­ne­mos que adap­tar es có­mo con­tar­lo. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes en­tien­den la co­mu­ni­ca­ción de un mo­do más in­ter­ac­ti­vo y las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les son esen­cia­les pa­ra ello.

Vol­vien­do al pú­bli­co es­pa­ñol. ¿Pien­sa que si­gue an­cla­do en las lí­neas más tra­di­cio­na­les de Cartier o, por el con­tra­rio, cree que ya co­no­ce bien la ver­tien­te más de com­pli­ca­ción de la ma­nu­fac­tu­ra?

El re­loj es un pro­duc­to que en­tra por los ojos, así que en­ten­de­mos que el di­se­ño sea aún una par­te im­por­tan­te del mo­ti­vo de in­te­rés y de com­pra. Pe­ro, al fi­nal, no de­ja de ser par­te de un pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de un pro­duc­to ar­te­sa­nal don­de to­dos los as­pec­tos, no so­lo los me­cá­ni­cos, se han cui­da­do en ex­tre­mo. Es al­go muy pa­re­ci­do al diá­lo­go que le co­men­ta­ba an­tes. Aquí en­tran las com­pli­ca­cio­nes, que se in­tro­du­cen de un mo­do na­tu­ral en el dis­cur­so ac­tual de la ca­sa.

¿Y es un pro­ble­ma pa­ra Cartier ser tan po­pu­lar a la ho­ra de ven­der la ex­clu­si­vi­dad de sus com­pli­ca­cio­nes?

Yo no lo en­ten­de­ría co­mo un pro­ble­ma. Pa­ra mí es una opor­tu­ni­dad. ¿Cuán­do la po­pu­la­ri­dad es un pro­ble­ma pa­ra dar a co­no­cer un pro­duc­to si el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de to­da em­pre­sa es con­se­guir re­co­no­ci­mien­to? La gen­te co­no­ce Cartier, y aho­ra tie­ne que sa­ber lo que ha­ce­mos aquí den­tro; de ahí que ha­ga­mos tan­tos via­jes pa­ra pren­sa y clien­tes fi­na­les a nues­tra ma­nu­fac­tu­ra de La Chaux-de-Fonds, pa­ra que se­pan có­mo tra­ba­ja­mos aquí.

¿Có­mo ve el mer­ca­do es­pa­ñol en es­tos mo­men­tos?

Ac­tual­men­te, en Cartier Ibe­ria so­mos res­pon­sa­bles de sie­te bou­ti­ques y la dis­tri­bu­ción de 48 pun­tos de ven­ta re­par­ti­dos en Es­pa­ña y Por­tu­gal. Es un mer­ca­do muy in­tere­san­te por la di­ver­si­dad que tie­ne. Pri­me­ro es­tán los clien­tes lo­ca­les, ya sean es­pa­ño­les o por­tu­gue­ses. Es un gru­po bas­tan­te ma­du­ro y, co­mo en otros ca­sos pa­re­ci­dos, te­ne­mos que sor­pren­der a un pú­bli­co ca­da vez más exi­gen­te. Por otra par­te, Es­pa­ña es el ter­cer país re­cep­tor de tu­ris­mo del mun­do des­pués de Fran­cia y Es­ta­dos Uni­dos. Es un re­to pa­ra no­so­tros adap­tar­nos a gus­tos y ne­ce­si­da­des tan di­fe­ren­tes.

¿Y no es com­pli­ca­do pa­ra la fir­ma re­par­tir sus es­fuer­zos en­tre clien­tes lo­ca­les y tu­ris­tas?

Tie­nes que equi­li­brar­lo y, pa­ra ello, tie­nes que co­no­cer a tu clien­te. No to­dos los ex­tran­je­ros son igua­les. Te­ne­mos lo que son re­si­den­tes en Es­pa­ña y los que vie­nen por un cor­to pe­rio­do de tiem­po. Des­pués, no es igual un tu­ris­ta sud­ame­ri­cano que el fran­cés o el in­glés. La for­ta­le­za que tie­ne Cartier con es­tos clien­tes es que so­mos una mar­ca a ni­vel glo­bal y exis­te un re­co­no­ci­mien­to es­ta­ble.

Tam­bién es­tá el apo­yo de la co­mu­ni­ca­ción in­ter­na­cio­nal.

Exac­ta­men­te. Si el clien­te de Chi­na o Du­bái vie­ne a nues­tras bou­ti­ques de Es­pa­ña es por- que an­tes se ha he­cho un tra­ba­jo de co­mu­ni­ca­ción en sus res­pec­ti­vos paí­ses. Des­pués vie­ne el turno de los equi­pos hu­ma­nos de la bou­ti­que pa­ra que esas per­so­nas vi­van una ex­pe­rien­cia cuan­do en­tran en ella, que es al­go que va más allá de una sim­ple com­pra.

¿Qué im­por­tan­cia otor­ga en es­tos mo­men­tos al co­mer­cio elec­tró­ni­co? ¿Lo cree com­pa­ti­ble con una fir­ma de lu­jo?

Cuan­do en­tré en Cartier ha­ce do­ce años, me era im­po­si­ble ima­gi­nar que al­gún día pu­die­ras com­prar un ani­llo por in­ter­net. Aún te­nía muy pre­sen­te la tí­pi­ca ima­gen de ir de com­pras con tu pa­re­ja el sá­ba­do por la tar­de en el cen­tro de la ciu­dad. Cla­ro que es­ta ima­gen to­da­vía exis­te, pe­ro tam­bién te­ne­mos que ha­cer fren­te a nues­tros tiem­pos, y el co­mer­cio elec­tró­ni­co es­tá muy pre­sen­te en ellos. La cla­ve es ofre­cer un ni­vel de servicio si­mi­lar al que hu­bie­ra dis­fru­ta­do en una de nues­tras bou­ti­ques. Por ejem­plo, la po­si­bi­li­dad de cam­biar sin cos­te al­guno un ani­llo por­que el ta­ma­ño no era el co­rrec­to.

La bou­ti­que en el or­de­na­dor.

No, no en el or­de­na­dor. El co­mer­cio elec­tró­ni­co es re­cien­te, pe­ro lo su­fi­cien­te­men­te ma­du­ro co­mo pa­ra ha­ber ma­du­ra­do y evo­lu­cio­na­do en tan po­co tiem­po. Las com­pras han da­do el sal­to del or­de­na­dor al mó­vil. Pue­de so­nar ra­ro ven­der la po­si­bi­li­dad de com­prar un ani­llo a tra­vés de un mó­vil, pe­ro le voy a con­tar una ex­pe­rien­cia per­so­nal re­cien­te. El otro día es­ta­ba reuni­do con un gru­po de me­no­res de 30 años que tra­ba­jan en Cartier. Pre­gun­té quié­nes de ellos te­nían or­de­na­do­res en ca­sa, y so­lo dos per­so­nas le­van­ta­ron la mano. ¿Có­mo vas a re­cha­zar acer­car­te al res­to de per­so­nas que la man­tu­vie­ron ba­ja­da?

HOY EN DÍA LAS FRON­TE­RAS NO SON TE­RRI­TO­RIA­LES, SINO GE­NE­RA­CIO­NA­LES. NUES­TRO RE­TO ES DAR A CO­NO­CER CARTIER A LAS NUE­VAS GE­NE­RA­CIO­NES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.