HO­RA DE DES­PER­TAR

Se cumplen se­sen­ta años del primer mo­vi­mien­to au­to­má­ti­co de Me­mo­vox, el fa­mo­so re­loj alar­ma de Jaeger-LeCoultre. La fir­ma lo ce­le­bra con una edi­ción es­pe­cial pa­ra ‘bou­ti­que’ que re­crea un an­ti­guo di­se­ño en azul de 1971

Dapper - - TIME’S ESSENCE JAEGER-LECOULTRE - TEX­TO ANDRÉS MO­RENO

Una de las ven­ta­jas que tie­ne con­tar en nues­tro te­rri­to­rio con bou­ti­ques mo­no­mar­ca es la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a pie­zas lan­za­das en ex­clu­si­va pa­ra es­te ti­po de es­ta­ble­ci­mien­tos. Son ca­sos es­pe­cia­les, pen­sa­dos úni­ca­men­te pa­ra los afi­cio­na­dos más acé­rri­mos de ca­da fir­ma, como aca­ba de ocu­rrir ha­ce es­ca­sas se­ma­nas con Jaeger-LeCoultre. La ma­nu­fac­tu­ra de Le Sen­tier ha apro­ve­cha­do la celebración de los se­sen­ta años del primer Me­mo­vox au­to­má­ti­co pa­ra lan­zar una pie­za so­lo dis­po­ni­ble en la red de bou­ti­ques que la ca­sa tie­ne re­par­ti­da por to­do el mun­do. Por su­pues­to, el es­ta­ble­ci­mien­to del pa­seo de la Cas­te­lla­na en Ma­drid (El Cor­te In­glés) es­tá in­clui­do en es­ta ac­ción comercial, y allí tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar de es­te re­loj en vi­vo. La pri­me­ra sen­sa­ción al te­ner­lo en­tre las ma­nos es la de es­tar ante una pie­za con his­to­ria, lo que sin du­da es uno de sus gran­des atrac­ti­vos. De ma­ne­ra na­tu­ral, nos vie­ne a la me­mo­ria la im­por­tan­cia que el Me­mo­vox ha te­ni­do en la re­cien­te his­to­ria de Jaeger-LeCoultre y su pa­pel como uno de los re­lo­jes más icó­ni­cos de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX.

El Me­mo­vox es un cla­ro ejem­plo de la adap­ta­ción de las fir­mas a los gus­tos y ne­ce­si­da­des de ca­da tiem­po; al­go mu­cho más pal­pa­ble en una ca­sa con más de 180 años de his­to­ria. Jaeger-LeCoultre co­men­zó fa­bri­can­do gran­des com­pli­ca­cio­nes de bol­si­llo. Con el cam­bio a los mo­de­los de pul­se­ra, creó el Re­ver­so y, des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, dio pa­so al Me­mo­vox. Se creó con el fin de apor­tar una fun­cio­na­li­dad ex­tra al re­loj más allá de in­di­car la ho­ra. Jaeger-LeCoultre se su­ma­ba en 1950 a las po­cas fir­mas del mer­ca­do con un mo­vi­mien­to equi­pa­do con alar­ma, al­go tre­men­da­men­te útil en un tiem­po en el que aún no exis­tían los des­per­ta­do­res elec­tró­ni­cos que te­ne­mos hoy en día. Pa­ra ha­cer­nos una idea de su com­po­nen­te prác­ti­co, cual­quier per­so­na que via­ja­ra te­nía la ne­ce­si­dad de lle­var con­si­go un des­per­ta­dor que la ayu­da­ra a le­van­tar­se ca­da ma­ña­na. El Me­mo­vox aho­rra­ba es­te in­con­ve­nien­te al in­cor­po­rar la fun­ción en la mu­ñe­ca. Jaeger-LeCoultre no fue la pri­me­ra ca­sa en lan­zar es­te ti­po de re­lo­jes, pe­ro sí en fa­bri­car un ca­li­bre de car­ga au­to­má­ti­ca. Fue en 1956 con el mo­vi­mien­to 815, el cual pa­sa­ría a la his­to­ria de la re­lo­je­ría y cu­yo lan­za­mien­to es con­me­mo­ra­do aho­ra por la ma­nu­fac­tu­ra.Ya en­ton­ces que­dó de­fi­ni­do el sis­te­ma de fun­cio­na­mien­to del re­loj tal como nos ha lle­ga­do has­ta nues­tros días. En el cen­tro de la es­fe­ra apa­re­ce un dis­co gi­ra­to­rio con el que in­di­ca­mos la ho­ra a la que so­na­rá el re­loj en in­ter­va­los de 15 minutos. El dis­co lo ajus­ta­mos a tra­vés de la co­ro­na si­tua­da a las 2 ho­ras, con la cual tam­bién car­ga­mos el ba­rri­le­te in­de­pen­dien­te de la mar­ca. A par­tir de 1959, la se­gun­da co­ro­na sir­vió, ade­más, pa­ra el ajus­te de la fe­cha, fun­ción que ya in­cor­po­ra­ba el ca­li­bre 825. Lle­ga­dos a es­te pun­to, es un buen mo­men­to pa­ra re­cor­dar que tan­to el 815 como el 825 eran me­ca­nis­mos au­to­má­ti­cos, pe­ro no in­cor­po­ra­ban ro­tor. La ma­nu­fac­tu­ra uti­li­za­ba por en­ton­ces un sis­te­ma de ma­sa os­ci­lan­te de cor­to re­co­rri­do li­mi­ta­do a ca­da la­do por unos to­pes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.