EL MIS­TE­RIO DE LA TUR­BA

La des­ti­le­ría es­co­ce­sa de Ard­beg de­be su fa­ma al par­ti­cu­lar aro­ma ahu­ma­do de su whisky, una eta­pa in­elu­di­ble pa­ra los amantes de es­te des­ti­la­do

Dapper - - GOURMET LIFE STYLE - TEX­TO TXE­MA YBA­RRA

Na­da hay más inteligente que ha­cer de la ne­ce­si­dad vir­tud. En la is­la de Is­lay, la más gran­de del ar­chi­pié­la­go de las Hé­bri­das, al oes­te de Es­co­cia (pro­nún­cie­se ai­la), el cli­ma es tan ventoso que ca­si na­da cre­ce más de un pal­mo del sue­lo, y el ex­ce­so de hu­me­dad lo ame­na­za to­do con la pu­tre­fac­ción. El re­sul­ta­do a lar­go pla­zo es la tur­ba, una ma­sa es­pon­jo­sa de ma­te­ria or­gá­ni­ca en des­com­po­si­ción em­plea­da como com­bus­ti­ble; es la pri­me­ra eta­pa del pro­ce­so por el que la ve­ge­ta­ción se trans­for­ma en car­bón mi­ne­ral.

En la ela­bo­ra­ción del whisky –el ‘agua de vida’ de los cel­tas (uis­ge bea­ta)–, la tur­ba en­tra en jue­go en un mo­men­to de­ci­si­vo. Tras ger­mi­nar el grano du­ran­te el ba­ño de agua ca­lien­te del mal­tea­do pa­ra trans­for­mar los al­mi­do­nes en azú­car, es­te se se­ca con tur­ba en com­bus­tión, la cual pro­por­cio­na el in­ten­so y ca­rac­te­rís­ti­co aro­ma ahu­ma­do de los des­ti­la­dos de ce­ba­da de es­ta par­te de Es­co­cia. Lue­go, la ha­ri­na re­sul­tan­te se fer­men­ta con le­va­du­ras y en el alam­bi­que ob­ten­dre­mos el whisky, lis­to ya pa­ra en­ve­je­cer en dis­tin­tos ti­pos de ba­rri­cas.

En la des­ti­le­ría de Ard­beg, asen­ta­da en una pla­ya ro­co­sa que mi­ra al nor­te de Ir­lan­da, es­te es un pro­ce­so que se cui­da con el mis­mo mi­mo con el que los drui­das ela­bo­ra­ban sus po­cio­nes. Uno de los pre­mios a tan­ta pasión es­tá en el ré­cord de ser el úni­co whisky que ha con­se­gui­do au­par­se cua­tro ve­ces dis­tin­tas como el World Whisky of the Year en la bi­blia de Jim Murray.

El drui­da en cues­tión o whisky blen­der es Mic­key Heads, pa­ra quien lo me­jor que tie­ne que ofre­cer un sor­bo de Ard­beg es el “re­cuer­do que pro­por­cio­na de la is­la”.Y en tiempos de te­rroir es qui­zá lo más que se le pue­de pe­dir a una be­bi­da. “In­clu­so me trae a la me­mo­ria el sen­ti­do de co­mu­ni­dad de es­te lu­gar, que es lo más es­pe­cial que te­ne­mos. Nos ayu­da­mos mu­cho en­tre no­so­tros; ni si­quie­ra hay ri­va­li­dad en­tre las dis­tin­tas des­ti­le­rías de la is­la”, cuen­ta con un acen­to es­co­cés que cuesta ho­rro­res de en­ten­der, si bien po­ne el ma­yor esfuerzo por trans­mi­tir sus co­no­ci­mien­tos.

Su abue­lo tra­ba­ja­ba el mal­tea­do, su pa­dre, el alam­bi­que, y él lle­va cer­ca de cua­ren­ta años en la pro­fe­sión, nue­ve de ellos en Ard­beg, un whisky que se dis­tin­gue, como los del res­to de la cos­ta sur –Laph­roaig y La­ga­vu­lin–, por su ca­rác­ter se­co y es­pe­cia­do. Pe­ro nin­guno es igual, em­pe­zan­do por el em­pleo de agua de di­fe­ren­tes ma­nan­tia­les, lo cual tam­bién in­flu­ye en los aro­mas al es­tar im­preg­na­da de tur­ba. El la­gui­to en po­se­sión de Ard­beg re­ci­be el nom­bre de Ui­gea­dail y se en­cuen­tra a 180 me­tros de al­ti­tud en un pai­sa­je de in­hós­pi­ta be­lle­za. Ade­más, en­tran en jue­go la ma­de­ra de las ba­rri­cas, que pre­via­men­te se han ba­ña­do en bour­bon de Ken­tucky, olo­ro­so je­re­zano y, en me­nos

Ins­ta­la­cio­nes de la des­ti­le­ría Ard­beg en la cos­ta sur de Is­lay, la is­la más gran­de del ar­chi­pié­la­go de las Hé­bri­das, en Es­co­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.