TAG HEUER

TAG Heuer re­du­ce el diá­me­tro de su cro­nó­gra­fo Ca­rre­ra Heuer-01, uno de sus mo­de­los es­tre­lla gra­cias a su agre­si­vo pre­cio. La me­jor opor­tu­ni­dad pa­ra dis­fru­tar de un ca­li­bre cro­nó­gra­fo ma­nu­fac­tu­ra

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO AN­DRÉS MO­RENO

Po­der con­cen­tra­do

SE HA RE­DU­CI­DO EL DIÁ­ME­TRO DEL RE­LOJ, PE­RO LAS CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS Y EL MO­VI­MIEN­TO SI­GUEN SIEN­DO LOS MIS­MOS

PO­COS RE­LO­JES han da­do más que ha­blar que el Ca­rre­ra Heuer-01 en los úl­ti­mos tiem­pos. Unos me­ses an­tes de su lan­za­mien­to, el equi­po in­ter­na­cio­nal de TAG Heuer, con Jean-Clau­de Bi­ver ya a la ca­be­za, anun­cia­ba el cam­bio de po­lí­ti­ca de la firma re­lo­je­ra con el ob­je­ti­vo de vol­ver a con­quis­tar el tra­mo de mer­ca­do del que his­tó­ri­ca­men­te ha­bían si­do lí­de­res y que iba de los 1.500 a los 5.000 eu­ros. Por lo que apun­ta­ban las mis­mas fuen­tes, TAG Heuer ha­bía de­di­ca­do de­ma­sia­dos es­fuer­zos a po­si­cio­nar­se en un seg­men­to más al­to del mer­ca­do.Y na­da me­jor pa­ra de­mos­trar la nue­va po­lí­ti­ca de la ca­sa que lan­zar un cro­nó­gra­fo de­por­ti­vo con mo­vi­mien­to au­to­má­ti­co ma­nu­fac­tu­ra y fun­ción cro­nó­gra­fo con rue­da de pi­la­res; to­do ello por un pre­cio por de­ba­jo de los 5.000 fran­cos sui­zos. De es­te mo­do, la firma fue abo­nan­do el te­rreno pa­ra que en el 2005 vie­ra por fin la luz el Ca­rre­ra Heuer-01 con to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­me­ti­das un año an­tes. Con es­ta pie­za TAG Heuer ju­ga­ba de ma­ne­ra in­te­li­gen­te con el fac­tor pre­cio, al­go que ha­ce unos años hu­bie­ra so­na­do ex­tra­ño den­tro de es­te sec­tor, pe­ro que ya se ha con­ver­ti­do en una ten­den­cia en las dos úl­ti­mas tem­po­ra­das. El Ca­rre­ra Heuer-01 con­ta­ba, ade­más, con una ima­gen muy su­ges­ti­va, acor­de con el es­pí­ri­tu de­por­ti­vo de la ca­sa. No sa­be­mos si coin­ci­den­cia o no, en su fa­bri­ca­ción se apli­ca­ban so­lu­cio­nes ya uti­li­za­das por Hublot en su exi­to­so Big Bang, la firma de la que pro­ce­día el mis­mo Bi­ver. Al igual que es­tos, el Ca­rre­ra Heuer-01 te­nía una cons­truc­ción de ca­ja mo­du­lar de do­ce ele­men­tos que per­mi­tía una gran va­rie­dad de com­bi­na­cio­nes me­dian­te un sen­ci­llo in­ter­cam­bio de pie­zas sin te­ner que so­por­tar un so­bre­cos­te en la pro­duc­ción. Es­to fun­cio­na­ba de ca­ra a la mar­ca, aun­que pa­ra el pú­bli­co era más im­por­tan­te el atrac­ti­vo de la pie­za y el su­ge­ren­te aca­ba­do ca­la­do de la es­fe­ra que per­mi­tía un fá­cil ac­ce­so a los com­po­nen­tes del mo­vi­mien­to por am­bos la­dos de la ca­ja. Ha­blan­do de es­ta úl­ti­ma, te­nía un diá­me­tro de 45 mi­lí­me­tros, muy en con­so­nan­cia con el ca­rác­ter del re­loj, aun­que siem­pre exis­tía la po­si­bi­li­dad de que re­sul­ta­ra de­ma­sia­do gran­de pa­ra al­gún clien­te. Pa­ra in­ten­tar co­rre­gir es­te pro­ble­ma, TAG Heuer ha anun­cia­do pa­ra es­te Ba­sel­world el lan­za­mien­to de una ver­sión más pe­que­ña, de 43 mi­lí­me­tros con las ca­rac­te­rís­ti­cas del ori­gi­nal inal­te­ra­das. Es­ta pri­me­ra edi­ción se com­po­ne de tres de­cli­na­cio­nes: azul ma­rino, ne­gro in­ten­so y ma­rrón co­ñac. Las tres es­tán dis­po­ni­bles con bra­za­le­te de acero y con la op­ción de co­rrea de piel pa­ra los mo­de­los ma­rrón y azul, y cau­cho pa­ra la ne­gra. A es­tas no­ve­da­des hay que su­mar la ver­sión ya anun­cia­da en enero en Gi­ne­bra del pri­mer Ca­rre­ra Heuer-01 en ca­ja de cerámica ne­gra ma­te, tam­bién dis­po­ni­ble con bra­za­le­te de cerámica o co­rrea de cau­cho. En es­ta oca­sión se con­ser­van los 45 mi­lí­me­tros del pri­mer mo­de­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.