RI­CAR­DO DA­RÍN

El ac­tor ar­gen­tino más pro­duc­ti­vo es­tre­na nue­vo fil­me y nue­vo personaje os­cu­ro en ‘Nie­ve ne­gra’. Y ha­bla de vi­vir el aho­ra sin nos­tal­gias ni an­sie­da­des por un fu­tu­ro en el que aún ve mu­cho tra­ba­jo

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO FO­TO­GRA­FÍAS MI­RIAM BARRAL

Galán eterno

IRENE CRES­PO CUAN­DO EL DI­REC­TOR Fa­bián Bie­lins- ky le dio a Ri­car­do Da­rín el pa­pel del es­ta­fa­dor sin es­crú­pu­los en Nue­ve rei­nas, le di­jo que so­lo ha­bía una co­sa que le “rom­pía las pe­lo­tas” so­bre él y era su sim­pa­tía. En aquel mo­men­to, aho­ra ha­ce ya 17 años, Da­rín triun­fa­ba en la te­le­vi­sión ar­gen­ti­na con una co­me­dia, y era de­ma­sia­do sim­pá­ti­co. A par­tir de Nue­ve rei­nas, su ca­rre­ra no so­lo es­ta­lló en el ci­ne ar­gen­tino, sino tam­bién en Es­pa­ña y en cual­quier otro país de ha­bla his­pa­na. Pe­ro Da­rín si­guió pa­re­cien­do sim­pá­ti­co. No lo pue­de evi­tar ni en una se­sión de fotos ma­dru­ga­do­ra en Ma­drid, ni aun­que el lis­ta­do de per­so­na­jes os­cu­ros que acu­mu­la en su fre­né­ti­ca fil­mo­gra­fía in­ten­ten mos­trar lo con­tra­rio.

En su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, Nie­ve ne­gra, in­ter­pre­ta a otro hom­bre que aña­dir a ese gru­po: os­cu­ro, mis­te­rio­so, ca­lla­do. Otro personaje en el po­lo opues­to al ac­tor que lo in­ter­pre­ta, es­te ar­gen­tino que ha tra­ba­ja­do en las úl­ti­mas dos dé­ca­das a un rit­mo fre­né­ti­co. Sal­va­dor, su personaje en Nie­ve ne­gra, tie­ne ele­men­tos en co­mún con otros que ha in­ter­pre­ta­do. Ha­bla po­co, por ejem­plo, de he­cho, co­mo di­ce su di­rec­tor, ni ha­bla, “su ca­ba­ña ha­bla por él”. Una de las co­sas que des­cu­bri­mos rá­pi­da­men­te con es­te personaje es que no po­día ha­blar de­ma­sia­do, to­do lo que sub­ya­ce en­tre es­tos dos her­ma­nos [Leo­nar­do Sba­ra­glia in­ter­pre­ta al her­mano pe­que­ño] es tan pe­sa­do que es muy di­fí­cil el diá­lo­go en­tre ellos. En reali­dad, en el li­bro ori­gi­nal el personaje ha­bla­ba mu­chí­si­mo más.Te­nía di­ser­ta­cio­nes y lle­ga­mos a ha­cer­las, pe­ro no lo veía­mos, no po­día po­ner­se a dar­se ex­pli­ca­cio­nes, es él quien de­be re­ci­bir ex­pli­ca­cio­nes.

¿Par­ti­ci­pó en el guion en­ton­ces, en la crea­ción del personaje?

No, el guion siem­pre es­tu­vo así, pe­ro yo es­toy des­de el prin­ci­pio en el pro­yec­to. Mar­tín [Ho­da­ra] me lo man­dó a mí pri­me­ro, y me gus­tó mu­cho. Pe­ro me gus­tó el personaje de Sal­va­dor, y Mar­tín que­ría que yo hi­cie­se el personaje de Mar­cos. Pe­ro yo le di­je que Mar­cos te­nía que te­ner co­mo mu­cho 42-43 años. Su con­flic­to no es pa­ra un ti­po de 50 años, y mu­cho me­nos pa­ra uno más ma­yor. No so­lo por su mu­jer y su ma­tri­mo­nio re­cien­te, sino por­que un tío de 50 años ya tie­ne esas co­sas re­suel­tas. Ade­más, me gus­tó mu­cho Sal­va­dor.

¿Qué le gus­tó de él?

To­do. Me gus­tó que fue­ra acu­sa­do, que ca­ye­ra so­bre él to­do el ri­gor de la in­jus­ti­cia acu­mu­la­do du­ran­te tan­to tiem­po.Y, ade­más, me gus­tó al­go a lo que no es­toy úl­ti­ma­men­te acos­tum­bra­do y es a no te­ner el pe­so de la pe­lí­cu­la so­bre mi es­pal­da. En el fon­do es­tos se­cun­da­rios son los más agra­de­ci­dos, los que en­tran, jue­gan y sa­len, el des­gas­te de un pro­ta­gó­ni­co es muy gran­de: son mu­chos mi­nu­tos en pan­ta­lla.

Pro­ba­ble­men­te, des­de Nue­ve rei­nas, es­te es su pri­mer se­cun­da­rio.

He he­cho al­gu­na pe­lí­cu­la co­ral, pe­ro sí, ge­ne­ral­men­te, me cas­ti­gan con el pro­ta­gó­ni­co.

¿Le cues­ta en­con­trar per­so­na­jes dis­tin­tos o tien­den a man­dar­le siem­pre los mis­mos?

No son igua­les, pe­ro di­ga­mos que el ran­go en el que se mueven esos per­so­na­jes pue­de ser más o me­nos si­mi­lar. Hu­bo un mo­men­to en el que nos cau­sa­ba gra­cia por­que hi­ce de abo­ga­do en cua­tro pe­lí­cu­las, eran dis­tin­tos abo­ga­dos, pe­ro eran abo­ga­dos. Son co­sas que se dan así.Yo me que­do con lo que más me en­tu­sias­ma de lo que me ofre­cen, y leo, leo, leo… Leo Sba­ra­glia [ri­sas]. De la oscuridad de la ma­yo­ría de sus per­so­na­jes, ¿tie­ne la cul­pa Fa­bián Bie­linsky por de­cir­le que no fue­ra de­ma­sia­do sim­pá­ti­co?

Lo que pa­só fue que yo ve­nía de ha­cer un pro­gra­ma de te­le­vi­sión que du­ró co­mo cin­co o seis años (Mi cu­ña­do) y, cuan­do tra­ba­jas en te­le­vi­sión, el personaje se pue­de que­dar ins­ta­la­do. Era un personaje muy gra­cio­so, y te­nía un jue­go con el otro pro­ta­go­nis­ta, que eran co­mo una es­pe­cie de Tom y Jerry: aun­que di­jé­ra­mos al­go se­rio, la gen­te se reía. Cuan­do em­pe­za­mos a tra­ba­jar en Nue­ve rei­nas, Bie­linsky me di­jo: “Lo úni­co que te pi­do es que no son­rías ja­más”. Si yo no pen­sa­ba son­reír. “Pe­ro ni una mue­ca”, me di­jo. Y te­nía ra­zón él por­que, a pe­sar de nues­tro cui­da­do, la au­dien­cia lo­gra­ba em­pa­tía con el personaje, al­go ra­rí­si­mo, por­que era una por­que­ría hu­ma­na, una la­cra…

¿Aquel personaje cam­bió la idea que te­nían de us­ted?

No, yo ya ha­bía he­cho otros per­so­na­jes dra­má­ti­cos y se­rios. Pe­ro el im­pac­to de Nue­ve rei­nas fue tan gran­de, no so­lo en Ar­gen­ti­na, sino allá don­de es­tu­vo, que me dio co­mo una mano de pin­tu­ra nue­va, y a par­tir de ahí me con­de­na­ron a ha­cer por­que­rías hu­ma­nas [ri­sas].Ten­go una gran ga­le­ría de por­que­rías hu­ma­nas en mis pe­lí­cu­las.

¿Se con­si­de­ra un ac­tor de in­tui­ción o de mé­to­do?

Creo que soy más in­tui­ti­vo. Sue­na me­dio ra­ro eso, por­que pa­re­ce que ha­go alar­de de la sen­si­bi­li­dad y creo que soy más fres­co en ese sen­ti­do. Me gus­ta que me di­ri­jan, que me es­ti­mu­len, que me co­rri­jan. Los ac­to­res ne­ce­si­ta­mos que nos di­ri­jan. Lo que pa­sa es que se com­pli­ca con el tiem­po por­que, si tie­nes un re­co­rri­do, te en­cuen­tras con di­rec­to­res muy jó­ve­nes y les aga­rra un mie­do que no se atre­ven. Pe­ro eso es un error, por­que las men­tes más jó­ve­nes tam­bién tie­nen pro­pues­tas in­tere­san­tes.

La se­ñal

Di­ri­gió con Mar­tín Ho­ga­ra ha­ce diez años y no ha vuel­to a di­ri­gir, ¿fue una ma­la ex­pe­rien­cia?

Fue fan­tás­ti­ca, pe­ro un po­co amar­ga, por­que nos vi­mos con la res­pon­sa­bi­li­dad de te­ner que ha­cer aque­llo por una cir­cuns­tan­cia muy do­lo­ro­sa que fue la muer­te de su ges­tor y di­rec­tor [Eduar­do Mig­nog­na], que era ami­go nues­tro, al­guien a quien ade­más ado­rá­ba­mos por­que era un ser ma­ra­vi­llo­so. Siem­pre tu­vi­mos en cuen­ta que te­nía­mos

“Aun cuan­do te­nía 25 años, siem­pre me cau­só gra­cia el rol de galán. Creér­te­lo me­re­ce te­ra­pia. No pue­des an­dar por la vi­da con­ven­ci­do de que eres un se­ñor galán”

en­tre ma­nos una his­to­ria de otro, no la nues­tra; y no es que no se pue­da, hay quien lo ha­ce y lo ha­ce muy bien, pe­ro es­tá­ba­mos siem­pre con la his­to­ria de otro, a pe­sar de que la ha­bía­mos cam­bia­do y os­cu­re­ci­do un po­co, po­bre Eduar­do.

¿En­ton­ces pien­sa di­ri­gir de nue­vo?

Lo ten­go en men­te, pe­ro sí ten­go muy cla­ro que tie­ne que ser una his­to­ria mía, que me re­pre­sen­te o que mi par­ti­ci­pa­ción me­jo­re la his­to­ria y no al re­vés.Y en eso an­do. Me ti­ran ti­ros de to­dos la­dos, pe­ro es­toy to­mán­do­me mi tiem­po, a lo me­jor de­ma­sia­do tiem­po [se ríe]… pe­ro es que ten­go mu­cho tra­ba­jo. Aca­ba de cum­plir 60 años, ca­si lle­va 50 de ca­rre­ra, y han pa­sa­do 17 des­de Nue­ve rei­nas en los que no ha pa­ra­do, ¿se plan­tea el fu­tu­ro al mis­mo rit­mo? Ha di­cho al­gu­na vez que no que­ría ser de los que mu­rie­ran en un es­ce­na­rio.

No, de­tes­to ese ti­po de de­cla­ra­cio­nes, co­mo si fué­ra­mos to­dos Gre­ta Gar­bo: “O reg­reso a las ta­blas o no se­ré na­da”. ¿Per­dón? No, ten­go fa­mi­lia, ten­go ami­gos, ten­go un mon­tón de co­sas que ha­cer. No me plan­teo mu­cho el fu­tu­ro. Es­toy en esa cla­se de pe­rio­dos en los que es­toy más con­cen­tra­do en el aquí y aho­ra. A me­di­da que pa­sa el tiem­po y tie­nes más ki­lo­me­tra­je an­da­do, em­pie­zas a dar­te cuen­ta de que, si te que­das re­vi­san­do co­sas del pa­sa­do, sur­ge cier­ta do­sis me­lan­có­li­ca.Y si tie­nes tu mirada pues­ta en qué va a ocu­rrir, te do­mi­na la an­sie­dad.Yo tra­to de no per­der­me lo que es­tá pa­san­do aho­ra, por­que es tan va­lio­so lo que ten­go: mi mu­jer, mis hi­jos, mi fa­mi­lia, mi tra­ba­jo… Lo dis­fru­to tan­to que no quie­ro ace­le­rar­me. Es­to no sig­ni­fi­ca que me ha­ya aban­do­na­do, na­die me po­drá acu­sar de no ha­ber tra­ba­ja­do en los úl­ti­mos años a un rit­mo de al­tí­si­ma in­ten­si­dad, pe­ro me es­toy per­mi­tien­do to­mar las co­sas con más tran­qui­li­dad.

Pe­ro su pro­fe­sión no tie­ne fe­cha de ju­bi­la­ción, no hay pun­to fi­nal.

Eso es­tá bueno, es la me­jor par­te, que no te pro­pon­gan un pun­to fi­nal, que te va­yan cam­bian­do los ro­les, te em­pie­zan a pro­po­ner los abue­li­tos o abue­li­tas si es una co­me­dia [ri­sas]. Pe­ro no hay un pun­to fi­nal. En to­do ca­so, creo que la res­pon­sa­bi­li­dad cae so­bre uno mis­mo. A mí úl­ti­ma­men­te me pro­po­nen guio­nes y les di­go: “Pe­ro si ya no ten­go 30 años, ¿có­mo voy a ha­cer es­to?”. Es ri­dícu­lo. Uno de los ro­les que le han da­do siem­pre es el de galán, “el Cary Grant ar­gen­tino” le lla­man, ¿có­mo se sen­tía con ese rol y có­mo se sien­te aho­ra?

No me pe­leo con esas co­sas, me cau­san gra­cia.Y a pe­sar de có­mo sue­na, 60 años no es tan gra­ve, es gra­ve, pe­ro no es tan gra­ve. Si via­jo en el tiem­po y me acuer­do de cuan­do te­nía 15 años, ha­blar­le a un ti­po de 40 era ha­blar­le a un se­ñor muy ma­yor, los de 60 ya eran abue­li­tos.Yo no es­toy en ese pun­to. El mun­do ha cam­bia­do mu­cho, la ex­pec­ta­ti­va de vi­da ha­ce que los de 50, 60, sean jó­ve­nes. Aun cuan­do te­nía 25 años, siem­pre me cau­só gra­cia el rol de galán. Es gra­cio­so en sí mis­mo. Ade­más, en ca­si to­das las opor­tu­ni­da­des que he te­ni­do de ha­cer de galán nun­ca he pa­ra­do de reír­me, y de cau­sar gra­cia. Es un pro­ble­ma. Creer­te el rol su­po­ne que, al me­nos, tie­nes un pro­ble­mi­ta que me­re­ce te­ra­pia. No pue­des an­dar por la vi­da con­ven­ci­do de que eres un se­ñor galán. Hay una en­tre­vis­ta su­ya cir­cu­lan­do en in­ter­net que de vez en cuan­do se ha­ce vi­ral y le con­vier­te en hé­roe con­tra el sis­te­ma.

Ay, sí, parezco un hé­roe con­tra el star-sys­tem. Po­bre Fan­tino [el en­tre­vis­ta­dor], la gen­te lo des­tro­zó.Yo he sa­li­do a de­fen­der­lo por­que lo co­noz­co bien. Me hi­zo de spa­rring y pa­re­ce que yo fue­ra Gand­hi, pe­ro no lo soy. En La­ti­noa­mé­ri­ca no sa­bes lo que fue.Yo no ten­go na­da en con­tra de los grin­gos, ade­más, sim­ple­men­te me ofre­cie­ron un par de ve­ces dos es­tu­pi­de­ces y les di­je que no, qué voy a ha­cer, pe­ro co­mo la gen­te se ras­ga las ves­ti­du­ras por Holly­wood, creen que ha­cer de mo­zo en una pe­lí­cu­la ya les ga­ran­ti­za el es­tre­lla­to y que se van a co­dear con Ni­co­le Kid­man. Pe­ro no.

“Úl­ti­ma­men­te me pro­po­nen guio­nes y les di­go: ‘Pe­ro si ya no ten­go 30 años, ¿có­mo voy a ha­cer es­to?’. Es ri­dícu­lo”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.