DRI­VE DE CAR­TIER

Dri­ve de Car­tier se man­tie­ne co­mo la apues­ta de la fir­ma pa­ri­si­na por un re­loj ele­gan­te pa­ra el hom­bre con­tem­po­rá­neo. El éxi­to de la co­lec­ción ha lle­va­do a Car­tier a am­pliar­la con dos nue­vas re­fe­ren­cias.

Dapper - - SU­MA­RIO - TEX­TO AN­DRÉS MO­RENO

Si­gue tu ca­mino

CAM­BIO DE RUM­BO en Car­tier pa­ra es­te año. La co­no­ci­da ca­sa de re­lo­je­ría y jo­ye­ría ha destacado en los úl­ti­mos años por ser una de las firmas más crea­ti­vas de la es­ce­na re­lo­je­ra. En ca­da edi­ción del SIHH sa­bía­mos a cien­cia cier­ta que al­go nos sor­pren­de­ría en el stand de Car­tier, ya fue­ra una pie­za de gran com­pli­ca­ción sa­li­da del fa­bu­lo­so ta­ller de Ca­ro­le Fo­res­tier o una re­fe­ren­cia de nue­va crea­ción pa­ra el pú­bli­co más ge­ne­ral. Mien­tras otras mar­cas se cen­tra­ban en re­cu­pe­rar una y otra vez mo­de­los del pa­sa­do, Car­tier era de las po­quí­si­mas que se arries­ga­ba con for­mas iné­di­tas. Así llegaron al mercado co­lec­cio­nes co­mo Ca­li­bre de Car­tier, Clé de Car­tier e, in­clu­so, la me­nos pu­bli­ci­ta­da Ron­de Croi­siè­re de Car­tier. La úl­ti­ma en lle­gar fue Dri­ve de Car­tier el pa­sa­do año. ¿Qué no­ve­dad trae­ría la ca­sa pa­ra el 2017? Nin­gu­na gran­de, de mo­men­to. Co­mo co­men­tó a un se­lec­to gru­po de pe­rio­dis­tas es­pa­ño­les Cy­ri­lle Vig­ne­ron, pre­si­den­te de Car­tier In­ter­na­cio­nal, es el mo­men­to de va­lo­rar el le­ga­do de la mar­ca y des­ta­car aque­llos as­pec­tos que me­jor la iden­ti­fi­can. Es por ello por lo que han de­ci­di­do es­te año cen­trar sus es­fuer­zos en re­cu­pe­rar uno de los ico­nos más re­cien­tes de la mar­ca, el Pant­hè­re, mo­de­lo lan­za­do en 1983 y que pron­to se con­vir­tió en ima­gen em­ble­má­ti­ca de Car­tier. Pe­ro el Pant­hè­re es un re­loj ex­clu­si­va­men­te fe­me­nino. ¿Dón­de queda en­ton­ces el pa­pel del hom­bre pa­ra es­te año? La res­pues­ta es­tá en el Dri­ve de Car­tier.

Re­cor­de­mos que Car­tier lan­zó el pa­sa­do año la co­lec­ción Dri­ve con el ob­je­ti­vo de cu­brir la de­man­da de re­lo­jes ele­gan­tes ex­clu­si­va­men­te mas­cu­li­nos. Dri­ve abría un seg­men­to del mercado no cu­bier­to por el más de­por­ti­vo Ca­li­bre, con el que se com­ple­men­ta a la per­fec­ción. El gran re­co­no­ci­mien­to lo­gra­do por el Dri­ve ha con­ven­ci­do a los res­pon­sa­bles de Car­tier de que tie­nen la ofer­ta mas­cu­li­na bien cu­bier­ta y ne­ce­si­tan sim­ple­men­te am­pliar la lí­nea con nue­vas re­fe­ren­cias. ¿Qué ofre­cía al hom­bre mo­derno el Dri­ve pa­ra que ha­ya te­ni­do tan­to éxi­to? Pues un re­loj de con­cep­ción con­tem­po­rá­nea que es­ca­pa del

di­se­ño tra­di­cio­nal sin caer en la ex­tra­va­gan­cia. Es diferente, con per­so­na­li­dad y muy so­fis­ti­ca­do. El Dri­ve de Car­tier se apre­cia me­jor en la mano, cuan­do po­de­mos ver las sua­ves cur­va­tu­ras que per­fi­lan la ca­ja tan­to en su fron­tal co­mo en el per­fil. Recuerda a las lí­neas de los an­ti­guos co­ches de­por­ti­vos; de­ta­lle más que jus­ti­fi­ca­do si re­cor­da­mos el nom­bre ele­gi­do pa­ra la co­lec­ción. Dri­ve de Car­tier hi­zo su pues­ta de lar­go con tres mo­de­los di­fe­ren­tes. El más sen­ci­llo era la ver­sión tres agu­jas con fe­cha, equi­pa­do con el co­no­ci­do ca­li­bre ma­nu­fac­tu­ra 1904 MC y dis­po­ni­ble des­de 6.050 eu­ros. En un es­ca­lón in­ter­me­dio es­ta­ba la ver­sión de fe­cha gran­de y se­gun­do hu­so ho­ra­rio (des­de 8.500 eu­ros) pa­ra com­ple­tar la lí­nea con una ver­sión Tour­bi­llon Vo­lan­te (87.500 eu­ros).

La pri­me­ra de las no­ve­da­des de Dri­ve de Car­tier pa­ra es­te año es una ver­sión Fa­ses Lu­na­res ins­pi­ra­da en la ver­sión Au­to­má­ti­ca de tres agu­jas. De he­cho, com­par­te las mis­mas di­men­sio­nes de ca­ja (40 mi­lí­me­tros de lar­go por 41 de an­cho) y ba­se me­cá­ni­ca (el ci­ta­do ca­li­bre 1904 MC). La di­fe­ren­cia des­can­sa en la des­apa­ri­ción del se­gun­de­ro in­de­pen­dien­te a las 6 ho­ras pa­ra sus­ti­tuir­lo por un in­di­ca­dor de fa­ses de luna. La iden­ti­dad ori­gi­nal del Dri­ve se man­tie­ne inal­te­ra­ble, al igual que los có­di­gos de iden­ti­fi­ca­ción pro­pios de Car­tier, co­mo son los nú­me­ros ro­ma­nos, las agu­jas de ace­ro pa­vo­na­do o el aca­ba­do pla­tea­do de la es­fe­ra acom­pa­ña­do de un fino gui­llo­ché pa­ra en­ri­que­cer la superficie. Sim­ple­men­te el re­loj ga­na en im­pac­to vi­sual al do­tar­lo del ele­men­to cro­má­ti­co que aporta el dis­co lu­nar, que es­tá ajus­ta­do pa­ra que ten­ga un ci­clo de des­via­ción de un día ca­da 125 años. El Dri­ve de Car­tier es­tá dis­po­ni­ble tan­to en ace­ro co­mo en oro ro­sa, en am­bos casos acom­pa­ña­do de co­rrea de piel de ali­gá­tor. En su di­se­ño se agra­de­ce que los res­pon­sa­bles de Car­tier ha­yan pre­fe­ri­do no re­car­gar en ex­ce­so la es­fe­ra del re­loj, aun­que pa­ra ello ten­gan que pres­cin­dir tan­to del se­gun­de­ro co­mo de la ventana de fe­cha.

Pe­ro ma­yor ejer­ci­cio de sín­te­sis ha su­pues­to el tam­bién nue­vo Ex­tra­flat. Sin du­da ha si­do una de las gran­des sor­pre­sas de es­te SIHH, no tan­to por la no­ve­dad que su­po­ne la lle­ga­da de otro ul­tra­plano al mercado, sino por la maes­tría con la que el equi­po de di­se­ño de Car­tier ha re­suel­to la trans­for­ma­ción de la ver­sión nor­mal del Dri­ve. Re­cor­de­mos que el mo­de­lo au­to­má­ti­co de tres agu­jas más fe­cha te­nía un gro­sor de ca­ja de 11,25 mi­lí­me­tros. En el ca­so del Ex­tra­flat, la al­tu­ra de la ca­ja des­cien­de has­ta 6,6 mi­lí­me­tros. La re­duc­ción del vo­lu­men se ha con­se­gui­do ob­via­men­te con un nue­vo mo­vi­mien­to, aun­que en es­te apar­ta­do es más re­se­ña­ble el mo­do en el que re­loj ha sa­bi­do trans­for­mar­se pa­ra adap­tar­se a las nue­vas di­men­sio­nes. De­cía­mos an­tes que el Dri­ve era un re­loj sen­ci­llo de con­cep­ción, pe­ro com­pli­ca­do de di­bu­jar da­da la mul­ti­tud de cur­vas que de­fi­nen su ca­ja, in­clu­yen­do su abom­ba­do cris­tal de za­fi­ro. El Ex­tra­flat ha sa­bi­do trans­for­mar to­das es­tas cur­vas has­ta de­jar­las en la mí­ni­ma esen­cia y con­ser­var con ella la iden­ti­dad de re­loj. Es­te ejer­ci­cio de adel­ga­za­mien­to tam­bién se pro­lon­ga en la es­fe­ra, en la que se pres­cin­de del se­gun­de­ro pa­ra op­tar por una ima­gen más mi­ni­ma­lis­ta: in­clu­so el tra­di­cio­nal gui­llo­ché de ban­das de la es­fe­ra ha si­do sus­ti­tui­do pa­ra la oca­sión por un más dis­cre­to aca­ba­do so­lea­do. El com­po­nen­te ex­clu­si­vo del Dri­ve Ex­tra­flat queda cla­ro en la co­mer­cia­li­za­ción del mo­de­lo. No es­ta­rá dis­po­ni­ble en ace­ro, so­lo en oro ro­sa y una edi­ción li­mi­ta­da en oro blan­co de 200 pie­zas pa­ra to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.