A. LAN­GE & SONHNE

La luz na­tu­ral que fil­tran sus 253 ven­ta­nas, la tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te y el ba­jo ni­vel de emi­sio­nes de CO2 ha­cen del nue­vo edi­fi­cio de la ma­nu­fac­tu­ra de A. Lan­ge & Soh­ne, en Glas­hüt­te (Ale­ma­nia), el lu­gar idó­neo pa­ra po­ner en prác­ti­ca la fi­lo­so­fía re­lo­je­ra

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO JU­LIÁN NIE­TO

El me­jor en­torno

El le­ga­do de Wal­ter Lan­ge, fa­lle­ci­do el pa­sa­do 17 de enero, se ha­ce evi­den­te en el nue­vo edi­fi­cio de la ma­nu­fac­tu­ra de A. Lan­ge & Soh­ne en Glas­hüt­te (Ale­ma­nia). Lan­ge, uno de los per­so­na­jes cla­ves en la his­to­ria de la re­lo­je­ría del si­glo XX y ver­da­de­ra al­ma ma­ter de la firma sa­jo­na, fue el re­fun­da­dor de la empresa tan so­lo unos días des­pués de caer el mu­ro de Ber­lín, en 1989. Fue el 7 de di­ciem­bre de ese año cuan­do Wal­ter Lan­ge y Gun­ter Blum­lein (fa­lle­ci­do en el 2001) die­ron de al­ta en el re­gis­tro de em­pre­sas ale­ma­nas a es­ta ma­nu­fac­tu­ra, fun­da­da en 1845 por Fer­di­nand Adolph Lan­ge (abue­lo de Wal­ter) tras cua­ren­ta años de os­tra­cis­mo, des­pués de ser na­cio­na­li­za­da por las au­to­ri­da­des co­mu­nis­tas de la ex­tin­ta Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na (DDR) allá por 1948.

Wal­ter Lan­ge y su pe­que­ño gru­po de tra­ba­jo no ce­ja­ron en su em­pe­ño de de­vol­ver a la re­lo­je­ría sa­jo­na a lo más al­to de un sec­tor do­mi­na­do tra­di­cio­nal­men­te por las ma­nu­fac­tu­ras sui­zas. En 1994, tras cin­co años de ex­te­nuan­te tra­ba­jo, A. Lan­ge & Soh­ne pre­sen­tó su pri­me­ra co­lec­ción de re­lo­jes con el Lan­ge 1 a la ca­be­za, su mo­de­lo más re­pre­sen­ta­ti­vo.

Vein­ti­sie­te años des­pués de aquel 7 de di­ciem­bre de 1989,Wal­ter Lan­ge ha de­ja­do a A. Lan­ge & Soh­ne en la cús­pi­de de la al­ta re­lo­je­ría mun­dial y con una ga­ma de mo­de­los que ya han pa­sa­do a la his­to­ria de es­te ofi­cio. Sin du­da, se ha ido con el ob­je­ti­vo cum­pli­do de si­tuar a la pe­que­ña po­bla­ción de Glas­hüt­te y a la re­gión de Sa­jo­nia en la van­guar­dia re­lo­je­ra.

Lle­ga­mos a Al­ten­ber­ger Stras­se, 16-18, en la lo­ca­li­dad sa­jo­na de Glas­hüt­te, a unos 40 ki­ló­me­tros al es­te de Dres­de. Es aquí don­de se ha le­van­ta­do el nue­vo edi­fi­cio que al­ber­ga la ma­nu­fac­tu­ra de A. Lan­ge & Soh­ne. La nue­va se­de, que ha tar­da­do tres años en ser cons­trui­da, ha si­do idea­da por el es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra Jes­sen­wo­llen­wei­der, con se­de en

la ciu­dad sui­za de Ba­si­lea, y se in­te­gra per­fec­ta­men­te en el sky­li­ne de te­chos pi­za­rro­sos de es­ta pe­que­ña lo­ca­li­dad ale­ma­na.

Lla­man la aten­ción las 253 ven­ta­nas que inun­dan to­dos los la­dos del edi­fi­cio pa­ra que la luz na­tu­ral pe­ne­tre y ayu­de a los re­lo­je­ros a rea­li­zar sus ta­reas con la lu­mi­no­si­dad del día. En to­tal, son cerca de 5.500 me­tros cua­dra­dos di­vi­di­dos en dos sec­cio­nes uni­das por un puen­te de cris­tal cu­ya ca­rac­te­rís­ti­ca pri­mor­dial es el mí­ni­mo im­pac­to ecológico que pro­du­ce, ya que es­te edi­fi­cio se ha con­ver­ti­do en la ma­yor plan­ta geo­tér­mi­ca de to­da la re­gión gra­cias a un mo­derno sis­te­ma de po­zos in­crus­ta­dos ba­jo tie­rra a 125 me­tros que re­co­ge el ca­lor del sub­sue­lo y man­tie­ne un cli­ma agra­da­ble en el in­te­rior del edi­fi­cio du­ran­te to­do el año, y prác­ti­ca­men­te sin emi­sio­nes de CO2. En el nue­vo edi­fi­cio se en­cuen­tran los ate­liers de los re­lo­je­ros con pa­re­des fle­xi­bles, gran­des aper­tu­ras pa­ra la en­tra­da de luz na­tu­ral y am­plias ins­ta­la­cio­nes con una mí­ni­ma en­tra­da de re­si­duos aé­reos.

Una de las sa­las que vi­si­ta­mos es el ta­ller de com­pli­ca­cio­nes. Si hay al­go que ca­rac­te­ri­za a A. Lan­ge & Soh­ne es la ex­cel­sa ca­li­dad de sus re­lo­jes com­pli­ca­dos. En­tre es­tas cua­tro pa­re­des se rea­li­zan to­das y ca­da una de las la­bo­res que com­po­nen el ofi­cio re­lo­je­ro. Una com­pli­ca­ción pue­de lle­var de­trás has­ta sie­te años de desa­rro­llo, y lla­ma la aten­ción có­mo con­vi­ven re­lo­je­ros ve­te­ra­nos con otros mu­cho más jó­ve­nes. Lan­ge siem­pre se ha preo­cu­pa­do de trans­mi­tir la ma­ne­ra sa­jo­na de ha­cer re­lo­je­ría y, por eso, tie­ne la for­ma­ción de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de re­lo­je­ros muy pre­sen­te en su día a día. Ca­da una de las pie­zas que com­po­nen un mo­vi­mien­to se fa­bri­ca en la ma­nu­fac­tu­ra. Una vez fa­bri­ca­das, se so­me­ten a ex­haus­ti­vos con­tro­les de ca­li­dad que ve­ri­fi­ca­rán su ido­nei­dad pa­ra for­mar par­te del mo­vi­mien­to del re­loj.

El mo­vi­mien­to de ca­da uno de los re­lo­jes de A. Lan­ge & Soh­ne se fa­bri­ca ín­te­gra­men­te aquí y, tal co­mo ex­pli­ca Mar­co Wolff, re­lo­je­ro de la ca­sa: “El pro­ce­so de en­sam­bla­je de to­das las pie­zas del mo­vi­mien­to sue­le lle­var en­tre cua­tro y seis se­ma­nas”, de­bi­do a la ex­tre­ma di­fi­cul­tad que su­po­ne es­ta ta­rea “pa­ra la que ha­cen fal­ta en­tre cin­co y diez años de apren­di­za­je pa­ra po­der rea­li­zar­la sa­tis­fac­to­ria­men­te”.

Otra de las ar­tes que se do­mi­na en A. Lan­ge & Soh­ne es la del gra­ba­do y la del pu­li­do –to­dos es­tos tra­ba­jos se rea­li­zan siem­pre a mano, nun­ca en má­qui­nas–. Tam­bién vi­si­ta­mos la sa­la don­de se eje­cu­tan es­tos tra­ba­jos. De la mano de Nor­bert Win­dec­ker, uno de los res­pon­sa­bles de es­te de­par­ta­men­to, des­cu­bri­mos que “por pe­que­ña que sea la pie­za, es­ta de­be cum­plir con ri­gu­ro­sos es­tán­da­res ar­te­sa­na­les y es­té­ti­cos. Se ne­ce­si­tan va­rios me­ses de prác­ti­ca so­lo pa­ra eje­cu­tar per­fec­ta­men­te un aca­ba­do pu­li­do plano, mien­tras que, en el bi­se­la­do, se ha­ce hin­ca­pié en ga­ran­ti­zar que los bor­des no so­lo se bi­se­len al mis­mo án­gu­lo, sino tam­bién a la mis­ma an­chu­ra”.

Más ade­lan­te, ve­mos có­mo se tra­ba­ja el per­la­do, una téc­ni­ca que se rea­li­za en las su­per­fi­cies in­te­rio­res de las ple­ti­nas y de los puen­tes, así co­mo en el re­ver­so de la es­fe­ra. Es­ta de­co­ra­ción se lle­va a ca­bo con una cla­vi­ja abra­si­va giratoria que pun­tea la pie­za, pro­gre­san­do des­de el ex­te­rior ha­cia el in­te­rior y su­per­po­nién­do­se al pun­to an­te­rior­men­te eje­cu­ta­do.

So­lo unas po­cas y se­lec­tas pie­zas es­tán

de­co­ra­das con la in­trin­ca­da téc­ni­ca de pu­li­do ne­gro (una de las se­ñas de iden­ti­dad de la firma ale­ma­na), en­tre ellas, el puen­te del tour­bi­llon del Tour­bo­graph “Pour le Mé­ri­te”. Es­te pro­ce­so pue­de du­rar va­rios días. Usan­do pas­tas abra­si­vas especiales, las pie­zas se pu­li­rán ma­nual­men­te en una pla­ca de zinc o es­ta­ño has­ta que co­jan el ca­rac­te­rís­ti­co tono ne­gro cuan­do la luz in­ci­da so­bre ellas en un de­ter­mi­na­do án­gu­lo.

Tam­bién asis­ti­mos al mon­ta­je de los mo­vi­mien­tos, que no se lle­va a ca­bo una vez, sino dos. Du­ran­te el pri­mer mon­ta­je se rea­li­za el en­sam­bla­je de to­das las par­tes del mo­vi­mien­to. Des­pués, se vuel­ven a des­mon­tar, se vuel­ven a lim­piar pa­ra evi­tar que par­tí­cu­las de pol­vo pue­dan en­trar en el mo­vi­mien­to y se mon­tan de nue­vo por se­gun­da vez. Es­te pro­ce­so de en­sam­bla­je, que con­su­me mu­cho tiem­po, se lle­va a ca­bo con ca­da re­loj que se fa­bri­ca en Glas­hüt­te, sin ex­cep­ción.

Por úl­ti­mo, des­cu­bri­mos có­mo fun­cio­na la ma­nu­fac­tu­ra ale­ma­na en el tra­ta­mien­to de las ca­jas. Dos as­pec­tos son im­por­tan­tí­si­mos en es­ta ta­rea: la in­tro­duc­ción del mo­vi­mien­to en el in­te­rior de la ca­ja y el pro­pio pro­ce­so de crea­ción de la ca­ja. Lan­ge so­lo tra­ba­ja con me­ta­les pre­cio­sos co­mo son el oro blan­co, el oro ro­sa y el pla­tino, y ofre­ce un servicio de man­te­ni­mien­to y re­pa­ra­ción de la ca­ja mo­dé­li­co, ya que se apli­can téc­ni­cas lá­ser que no son in­va­si­vas pa­ra el me­tal pre­cio­so. De es­te mo­do, se pue­de re­pa­rar cual­quier des­per­fec­to de la ca­ja sin que su­fra el ma­te­rial del que es­tá he­cha.To­das las sa­las de tra­ba­jo den­tro de la ma­nu­fac­tu­ra son una mues­tra más que su­fi­cien­te de que en es­tas cua­tro pa­re­des la­te una fi­lo­so­fía y una ma­ne­ra sin­gu­lar y pre­ci­sa de ser y de en­ten­der la re­lo­je­ría.

EL EN­SAM­BLA­JE DE UN MO­VI­MIEN­TO PUE­DE LLE­VAR EN­TRE CIN­CO Y DIEZ AÑOS DE APREN­DI­ZA­JE

El gra­ba­do y el pu­li­do que se ha­ce de las di­fe­ren­tes pie­zas que cons­ti­tu­yen la ca­ja de los re­lo­jes de A. Lan­ge & Soh­ne se ha­ce siem­pre a mano y tie­nen que ajus­tar­se a unos de­ter­mi­na­dos es­tán­da­res es­té­ti­cos

Wal­ter Lan­ge, quien de­vol­vió a la firma sa­jo­na a la cús­pi­de re­lo­je­ra, fa­lle­ció el pa­sa­do 17 de enero a los 93 años de edad

El ajus­te de las pie­zas del re­loj re­quie­re pre­ci­sión y me­ticu­losi­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.