VIA­JES

Ex­tra­va­gan­tes ras­ca­cie­los se mez­clan con tra­di­cio­na­les mez­qui­tas y lu­jo­sos ho­te­les en el co­ra­zón de Abu Da­bi, el más ri­co de los sie­te es­ta­dos que con­for­man los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos. A me­dio ca­mino en­tre la van­guar­dia y la tra­di­ción, en­tre el pa­sa­do y f

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO LO­RE­NA G. DÍAZ

Abu Da­bi, pre­sen­te per­fec­to + Shang­hái en sie­te pa­sos

MÁS ALLÁ de to­do lo su­per­la­ti­vo que de­fi­ne a Abu Da­bi (el edi­fi­cio más al­to del mun­do, las me­jo­res pis­tas de es­quí ar­ti­fi­cia­les, la mez­qui­ta más be­lla o el pas­tel más ca­ro ser­vi­do con oro en el Emirates Pa­la­ce), es­te emi­ra­to si­gue sien­do un lu­gar con per­so­na­li­dad pro­pia don­de los mer­ca­dos lo­ca­les, y no los cen­tros co­mer­cia­les, con­ti­núan sien­do los me­jo­res si­tios pa­ra com­prar y com­par­tir con sus ha­bi­tan­tes. En Abu Da­bi, al igual que ocu­rre en Du­bái, el ori­gen del cre­ci­mien­to se ha de­bi­do al pe­tró­leo, con la di­fe­ren­cia de que el pe­que­ño de los Emi­ra­tos no se ha aco­mo­da­do a ello y se nie­ga a vi­vir de un re­cur­so li­mi­ta­do. Pa­ra Abu Da­bi to­do cam­bió a fi­na­les de los años no­ven­ta, cuan­do sus go­ber­nan­tes, la fa­mi­lia Al Nah­yan, de­ci­die­ron di­ver­si­fi­car­se y ex­plo­rar nue­vas vías de aper­tu­ra y cre­ci­mien­to, dan­do lu­gar a iconos co­mo la ae­ro­lí­nea Etihad Airways;Yas Is­land, un pa­raí­so ar­ti­fi­cial con su pro­pia pis­ta de Fór­mu­la1, o el par­que de atrac­cio­nes Fe­rra­ri

World; se­des de mu­seos co­mo el Gug­gen­heim o el Lou­vre; un nue­vo cam­pus de la New York Uni­ver­sity y La Sor­bo­na; o la jo­ya de la co­ro­na del emi­ra­to, la mez­qui­ta Sheikh Za­yed. Aquí, ro­dea­da de már­mol, pie­dras pre­cio­sas, re­zos y cris­ta­les de Swa­rovs­ki, se en­cuen­tra la al­fom­bra más gran­de del mun­do, que, mu­lli­da y sua­ve, acom­pa­ña a los mu­sul­ma­nes a la ho­ra del re­zo. A la mez­qui­ta hay que en­trar con los bra­zos y las pier­nas cu­bier­tos, de ahí que lo más nor­mal sea ver a las mu­je­res ves­ti­das con una aba­ya (ves­ti­do lar­go) y cu­brien­do su ca­be­llo con una shay­la (un pa­ñue­lo). Su gran sue­lo de már­mol es­tá re­fri­ge­ra­do du­ran­te to­do el año.

Edu­ca­ción, in­no­va­ción y cul­tu­ra son hoy por hoy los tres pi­la­res so­bre los que se asien­tan el pre­sen­te y el fu­tu­ro de Abu Da­bi, pe­ro, a pe­sar de es­te cre­ci­mien­to, lla­ma po­de­ro­sa­men­te la aten­ción có­mo el emi­ra­to si­gue man­te­nien­do in­tac­tas sus cos­tum­bres. Uno de los me­jo­res ejem­plos es el mer­ca­do de pes­ca­do Mi­na Za­yed, don­de los lu­ga­re­ños si­guen abas­te­cien­do su des­pen­sa ale­ja­dos de gran­des cen­tros co­mer­cia­les, lu­jo y lu­ces de neón. Es el au­tén­ti­co Abu Da­bi, don­de com­prar co­lo­ri­das va­rie­da­des de pe­ces del Gol­fo, ca­ma­ro­nes de Du­bái o lan­gos­tas de Omán. La vi­da co­ti­dia­na trans­cu­rre en­tre los souks (zo­cos), don­de los ciu­da­da­nos acu­den pa­ra com­prar su co­mi­da y has­ta su ro­pa. Son un re­cor­da­to­rio vi­vo de que, a pe­sar de los ca­rí­si­mos co­ches, los ki­los de már­mol de Ca­rra­ra o los cen­tros co­mer­cia­les al más pu­ro es­ti­lo de Nue­vaYork, aún exis­te un ver­da­de­ro Abu Da­bi. SAADIYAT: LA IS­LA DE LA CUL­TU­RA En po­cos lu­ga­res del mun­do se con­den­san im­por­tan­tes nom­bres co­mo Frank Gehry o Zaha Ha­did con obra pro­pia. De Gehry se­rá el ter­cer Gug­gen­heim del mun­do (tras los de Nue­va York y Bilbao), y es­tu­dios co­mo el de la re­cien­te­men­te fa­lle­ci­da Zaha Ha­did do­ta­rán de sen­ti­do y es­truc­tu­ra al Abu Da­bi Arts Cen­tre. Otro de los gran­des, Nor­man Fos­ter, re­ma­ta la pri­me­ra ciu­dad sos­te­ni­ble del mun­do, Mas­dar, una eco­ciu­dad li­bre de emi­sio­nes de car­bono ubi­ca­da en pleno de­sier­to, y Jean Nou­vel se­rá el pri­me­ro con su su­cur­sal lo­cal del Lou­vre.

Y si de día Abu Da­bi sor­pren­de, la ex­pe­rien­cia de dor­mir tam­po­co se que­da cor­ta. En un lu­gar em­pe­ña­do en su­pe­rar­se a sí mis­mo re­sul­ta to­do un lu­jo po­der dor­mir en­tre hu­me­da­les pro­te­gi­dos en el Anan­ta­ra Eas­tern Man­gro­ves Re­sort & Spa. Con vis­tas al sky­li­ne de la ciu­dad, se tra­ta de un re­sort ur­bano con ex­cep­cio­na­les vis­tas y em­bria­ga­dor aro­ma de azahar. Un spa y un ex­ce­len­te res­tau­ran­te tai­lan­dés son al­gu­nos de sus me­jo­res atrac­ti­vos, pe­ro hay mu­chos más. Co­mo tam­bién los hay en el de­sier­to en el de­sier­to, en­tre ele­gan­tes du­nas que cam­bian ca­da no­che en el Anan­ta­ra Qasr Al Sa­rab. Re­mo­to y ro­mán­ti­co, el he­cho de dor­mir en mi­tad de la na­da, muy pró­xi­mo a la fron­te­ra con Ara­bia Sau­dí, re­ma­ta la exó­ti­ca ex­pe­rien­cia de vi­si­tar Abu Da­bi. Fiel re­fle­jo emi­ra­tí, el ho­tel Qasr Al Sa­rab es uno de los alo­ja­mien­tos más es­pec­ta­cu­la­res del mun­do, ubi­ca­do en mi­tad de una re­gión tan in­hós­pi­ta y es­té­ril co­mo hip­no­ti­zan­te. Aquí se ro­da­ron algunas de las es­ce­nas más es­pec­ta­cu­la­res de La gue­rra de las ga­la­xia­sVII: el des­per­tar de la fuer­za y aquí se pue­de vi­vir una es­tan­cia de cuen­to gra­cias a sus am­plias, si­len­cio­sas y con­for­ta­bles ha­bi­ta­cio­nes, a sus enor­mes pis­ci­nas y las nu­me­ro­sas es­tan­cias –bi­blio­te­ca, pa­tios, res­tau­ran­tes–, don­de de­jar que el tiem­po pa­se. Fue­ra, y cuan­do el sol da una tre­gua, es una bue­na idea sa­lir a sur­car las du­nas a bor­do de un 4 × 4 o bien en ca­me­llo, guia­dos por un au­tén­ti­co be­duino que ha­rá más reali­dad, si ca­be, un via­je de cuen­to de Las mil y una no­ches. ASÍ EN EL CIE­LO CO­MO EN LA TIE­RRA Etihad es, ade­más de la com­pa­ñía de ban­de­ra de Abu Da­bi, un or­gu­llo na­cio­nal pa­ra el emi­ra­to. No es pa­ra me­nos si ha­bla­mos de una ae­ro­lí­nea que pre­su­me de po­seer el apar­ta­men­to más gran­de del mun­do en un avión co­mer­cial. Con un sa­lón, dor­mi­to­rio in­de­pen­dien­te y cuar­to de ba­ño pri­va­do con du­cha, es la úni­ca sui­te de tres ha­bi­ta­cio­nes de un avión co­mer­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.