STE­VE MCCURRY

Ste­ve McCurry se ha con­ver­ti­do en uno de los fo­tó­gra­fos más im­por­tan­tes del si­glo XX gra­cias a sus im­pac­tan­tes re­por­ta­jes de gue­rra, a pre­mia­das imá­ge­nes de via­jes y a re­tra­tos de per­so­nas anó­ni­mas que ha co­no­ci­do al­re­de­dor del mun­do. Aho­ra pre­sen­ta un nu

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO DA­VID MOREU FO­TO­GRA­FÍAS FLAMINIA PELAZZI

Cuan­do el fo­tó­gra­fo es la es­tre­lla

EL TRA­BA­JO DE LOS FOTORREPORTEROS siem­pre ha es­ta­do en­vuel­to en un ha­lo de mis­te­rio y ha des­per­ta­do la cu­rio­si­dad de to­das aque­llas per­so­nas que se han cru­za­do al­gu­na vez con sus imá­ge­nes en re­vis­tas o en ex­po­si­cio­nes. Una sim­ple foto en­cie­rra una his­to­ria que tie­ne el po­der de des­cu­brir­nos lu­ga­res re­mo­tos, de con­cien­ciar­nos so­bre pro­ble­mas so­cia­les e in­clu­so pue­de ayu­dar a cam­biar el mun­do. Cuan­do Ste­ve McCurry es­tu­dia­ba tea­tro en la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia (Es­ta­dos Uni­dos), a me­dia­dos de los años 70, en­se­gui­da tu­vo cla­ro que es­ta pro­fe­sión po­día ser un buen pa­sa­por­te pa­ra re­co­rrer paí­ses le­ja­nos y co­no­cer otras reali­da­des a tra­vés de la óp­ti­ca de su cá­ma­ra. Po­co ima­gi­na­ba que se con­ver­ti­ría en un icono de la cul­tu­ra po­pu­lar gra­cias a sus re­por­ta­jes de gue­rra, a re­tra­tos tan fa­mo­sos co­mo el de la ni­ña af­ga­na y a sus exó­ti­cas fotos de via­jes. Mien­tras to­da­vía re­sue­na la polémica so­bre la su­pues­ta ma­ni­pu­la­ción de sus imá­ge­nes, la editorial Phai­don aca­ba de pre­sen­tar un li­bro ti­tu­la­do So­bre la lec­tu­ra en el que re­vi­sa su ex­ten­sa obra y pro­po­ne una re­fle­xión so­bre la ma­gia que en­cie­rra el ac­to de leer. Se gra­duó en ar­tes es­cé­ni­cas en 1974 y su úl­ti­mo li­bro es un via­je al­re­de­dor del mun­do a tra­vés de la lec­tu­ra. ¿Cree que es­te tra­ba­jo cie­rra un ci­clo personal co­mo na­rra­dor de his­to­rias?

Con­tar his­to­rias es una de las par­tes más im­por­tan­tes de la fo­to­gra­fía y lo mis­mo su­ce­de con el ci­ne. Siem­pre qui­se di­ri­gir pe­lí­cu­las y en la uni­ver­si­dad me ma­tri­cu­lé en cla­ses de ci­ne­ma­to­gra­fía y de his­to­ria del sép­ti­mo ar­te. Te­nía muy cla­ro que eso era lo que que­ría ha­cer. Pe­ro re­sul­ta que los de­par­ta­men­tos de ci­ne y de tea­tro es­ta­ban co­nec­ta­dos, así que tam­bién es­tu­dié teo­ría del guion, téc­ni­cas de ilu­mi­na­ción, di­se­ño de de­co­ra­dos, un po­co de in­ter­pre­ta­ción, di­rec­ción y fo­to­gra­fía. Fue en­ton­ces cuan­do me com­pré una cá­ma­ra pe­que­ña y em­pe­cé a dis­fru­tar con la in­me­dia­tez de cap­tu­rar mo­men­tos for­tui­tos que su­ce­dían en las ca­lles, sin te­ner que ha­cer un tra­ba­jo pre­vio de pro­duc­ción o de edi­ción. Ade­más, los ca­rre­tes eran muy ba­ra­tos y com­pra­ba los ne­ga­ti­vos a me­tros. So­la­men­te se ne­ce­si­ta a una per­so­na pa­ra ha­cer fotos: tú mis­mo. Tam­po­co se re­quie­re un gran equi­po de lu­ces ni de ma­te­rial téc­ni­co. Por el con­tra--

rio, pa­ra ro­dar una pe­lí­cu­la se ne­ce­si­ta­ba un ce­lu­loi­de es­pe­cial y un equi­po de so­ni­do. La fo­to­gra­fía es más es­pon­tá­nea y esa apro­xi­ma­ción era lo que me pa­re­cía más na­tu­ral. ¿Qué re­cuer­dos tie­ne de sus pri­me­ros pro­yec­tos co­mo fo­tó­gra­fo? Su­pon­go que fue una épo­ca de des­cu­bri­mien­to y de ex­pe­ri­men­ta­ción con la cá­ma­ra. Des­pués de gra­duar­me en el ins­ti­tu­to, de­ci­dí ha­cer un gran via­je por Amé­ri­ca del Sur an­tes de em­pe­zar las cla­ses en la uni­ver­si­dad. Fue la pri­me­ra vez que va­ga­ba sin rum­bo y que ex­plo­ra­ba el mun­do con la cá­ma­ra. Re­cuer­do que hi­ce mi pri­me­ra foto bue­na en Ciu­dad de Mé­xi­co. Re­sul­ta que ha­bía un hom­bre sin ho­gar dur­mien­do fren­te a una tien­da de mue­bles y es­ta­ba al la­do de un so­fá nue­vo ex­pues­to en el es­ca­pa­ra­te. Esa yux­ta­po­si­ción con­ta­ba una his­to­ria y re­fle­ja­ba una reali­dad so­cial. Des­de en­ton­ces, eso es lo que quie­ro lo­grar con mis imá­ge­nes. La fo­to­gra­fía es es­pe­cial gra­cias a su in­me­dia­tez y su es­pon­ta­nei­dad. En 1978, des­pués de ha­ber tra­ba­ja­do va­rios años en los Es­ta­dos Uni­dos, de­ci­dió re­co­rrer la In­dia y Asia co­mo fo­tó­gra­fo free­lan­ce. Evi­den­te­men­te, mu­chos de aque­llos paí­ses es­ta­ban en gue­rra…

Mis fo­to­gra­fías de con­flic­tos bé­li­cos en va­rios lu­ga­res del mun­do, in­clui­do Af­ga­nis­tán, tie­nen más de vein­te años de his­to­ria. Nun­ca me in­tere­sa­ron las gue­rras, sino las con­se­cuen­cias que te­nían en las per­so­nas… por ejem­plo, los mi­les de ci­vi­les que que­da­ban atrapados en me­dio de zo­nas mi­li­ta­ri­za­das o los re­fu­gia­dos. Ha­ce mu­cho tiem­po, hu­bo un pe­rio­do en mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en el que to­do el tra­ba­jo se cen­tra­ba en paí­ses en con­flic­to. Sin em­bar­go, aho­ra pre­fie­ro re­tra­tar otro ti­po de pro­yec­tos que me per­mi­ten des­cu­brir si­tios nue­vos y co­no­cer a gen­te que me ge­ne­ra cu­rio­si­dad pa­ra apren­der. El tra­ba­jo de los re­por­te­ros de gue­rra re­sul­ta fas­ci­nan­te y des­co­no­ci­do al mis­mo tiem­po. ¿Po­dría con­tar­nos có­mo se pre­pa­ró pa­ra cu­brir aque­llos con­flic­tos bé­li­cos?

Via­jé a Pa­kis­tán a los vein­te años y co­no­cí a va­rias per­so­nas de Nu­ris­tán, una pro­vin­cia al otro la­do de la fron­te­ra en el nores­te de Af­ga­nis­tán. Me ha­bla­ron so­bre los pue­blos que el ejér­ci­to af­gano ha­bía des­trui­do por­que es­ta­ban asus­ta­dos, en­fa­da­dos y preo­cu­pa­dos por el fu­tu­ro de su país. En­ton­ces les di­je que era fo­tó­gra­fo e, in­me­dia­ta­men­te, me pi­die­ron que con­ta­ra su his­to­ria pa­ra que el res­to del mun­do su­pie­ra qué su­ce­día allí.Yo nun­ca ha­bía he­cho fotos en zo­nas de gue­rra y, cuan­do vi­nie­ron a bus­car­me a la ma­ña­na si­guien­te, tu­ve que pen­sar­lo dos ve­ces an­tes de acom­pa­ñar­los. No obs­tan­te, que­ría cum­plir con mi com­pro­mi­so por­que creía que era una his­to­ria que ne­ce­si­ta­ba ser con­ta­da. Me vis­tie­ron con un vie­jo sal­war ka­meez tí­pi­co de la re­gión y cru­za­mos ile­gal­men­te la fron­te­ra de Af­ga­nis­tán. Es­ta­ba en una área prohi­bi­da, ca­mino a una gue­rra, y re­cuer­do que hu­bo bom­bar­deos. Des­pués de cin­co días, em­pe­cé a te­ner más con­fian­za en mi tra­ba­jo, a pe­sar de que ha­bía mo­men­tos en los que desea­ba es­tar en cual­quier otro lu­gar. Sin em­bar­go, te­nía cla­ro que me ha­bía me­ti­do yo so­lo en aque­lla si­tua­ción y no iba a re­ne­gar de mi pro­me­sa ni a re­tro­ce­der. A lo lar­go de su ca­rre­ra tam­bién ha he­cho fotos en cam­pos de re­fu­gia­dos. ¿Qué opi­na so­bre la si­tua­ción que se vi­ve ac­tual­men­te en Eu­ro­pa con es­te pro­ble­ma tan re­le­van­te? Creo que siem­pre de­be­ría­mos tra­tar a la gen­te con dig­ni­dad, sin im­por­tar quié­nes son o de dón­de vie­nen. Es evi­den­te que la si­tua­ción ac­tual de los re­fu­gia­dos en Eu­ro­pa re­quie­re un gran tra­ba­jo y mu­cha crea­ti­vi­dad pa­ra en­con­trar una po­si­ble so­lu­ción. Mien­tras tan­to, no de­be­mos ol­vi­dar nues­tra na­tu­ra­le­za hu­ma­na y la ne­ce­si­dad de res­pe­tar­nos los unos a los otros. El te­ma cen­tral de sus fo­to­gra­fías son per­so­nas rea­li­zan­do ac­cio­nes co­ti­dia­nas. ¿Acos­tum­bra a in­ter­ac­tuar con la gen­te an­tes de re­tra­tar­los o pre­fie­re im­pro­vi­sar so­bre la mar­cha?

Al ha­blar por pri­me­ra vez con al­guien a quien me in­tere­sa­ría re­tra­tar, siem­pre in­ten­to mos­trar una son­ri­sa amis­to­sa y tra­tar­lo con res­pe­to. En­ton­ces mu­chos acep­tan ser fo­to­gra­fia­dos. La cla­ve pa­ra co­mu­ni­car­me con al­guien con quien no com­par­to idio­ma es com­pren­der bien la si­tua­ción que vi­ve y los ma­ti­ces de aquel bre­ve ins­tan­te en el que coin­ci­di­mos. Siem­pre re­sul­ta de ayu­da te­ner al la­do a una per­so­na que co­no­ce la cul­tu­ra lo­cal y te pue­de acon­se­jar so­bre los lu­ga­res que pue­des o no pue­des vi­si­tar co­mo ex­tran­je­ro. Cuan­do eso no es po­si­ble, un len­gua­je cor­po­ral no ame­na­zan­te y una son­ri­sa son ma­ne­ras uni­ver­sa­les de mos­trar que no les ha­rás da­ño.Tan­to yo co­mo la gen­te que re­tra­to sen­ti­mos una atrac­ción mu­tua, pues­to que te­ne­mos un ros­tro pa­re­ci­do, aun­que so­mos com­ple­ta­men­te dis­tin­tos. Esa di­fe­ren­cia es fas­ci­nan­te por­que, mu­chas ve­ces, nues­tras ca­ras es­con­den una his­to­ria in­creí­ble. Ha­cer re­tra­tos im­pli­ca es­pe­rar el mo­men­to ade­cua­do en el que se re­ve­la la au­tén­ti­ca per­so­na­li­dad de la gen­te. Por otro la­do, en­con­tra­mos sus pre­mia­das fo­to­gra­fías de via­jes. ¿Qué ti­po de pla­ni­fi­ca­ción rea­li­za ha­bi­tual­men­te an­tes de vi­si­tar por pri­me­ra vez un país? Quie­ro que la in­ves­ti­ga­ción pre­via me sir­va pa­ra lle­gar a los lu­ga­res con una idea muy cla­ra de lo que ha­ré. Sin em­bar­go, no tie­ne sen­ti­do per­der el tiem­po tra­tan­do de ha­cer­te una ima­gen men­tal del país o de la ciu­dad por­que siem­pre te aca­ba­rá de­cep­cio­nan­do. Las ideas pre­con­ce­bi­das no fun­cio­nan. Nor­mal­men­te lle­go y me su­mer­jo en las si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas co­mo pun­to de par­ti­da. Uno de los prin­ci­pios más im­por­tan­tes que he apren­di­do gra­cias a mi tra­ba­jo es tra­tar de lle­gar al nú­cleo de la his­to­ria que quie­res con­tar. En­cuen­tra la his­to­ria y bu­cea en ella. De­ma­sia­da pre­pa­ra­ción pue­de con­du­cir a la pro­cras­ti­na­ción. Lo esen­cial es sa­lir a la ca­lle, sa­car la cá­ma­ra y re­du­cir el tiem­po que pa­sas in­ves­ti­gan­do. Nun­ca de­bes pa­rar de ha­cer fotos por­que ese es tu ob­je­ti­vo prin­ci­pal. Al pre­pa­rar un li­bro co­mo So­bre la

lec­tu­ra de­be re­vi­sar a fon­do su pro­pio ar­chi­vo en bus­ca de las me­jo­res imá­ge­nes. ¿Có­mo es la ex­pe­rien­cia de via­jar en el tiem­po a tra­vés de su obra? Cap­té to­das las fotos que apa­re­cen en es­te li­bro de ma­ne­ra im­pro­vi­sa­da du­ran­te mis cua­ren­ta años de ca­rre­ra. Cuan­do vi­si­to lu­ga­res al­re­de­dor del mun­do, in­ten­to fo­to­gra­fiar las co­sas que me in­tere­san a ni­vel personal o que me ge­ne­ran cu­rio­si­dad. De­bo te­ner unos vein­te te­mas re­cu­rren­tes, co­mo la lec­tu­ra, el tra­ba­jo, la re­li­gión, los jue­gos y el fút­bol. Ca­da vez que me cru­zo con al­guien que rea­li­za al­gu­na de es­tas ac­ti­vi­da­des, siem­pre me pa­ro, ob­ser­vo y ha­go fotos. Real­men­te ten­go su­fi­cien­te ma­te­rial pa­ra edi­tar un se­gun­do vo­lu­men so­bre lec­tu­ra. Es­tos te­mas son las hue­llas de mi tra­ba­jo y pue­den con­si­de­rar­se una mar­ca de es­ti­lo, ca­si co­mo una vi­sión poé­ti­ca de la reali­dad. Las imá­ge­nes se con­vier­ten en mi me­mo­ria de las ciu­da­des y la ma­yo­ría se cen­tran en la ver­tien­te más hu­ma­na de las per­so­nas. Pa­ra ter­mi­nar, sien­to cu­rio­si­dad por sa­ber si us­ted acos­tum­bra a lle­var un li­bro en su equi­pa­je cuan­do via­ja por el mun­do…

Me gus­ta leer bio­gra­fías de per­so­na­jes his­tó­ri­cos y siem­pre lle­vo un li­bro en la mo­chi­la cuan­do es­toy tra­ba­jan­do. En­tre las co­sas que siem­pre lle­vo con­mi­go de via­je se pue­de en­con­trar ro­pa, un som­bre­ro, un par de za­pa­tos có­mo­dos, el or­de­na­dor por­tá­til, el mó­vil, mi cá­ma­ra, una o dos óp­ti­cas, y el li­bro que es­té le­yen­do en ese mo­men­to.

“SIEM­PRE DE­BE­RÍA­MOS TRA­TAR A LA GEN­TE CON DIG­NI­DAD, SIN IM­POR­TAR QUIÉ­NES SON O DE DÓN­DE VIE­NEN”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.