ÚL­TI­MOS SE­GUN­DOS

Cuan­do de ni­ño pa­sea­ba en­tre vi­ñe­dos de la Pro­ven­za, no ima­gi­na­ba que aca­ba­ría sien­do el hom­bre que arra­sa ven­dien­do vino por in­ter­net. Hoy, es­te gu­rú del uni­ver­so en lí­nea es el ros­tro triun­fan­te de Uvi­num, ‘start-up’ de re­fe­ren­cia y por­tal es­pa­ñol lí­der

Dapper - - SUMARIO - FLAMINIA PELAZZI TEX­TO DÍDAC MAR­TÍ FO­TO­GRA­FÍA

Ni­co Bour

¿Qué ha­ce fal­ta pa­ra em­pren­der con éxi­to?

Te­na­ci­dad, pa­sión des­bor­dan­te, una men­te abier­ta y una bue­na si­tua­ción personal. Se ha ba­na­li­za­do mu­cho el ser em­pren­de­dor. Es un via­je ge­nial, pe­ro no es pa­ra to­do el mun­do.

¿Có­mo na­ce Uvi­num?

De las ga­nas de unir mis dos fa­ce­tas: la fa­mi­liar, li­ga­da al mun­do del vino, y la laboral, que es in­ter­net y el co­mer­cio elec­tró­ni­co. Un día les man­dé un men­sa­je pri­va­do por Fa­ce­book a las dos per­so­nas que hoy son mis so­cios pa­ra pre­gun­tar­les si se apun­ta­ban a un bom­bar­deo. Acep­ta­ron y hoy, aun­que se­gún las es­ta­dís­ti­cas de­be­ría­mos es­tar muer­tos por­que di­cen que el 90 % de start-ups mue­ren, so­mos 27 em­plea­dos y fac­tu­ra­mos 10 mi­llo­nes anua­les.

Re­sur­gen con Uvi­num los víncu­los eno­ló­gi­cos de sus ge­nes.

Soy hi­jo de una fa­mi­lia de bo­de­gue­ros que lle­va dos si­glos ha­cien­do vino en Rous­sas, en la Pro­ven­za. Lle­vo el vino en mi ADN. Cre­cí en­tre vi­ñe­dos de las va­rie­da­des gar­na­cha, sy­rah, ca­ri­ñe­na y viog­nier, una uva que da un vino de ape­ri­ti­vo es­pec­ta­cu­lar.

Una uva que se­gu­ro que es­tá pre­sen­te en­tre las 90.000 re­fe­ren­cias de Uvi­num...

Por su­pues­to. Uvi­num tie­ne un en­fo­que abier­to. Que­re­mos rom­per con la dis­tri­bu­ción lo­cal y lle­var­la a una pers­pec­ti­va in­ter­na­cio­nal. So­mos el re­fe­ren­te glo­bal que ayu­da al sec­tor a dar vi­si­bi­li­dad a los vi­nos y so­mos su prin­ci­pal ca­nal de ven­tas en lí­nea.

¿En el fu­tu­ro so­lo com­pra­re­mos vino por in­ter­net?

Es­toy con­ven­ci­do. Por va­rie­dad, por pre­cio, por co­mo­di­dad... Sin em­bar­go, el cam­bio cul­tu­ral de com­pra no se ha pro­du­ci­do to­da­vía en es­te sec­tor, así co­mo en el de via­jes, por ejem­plo. Hoy so­lo el 1 % de la po­bla­ción es­pa­ño­la com­pra vino por in­ter­net. En In­gla­te­rra, en cam­bio, es ya el 12 %. Es una evo­lu­ción len­ta, pe­ro se con­so­li­da­rá. En 20 años, una de ca­da cua­tro bo­te­llas se ven­de­rá en la red.

¿Cuál es el re­tra­to ro­bot de sus usua­rios?

El de un des­co­no­ce­dor del mun­do del vino, pe­ro aman­te de lo que sig­ni­fi­ca, aman­te de des­cu­brir, de via­jar a ver bo­de­gas, pe­ro siem­pre des­de una pers­pec­ti­va le­ja­na en cuan­to a co­no­ci­mien­to de pro­duc­to. Ge­ne­ral­men­te hom­bres, de 30 a 65 años; el más jo­ven ex­plo­ra vi­nos de fue­ra; los más ma­yo­res son clá­si­cos. Ga­na el tin­to, pe­ro sur­ge con fuer­za el blan­co. So­mos mar­quis­tas, con ri­be­ri­tis y rio­ji­tis, al­ba­ri­ños y ver­de­jos a to­pe.

¿Por qué cues­ta tan­to ele­gir un vino?

Es cu­rio­so por­que es un pro­duc­to ba­ra­to –el pas­tel se lo lle­van los vi­nos de ocho a quin­ce eu­ros–, y aun así la gen­te tie­ne mie­do a ele­gir. Di­cen que no sa­ben de vi­nos. En par­te, es cul­pa de la fa­rra­go­sa co­mu­ni­ca­ción téc­ni­ca lle­na de ego y mar­ke­ting. No se tra­ta de ha­blar de aro­mas ni de no­tas ol­fa­ti­vas, sino de dis­fru­tar del mo­men­to. En la era del Fa­ce­book, del “me gus­ta” o “no me gus­ta”, ne­ce­si­ta­mos po­der ele­gir de for­ma sen­ci­lla.

¿Qué es pa­ra us­ted el lu­jo?

Co­mo aman­te de las bue­nas co­sas, pa­ra mi el lu­jo es dis­fru­tar de al­go que te ge­ne­ra ilu­sión y te po­si­cio­na en un es­pec­tro di­fe­ren­te al ha­bi­tual. El lu­jo de ver­dad es aquel que man­tie­ne in­tac­ta tu ilu­sión por vol­ver a dis­fru­tar­lo.

¿Y el vino que me­jor re­pre­sen­ta ese lu­jo? El

Mau­ro 2014, vino DO Cas­ti­lla y León a ba­se de gar­na­cha, sy­rah y tem­pra­ni­llo. O el M. Cha­pou­tier Bi­la Haut 2014, un vino fran­cés DO Cô­tes Du Rous­si­llon con sy­rah, gar­na­cha y ca­rig­nan. Lu­jo por me­nos de quin­ce eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.