RO­BERT CA­PA

Ro­bert Ca­pa se con­vir­tió en el fo­tó­gra­fo de gue­rra más le­gen­da­rio gra­cias a sus ins­tan­tá­neas en blan­co y ne­gro. Sin em­bar­go, tam­bién ex­pe­ri­men­tó con el co­lor y re­tra­tó el gla­mur del mun­do del es­pec­tácu­lo

Dapper - - SUMARIO - TEX­TO DA­VID MOREU FO­TO­GRA­FÍAS CEN­TRO IN­TER­NA­CIO­NAL DE FO­TO­GRA­FÍA DE RO­BERT CA­PA / MAG­NUM PHOTOS

A to­do co­lor

CIER­TOS PER­SO­NA­JES no ne­ce­si­tan presentación por­que han lo­gra­do tras­cen­der su es­ta­tus pro­fe­sio­nal y se han con­sa­gra­do co­mo iconos. Es­te es el ca­so de Ro­bert Ca­pa, con­si­de­ra­do uno de los fo­to­pe­rio­dis­tas más im­por­tan­tes de to­dos los tiem­pos gra­cias a la co­ber­tu­ra que hi­zo de la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la y de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial des­de el fren­te. No en vano, sus fotos rom­pían los es­que­mas de la épo­ca por­que acer­ca­ban a los lectores al ho­rror de las trin­che­ras y trans­mi­tían la mis­ma sen­sa­ción de pe­li­gro que él ha­bía vi­vi­do al apre­tar el ob­tu­ra­dor de su Lei­ca. Cu­rio­sa­men­te, una de sus fra­ses re­cu­rren­tes al ha­blar con com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo era: “Si tus fo­to­gra­fías no son bue­nas es por­que no te has acer­ca­do lo su­fi­cien­te”.

Los ini­cios de su his­to­ria se re­mon­tan a 1913, cuan­do na­ció en el seno de una fa­mi­lia ju­día de Bu­da­pest que le pu­so el nom­bre de En­dre Fried­mann. A los die­ci­ocho años se tras­la­dó a Ber­lín pa­ra es­tu­diar en la uni­ver­si­dad y, más tar­de, se ins­ta­ló en Pa­rís hu­yen­do de la re­pre­sión na­zi. Fue en aque­lla épo­ca tan con­vul­sa cuan­do de­ci­dió cam­biar­se el nom­bre por el de Ro­bert Ca­pa, que so­na­ba más nor­te­ame­ri­cano, y po­der en­con­trar así tra­ba­jo co­mo pe­rio­dis­ta más fá­cil­men­te. La so­cie­dad avan­za­ba al rit­mo fre­né­ti­co del jazz que so­na­ba en las sa­las de bai­le, y él es­ta­ba an­sio­so por es­cri­bir re­por­ta­jes so­bre to­do lo que acon­te­cía a su al­re­de­dor. Sin em­bar­go, su pri­mer en­car­go fue re­tra­tar a León Trots­ki du­ran­te un con­fe­ren­cia en Co­pen­ha­gue y ese he­cho mar­có su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. En­ton­ces de­jó de la­do la má­qui­na de es­cri­bir y se vol­vió in­se­pa­ra­ble de su cá­ma­ra, pu­bli­ca­ba fotos en las re­vis­tas más pres­ti­gio­sas y vi­vía co­mo un nó­ma­da en bus­ca de aven­tu­ras.

Si bien Ro­bert Ca­pa in­mor­ta­li­zó en ri­gu­ro­so blan­co y ne­gro las es­ce­nas más me­mo­ra­bles de la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la y del des­em­bar­co de Nor­man­día, ha­cía años que tam­bién lle­va­ba con­si­go una se­gun­da cá­ma­ra con ca­rre­te en co­lor que uti­li­za­ba en oca­sio­nes especiales. Mien­tras cu­bría la gue­rra chino-ja­po­ne­sa en Chi­na en 1938, ya man­dó un te­le­gra­ma a su agen­cia en Nue­vaYork: “En­viad­me do­ce ro­llos de Ko­da­chro­me con sus ins­truc­cio­nes de uso por­que ten­go una idea pa­ra la re­vis­ta Li­fe”. A pe­sar de que so­lo so­bre­vi­vie­ron cua­tro imá­ge­nes de aquel pro­yec­to, en 1941 de­ci­dió vol­ver a fo­to­gra­fiar en co­lor a las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas cru­zan­do el Atlán­ti­co ha­cia In­gla­te­rra a bor­do de un bar­co y en 1943 hi­zo lo mis­mo con las fuer­zas fran­ce­sas du­ran­te una tra­ve­sía en ca­me­llo

Es­pec­ta­do­res en el hi­pó­dro­mo de Long­champ (Pa­rís, ca. 1952). © / Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Fo­to­gra­fía de Ro­bert Ca­pa / Mag­num Photos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.